×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
14 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA MOCOSA:
Tengo 68 años y estoy bien de salud en general, gracias a Dios. Sin embargo, en los últimos meses he tenido problemas de equilibrio. Algunas veces me tambaleo al caminar y con frecuencia me siento inestable. Mi médico general me envió con el otorrinolaringólogo y en el proceso de investigación de los síntomas, me mandó hacer un TAC y descubrieron que tengo una infección en los senos nasales.

Piensa que todo eso afecta mi oído y hace que pierda equilibrio, me recetó antibióticos para tomarlos durante dos meses pero después de ese tiempo no tuve mejoría. Al regresar y ver que no mejoré, me dijo que había necesidad de una cirugía.

Yo no quiero operarme, ya no soy joven, soy hipertensa y además tengo muchos temores. Y yo recuerdo que hace tiempo le hacían a la gente lavado de los senos nasales para quitar infecciones y curar. Y era un tratamiento popular. ¿No sabe usted si todavía hacen esos lavados? ¿Qué opina usted? Gracias por su opinión. Saludos afectuosos.

MOCOSA
QUERIDA MOCOSA:

Tiene usted razón, el lavado de los senos nasales, en el cual se introducía bajo presión agua tibia por la nariz (quizás con alguna sustancia, no sé), para lavarlos, como usted señala, era un procedimiento de rutina, pero las cosas han cambiado por la terapia de antibióticos y la cirugía para ocasionar el drenaje de los senos nasales.

¿Le sugirió usted a su doctor ese tipo de tratamiento? Quizás, si no lo hizo y en su próxima cita se lo propone, él acepte y pueda hacérselo para evitarle la cirugía. Y si la técnica funcionara, podría ahorrarle el gasto, molestia e inconveniencias de la cirugía. Yo deseo sinceramente que así sea. Un abrazo.

ANA
13 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA ROMA:
Mi esposo y yo tenemos tres años de casados. Yo ya tenía dos hijos de mi primer esposo que nos abandonó. Él y yo tenemos una buena relación excepto que cuando se enoja quiebra cosas y golpea las puertas. Al poco rato se calma y recobra la compostura. La última vez que pasó esto, mi hija de 8 años estaba especialmente asustada porque mi esposo también agarró a nuestro perro que es un french poodle y lo arrojó al piso. La niña lloró y se puso a rezar y luego tomó al perrito y se salió a la calle a casa de nuestra vecina.

Le he dicho a mi esposo que debe asistir a terapia para que aprenda a controlar su coraje, pero dice que no lo necesita. Cuando no le pasa eso, es un hombre magnífico y un padre extraordinario, adora a mis hijos y ellos lo quieren mucho. Es más bueno con ellos que su padre biológico.

Ana, ¿cómo puedo convencer a mi esposo para que vaya con un psicólogo? Temo que si lo presiono sea peor. Necesito su consejo pues estoy muy preocupada. Se lo voy a agradecer mucho.

ROMA

QUERIDA ROMA:

No lo puedes “convencer”. Tu esposo es el que debe comprender que por el bien de la familia necesita ir con el psicólogo para que aprenda a controlar su ira. Además me preocupa la salud emocional de tus hijos. Cuando vio la niña a tu esposo tirar al perrito contra el piso, es una amenaza implícita de que podría hacerles lo mismo a ellos si lo hacen enfadar. Como madre responsable debes protegerlos de que los intimide. Es importante que se sientan seguros y en un ambiente seguro.

Ya que tu esposo se ha negado a recibir ayuda, te exhorto para que tú misma vayas a terapia. Te ayudará a poner tus prioridades en orden y a darte un entendimiento más completo de lo que debes hacer. Por favor no esperes.

ANA
12 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDO CHARLES:
Mi esposa y yo tenemos 32 años de casados y tenemos 4 hijos adultos ya casados. Ahora me dice que no le gusta que fume y me evita, aunque dice que sigue amándome. Además dice que ronco toda la noche y se fue a dormir a la recámara de huéspedes. También he notado que se enoja bastante conmigo y hasta me echa miradas de furia. ¿Cree usted que yo necesite ayuda psicológica o la necesita ella? Seguramente otras parejas tienen este problema, pero quise preguntarle a ver si puede ayudarme. Gracias. La saludo atentamente.

CHARLES
QUERIDO CHARLES:

La solución a su problema parece engañosamente simple: deje de fumar. Por otra parte, el problema del cigarro puede ser sólo una cortina de humo (lo siento no pude resistirme), una excusa para no afrontar la verdadera contienda en su matrimonio. Por eso, yo exhortaría tanto a usted como a su esposa para que busquen ayuda psicológica con un profesional.

Mientras esperan su cita, sugiero el siguiente experimento: compre parches de nicotina que se venden sin receta y deje de fumar. Además eso le dará a usted una mejor salud y más años de vida. Y roncará menos. El cigarro es un asesino. Dígale a su esposa que está tomando serias medidas para superar su adicción al cigarro. Y después de una semana propóngale unas cortas vacaciones juntos para ver si así pueden encender su pasión.

Pronostico que su esposa responderá a su actitud de manera positiva y pueden entrar en una nueva fase de su relación matrimonial. El problema podría ser resuelto y usted va a mejorar su salud, su ánimo, su carácter, su aliento.

Sin embargo, si los cigarros, aunque fueran eliminados, no son el problema central, los dos estarán en una posición para obtener ayuda profesional.

Deseo sinceramente que todo se resuelva favorablemente.

ANA
09 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA BODA DOBLE:
Soy una mujer de 22 años. Tengo una hermana gemela. Somos casi idénticas, mucha gente nos confunde y no nota las diferencias que hay entre las dos.

Puedo decirle que aunque ella y yo nos llevamos más o menos bien, nunca hemos tenido una gran afinidad. Y no ha sido por mí. Ella siempre ha querido hacer las mismas cosas que yo y me imita mucho y eso me ha fastidiado la vida.

Voy a casarme pronto y ahora resulta que el novio de mi hermana acaba de darle el anillo de compromiso y cuando eso pasó, ella vino corriendo conmigo y me dijo: “¿No te gustaría que nos casáramos juntas?”.

¡Imagínese! Yo ya había planeado mi boda con mi novio, mi mamá y mi suegra, y de pronto ella viene a acoplarse.

Aunque desde luego ellos harían sus gastos, pero ese no es el problema, la cosa es que tendremos que compartir todo y eso no me gusta.

Mi mamá y mi papá dicen que sí les gustaría que lo hiciéramos así y mi novio no se opone.

¿Qué hago Ana? No he sabido decirle que no, pero no quiero hacerlo. ¿Cómo se lo digo? Te agradezco.

BODA DOBLE
QUERIDA BODA DOBLE:

Es muy lamentable que ustedes, siendo gemelas –casi idénticas–, no se hayan llevado bien y no compartan tantas cosas importantes y bellas.

El tiempo se ha perdido lamentablemente. Y ahora, con esto, la situación se torna triste.

En mi opinión, tu comportamiento está siendo infantil y competitivo. ¿Temes que te robe la atención de los invitados? Yo pienso que una de las muchas ventajas de los gemelos o las gemelas, son la oportunidad de compartir momentos importantes en sus vidas.

A mí me encantaría asistir a una boda en la que se casaran dos gemelas.

Por otra parte, no creo que exista una manera “política” o “suave” en que pudieras decirle a tu hermana que no deseas que se case en la misma ceremonia que tú.

Pero si así lo decides así, aún contra el gusto de tus padres y la anuencia de tu novio, díselo de manera cariñosa, con la esperanza de que ella no se sienta desplazada o desairada.

ANA
08 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA ATORMENTADA:
Cuando tenía siete años de edad fui abusada sexualmente por un pariente. Cuando finalmente me decidí a decírselo a mis padres, unos meses después, ellos decidieron no decir nada a nadie para no dañarme más.

Pasaron los años y ahora tengo 21. He luchado emocional y sicológicamente para superar la pesadilla. Mis padres me pusieron en tratamiento con dos sicólogas y poco a poco me fui tranquilizando y superando el trauma.

Sin embargo, me he puesto a pensar que ese pariente vive aún y en la familia hay niñas desde meses hasta 10 años de edad y me horroriza pensar en que podría sucederles lo mismo que a mí hace años y estoy mucho muy preocupada. ¿Crees que tengo la obligación moral de hacer saber, de explicar a los padres de las niñas –hermanos y primos míos– lo que me sucedió con ese hombre y decirles que cuiden a sus niñas, porque él los visita, o es mejor que me quede callada?

Cada vez estoy más preocupada y aterrada de pensar en que esas pequeñitas pudieran pasar por lo mismo que yo. Si hablo sé que causaré problemas entre la familia y quizás hasta con mis padres que prefirieron callar. ¿Qué me aconsejas? Quiero tomar la decisión correcta.

Gracias.

ATORMENTADA
QUERIDA ATORMENTADA:

Quedarte callada sería cometer un grave pecado de omisión. Primero diles a tus padres que has decidido decir la verdad.

Habla después con los padres de esas niñas (y niños) y explícales tu triste experiencia para que ellos hablen con sus hijas o para que cuiden al extremo a sus niñas, no solamente con ese hombre sino con cualquier otro. Si tus padres se molestan porque hablas del asunto, allá ellos. Tú cumple lo que te dictan tu conciencia y tu corazón.

Y para ti, si continúan tus angustias, te sugiero que busques más ayuda sicológica. Has sufrido mucho y la terapia adecuada te ayudará a superar totalmente tu problema, que te ha causado tanto dolor.

ANA
07 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA MADRE AGOBIADA:
El problema que voy a contarle se refiere tanto a mi hija de 14 años como a unos nuevos vecinos que vinieron a vivir al lado de nuestra casa hace algunos meses. Ellos no son de esta ciudad y su hija de 13 años desea desesperadamente tener amistad con mi hija. La niña es tremendamente inmadura, anda mucho en la calle y quiere que mi hija la acompañe, no es buena estudiante (está en la misma secundaria que mi hija, pues cuando llegaron me preguntaron donde estudiaba mi hija y fueron a inscribirla allí), y también es algo grosera con su mamá. Decididamente pienso que las dos niñas no tienen nada en común. Mi hija es completamente distinta a esa jovencita.

No deseamos herir los sentimientos de esa niña, pero es muy cargada y se nos está haciendo difícil. Un día llamó a las 6 de la mañana para preguntarle a mi hija si podía irse con ella a una ceremonia de la escuela.

Ana, he platicado con la mamá de la niña y sin decirle claramente que no deseo la amistad de la jovencita para mi hija, dejé entrever que ambas son muy diferentes. Desde luego lo hice de la manera más amable, pero parece que no entendió el mensaje. La niña continúa visitándonos y llamando a mi hija.

Cualquier cosa que usted nos sugiera nos servirá. Muchas gracias.

MADRE AGOBIADA
QUERIDA MADRE AGOBIADA:

Este es uno de esos problemas que no es nada fácil resolver. No conozco una manera amable y gentil y que no lastime, de decirle a una niña sin amigos (porque eso debe sucederle a la vecinita) que ustedes no quieren saber nada de ella. Sin embargo, ustedes pueden decirle a la niña que no vuelva a llamar tan temprano. También, que ella es bastante dedicada a sus estudios y que desea hacer sus tareas y deberes antes de salir de la casa para divertirse, que ella prefiere quedarse a estudiar que salir a pasear. Y finalmente, podrías tú pedirle a la niña que no la llame a ella, que tu hija la llamará cuando tenga tiempo de salir.

Esta sería la fórmula para “sacudírsela”. Pero ¿qué tal si tu hija, con sus buenas costumbres y principios fuera un ejemplo para esa niña grosera y tan libre? A esa edad las jóvenes tienden a imitar a quienes admiran y pienso que es lo que le pasa a esa muchachita. Ella admira a tu hija y quiere su amistad y su compañía.

Les propongo que hagan un intento para que, por medio de su amistad, esa niña tenga un cambio en su vida y en su carácter. Sería un acto de gran benevolencia y hasta de misericordia.

Recibe un saludo afectuoso de

ANA
05 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA AMOR ADOLESCENTE:
Soy una señora joven, tengo 23 años. Tengo dos hijos y el mayor tiene 3 años. Mi esposo es un hombre muy bueno, es muy cariñoso conmigo y con los niños y dice que me quiere mucho. Tiene muy buen trabajo y en junio se graduará de profesionista, pues continuó estudiando porque dice que quiere darnos una buena vida a mí y a los niños.

Como ve, a simple vista no tengo ningún problema. Sucede que hace como ocho años tuve un novio en el pueblo donde yo vivía, y a pesar de que estábamos muy jóvenes, nos quisimos mucho. Cuando cumplí 15 años mis padres vinieron a esta ciudad y nosotros, sus hijos, con ellos. Mi novio y yo nos escribíamos y nos jurábamos amor, pero después comencé a tener muchos pretendientes y dejé de contestar sus cartas. Después me casé y supe que él había sufrido mucho y estaba muy triste. Así pasaron los años, en los cuales siempre nos mandábamos saludos con los amigos, pero sin vernos. Luego me mandó decir que tenía ganas de verme y que cuando fuera al pueblo le avisara y hace como un mes fui y fueron a buscarlo donde trabaja para decirle que allí estaba yo y vino luego luego.

Cuando nos encontramos yo estaba debajo de un árbol, no me dijo nada, nos tomamos de las manos y los dos teníamos llenos de lágrimas los ojos. Fuimos a dar una vuelta y me besó y me dijo que nunca me había olvidado, que seguía queriéndome a pesar de que hacía año y medio se había casado y esperaba un hijo. Nos dimos cita a los 15 días aquí, nos encontramos en un lugar e hicimos el amor. Él quiere que tenga un hijo de él, dice que nadie va a saberlo, sólo nosotros, que es lo único que nos falta para completar nuestra historia de amor.

Yo me animo, ya que de verdad lo quiero, es muy guapo y me gusta su forma de ser, ya que siempre me respetó y dijo cosas hermosas de mí. Quiero a mi esposo porque es el padre de mis hijos, pero el otro es el amor de mi vida.

Me confío a usted para que me aconseje. Tengo miedo de cometer una locura. Le cuento mi problema porque sé que todos verían pecaminoso este amor, pero es limpio y no me pesa lo que hago. Sé que estamos pecando de adulterio los dos, pero en el corazón no se manda. Lo siento por mi esposo y por mis hijos, pero no puedo dejar de verlo. Por favor aconséjeme. Estaré pendiente. Gracias.

AMOR ADOLESCENTE

QUERIDA AMOR ADOLESCENTE:

No estás pidiendo un consejo, sino aprobación a lo que estás haciendo, ya que dices que no puedes dejar de ver a ese muchacho y que no te pesa lo que haces. Yo desapruebo, como cualquiera lo haría, tu conducta, pues además de cometer adulterio ambos, incurres en una gran injusticia con tu esposo que te ama, te respeta y te es fiel y está tratando de superarse para darles a ti y a sus hijos lo mejor. Tuvieron la oportunidad de casarse, ¿por qué no lo hicieron? Así como ahora buscan la oportunidad de verse, ¿por qué no lo hicieron cuando ambos estaban solteros? Por favor no ultrajes tu matrimonio, si continúas esa relación y más aún, si tienes un hijo de ese hombre, cometerás una gran inmoralidad. No te hundas en la traición porque vas a arrepentirte y te despreciarás a ti misma. Vive tranquila al lado de tu esposo y de tus hijos y olvida que el otro existe, pues para ti debería ser como si estuviera muerto.

ANA
02 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDOS LECTORES:
Hoy que es el Día de los Muertos, es un pensamiento santo y saludable rezar por los difuntos, a fin de que, de acuerdo con nuestras creencias, sean libres de sus pecados. Y, por supuesto también por cada uno de nosotros, pecadores: “Señor Jesús, Juez universal ante quien toda culpa debe ser presentada en esta vida o en la otra, danos tu gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del Purgatorio. Acepta y aplica los sobreabundantes méritos de tus padecimientos, los de tu Madre Dolorosa y los de todos los santos, en reparación del castigo que merecieron por sus pecados y llévalos a gozar de tu compañía”.

Salmo 22 (23). Salmo de David.

“Yahvé es mi pastor, nada me faltará. Él me hace reposar en verdes prados, me conduce a manantiales que restauran, confortando mi alma, guiándome por senderos rectos, para gloria de su Nombre.

“Aunque atraviese un valle de tinieblas, no temeré ningún mal, porque Tú vas conmigo. Tu bastón y tu cayado me infunden aliento. Para mí, Tú dispones una mesa ante los ojos de mis enemigos. Unges con bálsamo mi cabeza, mi copa rebosa. Bondad y misericordia me seguirán todos los días de mi vida; y moraré en la casa de Yahvé por días sin fin”.

Salmo 24 (25) 1-7. Salmo de David.

“A Ti, Yahvé, Dios mío, elevo mi alma; en Ti confío, no sea yo confundido; no se gocen a costa mía mis enemigos. No, ninguno que espera en Ti es confundido. Confundido queda el que locamente se aparta de Ti. Muéstrame tus caminos, oh Yahvé, indícame tus sendas; condúceme a tu verdad e instrúyeme, porque Tú eres el Dios que me salva, y estoy siempre esperándote.

“Acuérdate Yahvé, de tus misericordias, y de tus bondades de todos los tiempos. No recuerdes los pecados de mi mocedad (ni mis ofensas); según tu benevolencia, acuérdate de mí, por tu bondad, ¡oh Yahvé!”.

Salmo 90 (91). Premio de la confianza.

“Tú que te abrigas en el retiro del Altísimo, y descansas a la sombra del Omnipotente, di a Yahvé: ‘¡Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios en quien confío!’, porque Él te librará del lazo de los cazadores y de la peste mortífera. Con sus plumas te cubrirá y tendrás refugio bajo sus alas; su fidelidad es escudo y broquel.

“No temerás los terrores de la noche, ni las saetas disparadas de día, ni la pestilencia que vaga en las tinieblas, ni el estrago que en pleno día devasta. Aunque mil caigan junto a ti y 10 mil a tu diestra, tú no serás alcanzado. Antes bien, con tus propios ojos contemplarás, y verás la retribución de los pecadores.

“Pues dijiste a Yahvé: ‘Tú eres mi refugio’, hiciste del Altísimo tu defensa. No te llegará el mal ni plaga alguna se aproximará a tu tienda. Pues Él te ha encomendado a sus ángeles, para que te guarden en todos tus caminos. Ellos te llevarán en sus manos, no sea que lastimes tu pie contra una piedra. Caminarás sobre el áspid y el basilisco; hollarás al león y al dragón.

“Por cuanto él se entregó a Mí, Yo lo preservaré; lo pondré en alto porque conoció mi Nombre. Me invocará, y le escucharé; estaré con él en la tribulación, lo sacaré y lo honraré. Lo saciaré de larga vida, y le haré ver mi salvación”.

Tomado de la Biblia Comentada por Mons. Dr. Juan Straubinger.
01 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA MALAS NOTICIAS:
Una de mis mejores amigas tiene una hija de 19 años. Yo conozco a esa joven desde que era una niña y desde entonces es amiga de mi hija. Pues bien, esa jovencita está embarazada. Todavía no les da la noticia a sus padres ni a ningún otro miembro de su familia. Esta muchachita les mandó un whatsapp a mi hija y a otras de sus amigas anunciándoles su embarazo y hasta dice que ya programó un ultrasonido.

Mi hija me enseñó ese whatsapp y yo me siento atrapada en medio del asunto. Mi hija y yo pensamos que debo decirle a mi amiga, madre de la muchacha y a su esposo lo que sucede. A mi hija le preocupa que se divulgue el secreto y mi amiga llegue a ofenderse o a enojarse conmigo por no habérselo dicho cuando me enteré.

Mi marido me dice que me quede callada y no lo comente con nadie. Piensa que la joven debe darles la noticia a sus padres, que lo que debo hacer es convencerla de que se lo diga a sus padres. Tengo que tomar una decisión. La joven tiene ya tres meses de embarazo, aunque no se le nota.

Por favor, ayúdame a decidir. Te lo voy a agradecer y también que me contestes a la mayor brevedad.

MALAS NOTICIAS.

QUERIDA
MALAS NOTICIAS:

No son malas las noticias. Van a ser momentos difíciles para esa joven y para sus padres, pero un bebé siempre debe ser bienvenido.

Estoy de acuerdo con tu marido. Ya que la joven es íntima amiga de tu hija y tú la conoces desde que era niña, convéncela para que comparta la noticia con sus padres. Tarde o temprano tendrá que hacerlo, más vale que lo haga cuanto antes. Lo hizo ya con sus amigas. Y si te parece bien a ti y a tu esposo, ofrécele estar con ella como apoyo moral cuando trate el asunto con sus padres. Puedes ser tú la seguridad que ella necesita para enfrentar a sus padres.

ANA
31 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA MATRIMONIO SIN SEXO:
Mi esposo y yo tenemos apenas seis años de casados y jamás imaginé que en tan poco tiempo nuestra vida sexual estuviera prácticamente terminada. Podría decirte que de aquella pasión no queda casi nada. Sin embargo mi esposo, cuando estamos solos, constantemente está hablando de sexo.

¿Qué le estará pasando a este hombre? En esos seis años tuvimos una vida sexual muy activa y muy buena. Ni yo me quejo de él y estoy segura de que él tampoco puede quejarse de mí. Entonces ¿qué pasó?

Quise escribirte porque conozco tu seriedad, tu ética y tus atinadas respuestas. No puedo hablar de esto con mi mamá porque ella es muy metida en la iglesia. Ella se hizo cristiana y no me inspira o no me atrevo a tratarle este tema a ella. ¿Me puedes ayudar, por favor? No quiero hacer nada que lastime más mi matrimonio, pero tampoco puedo quedarme sin hacer nada. Te ruego toda la discreción que te caracteriza.

Muchas gracias amiga mía.

MATRIMONIO SIN SEXO

QUERIDA
MATRIMONIO SIN SEXO:

Cuenta, como todos mis lectores, con mi absoluta y total discreción. Jamás traicionaré la confianza de ninguno de ustedes. Yo siempre he sabido respetar la identidad ajena, aunque, como en tu caso, conozca tu nombre.

Tu esposo y tú no debieran estar aburridos uno del otro a los seis años de matrimonio. La luna de miel ha terminado, y ahora es el momento de construir la clase de comunicación que va más allá de la atracción sexual. No significa mi comentario que el sexo no es importante, pero esa otra comunicación, verbal y no verbal como las caricias, la preocupación de uno hacia el otro, las atenciones, las miradas acariciadoras, pueden llevar ahora hacia el establecimiento del preciso clima para una satisfactoria relación sexual que podrá resistir la prueba del tiempo.

Tu esposo podría estar hablando mucho de sexo porque se siente inseguro y preocupado acerca de su habilidad para satisfacerte en la cama. Pudiera estar sufriendo de una impotencia temporal que golpea a muchos hombres alguna vez en su vida. Y quizás desea hablar del problema contigo pero no encuentra las palabras para hacerlo. Entonces, hablando constantemente de sexo, te está invitando a iniciar la conversación.

De todas formas, habla con él del tema. Asegúrale que lo amas más que cuando se casaron y que lo consideras un amante maravilloso. Pregúntale si hay algo que puedas hacer para estimularlo y excitarlo. Pero, sobre todo, sé amable y ten mucho tacto. Si acaso estos esfuerzos tuyos fallaran, algunas sesiones de terapia profesional pueden ayudar a que su matrimonio regrese a lo que fue. Lo deseo sinceramente.

ANA
30 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA ATERRADA:
He leído siempre mucho tu columna y en mi desesperación me animo a escribirte pues estoy aterrada.

Tengo tres hijos y uno de ellos, el de en medio que tiene 17 años, siempre ha sido medio raro. Es un hijo maravilloso: bueno, formal, estudioso, me ayuda y apoya en todo. Es también muy buen hermano. Pero querida Ana, me he dado cuenta de que es homosexual. Yo siempre había notado algo, pero o me hacía tonta o trataba de no pensar mucho en ello, esperando siempre que no fuera así, pero últimamente se le ha acentuado el amaneramiento y además encontré en la bolsa de uno de sus pantalones cuando iba a lavarlo, una carta que seguramente olvidó guardar, romper o quemar. Era una carta de un muchacho y hablaba del amor entre ellos.

Fue un momento terrible para mí y desde entonces no tengo paz. Yo soy viuda y haría cualquier cosa para que mi hijo cambiara, porque también está el aspecto moral y religioso. Y quisiera pedirte que me consiguieras el nombre de un doctor o siquiatra que pudiera ayudarnos. Por favor ayúdame. Estoy

ATERRADA
QUERIDA ATERRADA:

Lamento que lo que voy a decirte no sea lo que esperas. Comprendo que estés muy triste, desesperada y aterrada como dices, y con la esperanza de que tu hijo cambie.

Conversé con una sicóloga y me dijo lo siguiente: la homosexualidad no es “curable”. Lo que se puede lograr, tras mucho trabajo sicológico, es inhibirlo o bloquearlo por represión interna. Eso nada tiene que ver con la religión. Se puede ser la mejor de las personas en el aspecto moral y religioso, pero se continúa siendo homosexual. Lo único que puede hacerse es tener mucha comprensión y tratar de que no se deterioren las relaciones familiares. Que tus consejos sean para que se comporte bien, que tenga actividades como el deporte, tocar un instrumento, etcétera, pero la homosexualidad allí estará. Es como si alguien padeciera epilepsia. Él no tiene ninguna culpa. La terapia sicológica puede ayudarte a ti, para entender la homosexualidad de tu hijo y para aceptarla sin dañarlo.

Nadie en la familia haga algo que lastime a tu hijo, para evitar que pudiera dejar la casa, ya que actualmente existen muchos riesgos. Ayuda a tu hijo comprendiéndolo y ayudándolo para que supere todo lo que viene. Que termine alguna carrera, trabaje y aspire a ser una buena persona, que no beba ni caiga en la promiscuidad. Tus consejos y comprensión serán vitales en la vida de tu hijo.

ANA
29 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDO ADMIRADOR:
He comprobado día a día que leo las respuestas que da a las cartas que le escriben, que usted es una dama a la que le gusta ayudar a las personas y aprovecho la ayuda que nos brinda. Le expongo mi problema a ver si por favor me ayuda.

Tuve la fortuna de enamorarme de una mujer cuatro años mayor que yo. Cuando la conocí ella contaba con 23 años y yo 19. Nos hicimos novios ante mi insistencia, pero no duramos ni el año porque ella no me quería y así me lo hizo saber, hasta que comprendí que era mejor desistir.

Han pasado cinco largos años y aún no la puedo olvidar, pues la amé de manera desmedida, hasta llegar al punto de la idolatría. Actualmente no sé decirle si aún la quiero, lo cierto es que no puedo querer a nadie. Posiblemente por el amor tan grande que le tuve a esa mujer se me haya acabado la fuerza, el néctar del amor y no sepa dónde encontrar de nuevo ese sentimiento para volver a sentirme completo como antes.

Tengo amistad con muchas muchachas, a quienes trato frecuentemente y a todas por igual; más la belleza de una, la ternura de la otra, el carácter jovial de otra, la simpatía de otra no me llaman la atención como para hacer mi novia a alguna de ellas. Me siento como muerto en vida, sin poder gozar del amor.

Agradecería infinito su consejo, ya que considero que es usted una mujer que puede darme la clave para mi problema.

UN ADMIRADOR

QUERIDO ADMIRADOR:

¿Por qué no te acercas a la fiesta de la vida, a la cual estamos todos invitados? Las puertas están abiertas para ti. No vayas por la existencia sin apreciar esa vida en todo lo que vale. Nos puede dar cosas bellas y maravillosas si queremos; nosotros solamente tenemos que extender la mano y tomarlas.

Estás siendo muy injusto contigo mismo, pues pudiendo ser feliz haces a un lado esa dicha para seguir aferrado a un recuerdo que, aunque haya sido hermoso, no te deja ya nada más que tristeza. Si ella no te quiso, si ella te olvidó ¿qué esperas obtener al rechazar el amor que puede darte una mujer buena y sincera? Prepara tu espíritu para recibir todo lo que esta hermosa vida que Dios nos ha dado puede ofrecerte. Que el pasado sea un estímulo, no el fin de la jornada.

ANA
26 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA ANA:
Aunque a mi esposo le faltan 15 años para jubilarse, ya estoy preocupada por lo que puede traer su jubilación. Él y yo nos amamos mucho y tenemos dos hermosos hijos. El “problema” es que vivimos en una ciudad de Estados Unidos donde el invierno es sumamente frío, hay mucha nieve, heladas, lluvias y todos los problemas que acarrea el frío.

Yo vine a vivir aquí desde que tenía 12 años, pues mis padres vinieron de México y nos quedamos acá porque ya vivían en esta ciudad mis abuelos y los hermanos de mi papá y luego, poco a poco, se vino la familia de mi mamá. Ya todos somos ciudadanos de este país. Yo estudié para maestra y enseño español en una escuela.

A mí me encanta la nieve, andar con abrigos, botas, pantalones gruesos, calcetines, bufandas, etcétera. No me molesta quitar la nieve de la salida de la cochera y me encanta relajarme frente a la chimenea. Prefiero el invierno al verano. A mi esposo le pasa lo contrario. Y es porque él, que sus padres también son mexicanos y vinieron a vivir a Estados Unidos, llegaron a California y allí vivió hasta que vino a esta ciudad a los 28 años porque la empresa lo mandó para acá. Por eso el frío lo deprime y sufre.

Cuenta los días de invierno hasta que comienza a hacer calor. Maldice la nieve y los días nublados que son ideales para mí.

Él tiene a toda su familia y amigos muy apreciados que viven allá y vamos a visitarlos cada año y él se siente feliz. Y siempre ha dicho que está decidido a que cuando se jubile quiere que nos vayamos a vivir allá. Yo tengo problema de migrañas que comienzan cuando la luz del sol es muy brillante. No me gusta el calor y además extrañaría a mi familia, a quienes veo muy seguido y sería muy triste para mí estar lejos de ellos.

QUERIDA NIEVE O SOL:

Para comenzar, no se preocupe tanto. Tienen 15 años para resolver el asunto. Y quiero decirle que existe un punto a su favor. Uno de los errores más desafortunados que las personas mayores han cometido, implica su fantasía del retiro. Algunos venden sus casas, dejan atrás a familiares y amigos –toda su red de apoyo emocional– y se mudan a otra ciudad para vivir su sueño.

Pero cuando llegan a ese lugar, este no resulta ser tan idílico como pensaban. Por ello sugiero que cuando llegue el momento den ese paso lentamente. Si él quiere mudarse a ese lugar al jubilarse, consideren rentar su “hermosa casa” por un año y rentar ustedes una casa en ese lugar donde su esposo quiere ir a vivir. De esa manera los dos pueden ver cuál sería la realidad de un retiro en esa ciudad y, si no está al nivel de la fantasía, tendrían todavía su casa a donde regresar.

Con sus hijos no habría problema. Ellos dentro de 15 años ya no vivirían quizás ni en la misma ciudad donde ahora viven. Asimismo piense que existe la posibilidad (muy grande) de que a su familia y amigos podría gustarles tener a donde llegar en el invierno y vendrían a donde ustedes vivan para descongelar sus congelados huesos. Seguramente tendrían tantas visitas que no extrañarían a familia y amigos.

Por ahora relájese frente a su chimenea. Viva felizmente el presente y no se preocupe con tanta anticipación por algo que quizás no suceda. ¿Qué le parece poner todo en manos de Dios? Saludos afectuosos.

ANA
25 Octubre 2018 04:00:00
ESPOSA DEL BUENO
QUERIDA ANA:

Mi esposo es un hombre excelente y su mayor virtud es la generosidad. Sin embargo acerca de eso es que quisiera quejarme. Yo no soy avara, pero cuido lo que él gana con su trabajo diario. No somos ricos, vivimos bien, pero ni nos acercamos a la riqueza. Tenemos nuestra casa que es grande y buena y está localizada en una buena colonia. Tenemos dos autos y nuestros hijos van a un colegio particular no muy caro. Vamos de vacaciones cada año, salimos a cenar con alguna frecuencia y los domingos comemos con nuestros hijos fuera de casa. Como verá no nos falta el dinero, pero tampoco nos sobra.

Él es un alto empleado en una tienda de departamentos y algunos parientes y amigos son tan “encajosos” que viven pidiéndole el favor de que les compre algunos artículos y que a él le salen más baratos porque le hacen precio de empleado. Él lo hace con gusto y paga los artículos, pero después de que se los entrega, ha habido ocasiones (varias) en que ni parientes ni amigos le pagan. Él es incapaz de cobrarles, pero ellos abusan de su bondad. ¿Y esas personas reconocen alguna vez sus favores? ¡No! Pero él, a pesar de eso, no rechaza las peticiones de nadie y pienso en ratos que es porque no puede soportar la idea de que piensen que no es un buen hombre.

Yo le digo que debe detenerse de hacer esos favores, pero él, a pesar de que me dice que está bien, vuelve a caer en lo mismo y yo ya estoy cansada. Él me pide que a nadie le hable de lo que le deben y yo me freno para no hacerlo porque me lo pide, pero me cuesta bastante. ¿Qué puedo hacer? Por favor ayúdame a convencerlo de que esos gorrones son solamente eso: gorrones.

Le mostraré tu respuesta para que siga tu consejo. Muchas gracias.

ESPOSA DEL BUENO
24 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA GATOS NO:
Soy una mujer divorciada con un hijo de 19 años que vive con su papá desde hace dos años que comenzó su carrera, porque la que escogió no la hay aquí y sí en donde vive su papá. Yo tengo 42 años y he estado saliendo desde hace un año con un hombre también divorciado con dos hijos, que tiene 47 años. Nuestra relación se ha ido haciendo cada vez más seria y hace dos semanas me dijo que fuéramos pensando en el matrimonio.

Nuestra relación es maravillosa. Yo lo quiero mucho y él me quiere también. Es serio, formal, profesionista de excelente reputación y bastante éxito. Es atento y cariñoso y tiene muchos detalles conmigo. Mi hijo ya lo conoce y cuando le dije que quizás nos casemos, le pareció muy bien. Y mi novio me dice que sus hijos, que ya también me conocen, están de acuerdo con nuestra relación y en que nos casemos. Nuestros hijos ya se conocen y se llevan bien. En fin, que todo está de manera perfecta para que podamos ser felices.

Pero… tengo un problema. A él le gustan los gatos y tiene dos. A mí me gustan los perros y tengo uno pequeño. A él no le molesta mi perro, pero yo no puedo decir lo mismo de los gatos. A mí no me gustan y cuando voy a su casa me siento muy incómoda porque hay un constante olor de los orines en la caja de la arena de los gatos, y él les permite que se suban a los muebles.

Yo ya le dije que no me gustan los gatos y hemos tenido dos discusiones por ese tema. Como noté que se molesta, he preferido ya no tocar el asunto y me he quedado callada, pero esa no es la solución. ¿Cómo voy a poder casarme e irme a vivir a su casa como él quiere, si tiene allí a esos dos gatos cuyo olor no soporto? Lo amo mucho, pero el olfato me va a separar de él.

Por favor ayúdame a tomar la mejor decisión. Muchas gracias.

GATOS NO

QUERIDA GATOS NO:

Si tu novio se negara a darles a sus gatos un hogar que los acoja bien en otra parte, su matrimonio podría perder la armonía. Los gatos para muchas personas pueden ser excelente compañía, pero a diferencia de los perros, que son preferidos por la mayoría, no sucede lo mismo con los gatos. Seguramente él acepte que saquen al jardín o patio la caja de arena y enviarlos para que sean educados para no subirse a los muebles. Eso podría ayudar. Los gatos son silenciosos y tranquilos y, si los educan, es posible que te acostumbres a ellos. Hagan la prueba, porque el hombre vale la pena. No es fácil encontrar a alguien como él. Piénsalo con calma y buena voluntad. Y con amor.

ANA
23 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA IRLANDA:
Cuando yo tenía 18 años (lo recuerdo porque acababa de cumplirlos y me habían hecho una fiesta muy bonita mis papás), el papá de una íntima amiga mía falleció en un accidente. Ella era de mi edad y su papá tenía 40 años. El señor había sido muy aficionado a las motocicletas y en ese entonces tenía dos de muy buena marca. Para mi amiga fue una gran tragedia, pues adoraba a su papá y era hija única. Yo la acompañé en todo momento, desde que ella misma me avisó del accidente de su papá.

Esa noche me quedé con ella en su casa, todavía no llevaban el cuerpo a la funeraria. Por la mañana me fui a mi casa a cambiarme de ropa y quedé de encontrarla de nuevo en la funeraria. Al llegar allí me sorprendió ver a muchos señores vestidos con pantalón de mezclilla, algunos con camiseta, otros con camisa, pero casi todos con chaqueta de piel. Y muchas motos afuera, estacionadas una junto a la otra en fila. Sus amigos le dejaron recuerdos en el ataúd y alegremente platicaron acerca de los buenos momentos que habían pasado todos en su compañía conduciendo sus motocicletas. Casi no hubo lágrimas. Luego cuando lo llevaron al panteón, porque él no quería que lo incineraran, fueron todos esos señores en sus motos detrás de la carroza. Fue impresionante aquello, no he podido olvidarlo.

Pero mi comentario es que en aquel entonces, a mí me pareció inapropiado que fueran los señores vestidos de ese modo. Y también que la mamá de mi amiga hubiera decidido que vistieran al señor con pantalón de mezclilla, camisa blanca y chaqueta de piel negra, la que usaba cuando iba en moto.

Han pasado bastantes años desde entonces y he cambiado de parecer. Ahora sé que todo aquello fue exactamente como le hubiera gustado al papá de mi amiga que fuera su funeral. La vida no cesa de enseñarnos.

Gracias por su columna, que nos permite decir todas estas cosas.

IRLANDA

QUERIDA IRLANDA:

Gracias a ti y a todos mis lectores que me confían sus recuerdos, sus dudas, sus inquietudes. Entiendo perfectamente lo que pensaste entonces y cómo piensas ahora. Sí, la vida nos enseña constantemente. Lo que debemos hacer es aprender. Quiero que leas lo que sucedió no hace mucho en una familia que conozco y aprecio. La señora perdió a su esposo de manera repentina, eran un matrimonio relativamente joven y se querían mucho. Unos días antes de que él falleciera habían ido a cenar a un restaurante y pasaron por una tienda de ropa de mujer y en el aparador había un maniquí con un vestido verde y él le dijo que el vestido se vería mucho más bonito en ella.

Al día siguiente ella fue y se lo compró, pero no lo había estrenado cuando él falleció. Así pues, ella llegó al funeral usando el vestido verde que a él le había gustado. Dijo que se lo puso sabiendo que el espíritu de él le susurraba a ella: “Tomaste la decisión correcta. El vestido se ve más bonito en ti que en el maniquí de la tienda”. Aunque no faltara quien hubiera criticado (sin conocer la razón por la que usaba aquel vestido verde), a ella eso le trajo mucho consuelo.

ANA
22 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDO PREGUNTÓN:
Le escribe un hombre de 69 años. Ahora soy abuelo. Y le quiero comentar y preguntar algo. Pero antes le diré que todos los días recibimos Zócalo en la casa y aparte de que mi mujer y yo leemos casi todo el periódico, leemos primero que nada las cartas que le escriben y sus respuestas. La felicito muy sinceramente.

Cuando yo era niño, la campaña contra el cigarrillo y la fumadera consistía en decirnos que si fumábamos se detendría nuestro crecimiento y nos íbamos a quedar chaparros. En esta época no escucho que se hable de ello. Por eso quiero preguntarle, ¿será cierto que el fumar realmente detiene el crecimiento? Si así fuera, ¿por qué ese mensaje no es difundido más fuertemente y más frecuentemente? Ojalá pudiera usted contestar a mis preguntas. Como le digo leemos sus cartas y mensajes y usted, no muy frecuentemente, pero sí periódicamente, incluye en su columna mensajes sobre este tema. Lo que le admiro, pues el tabaco es muy dañino. Yo sólo fumé cuando tenía como 13 años como para probar, y me hizo hasta regresar el estómago.

Otra pregunta que quiero hacerle es también relacionada con mi juventud. Nos decían que si besábamos a una muchacha que trajera una infección en sus dientes, se nos podía pegar. ¿Será verdad? Bueno. La saludo muy atentamente y le doy las gracias por su tiempo y su atención en contestarme.

PREGUNTÓN
QUERIDO PREGUNTÓN:

Me dio en mi pata de palo con el tema. He leído mucho sobre él y ahí va mi comentario. Crecimos aproximadamente en la misma época. En esos días, la asociación de fumar cigarrillos con el cáncer del pulmón y la enfermedad del corazón no estaba tan bien confirmada como lo está ahora. El crecimiento detenido palidece en comparación con esas consecuencias de fumar.

No sé si alguna vez haya sido probado que los jóvenes que fuman detienen su crecimiento. Puede hacer un caso teórico de que fuera verdad. El monóxido de carbono del humo del cigarrillo se adhiere tan fuertemente a los glóbulos rojos, que no pueden llevar el oxígeno que necesita el cuerpo para mantener la salud y el crecimiento. En todo lo que he leído, nunca he visto algo confiable acerca de eso. Pero de los terribles daños del tabaco en el cuerpo, no hay la más leve duda.

Y en cuanto a infectarse las encías por medio de los besos, me dice mi amigo el doctor que existen estudios que dicen que las enfermedades periodontales (de las encías) se pueden trasmitir por medio del beso. Felicitaciones por preferir Zócalo y gracias por leer mi columna. Saludos afectuosos.

ANA
19 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA JOYAS:
Estoy casada con un hombre que era viudo y tiene dos hijos. La hija está casada y el hijo acaba de comprometerse con su novia, que es una linda muchacha. Es muy bonita por fuera y también por dentro. Tiene ella un carácter hermoso, es trabajadora, amable, le gusta cocinar, tiene detalles delicados. En fin, es una gran muchacha.

El hijo de mi esposo es también un excelente joven. Ya es profesionista y como persona es hermoso.

Aunque no es mi hijo, yo lo quiero mucho. Pues resulta que hace unos días él le dio a su novia el anillo de compromiso.

Es un “diamante” grande. Aunque no soy una experta en joyas, inmediatamente que lo vi me di cuenta de que no es un diamante real. Pero la joven novia lo muestra con mucho orgullo y encantada. Por eso creo que no tiene idea de que es falso.

Le comenté a mi esposo que la piedra no es auténtica y me dijo que debo decirle a su futura nuera que el diamante es falso, pero yo he decidido que es mejor guardarme esta información.

¿Usted qué dice? ¿Hablo con la joven y, como dice mi esposo, le digo lo que pienso o mejor callo? Muy agradecida por su ayuda.

JOYAS

QUERIDA JOYAS:

Estoy de acuerdo con usted. Es posible que la futura novia ya lo haya notado, pero por su carácter y manera de ser, prefiere dejarlo pasar. Si no se ha dado cuenta, cuando tenga que ir con un joyero, él “le dará la noticia”.

¿No será que el joven novio ya le haya dicho a su novia que el diamante no es auténtico? De cualquier manera, usted no debe ser la mensajera. Mejor permanezca callada.

ANA
18 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA CDMX:
Tengo una hija de 16 años y es la clase de jovencita que toda madre quisiera tener por hija. Es respetuosa, considerada, cariñosa, se porta bien y es una excelente estudiante. Mi dilema es si debo o no pagarle por hacer algunas tareas domésticas sencillas que le pido que haga en casa. Ella de buena gana me ayuda, no se queja ni se enoja, pero a veces no lo hace bien. Lo único que yo podría decir que en momentos me disgusta un poco es que me pide muchas cosas: zapatos, blusas, algunos cosméticos o adornos para el cabello, etcétera. Nunca me exige, sólo me pide.

Le he dicho que si hace un mejor trabajo en esas sencillas tareas domésticas, le daré algún dinero para sus gastos. Es tan buena niña que siento que merece ser recompensada, pero también quiero que aprenda que debe hacer bien las cosas si quiere que le pague. Así será la vida cuando crezca, así que quisiera que aprendiera esa lección ahora. Apreciaría cualquier consejo tuyo.

CDMX

QUERIDA CDMX:

Tu hija está en la edad en que todo les gusta y quieren tener de todo. No la culpes por ello. Pero sí que aprenda que debe frenar un poco sus deseos. La idea de darle una recompensa económica por las tareas domésticas en las que te ayuda me parece muy buena. Los hijos también deben aprender el valor de cooperar con las tareas domésticas, pero también aprender que deben hacerlas bien. Dile que Calidad es hacer bien las cosas desde la primera vez. Y que los trabajos de cualquier tipo deben hacerse bien. Es una lección que la beneficiará para el resto de su vida.

La cooperación en los trabajos de la casa no debieran ser pagados, pero tu hija merece, por su comportamiento en general, recibir una recompensa. Eso siempre será un aliento.

ANA
17 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA SICÓLOGA PATITO:
Tengo un hermano que está casado con una muchacha que considero es buena, pero es metiche y desconsiderada. Ella de ninguna manera tiene un título de sicóloga o en Medicina, es licenciada en Administración de Empresas pero, sin embargo, libremente otorga a cada miembro de la familia su diagnóstico, después de leer algún artículo en una revista.

Hace pocos días, en una reunión familiar, ella dijo que yo soy bipolar, que mi prima tiene sicosis y que mi mamá está en la primera etapa de Alzheimer. Así, sin ningún motivo. Lo soltó de repente. Me espantó su falta de sensibilidad sobre esto y otras cuestiones, así que al día siguiente le llamé por teléfono para que tuviéramos una plática honesta de su comportamiento. En ese momento, muy enojada, me dijo que me ocupara de mis cosas y no le quitara el tiempo y colgó.

Enseguida le llamó a mi mamá y le dijo que se había sentido insultada porque yo usé la palabra “comportamiento” con ella. Dijo que con eso la había hecho sentir como si fuera una niña de 5 años.

Después de que se calmó, me llamó y repitió que se había sentido insultada porque me referí a su “comportamiento” y cuando le pregunté cuál palabra debí haber utilizado, me dijo que debería haber usado la palabra “esfuerzos para ayudar”. Yo le dije: “¿Te fijas en eso después de todo lo que nos dijiste a mi madre, a mi prima y a mí?”. Ya no me contestó y colgó.

¿Qué piensas Ana de esos llamados “esfuerzos para ayudar”? Yo todavía sigo pensando que ella se pasó de la raya. Ella puede ser muchas cosas, pero no es sicóloga ni siquiatra.

SICÓLOGA PATITO

QUERIDA SICÓLOGA PATITO:

Tu cuñada por supuesto que no es sicóloga y sí se pasó de la raya. Ciertamente ella las lastimó y merecía el comentario que le hiciste. Ella se ofendió porque tú “diste en el clavo”, pero hay un refrán que dice: “La mejor defensa es una buena ofensa”, y tu cuñada es un buen ejemplo de eso, y aunque tú no dijiste ninguna palabra ofensiva, en su mente equivocada y retorcida, así lo consideró ella. Creo que quizás ella sí tiene problemas mentales. Si tiene un poco de inteligencia, ya lo pensará bien y sabiendo que cometió una falta de consideración con ustedes, quizás ofrezca una disculpa y se abstenga en delante de “comportarse” como lo hizo.

Si continúa con ese “comportamiento” en otras ocasiones, pídanle a tu hermano que mejor se abstenga de llevarla a las reuniones familiares. Él va a comprender que esa actitud que toma lastima a todos y especialmente a tu mamá.

Saludos afectuosos.

ANA

16 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA HIJA DESOLADA:
Soy una mujer joven. Siempre supe que era adoptada y nunca me importó porque mis padres adoptivos fueron estupendos padres para mí. Mi mamá siempre contestaba cualquier pregunta que le hacía cuando tenía alguna curiosidad o alguna duda respecto a mi situación. Poco después de nacer mi primer hijo me dio curiosidad y tentación y comencé a pensar en buscar a mis padres biológicos para ver si podía encontrarlos. Hablé con ello con mi mamá y ella estuvo de acuerdo y hasta sugirió algunas maneras para poder encontrarlos.

Como estábamos comenzando nuestra familia, habíamos comprado casa y un auto para mí, así que estábamos algo recortados de dinero mi esposo y yo, así que no disponía de efectivo para gastos de investigadores o cosas por el estilo, por eso comencé a buscar en internet y después de varios años pude encontrar a mis padres biológicos. Ambos viven, están casados ambos y tienen dos hijos varones. Cuando di con ellos y me puse en contacto, se pusieron felices y quisieron conocerme. Son personas maravillosas y estoy llena de felicidad de haberlos encontrado. Viven lejos y no los veré seguido, pero nos comunicamos por teléfono. El problema después fue que cuando le dije a mi mamá que había encontrado a mis padres, primero se puso contenta por mí, pero a los pocos días la vi preocupada o molesta y al preguntarle qué pasaba me dijo me dijo que “estaba destruyendo la unión familiar” al contactarme con ellos.

Cuando vi su actitud me sentí desconsolada y triste. A ella nunca le escondí mi propósito y le recordé que hasta se puso contenta y me dio ideas para encontrarlos, pero no cambio su actitud. Quiero muchísimo a mis padres adoptivos, para mí siempre han sido los únicos padres que he tenido, pero ahora se ha levantado un muro entre nosotros que no puedo romper. He buscado la manera de hablar con ellos del asunto, exponerles mis sentimientos pero no quieren hablar del tema. Hasta comenzaron a excluirme de la familia. No me avisaron que mi abuelita (mamá de mi mamá) había muerto. Me dijeron hasta que ya la habían sepultado. Yo siempre la quise mucho y ella a mí, así que me dolió muchísimo no haberme despedido de ella.

Tengo dos hijos y no quiero que pierdan a los únicos abuelos que han conocido en su corta vida y verme triste cada vez que nos vemos con mis padres es desconcertante para ellos. Por favor dígame cómo puedo manejar esta difícil situación que me está agobiando tanto. Muchas gracias. Espero su atinada respuesta.

HIJA DESOLADA

QUERIDA HIJA DESOLADA:

Tu madre no sólo estuvo de acuerdo en que buscaras a tus padres biológicos sino que hasta te ayudó en tu búsqueda. Pero pienso que en algún nivel ella nunca pensó que los encontrarías, así pues cuando le anunciaste que los habías encontrado, se sintió traicionada y amenazada, y su reacción fue volverse punitiva. No avisarte del fallecimiento de tu abuelita fue un acto que puede calificarse de imperdonable. Pero perdónala, porque ella no se está dando cuenta de lo que hace.

Si ella y tu padre no quieren hablar del tema, te sugiero que les escribas una carta. Escribiendo es más fácil explicar las cosas. Diles lo mucho que los has amado siempre y lo mucho que los amas y menciona que ese sentimiento no se acabará nunca. Recuérdales que es la única familia que has conocido y tus hijos también y que no tienes intención de lastimar a nadie. Si eso no funciona, pídele a un sacerdote, o pastor de la iglesia que interceda. Si no tienen uno conocido, acude con otro pariente de confianza que lo haga por ti. Si después de todo eso no funcionara (estoy segura que sí funcionará), entonces para no exponer a tus hijos a una atmósfera de hostilidad, haz un pequeño alto en el camino. Dales algunas semanas de separación para que se den cuenta de que has sido y sigues siendo su hija querida y los amas mucho. Continúa cultivando tu relación con el resto de la familia y no rompas tu contacto con tus padres biológicos y siéntete tranquila. Has hecho bien las cosas y no hay dolo en nada.

Estoy segura que tus padres van a reaccionar en poco tiempo y de nuevo estarán felices de tenerte a tu lado, así como a tus hijos. No desesperes ni pierdas la fe, todo va a resolverse felizmente.

ANA
15 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA IRMA:
Te escribo para comentar un artículo que leí y que me pareció muy interesante. Espero que a ti también para compartirlo con tus lectores. Se trata del buen humor y especialmente la risa. Dice el artículo que son de suma importancia para la salud y hasta para recuperarla cuando se tiene perdida, aún en casos en los que se piensa que es una enfermedad incurable.

El placer de reír es conocido de un tiempo para acá y se ha descubierto su poder terapéutico, aunque todavía no haya unanimidad en este aspecto. Sin embargo expertos aseguran que la risa puede curar tanto un dolor de estómago como una severa enfermedad terminal. Me pareció muy interesante el artículo, lo recorté y se lo envío arreglado porque es algo largo y dice que el origen de la terapia de la risa lo descubrió un eminente médico estadunidense, el doctor Norman Cousins.

Y la historia de él es la siguiente: El doctor estaba enfermo de una espondiliartritis anquilosante, lo que lo hacía sufrir terriblemente y tenía una posibilidad entre 500 de salir adelante, y sus colegas le dijeron que prácticamente no podían aliviarlo y le dictaron sentencia de muerte. Entonces el doctor decidió tomar su caso en sus manos. Dejó el hospital, se instaló en un hotel y estableció un programa de emociones positivas para la estimulación química de su cuerpo. Su menú era reír a carcajadas y tomar vitamina C en dosis altas. Durante varias semanas, tendido de espaldas, vio una impresionante cantidad de películas cómicas y absorbió por vía intravenosa grandes cantidades de vitamina C. En cosa de ocho semanas el doctor Cousins había mejorado en un 90% y pudo volver al trabajo.

¿No le parece maravilloso que algo que tenemos en nosotros mismos, que no nos cuesta, pueda curarnos? Además reír nos hace olvidarnos de las penas y sentirnos felices. Espero que esto le parezca interesante para su columna tan apreciada y tan valiosa. Reciba un saludo afectuoso.

IRMA
QUERIDA IRMA:

Desde luego que encuentro maravilloso que exista la terapia de la risa. A mí me encanta ver a la gente sonreír, y desde luego devolver la sonrisa. Y me siento espléndidamente cuando río a carcajadas. ¿Recuerda la película Patch Adams, interpretada por el excelente actor ya fallecido Robin Williams? Es una historia verdadera sobre este tema y el doctor Adams vive aún y viaja llevando el testimonio de su tesis de la terapia de la risa.

Y eso me hace recordar a una persona muy apreciada en nuestra ciudad y también por mí, el doctor Juan Talamás, extraordinario odontólogo, desafortunadamente ya fallecido, quien tenía la risa más maravillosa que yo he escuchado. Y siento la necesidad de relatarles una anécdota de la cual él fue protagonista. En el Teatro de la Ciudad se representaba una obra de teatro con muy buenos actores de la Ciudad de México. En algún momento de la obra, ésta se prestaba para reír. Pues bien, el doctor Talamás rió como acostumbraba y segundos después lo hacían sus vecinos de butaca, momentos más tarde más y más espectadores lo hacían y llegó el momento en que hasta los actores todos reían a carcajadas. Fue algo fabuloso aquello. Y demuestra que la risa es contagiosa y es la protagonista de buenos momentos que traen alegría y salud.

Gracias infinitas por pensar en nosotros y tomarse el tiempo de escribir y sobre todo por darme la oportunidad de hacer el recuerdo de dos personajes inolvidables. Uno lejano, pero el otro tan cercano a nosotros y que seguramente estará riendo con sus contagiosas carcajadas en el cielo.

ANA
13 Octubre 2018 03:00:00
Querido mentiras
QUERIDA ANA:

Soy un estudiante de 19 años. También tengo un trabajo de medio tiempo. Tengo una novia desde hace seis meses y ella tiene 15 años. Su mamá sabe que salimos y está de acuerdo, pero ella cree que acabo de cumplir 17 años y no 19.

Quiero mucho a mi novia y ella a mí y hasta hicimos un compromiso de casarnos cuando ella cumpla 18 años, pues para entonces yo ya habré terminado mi carrera, y tenemos pensado que aunque nos casemos, ella continúe estudiando pues quiere hacer una carrera profesional.

Pero estoy preocupado por haberle mentido a su mamá acerca de mi edad. ¿Qué me aconseja que haga acerca de ello? Le doy las gracias.

MENTIRAS


QUERIDO MENTIRAS:


Te recomiendo que seas sincero con la mamá de tu novia. Si se entera de que has mentido, los padres de ella dudarán justificadamente acerca de tu sinceridad en todos los demás aspectos y hasta tu novia puede perder la confianza de su mamá pues ella está enterada de tu verdadera edad y no le ha dicho a ella. Y compórtate muy bien con ella, como un verdadero caballero, pues si hubiera un problema en ese sentido, tú eres un adulto y ella es menor. No demores sincerarte con esa señora y si hay reproches enfréntalos con humildad.

ANA

¿Tienes problemas? Puedo ayudarte. Escríbeme a:
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


12 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA ANILLO DE BODA:
Siempre supe que hay hombres que no quieren usar el anillo de matrimonio. Y he leído cartas que le han escrito a usted y tratan ese tema. Yo estuve casada durante 18 años con un hombre que nunca quiso usar su anillo de matrimonio.

Lo recibió en la iglesia cuando nos casamos, pero ese mismo día se lo quitó y nunca volvió a ponérselo. Yo lo guardé y luego le voy a decir el fin que tuvo el mismo.

Yo no hice entonces ni nunca ningún berrinche, ni reclamé nada sobre ese asunto, porque él era un hombre que trabajaba duro para mantenernos a nuestros tres hijos y a mí.

Llegaba siempre a la casa a las 6 de la tarde y ya no salía. Participaba siempre en las reuniones familiares, salíamos de vacaciones una vez al año y era un buen esposo y un buen padre.

A los 18 años de casados el hombre nos dejó para irse con una mujer más joven. Nos divorciamos y luego se casó con ella. Ahora –dicen– usa siempre la argolla de matrimonio.

Sin embargo –dicen también– no asiste a los eventos de familia, ni sale con su esposa a ninguna parte y parece que de repente desaparece varios días sin avisar donde está.

Varios meses después de que nos dejó, vendí su anillo de matrimonio y, con ese dinero, mis hijos y yo nos fuimos al cine, compramos palomitas, refrescos y dulces y luego nos fuimos a cenar.

Nos la pasamos muy bien.

¿Cómo ve al “angelito”? ¿Fue una pérdida su abandono? Gracias por su tiempo. Suerte y abrazos.

ANILLO DE BODA
QUERIDA ANILLO DE BODA:

Ese “angelito”, tu exesposo, no era ninguna ganga. Y pienso que estás mucho mejor sin él. Felicítate.

ANA
10 Octubre 2018 02:00:00
Querida Irma:
Te escribo para comentar un artículo que leí y que me pareció muy interesante. Espero que a ti también para compartirlo con tus lectores. Se trata del buen humor y especialmente la risa. Dice el artículo que son de suma importancia para la salud y hasta para recuperarla cuando se tiene perdida, aún en casos en los que se piensa que es una enfermedad incurable.

El placer de reír es conocido de un tiempo para acá y se ha descubierto su poder terapéutico, aunque todavía no haya unanimidad en este aspecto. Sin embargo, expertos aseguran que la risa puede curar tanto un dolor de estómago como una severa enfermedad terminal. Me pareció muy interesante el artículo, lo recorté y se lo envío arreglado porque es algo largo y dice que el origen de la terapia de la risa lo descubrió un eminente médico estadunidense, el doctor Norman Cousins.

Y la historia de él es la siguiente: el doctor estaba enfermo de una espondiliartritis anquilosante, lo que lo hacía sufrir terriblemente y tenía una posibilidad entre 500 de salir adelante; sus colegas le dijeron que prácticamente no podían aliviarlo y le dictaron sentencia de muerte. Entonces el doctor decidió tomar su caso en sus manos. Dejó el hospital, se instaló en un hotel y estableció un programa de emociones positivas para la estimulación química de su cuerpo. Su menú era reír a carcajadas y tomar vitamina C en dosis altas. Durante varias semanas, tendido de espaldas, vio una impresionante cantidad de películas cómicas y absorbió por vía intravenosa grandes cantidades de vitamina C. En cosa de ocho semanas el doctor Cousins había mejorado en 90% y pudo volver al trabajo.

¿No le parece maravilloso que algo que tenemos en nosotros mismos, que no nos cuesta, pueda curarnos? Además, reír nos hace olvidarnos de las penas y sentirnos felices. Espero que esto le parezca interesante para su columna tan apreciada y tan valiosa. Reciba un saludo afectuoso.

IRMA
QUERIDA IRMA:

Desde luego que encuentro maravilloso que exista la terapia de la risa. A mí me encanta ver a la gente sonreír, y desde luego devolver la sonrisa. Y me siento espléndidamente cuando río a carcajadas. ¿Recuerda la película Patch Adams, interpretada por el excelente actor ya fallecido Robin Williams? Es una historia verdadera sobre este tema y el doctor Adams vive aún y viaja llevando el testimonio de su tesis de la terapia de la risa.

Y eso me hace recordar a una persona muy apreciada en nuestra ciudad y también por mí, el doctor Juan Talamás, extraordinario odontólogo, desafortunadamente ya fallecido, quien tenía la risa más maravillosa que yo he escuchado. Y siento la necesidad de relatarles una anécdota de la cual él fue protagonista. En el Teatro de la Ciudad se representaba una obra de teatro con muy buenos actores de la Ciudad de México. En algún momento de la obra, esta se prestaba para reír. Pues bien, el doctor Talamás rió como acostumbraba y segundos después lo hacían sus vecinos de butaca, momentos más tarde más y más espectadores lo hacían y llegó el momento en que hasta los actores todos reían a carcajadas. Fue algo fabuloso aquello. Y demuestra que la risa es contagiosa y es la protagonista de buenos momentos que traen alegría y salud.

Gracias infinitas por pensar en nosotros y tomarse el tiempo de escribir y sobre todo por darme la oportunidad de hacer el recuerdo de dos personajes inolvidables. Uno lejano, pero el otro tan cercano a nosotros y que seguramente estará riendo con sus contagiosas carcajadas en el cielo.

ANA
09 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA LECTORA:
Mi esposo tiene 51 años y durante 20 años ha sido hipertenso. Últimamente ha sido internado en una pequeña clínica dos veces porque traía 200/120. Su doctor ha probado varios medicamentos, pero no logran estabilizarlo. Está excedido de peso, pero hace ejercicio a diario. ¿Deberá ser internado en un hospital grande? ¿Vemos otro cardiólogo? Me preocupa.

UNA LECTORA

QUERIDA LECTORA:

Creo que puedo darle una opinión porque yo tengo más años con hipertensión que su esposo. Hace muchos años los medicamentos para la presión alta no eran tan eficaces como son los de ahora y hasta algunos llegaron a tener efectos secundarios como depresión. Hoy, al contrario, hay muchos medicamentos para la hipertensión que incluyen betabloqueadores y algunos de estos con diuréticos, inhibidores ECA para control de la insuficiencia cardiaca, etcétera.

Los efectos secundarios desagradables son raros y dos o tres medicamentos muchas veces son usados simultáneamente. Ciertamente el peso de su marido juega un papel en el problema, porque en general las personas obesas tienen presiones sanguíneas más altas que los delgados, sin que esto sea una regla. Aun así, dos o más medicamentos juntos deben funcionar. Pienso que su esposo y usted deben tener una plática profunda con el médico o buscar un nuevo cardiólogo, porque la hipertensión no controlada con el tiempo puede acarrear una embolia y otros serios desórdenes cardiovasculares.

ANA
08 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA HERMANA TRISTE:
Mi hermana menor va a casarse en noviembre y me pidió que mi esposo y yo fuéramos padrinos y yo acepté. Le pidió a nuestro padre que la entregue en el altar, pero él está bastante enfermo y quizás no pueda asistir, así que me dijo que va a decirle al segundo esposo de nuestra madre que si él quiere ir con ella en la iglesia. A mí eso no me gustó nada y se los dije, pero dijo que ya lo había decidido y así será. No le dije, pero si hace eso yo no voy a asistir a la boda. Le diré por qué.

Mi mamá dejó a mi papá hace bastantes años por otro hombre. Se divorciaron mis padres y nosotros tuvimos que vivir con mi mamá y su segundo esposo hasta que yo me casé. Él fue un buen hombre, nunca se metió con nosotros, no fue grosero ni nos trató mal. Quizás llegó a querernos, pero nunca fue cariñoso ni afectuoso con ninguna. Cuando yo me casé mi mamá lo dejó y mi hermana vino a vivir conmigo.

Estoy confundida y le digo a mi hermana que ir con ese señor en la boda es una bofetada a papá, pero no cambia su decisión. Le sugerí que fuera alguno de nuestros tíos, pero parece que no cambia. ¿Qué hago, voy a la boda como su madrina o no voy si mi papá no puede ir? Aceptaré tu consejo porque sé que será sabio. Gracias.

HERMANA TRISTE

QUERIDA HERMANA TRISTE:

La decisión de quien acompañará a tu hermana al altar el día de su boda le pertenece a ella. Obviamente tu hermana no alberga el mismo rencor hacia el segundo esposo de tu mamá que tú. Entiendo tus recelos y que tu padre haya sufrido la ruptura con tu madre por ese hombre, pero quizás sea el momento en que debas perdonar y olvidar el pasado.

En este día especial para tu hermana, deja enterrada el hacha por el bien de ella. Te aseguro que no lo lamentarás.

ANA
05 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA MAMA DESESPERADA:
Hace cinco años que mi ex y yo nos divorciamos. Tuvimos una hija que ahorita tiene 11 años y desafortunadamente ellos dos nunca fueron muy apegados, así que cuando el juez dictaminó que la niña pasara cuatro semanas con él en las vacaciones de verano y otra semana en las vacaciones de Navidad, la niña no quiso irse desde el principio, y el primer año no fue, pero como la convenció y además le dijo él que todos teníamos que cumplir las órdenes del juez, ella se fue con desde el año siguiente al divorcio. Pasa casi todo julio a su lado y la trae de regreso los primeros de agosto.

También la ha llevado a veces en Navidad y otras en el Año Nuevo. La niña me llama desde allá (su papá vive a más de mil kilómetros de nosotras) casi todos los días.

Pero su papá se casó el año pasado y este verano ya lo pasó con ellos. Mi hija vino muy molesta y estuvo desesperada por regresarse. Cuando llegó me dijo que la esposa de su papá no la trató mal pero fue fría, indiferente y alejada y que ella ya no quería volver.

Así que ahora que se acerca el fin de año ya me dijo que no irá a pasar con ellos ni la Navidad ni el Año Nuevo.

Él desde que volvió a casarse ya le llama muy poco a la niña y claro que la esposa ni por asomo.

Yo le llamé hace tres semanas para decirle que la niña no quiere ir este fin de año, que procuraré convencerla para que acepte ir en el verano, pero me contestó que él tiene “derechos” sobre la niña y que va a exigirlos para llevarla.

Como la niña continuó negándose, la llevé con un sicólogo terapeuta y después de dos sesiones dijo que no debo obligarla a visitar a su padre y sugirió que él venga una o dos semanas a esta ciudad para que ese tiempo lo pasen juntos, pero cuando se lo dije a él me dijo que definitivamente no y me dijo que estoy poniendo a la niña en su contra, lo cual no es cierto de ninguna manera.

¿Qué se supone que debo hacer? Quiero proteger a mi hija, pero él amenazó con ir con el juez si no respeto las visitas. Entre tanto la niña me ruega que no la haga ir y se está deprimiendo y la fecha se aproxima. Por favor ayúdame.

MAMÁ DESESPERADA
QUERIDA MAMA DESESPERADA:

Supongo que a la niña la ve un pediatra. Ella necesita la intervención de un profesional que certifique que el hecho de la próxima visita a su padre la está enfermando y no debe ser obligada a ir. Además, el sicólogo que aconsejó que no se obligue a la niña a visitarlo, puede ser de gran ayuda para lograr que su padre no la obligue a ir. Pide sus servicios para tal fin.

Tengo la esperanza de que logren tu hija y tú que ella no sea obligada a visitar a su padre.

Ojalá que así sea. Saludos afectuosos.

ANA
03 Octubre 2018 04:00:00
Querida corazón partido:
Me dirijo a usted con el corazón apretado de tristeza por lo que veo a diario en la casa de unos vecinos. Nosotros vi-nimos hace tres meses a vivir a esta casa que compró mi esposo. Es una colonia buena, no es de gente rica, pero sí tenemos manera de vivir bien. Nosotros tenemos tres hijos y en la casa vecina vive una familia con tres niños. A mí me extrañó que fueran los dos mayorcitos de edad tan diferente del último, que tiene menos de un año. Los mayores, ahora lo sé, tienen 8 y casi 6 años.

Pues bien, eso se debe a que los tres niños mayores son hijos del señor y él al enviudar volvió a casarse y el bebé es de su segunda esposa. El señor sale muy temprano y regresa ya tarde. Él se lleva a los niños al colegio y ella los recoge a las 2 PM. Ella se queda en casa. Pero pronto nos dimos cuenta de cómo trata a los niños que no son de ella. Los dos niños tienen que lavar entre los dos los trastes de la comida, barren y trapean la cocina y bolean los zapatos de ellos y del papá, y limpian los de ella. La niña luego se pone a hacer su tarea y dice que cuando a veces le pregunta algo o le pide que le explique algo, le contesta que ella no es maestra y que le haga como pueda. Al chiquito de 5 años lo hace que cambie al bebé, que se lo cuide para ella ponerse en su teléfono a hablar o ver sus mensajes, al fin que él no tiene que hacer tarea, pues va al jardín de niños. Ella tiene quien le ayude todos los días. Los niños no tendrían que hacer esos quehaceres.

Me dicen las criaturas que les pega, los trata a gritos y no los deja ir a jugar con otros niños y mucho menos que ellos vayan a su casa. Los fines de semana que no va el papá a su trabajo, los niños no hacen nada de todo eso y pueden salir a jugar. Al principio yo veía que la niña siempre andaba como enojada, no contestaba al saludar y andaba desaliñada. También noté que con mi hija, casi de la misma edad, era hostil y hasta un día le jaló la cola de caballo. La invité a entrar a la casa a merendar, le dije que había quequitos hechos en casa. Le brillaron sus ojitos y aceptó. Poco a poco nos fue platicando lo que sucede en su casa. Entonces me di cuenta de la razón de la actitud de la niña. Dice que su papá sabe lo que pasa, pero ella le dice que ellos son muy desordenados y difíciles y tiene que educarlos y disciplinarlos y que esa es la manera. Pero que delante de él no los maltrata.

Amiga, ¿qué puedo hacer? Me duele mucho lo que están sufriendo esos niños. Pero si el papá sabe, dice mi esposo, no podemos hacer nada. ¿Usted cómo ve? Dígame por favor qué piensa. Gracias.

CORAZÓN PARTIDO

QUERIDA CORAZÓN PARTIDO:

Lamentablemente tiene razón tu esposo. Si ese padre sabe, al menos un poco, el trato que esa mujer les da a sus hijos, no puede hacerse nada, al menos por ahora. Si ese trato continuara y llegara a lastimar a los niños y él no hace nada por corregir la situación, pienso que una queja a la Pronnif, que es la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia, podría dar fin a esa situación. ¿Ameritan una sanción? ¿Les quitan a los niños? ¿Por cuánto tiempo? Esos y otros interrogantes no puedo responderlos. Desconozco el funcionamiento de la institución. Hablar ustedes con el papá podría ser un gran auxilio para esos niños. Lo más probable es que el señor no esté verdaderamente enterado de lo que está sucediendo. Piensen muy bien lo que pueden hacer antes de proceder. Yo también tengo el corazón triste por esos niñitos.

ANA
02 Octubre 2018 04:00:00
Querida (O) R.R.:
QUERIDA ANA:

Tengo 73 años y sufro de calambres en las piernas (las pantorrillas). ¿Me puede recomendar algo tomado, un alimento o suplemento o ejercicio que pueda aliviar estos terribles calambres? ¿Por qué dan? Gracias. Mi nieta escribe esto.

R. R.

QUERIDA (O) R.R.:

Turné sus preguntas a mi amigo el médico y me dijo lo siguiente: desafortunadamente no hay nada realmente definitivo que detenga los calambres o contracciones musculares nocturnos. Algunas veces una enfermedad no reconocida es unida a los calambres. El daño del nervio inducido por la diabetes, enfermedades del riñón, desórdenes de la tiroides, deficiencia de vitamina B-12 son algunos ejemplos. Se dice que también perturbaciones de calcio, magnesio o potasio están en el fondo de los calambres. Cuando nada de esto es encontrado, buscar el remedio más apropiado toma más tiempo.

Trate de estirar los músculos de las pantorrillas para prevenir los calambres nocturnos. Párese a medio metro de la pared. Ponga las palmas de sus manos en la pared y lentamente doble sus codos hasta que la parte superior de su cuerpo se acerque a la pared y sienta los músculos de las pantorrillas estirándose. Mantenga la posición por 10 segundos y regrese a la posición de partida.

Descanse CINCO segundos y repita. Haga hasta 10 repeticiones de esta rutina. Haga esto tres veces en el día y otra antes de dormir. Asegúrese de tener a alguien cerca al hacerlo para que pueda agarrarlo si parece que se desequilibra o tiende a caerse.

Dormir de lado disminuye los calambres de las pantorrillas. Acostarse sobre la espalda favorece los calambres. Cuando las personas están sobre sus espaldas los pies tienden a bajarse hacia la cama. Eso puede desencadenar un calambre.

Espero que estas recomendaciones puedan ayudarle. A mí me vino muy bien saber esto, pues también eventualmente me dan calambres y he notado que si me da frío en los pies también me dan calambres en los dedos de ellos. Reciba un saludo afectuoso y espero que mejore su condición.

ANA
01 Octubre 2018 04:00:00
Querida Ojalá no Fuera tan Tarde
QUERIDA ANA:

Un día, hace algunos meses, mi hija menor, de 16 años, platicaba con mi hermana que nos visitaba por unos días desde Guadalajara, que es donde vive, y le dijo que yo trabajaba demasiado, desde muy temprano en la mañana en una oficina y luego de la comida con trabajo voluntario. Y en la noche en casa con asuntos que no se resolvieron en la oficina. Le dijo que creía que yo estaba al borde de una crisis nerviosa. Que ella ya me había dicho y también mis otros hijos y mi esposo, pero yo no hacía caso. Que la vida no es sólo trabajo, sino también diversión y felicidad.

Mi hermana me lo dijo y yo tampoco hice caso. Ahora lo lamento infinitamente y cómo desearía poder cambiar las cosas o regresar el tiempo. Pasar más tiempo con mi hija y mi familia toda. Un mes después de eso mi hija falleció en un accidente cuando estaba en un viaje con una pareja amiga y sus hijos.

¿Cómo cambiar el pasado? Haber estado con mi familia todo el tiempo que tuviera disponible y convivir y gozarlos. Pero es imposible. Lo que ahora puedo hacer y estoy haciendo, es ser una mejor y amorosa madre para mis otros dos hijos y amorosa esposa con mi marido. Son maravillosos y los amo mucho.

Y también pasar este mensaje a tus lectores: por favor pasen más tiempo con sus hijos, todo el que puedan. Compartan con ellos, enséñenles lo hermosa que es la vida y que aprendan que la familia es primero siempre. Cada momento de la vida es precioso y más si esos momentos los compartimos con nuestros seres queridos, porque en verdad no sabemos cuánto tiempo nos queda.

Gracias Ana por escucharme, por atenderme.

OJALÁ NO FUERA TAN TARDE

QUERIDA OJALÁ NO FUERA TAN TARDE:

¡Cómo quisiera yo también que así fuera! Por favor acepta mi sincero y más profundo pésame por la lamentable pérdida de tu hijita. Y publico tu mensaje como un fuerte recordatorio para esos padres que anteponen el trabajo a su familia. El mundo de trabajo puede ser sumamente exigente y muchas veces no hay suficientes horas en el día para hacer lo que debemos y necesitamos hacer. Pero los hijos son pequeños una sola vez y crecen tan rápido y están en casa tan poco tiempo. Y la esposa o esposo también requieren y debe dárseles la mayor atención y cariño.

Queridos lectores: La tragedia que le sucedió a la madre que escribe esta carta es muy probable que no les suceda a ustedes. Así lo deseo fervientemente, pero en la vida no hay garantía. Podría seguir dando muchas más explicaciones y recomendaciones, pero la dolida carta de esta señora lo hace como yo no puedo.

ANA
29 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Me Gusta Leer
QUERIDA ANA:

Quiero preguntarte si es cierto algo que me dice mi hermana mayor. Ella y yo dormimos en la misma recámara y como a mí me gusta mucho leer de todo, tengo la luz prendida hasta como las 12 de la noche y como a ella no le gusta la lectura, se enoja. Ella dice que leer mucho debilita la visión. Hasta ahorita no he notado nada malo, pero tengo 16 años, y como me lo dice todas las noches, comienza a preocuparme. No quiero quedarme ciega.

¿Será cierto? Por favor dime qué sabes tú acerca de eso. Muchas gracias.

ME GUSTA LEER

QUERIDA ME GUSTA LEER:

No querida amiguita, en absoluto. La visión no es algo limitado que puede gastarse como si se tratara de terrones de azúcar. Si el ojo está sano, recoge las señales visuales y las trasmite al cerebro, donde son interpretadas; esto lo seguirá haciendo mientras sea necesario y sin cansarse. Sin embargo, los músculos que controlan el movimiento de los ojos pueden fatigarse después de largos periodos de lectura, costura o pintura, hasta el punto de quedar imposibilitados para responder a los estímulos que llegan. Entonces es necesario el descanso.

Es lamentable que el mito que afirma que la vista puede “gastarse” esté tan difundido, pues muchas personas de edad avanzada o con problemas en los ojos que no tienen impedimento para leer, se privan innecesariamente de ciertos entretenimientos, como leer o mirar la televisión, por miedo a perder lo que les queda de vista.

Demos las gracias a mi amigo el doctor por esta respuesta. Recibe un saludo y te sugiero que compres una lámpara cuya luz de directamente sobre tus libros o revistas para que no interrumpas el sueño de tu hermana. Te felicito por ese tan excelente hábito que tienes de leer y que en estos tiempos mucha gente no lo tiene, pues prefieren ver televisión o el whatsapp de sus teléfonos. Cuídate pequeña.

ANA
28 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA ENTRE LA ESPADA Y LA PARED:
Hace unos días mi mamá me llamó a su cuarto y cerrando la puerta me dijo que tenía algo muy íntimo que decirme. Luego en voz baja y llorando me dijo que cree por diversos datos que ha podido reunir, que mi papá está teniendo una aventura. Yo me quedé atónita. Y en ese rato no pude decirle nada. Ahora me he puesto a pensar que ella puede estar buscando que la ayude a pensar qué hacer, pero no puedo con ello, porque quiero mucho tanto a ella como a mi papá y no puedo tomar partido. Soy hija única.

Pienso que quizás mi mamá se está equivocando y está malinterpretando algunas actitudes de mi papá. Ese día le pregunté si había encontrado algo escrito o manchas de labial en su ropa.

Me dijo que no, pero que ella ha notado muchas cosas y que una esposa no se equivoca cuando siente eso.

¿Crees que debo hablar con mi papá o es mejor que me quede callada y no intervenga? ¿Qué debería hacer mi mamá? Voy a agradecerte mucho tu ayuda y que por favor sea rápido. Saludos.

ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

QUERIDA ENTRE LA
ESPADA Y LA PARED:

Acércate a tu mamá con mucho cariño y dile que has estado pensando en lo que te dijo y que sabes que debe ser muy doloroso para ella tener esos sentimientos, y estar en esa situación y que ciertamente necesita a alguien en quien confiar y que pueda ayudarla.

Luego explícale cuánto deseas poder ser de ayuda, pero que te pone en una posición muy difícil porque estás entre ella y tu papá. Que tú los amas a ambos y no puedes tomar partido.

Pienso que lo acertado es sugerirle a tu mamá que busque a un buen o una buena sicóloga o consejero o consejera matrimonial que realmente pueda ayudarla. Que le ruegas que lo haga para que se desahogue de esa angustia y pueda recibir los consejos que de verdad la ayuden a ver realmente si tiene o no razón de sus dudas, porque no hay nada tangible que haga pensar que tu papá le es infiel.

Espero que ella acepte tu sugerencia y todo vuelva a la normalidad en su hogar.

ANA
27 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Resentida
QUERIDA ANA:

Desde que me casé hace dos años y medio, mis suegros me trataron fatal. Desde que éramos novios no me querían. Mi cuñada, aún soltera, siempre fue amable y nunca me hizo sentir mal. Pero ellos demostraron que no me querían.

Acabo de tener a mi primer hijo, un niño precioso y que es muy parecido a mi esposo. Pues ahora resulta que han cambiado radicalmente ellos.

Desde que estaba en el hospital fueron a verme y nos llenaron de regalos.

Mi suegra me besó varias veces y estaba maravillada con el niño. Mandaron hacer unas estampitas preciosas con una leyenda agradeciendo la visita de quienes vienen a vernos. Además mandó hacer unos angelitos en cerámica realmente hermosos para que vayan acompañados de las tarjetas. Vienen todos los días a la casa y me traen un pastel o pastelitos para que tenga yo que servir a mis amigas o parientes. En fin, atenciones que nunca esperé. ¡Qué cambio!

Quiero preguntarte cómo puedo dejar atrás tanto resentimiento si me dolía mucho su trato hostil. A mis padres nunca les dije nada para no mortificarlos y para que no demostraran nada cuando se encontraran con ellos, algo que realmente no sucedía, pues ellos no me visitaban. ¿Qué hago? Te voy a agradecer que me aconsejes. Muchas gracias.

RESENTIDA

QUERIDA RESENTIDA:

Vamos a reconocer el hecho de que tienes razón para estar resentida con tus suegros. Ahora pregúntate a ti misma si hay algo que puedas ganar si guardas esos sentimientos enfermizos hacia ellos. ¿Serás más feliz? ¿Ellos se sentirán más felices o menos felices? Pero la pregunta más importante es: ¿beneficiará en algo a tu hijo? Mi sugerencia es que aceptes ese nuevo acercamiento de tus suegros y lo disfrutes.

Si te muestras bien dispuesta a aceptar su nueva actitud y a ser amable, tu relación con ellos va a crecer fuerte y cálida.

Nadie podría culparte si piensas que su cambio de corazón ha sido porque los convertiste en abuelos, porque le diste un hijo a su hijo, pero ¿no todos cambiamos nuestros sentimientos hacia los demás por ciertas circunstancias o sucesos? Cualquiera que hayan sido las razones del comportamiento de tus suegros, siéntete feliz de que haya sucedido.

No sólo te has convertido en madre, también de hecho en otra hija para tus suegros.

Felicidad en grande deseo para tu hijito, para tu esposo y para ti. Y más ahora que la dicha ha venido a acercar a esos señores hacia ti.

ANA
26 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Joyas y Soledad
QUERIDA ANA:

Hace nueve años me casé con un hombre que tiene bastante dinero. Fuimos muy felices al principio, bueno, durante varios años, tuvimos una hija al año de casados y es ahora una hermosa niña a la que su padre adora. Y por supuesto yo también. Pues resulta que mi esposo conoció en un viaje a una mujer. Ella estaba ya divorciada cuando se conocieron y durante un año se trataron sin que yo me diera cuenta. Ella no vive en esta ciudad, pero no faltó quien lo viera un día con ella y le tomaron una foto y me la enviaron.

Cuando él regresó se la mostré y tuvo que admitir que había tenido una relación con ella durante un año. Yo me indigné demasiado y le pedí el divorcio. Él al principio no quería, pero finalmente llegamos a un acuerdo y nos divorciamos hace un mes. Mi hija vivirá conmigo y él puede verla los fines de semana. Nos dejó muy bien económicamente y seguirá dando una pensión. Nos quedamos en nuestra casa y con dos automóviles. Con lo que me dejó y la pensión podré tener quien me ayude en casa y no tendremos problemas. No todo es bueno, sin embargo. Estoy triste, he querido a mi esposo y mi hija lo ama mucho y lo extrañamos, pero esto ya está terminado y no habrá más que asimilarlo.

Mi pregunta para ti es si los anillos de compromiso y de matrimonio que me dio debo guardarlos para mi hija a pesar de que vengan de mi matrimonio que fracasó. Los dos son valiosos, pues el diamante del de matrimonio es de dos quilates y el de matrimonio tiene nueve diamantes de buen tamaño. No sé si seguir usándolos, guardarlos o venderlos. Quiero que me hagas favor de aconsejarme qué hacer. Te agradezco.

JOYAS Y SOLEDAD

QUERIDA JOYAS Y SOLEDAD:

Ciertamente debes conservar esos anillos para que un día sean de tu hija. Te lo agradecerá mucho. O si lo prefieres, puedes continuar usándolos o solamente el de compromiso, en la mano derecha si así lo quieres. O usar el diamante para hacerte un colgante.

Te voy a decir lo que yo haría si fuera mi caso: Lo conservaría (usándolo o no) para mi hija. Lamento que tu matrimonio se terminara. Deseo que encamines tu vida por senderos de felicidad.

ANA
25 Septiembre 2018 04:00:00
Querido ¿a la defensiva?
QUERIDA ANA:

Le escribo porque en una ocasión sentí una gran decepción. Y luego no pude resistir “pagarme” de alguna manera esa decepción o ¿vengarme? No, porque no soy un mal hombre. Tal vez más fue cuidar que no volvieran a tomarme el pelo. Le cuento: un amigo de muchos años vino muy preocupado a decirme que su hija iba a perder el semestre en la universidad privada donde estudiaba, y que pensaba que quizás hasta el año y era el último de su carrera, porque había tenido una pérdida fuerte en su negocio y creía que no se repondría pronto. Yo le dije que no se preocupara, que yo le pagaba la inscripción y la colegiatura de los dos semestres. Que me dijera donde depositaba tanto la inscripción como la colegiatura. Me agradeció mucho y dijo que nunca lo olvidaría. Así lo hice. Al principio mi amigo fue como tres veces a mi negocio a agradecerme lo que estaba haciendo, pero después ya no supe nada y ni siquiera cuando su hija se graduó fueron ninguno de los dos para decirme que ya se había graduado o traerme un detalle, un pastel hubiera bastado; una tarjetita de agradecimiento o ir a enseñarme el diploma. ¿Es mucho esperar siquiera una llamada de agradecimiento? No hubo nada querida Ana. Y hasta perdí a un amigo (si es que lo era).

Pero pasaron tres años y ¿qué cree? Aquel “amigo” en otro apuro económico volvió a acercarse buscando apoyo. Pero entonces, con dolor porque había sido un amigo muy querido pero sin sentir culpa, le dije que no podía. Esto acaba de suceder. Y aunque pienso que tengo mis razones, siento dolor en el alma y quise hacer una especie de confesión con usted que sé es comprensiva pero sincera y me dirá si obré mal. Si cree usted fue venganza o qué. Gracias por escucharme.

¿A LA DEFENSIVA?

QUERIDO ¿A LA DEFENSIVA?:

No se culpe tanto. Los humanos somos frágiles. Dijo en una ocasión un personaje de la literatura mexicana: “ayudar a un ingrato es como perfumar a un muerto”. Y qué verdad tan grande. La ingratitud forma parte del lado más obscuro del humano, por ese motivo, cuando uno se entera de situaciones como la de usted, no le queda más que revisar qué tan malagradecidos hemos sido en lo personal. Todos esperamos que la gente reconozca el bien que se le ha hecho, es humano. La reciprocidad es algo de lo que no se habla, pero que forma parte de una buena convivencia. En ocasiones hay personas que después de haber recibido un beneficio o favor, no sólo se muestran ingratos, sino que muestran hostilidad. Por eso el refrán de “Haz un favor y corre a esconderte”.

Por supuesto hay diferencia entre “olvidar” y la “ingratitud”. En ocasiones es posible que la mayoría todos hayamos caído en el olvido. Es decir, recibir un detalle de alguien y olvidar llamar para agradecer. Aceptar una invitación y dejar pasar un día sin agradecer la invitación. O nos tardamos en agradecer esos detalles. Eso puede entenderse. Pero la ingratitud es difícil de aceptar, como en el caso de usted.

Ya no se culpe. Es totalmente humana su reacción y su “amigo” actuó muy mal. Fue un malagradecido y recibió su merecido.

ANA
24 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Encierro y Soledad
QUERIDA ANA:

Le escribo para ver si cuando menos me desahogo, pues sé que usted no podrá hacer nada por mí. Y lo digo en sentido de consejo que es lo que usted hace, y hace muy bien. Quienes pueden hacer algo, no lo hacen, ya sea porque se sienten impotentes o por comodidad. El caso es que se hacen “de la vista gorda” y la verdad se me está haciendo muy pesada la carga (por decirlo de alguna manera) que estoy llevando con mi esposo a quien le dio una embolia cerebral desde hace tres años y cada día va empeorando desafortunadamente.

Tenemos 42 años de casados y tuvimos dos hijos. Un hombre y una mujer. Mi esposo tiene 69 años y yo tengo 66. Mi hijo varón vive en Alemania. Se fue a trabajar con una empresa hace cuatro años y allá parece que va a quedarse, pues sus hijos mayores han estado estudiando y se han acostumbrado a ese país, según me dicen él y mi nuera. Y su hija más pequeña que tiene 3 años y medio allá nació. Yo creo que ya no van a volver a vivir acá. Vienen a visitarnos cada año y a veces antes, o cuando menos ella con los niños, pues la compañía les paga los gastos, y eso me hace feliz porque quiero mucho a mis nietos, pero como quiera ya “son harina de otro costal”.

Mi hija mujer vive aquí. Está casada y tiene dos hijos ya adolescentes. Ella nos visita al menos 3 o 4 veces por semana y a veces viene dos días seguidos, pero son visitas. Ella no me ayuda a cuidar a su papá. Una que otra vez en estos años me ha dicho que se queda una tarde para que yo salga a distraerme con mis amigas, pero eso no es frecuente. Los dos hijos nos dan dinero para tener quien nos ayude en casa y con la pensión de mi esposo y la mía vivimos bien, pero yo como quiera estoy pegada a mi esposo día y noche y casi ni salgo. Al principio mis amigas me visitaban y también mis parientes, pero poco a poco eso ha ido disminuyendo, así que hay días que no veo más que a la señora que nos ayuda y al terapeuta que viene a dar terapia a mi esposo.

Estoy realmente deprimida. Yo solía trabajar hasta que cumplí 62 años que se enfermó mi esposo, por ese motivo estar encerrada y no tener con quien comunicarme, me está matando. Ana, dígales a sus lectores que cuando haya una situación similar a la mía en su familia, no abandonen al enfermo o enferma y menos a quien lo cuida. Realmente es muy duro. Gracias por permitirme este desahogo, que es como una terapia y me ayuda a seguir adelante. Dios la bendiga y la ilumine para que siga dando esos consejos que ayudan tanto.

ENCIERRO Y SOLEDAD

QUERIDA ENCIERRO Y SOLEDAD:

Cuánto lamento su situación y la comprendo y comparto con mi simpatía sus sentimientos. ¿Qué puedo decirle? Sólo que confíe en que Dios siempre escucha y si es usted creyente, sabe eso y seguirá pidiendo su bendición y su ayuda. Quiero decirle también que en mi familia como en muchas otras, ha sucedido eso y cuando la enfermedad crónica llega a un hogar, la víctima no es la única que también necesita apoyo. También la persona que la cuida directamente. Es sabido que los niveles de depresión en las personas sanas que cuidan a un cónyuge o pariente con enfermedades crónicas pueden llegar a tener depresión severa, pero esta se debe más a que no reciban ninguna ayuda adicional de los hijos o de otros parientes, sino que cargan solos con todo el problema. Esas personas, como usted, se sienten frustrados por la indiferencia de los demás. Parte del problema es que la situación con un enfermo crónico suele verse como la responsabilidad del cónyuge y los hijos y demás parientes, como hermanos, tienden a evitar la responsabilidad por completo y a “ver los toros desde la barrera”. Yo quisiera que esta carta la leyeran su hija y demás parientes que tengan usted y su esposo para que al menos si no ayudan, al menos acompañen. Le mando un fuerte abrazo.

ANA
21 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Temerosa
QUERIDA ANA:

Recientemente fuimos invitados mi esposo y yo a una comida por un matrimonio de extranjeros muy agradables los dos. Él es compañero de trabajo de mi esposo y viven aquí desde hace algunos meses. Había varios invitados, todos empleados de la misma empresa y fue una reunión muy amena. Había diversosplatillos, entre ellos carne tártara de res, que dijeron consiste en carne cruda y molida de res, de buena calidad, con cebolla o cebollines y algunos otros ingredientes. Yo nunca había comido eso, pero también había leído que la carne cruda de res (y pienso que cualquiera) puede tener bacterias y causar infecciones. Así que preferí comer otras cosas. Otros amigos sí comieron, pero mi esposo y yo no. Pero quisiera saber si es cierto que la carne cruda de res puede causar infección. Me gustaría tu opinión. Muchas gracias por atenderme.

TEMEROSA

QUERIDA TEMEROSA:

Mi opinión muy personal es la siguiente: mejor mantener la determinación de abstenerse de consumir platillos de carne cruda. A muchas personas les gusta la carne de res cruda, sazonada o semicocida con limón y en algunos países así la acostumbran, pero hay información de que hay riesgos implicados cuando los alimentos han sido manejados y preparados inapropiadamente. En estos casos el organismo infectante ha sido una forma rara de E. Coli, el que es completamente destruido cocinando perfectamente la carne. ¿Para qué correr riegos? Me voy a permitir darte a ti y a mis lectores algunas sugerencias más acerca de la carne que ayudarán a mantenerse sanos:

1.- Refrigerar o congelar la carne inmediatamente después de comprarla.

2.- Nunca descongelar la carne a la temperatura ambiente o en agua tibia. La técnica apropiada es descongelar la carne en el refrigerador de 15 a 24 horas.

3.- Cocer la carne molida lo más pronto posible después de descongelarse y luego cocerla sin interrupción hasta que esté lista para comer. El cocimiento parcial puede favorecer el crecimiento de bacterias.

4.- No dejar alimentos calientes fuera del refrigerador más de dos horas. Refrigerar los sobrantes prontamente y si es posible dividiendo las cantidades grandes en porciones más pequeñas para que se enfríen más rápidamente.

5.- Mantener el área de trabajo y los utensilios de cocinar limpios. Lavarse muy bien las manos antes de comenzar a preparar la comida.

Siguiendo estas recomendaciones pueden reducirse las probabilidades de que la bacteria mencionada se establezca en los productos de carne y así se impida la producción de toxinas que pueden causar serias enfermedades.

ANA
20 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Culpable
QUERIDA ANA:

He trabajado durante dos años como supervisora en una empresa grande. Una de las mujeres que trabajan en mi departamento pidió un aumento de sueldo y para ello me solicitaron que la evaluara y, aunque la apreciaba, mi respuesta no fue favorable y no le dieron el aumento. Ella supo que se lo habían negado por mi culpa y vino a reclamarme. Discutimos y finalmente ella molesta renunció y se fue.

Sé que debí haberle llamado o debí buscarla para arreglar las cosas, pero no lo hice por orgullosa y ahora me pesa tanto. Después ella consiguió otro trabajo, pero meses después sufrió un infarto cerebral y no recuperó el conocimiento durante cinco días y falleció. Yo ni pude presentarme en el hospital porque supe que su familia me culpaba a mí de lo que sucedió, porque se enteraron de lo que pasó en la empresa. También algunas de las personas que trabajan allí me culpan. Tampoco pude ir a su funeral por lo mismo.

Estoy tan arrepentida de aquello que no puedo dormir en las noches y he llorado mucho. Me han culpado tanto que ahora la culpa me persigue. No sé qué voy a hacer. Le escribo para desahogarme un poco.

CULPABLE

QUERIDA CULPABLE:

Todos los humanos discutimos o tenemos dificultades con alguien, a veces hasta con amigos, y nunca pensamos que puede suceder algo irremediable que nos impida pedir ser perdonados y reconciliarnos, o tener tiempo de poder ir a dar un beso o un abrazo. Desafortunadamente la vida está llena de sorpresas, y no siempre son buenas. Usted no fue la culpable de la muerte de esa persona, ella debe haber estado enferma. Usted dio su opinión sobre el trabajo de esa señora y esa opinión debe basarse en hechos, no en amistad ni favoritismos. Por favor ya no se culpe más. Usted no le clavó un cuchillo ni le dio un balazo. Ella falleció porque era llegado su momento. Siga su vida y trate de perdonarse a sí misma.

ANA
19 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Adolescencia
QUERIDA ANA:

Estoy casada pero no tuve hijos, soy yo la que no pudo tenerlos, pero mi esposo fue tan comprensivo y amoroso que jamás me culpó o se molestó conmigo. Sin embargo, mi única hermana tuvo tres hijos, dos hombres y una mujer y la mujercita es como una hija para nosotros. La queremos muchísimo y ella a nosotros. La vemos casi todos los días, desde niña va con nosotros de vacaciones y tiene mucha confianza conmigo, me cuenta sus problemas y sus alegrías. También queremos mucho a los sobrinos, pero ellos, como hombres, han sido más independientes y algo apartados.

A mi hermana y a su esposo nunca les ha parecido mal que tratemos a su hija como si fuera nuestra, así que por ese lado no hay problema. Lo que ha pasado últimamente es lo que nos trae un poco de cabeza. Mi hermana y su esposo son demasiado estrictos con sus tres hijos. El mayor tiene 19 años, el que sigue 18 y la niña 16. A los hombres les permiten salir los fines de semana, pero deben regresar a más tardar a la 1 de la mañana y a la niña no le permiten que salga en las noches. Todos son excelentes muchachos, buenos estudiantes, respetuosos, obedientes. ¿Por qué tanta restricción?

Nuestros padres también fueron estrictos con nosotras dos, pero eran otros tiempos. Ahora todos los jóvenes salen a reuniones, tanto en casas como en lo que ahora llaman “antros”, y a la edad de mis sobrinos ya beben alguna cerveza o un poco de licor. Bueno algunos mucho y también hay el peligro de las drogas, pero mis sobrinos son muy buenos muchachos y han recibido muchos consejos, así que estoy segura de que no harían nada que pudiera perjudicarlos.

Mi sobrina me ha dicho que hable con sus papás para que les permitan salir más tarde y a ella alguna vez con sus amigas. ¿Qué hago? ¿La complazco o le digo que hay muchos peligros, que espere más para poder salir?

ADOLESCENCIA

QUERIDA ADOLESCENCIA:

Estoy segura de que la actitud de tu hermana y su esposo con sus hijos está motivada sólo por su profundo amor por sus hijos y quizás un día ellos van a estar agradecidos, aunque ahora no lo comprendan. Muchas veces, cuando los padres son muy permisivos, dan ocasión para que sus hijos usen drogas, alcohol o sus hijas puedan llegar a ser promiscuas con muy serias consecuencias. Ser padres es uno de los trabajos más difíciles del mundo, no sólo porque es el trabajo de ellos tomar decisiones poco populares, sino porque después deben empezar a “dejar ir” para que al madurar el hijo pueda aprender a vivir independientemente y de manera honrada, honesta y seria. Tu hermana y cuñado deben confiar más en sus hijos, lo merecen. Cuando a los hijos no se les permite tomar decisiones y experimentar cosas solos –dentro de la razón–, no están preparados para tomar decisiones sensatas. En cuanto a la niña, mi pensamiento, quizás anticuado, es que mejor espere a tener 18 años para que influyas en sus padres para que le permitan salir con sus amigas o quizás un novio, de noche a esos lugares que ahora visitan los jóvenes. Esos jóvenes deben estar preparados para entrar en el verdadero mundo y también aprender habilidades sociales.

ANA
18 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Mamá Preocupada
QUERIDA ANA:

Mi esposo y yo acabamos de enterarnos de que nuestra hija que tiene 20 años y estudia una carrera profesional, tiene una deuda de casi 30 mil pesos por tarjetas de crédito o préstamo en algún lugar. Mi esposo se enojó tanto que no quiso escucharla más y aún no sabemos dónde debe ese dinero.

Nos dijo que está haciendo arreglos para pagar su deuda durante los próximos tres años, pero tememos que no pueda llegar a ese arreglo y nosotros tengamos que pagar esa cuenta y entonces no tendremos suficiente para pagar sus gastos de la carrera al menos durante un año y tendría que truncar sus estudios.

¿Por qué los bancos o esas otras empresas dan crédito a personas ingenuas y sin un centavo? ¿Por qué no hay leyes para que los menores de 21 años prueben que tienen un ingreso suficiente para pagar el crédito o que uno de los padres también firme la solicitud? Mi hija no quiere decirnos cómo hizo para obtener el crédito.

¿Cómo ve usted este asunto?

MAMÁ PREOCUPADA

QUERIDA MAMÁ PREOCUPADA:

Sus sugerencias son buenas. Desconozco totalmente cómo operan los bancos o empresas que ofrecen préstamos, pero en los bancos no prestan fácilmente sin una garantía. Pero los padres deben preparar a los hijos para salir al mundo y ese es uno de los aspectos importantes de la educación que debe dárseles. Si su hija vive con ustedes, ¿no se dieron cuenta que ella gastaba con más liberalidad de la que le permitía lo que ustedes le asignan para sus gastos?

Lamento mucho que su hija haya caído en ese enredo financiero que puede afectar sus estudios, como usted dice, al menos durante un año, pero pienso que ustedes van a tener que “entrarle al toro” para sacarla del adeudo y hablar con ella muy seriamente para que en el futuro piense muy bien antes de comprometerse a un asunto que no puede solventar.

ANA
17 Septiembre 2018 04:00:00
Querido Rendezvous
QUERIDA ANA:

He estado casada con mi esposo durante 34 años. El año pasado asistió a una reunión de los graduados de preparatoria y yo no pude ir, porque una de mis hijas acababa de tener un bebé y estaba acompañándola. Cuando regresó me platicó de sus antiguos compañeros y mencionó a una que vive en esta ciudad y no había vuelto a ver desde entonces. Y a partir de entonces algunos que viven aquí (incluida ella) se juntan a cenar o comer, y como yo no quise ir las dos primeras veces, ya ni me invita.

Pero en dos ocasiones hemos salido con ella a cenar, primero vamos al cine los tres y luego vamos a cenar. Ella está divorciada y no tuvo hijos, así que nunca trae pareja. Dice que tiene un pretendiente, pero nunca la acompaña.

ahora mi esposo trae la novedad de que un grupo de esos compañeros (y desde luego esa señora está en la lista) quieren hacer un crucero por el Caribe con sus respectivos cónyuges, y desde luego que él quiere ir. Él no ha estado muy bien en los últimos meses, tuvo un infarto leve, trae la presión alta y tienen que operarlo de una mano porque tiene el síndrome del túnel carpiano y de una catarata en un ojo, y le dije que no debía ir, pero él dijo que sí va. Por eso yo le dije que yo no iba, para desanimarlo, pero dijo que si no quiero ir que no vaya, que él sí va.

Me estoy preocupando por esa insistencia en estar cerca de ella y me dice una amiga íntima que soy una tonta si dejo que él vaya solo en ese viaje en crucero. Mientras estoy sentada escribiéndole, mi esposo se salió a una reunión para acordar detalles del viaje. ¿Qué está pasando Ana? ¿Qué hago?

RENDEZVOUS

QUERIDA RENDEZVOUS:

Enderezar el camino que has tomado. Los cónyuges deben ser compañeros de juego, pero también de ayuda. Compañeros siempre. Si todavía no te das cuenta, estás jugando con dinamita. Sin demora organiza de nuevo tus prioridades y no permitas que tu marido pase tanto tiempo con esa vieja amiga de la preparatoria.

Quizás ella le recuerde a él los tiempos de juventud. Después de su infarto quiere vivir su vida a plenitud. Qué bueno, sin embargo, debe estarla viviendo contigo. Ya que tu esposo ha aceptado ir a ese viaje, ve con él en ese crucero. De otra manera ella será la compañera de él todo el viaje. Tú eliges.

ANA
15 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Lectora
QUERIDA ANA:

Mi esposo tiene 51 años y durante 20 años ha sido hipertenso. Últimamente ha sido internado en una pequeña clínica dos veces porque traía 200/120. Su doctor ha probado varios medicamentos, pero no logran estabilizarlo. Está excedido de peso, pero hace ejercicio a diario. ¿Deberá ser internado en un hospital grande? ¿Vemos otro cardiólogo? Me preocupa.

UNA LECTORA

QUERIDA LECTORA:

Creo que puedo darle una opinión porque yo tengo más años con hipertensión que su esposo. Hace muchos años los medicamentos para la presión alta no eran tan eficaces como son los de ahora y hasta algunos llegaron a tener efectos secundarios como depresión.

Hoy, al contrario, hay muchos medicamentos para la hipertensión que incluyen betabloqueadores y algunos de estos con diuréticos, inhibidores ECA para control de la insuficiencia cardiaca, etcétera.

Los efectos secundarios desagradables son raros y dos o tres medicamentos muchas veces son usados simultáneamente. Ciertamente el peso de su marido juega un papel en el problema, porque en general las personas obesas tienen presiones sanguíneas más altas que los delgados, sin que esto sea una regla. Aun así, dos o más medicamentos juntos deben funcionar. Pienso que su esposo y usted deben tener una plática profunda con el médico o buscar un nuevo cardiólogo, porque la hipertensión no controlada con el tiempo puede acarrear una embolia y otros serios desordenes cardiovasculares.

ANA
13 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA FUCHI CON EL DESORDEN:
QUERIDA ANA:

Este agosto inicié el penúltimo semestre de mi carrera en la universidad, tengo 21 años y hace año y medio que soy novia de un muchacho que también estudia una carrera universitaria, pero le faltan tres semestres y el que actualmente cursa para poder graduarse. Lo amo con todo mi corazón, es muy buen muchacho y también me quiere mucho. Hemos planeado casarnos, aunque no muy pronto.

El problema es que él es muy desordenado. Todavía vive con su mamá, no tiene papá, falleció hace siete años. El departamento donde viven, que es bastante bonito y amplio, es un desastre. Algunas veces el desorden es tan terrible que no lo soporto y prefiero salirme. Los dos dejan los restos de comida en los platos y hay vasos con refresco sin terminar o que tuvieron leche o algo y todo está sin lavar. Fuman adentro del departamento y creo que rara vez vacían los ceniceros. En la sala tienen alfombra y está con ceniza y manchada. Amontonan las bolsas de basura en el patio de atrás y olvidan sacarlas para que se las lleven.

La madre de mi novio trabaja mucho y también seguido hace tiempo extra, así que puedo entender un poco el desorden. Pero me preocupa que mi novio y yo podamos tener problemas cuando nos casemos, por sus costumbres. He tratado de dar un buen ejemplo limpiando su apartamento varias veces. Le he dicho que el desorden me repugna, pero me estoy cansando de aleccionarlo. ¿Qué puedo hacer para que comprenda que no comulgo con su manera de ser y para que entienda el mensaje? Agradezco tu consejo.

FUCHI CON EL DESORDEN

QUERIDA FUCHI CON EL DESORDEN:

Es posible enseñarle a tu novio que sea más ordenado, pero quizás tendrás que esperar hasta que él viva con alguien que también quiera e insista en una casa limpia y ordenada. Su madre, aparentemente, está muy ocupada para preocuparse. Si te casas con él, entiende que se necesitará mucho esfuerzo para hacerlo apreciar y seguir tus reglas de limpieza y orden. Pero con tiempo y paciencia creo que podrás lograrlo.

ANA
12 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDO ATÓNITO:
QUERIDA ANA:

Le escribo con un verdadero sentimiento de vergüenza, pero lo hago porque durante años he leído su columna y conozco su manera de pensar, que no juzga y mucho menos condena, y además por su absoluta discreción. Por este preámbulo se dará por enterada de que mi problema es serio y me tiene acongojado, preocupado y sin saber qué hacer.

Tengo 63 años, estoy casado, soy padre y abuelo. Pues con todo eso, de unos meses para acá y por primera vez en mi vida, me he sentido atraído hacia un compañero que es bastante más joven que yo, tiene 39 años.

Siempre me consideré a mí mismo heterosexual y estoy totalmente confundido acerca de mis sentimientos hacia este hombre. Fui criado en una época y en una familia cuando no era aceptable ser gay bajo ninguna circunstancia. Y ahora me hago todas estas preguntas: ¿estuve en negación todos estos años? Y si es así, ¿cómo no pude saber nada acerca de mis tendencias homosexuales? ¿Por qué estoy teniendo estas experiencias ahora, tan tarde en mi vida?

Mi compañero y yo trabajamos juntos en muchos proyectos y al principio pensé que sólo era una amistad y admiración por su inteligencia, capacidad, don de gentes y excelente carácter. Me tomó por sorpresa comprender que mis sentimientos son románticos por naturaleza. Él es soltero y siento que también me ha hecho insinuaciones, las que, hasta ahora, he descartado como una broma.

Si yo actuara impulsivamente, estaría engañando a mi esposa, ¡y de qué manera! Si no actúo impulsivamente, ¿todavía soy gay? Por favor le agradezco que me diga qué debo hacer.

ATÓNITO

QUERIDO ATÓNITO:

Si, como me dice, esta es la primera y única vez que se ha sentido atraído hacia otro hombre, es posible que no sea homosexual. Semejantes encaprichamientos no son raros. De cualquier manera usted es un hombre casado y estaría mal que engañara a su esposa. Necesita hablar con un sicólogo que pueda ayudarle a ordenar sus sentimientos. Pídale a su doctor de confianza que le recomiende a un terapeuta (no tiene qué decirle por qué) y haga una cita pronto para evitar que se siga sintiendo tan desconcertado y angustiado

ANA
11 Septiembre 2018 04:00:00
Querida Tentaciones
QUERIDA ANA:

Estoy muy encariñada con mi yerno. Es un hombre joven que nos ha demostrado que mi hija hizo la mejor elección para compañero de su vida. Sin embargo, él está excedido de peso. Cuando se casaron era un poco “fortachón”, pero eso fue hace cuatro años. Ahora está verdaderamente obeso y el mes pasado que fue a hacerse análisis resultó que tiene colesterol alto y además mi hija me dijo que “le desagrada” el peso de su marido.

Ellos no viven en la misma ciudad que nosotros y la semana pasada que vinieron a pasar unos días con nosotros, mi hija fue a la alacena donde tengo dulces, nueces, cacahuates, frutas secas, etcétera, para cuando tengo visitas poder ofrecerles algo sabrosito. Mi hija llenó un plato con besos de chocolate, nueces, rollo de nuez, trocitos de cajeta de fruta, y lo puso enfrente de su esposo sobre la mesa del estudio, mientras él y mi esposo veían algo de deportes en la televisión.

Habíamos ido a almorzar unos tacos de barbacoa y luego fuimos a hacer unas compras. Habían pasado unas dos horas después de que terminamos de almorzar, así que estoy segura de que mi yerno no tenía ni pizca de hambre, pero la tentación es terrible y creo que más para un comelón, así que tanto él como mi esposo estuvieron comiendo todo aquello.

Le dije a mi hija que hizo mal en servirle todos esos dulces y antojos a su marido, sabiendo que no puede resistirse. Ella me respondió: “Cada quien es responsable de sí mismo”. ¿Qué piensas de esa situación Ana? Agradeceré tu respuesta para enseñársela a mi hija (o no enseñársela si me dices que está bien).

TENTACIONES

QUERIDA TENTACIONES:

Lo que tu hija le hizo y quizás le hace también en su casa a su marido, es sabotaje deliberado. Ella está alimentando su debilidad. ¿Lo ama en verdad? Por cualquiera que sea la razón, no está animando a un cónyuge sano y en forma. Las personas que se aman unas a otras quieren lo mejor para ellas y ofrecen apoyo.

Debería darle vergüenza a tu hija. Enséñale esta carta por favor.

ANA
10 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDO DEPORTISTA:
QUERIDA ANA:

Cuando estuve en la preparatoria fui un alumno regular, alguien podría decir que “mediocre”. No obtenía excelentes calificaciones ni menciones honoríficas como algunos de mis compañeros y no puedo negar que en muchas ocasiones me sentí mal porque a los inteligentes siempre los escogían para participar en competencias y los festejaban y los felicitaban.

Como a mí me gustaron mucho los deportes y era bueno en basquetbol, me gustaba el tenis y también el box, un día decidí dejar eso y dedicarme sólo a estudiar física y matemáticas que era en lo que más andaba mal. Pronto me convencí que nunca iba a ser sobresaliente. Por lo tanto me regresé a mi deporte y resuelto a tener las calificaciones regulares de siempre.

Bueno, ahora tengo 51 años, juego basquetbol dos veces por semana y tenis todos los fines de semana y mi salud está muy bien.

Mi mensaje para los jóvenes que como fui yo, nunca son “elegidos” por sus calificaciones, quiero decirles: traten de obtener la mejor calificación en sus materias, pero si les gusta el deporte, abóquense a eso para hacerlo bien y que sea algo que practiquen siempre.

Gracias por su paciencia y su buena voluntad. Felicitaciones.

DEPORTISTA

QUERIDO DEPORTISTA:

Mis felicitaciones por su gran afición al deporte. Y quiero decirle que no es ninguna “mala nota” no tener notas extraordinarias en las materias escolares, siempre y cuando no sean más bajas de 7. Esto que digo, apoyando su consejo para los jóvenes. Y que siempre tomen en cuenta el deporte, que los hará personas saludables y también moderará su carácter. Recuerden que: “Mente sana en cuerpo sano”.

ANA
07 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA ESPOSA DE MENTIRAS:
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 39 años. Me casé por primera vez cuando tenía 25 años y estuve casada con mi primer esposo por siete años. No tuvimos hijos y por motivos que sería muy largo contar, llegamos al divorcio. Seguí sola mi vida durante tres años y luego conocí al que ahora es “mi esposo”. Él era divorciado y después de tratarnos durante un año, nos casamos.

Pongo entre comillas “mi esposo”, por lo que voy a contarte. Resulta que hace dos semanas él me dijo que su divorcio nunca fue definitivo y todavía podría estar casado con su primera esposa. Dijo que acababa de enterarse porque le pidió a ella una copia de los papeles del divorcio (para un seguro, y ella se negó a enviárselos) y él de inmediato pensó que ella nunca firmó esos papeles y el divorcio no se llevó a cabo.

Eso me pareció bastante sospechoso y pienso que mi “esposo” sabía que había un problema, y ahora le conviene aparentar que su exesposa es la que tiene la culpa de esto que sucede.

Estoy muy enojada porque en estos cuatro años él es el beneficiario de mi seguro de vida y él no me ha puesto a mí como su beneficiaria. ¿A qué estamos jugando? Me dice que debemos casarnos nuevamente, pero no me parece que eso esté correcto, pues si no está divorciado legalmente, tanto el primero como el segundo matrimonio nuestro será una mentira y un fraude. Es bigamia para él. Además de enojada estoy muy preocupada y apreciaría mucho tu opinión y tu consejo sobre esta situación. Ayúdame por favor, te necesito mucho. Gracias.

ESPOSA DE MENTIRAS

QUERIDA ESPOSA DE MENTIRAS:

Has estado casada con ese hombre durante cuatro años y aunque estés enojada con él, quizás aún lo amas. Sin embargo, antes de aceptar cualquier movimiento que él intente hacer en cuanto a un matrimonio, y aun sin ningún intento en ese sentido, te sugiero que busques y hables con un buen abogado y que él te aconseje qué hacer para arreglar este problema. Insiste en que te entregue todo lo que tenga del supuesto o verdadero divorcio para que los vea tu abogado, y si no tiene nada, búscalos en la Oficialía del Registro Civil donde él se casó la primera vez o en el Archivo General del Registro Civil. Ahí encontrarás la verdad y, basada en eso, toma una decisión. Ojalá que esa decisión la tomes no sólo con el corazón, sino también con la razón. El engaño de él debe tener su castigo. Buena suerte. Dios te ayude.

ANA
06 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA MOCOSA:
Tengo 68 años y estoy bien de salud en general, gracias a Dios. Sin embargo, en los últimos meses he tenido problemas de equilibrio. Algunas veces me tambaleo al caminar y con frecuencia me siento inestable. Mi médico general me envió con el otorrinolaringólogo y en el proceso de investigación de los síntomas, me mandó hacer un TAC y descubrieron que tengo una infección en los senos nasales.

Piensa que todo eso afecta mi oído y hace que pierda equilibrio. Me recetó antibióticos para tomarlos durante dos meses, pero después de ese tiempo no tuve mejoría. Al regresar y ver que no mejoré, me dijo que había necesidad de una cirugía.

Yo no quiero operarme. Ya no soy joven, soy hipertensa y además tengo muchos temores. Y yo recuerdo que hace tiempo le hacían a la gente lavado de los senos nasales para quitar infecciones y curar. Y era un tratamiento popular. ¿No sabe usted si todavía hacen esos lavados? ¿Qué opina usted?

Gracias por su opinión. Saludos afectuosos.

MOCOSA

QUERIDA MOCOSA:

Tiene usted razón, el lavado de los senos nasales, en el cual se introducía bajo presión agua tibia por la nariz (quizás con alguna sustancia, no sé), para lavarlos, como usted señala, era un procedimiento de rutina, pero las cosas han cambiado por la terapia de antibióticos y la cirugía para ocasionar el drenaje de los senos nasales.

¿Le sugirió usted a su doctor ese tipo de tratamiento? Quizás, si no lo hizo y en su próxima cita se lo propone, él acepte y pueda hacérselo para evitarle la cirugía. Y si la técnica funcionara, podría ahorrarle el gasto, molestia e inconveniencias de la cirugía. Yo deseo sinceramente que así sea. Un abrazo.

ANA
05 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA DOÑA:
Tuve un único hijo, el que se casó hace varios años con una muchacha que tenía fama de “liviana”. Con toda franqueza debo decirle que eso no me emocionaba nada y lloré bastante, pero nunca delante de mi hijo y siempre callé mi opinión. Jamás le dije mi opinión a él ni mencioné nada de lo que yo sabía y que, como nunca falta gente así, me comentaron varias personas conocidas.

Sin embargo amiga, no era su “fama” o como era ella lo que la hizo una mala esposa, sino su inmadurez. Tuvieron un matrimonio difícil, con más bajadas que subidas, pero gracias a Dios no tuvieron hijos. Finalmente ella un día decidió irse con otro hombre y sin decir “agua va”, se fue. No puedo decirle que mi hijo se quedó feliz. Sentí que le dolió, no sé si porque aún la quería o por la humillación, pero francamente creo que fue para bien.

Acerca de ella, yo nunca hablé mal ni hice ninguna expresión delante de mi hijo, y por consiguiente siempre mantuve una buena relación con mi hijo. Un día me dio las gracias por no criticar a su esposa. Eso le permitió poner en perspectiva los defectos de ella y no culparme cuando su matrimonio fracasó.

Y ahora, ¿qué cree? Mi hijo está comprometido con una maravillosa mujer y tanto él como yo estamos muy emocionados. Se conocieron hace poco más de un año y se llevan muy bien. Ella es soltera, es profesionista y tiene un trabajo excelente. Tiene a sus padres y dos hermanos. Me visita con regularidad y es muy cariñosa y atenta.

Por favor dígales a sus lectores que sean padres, que no enajenen a sus hijos porque no aprueban a sus compañeros. Yo lo comprobé. Gracias por su amabilidad. Felicitaciones por su columna.

DOÑA

QUERIDA DOÑA:

Los padres tienen una mayor influencia en sus hijos si no intervienen directamente en los problemas y en la vida que ellos elijan. Y eso está plenamente probado en el caso de usted y su hijo. Quizás muchos lectores no estén de acuerdo, pero si lo piensan detenidamente y con deseos de hacer bien las cosas, actuarán con la misma prudencia que actuó usted. La felicito por su sabia actitud.

ANA
04 Septiembre 2018 04:00:00
Consejos para convivir en cordialidad con los demás
QUERIDOS LECTORES:

Leí en un periódico en Estados Unidos un texto muy interesante que quiero compartir con ustedes. Está traducido por mí y además de las fallas que pudiera haber en tal traducción, he querido cambiarlo un poquito para adaptarlo a la manera de ser de nosotros los mexicanos. Espero que sea de provecho para ustedes pues tiene un contenido muy valioso, pues son

CONSEJOS PARA CONVIVIR EN CORDIALIDAD CON LOS DEMÁS

1.- No decir nunca todo lo que se piensa. Hablar siempre en voz audible, pero baja y persuasiva. Como se dicen las cosas cuenta más que lo que se dice.

2.- Es mejor no hacer promesas, pero si se hacen, cumplirlas siempre, sin importar cuál sea el costo.

3.- Nunca dejar pasar la oportunidad de decir a los demás una palabra bondadosa y hablar siempre bien de los demás. No dejar de elogiar un buen trabajo sin importar quien lo haya hecho. Y si se necesita crítica, ofrecerla con cariño, nunca con rudeza.

4.- Interesarse siempre por las personas que nos rodean, sus intenciones, su trabajo, sus familias. Alegrarse con ellos cuando son felices y llorar con quienes sufren. Darle importancia a todos los que se conoce, sin importar si son humildes o encumbrados.

5.- Estar alegres. No agobiar ni deprimir a quienes estén cerca con nuestros problemas o enfermedades. Recordar que todos traen alguna clase de carga, y muchas veces más pesada que la nuestra.

6.- Dejar que las propias virtudes o valores hablen por sí mismos, sin hacer alarde de ellos. Negarse a hablar del lado malo de los demás. Desalentar el chisme, pues además de ser una lamentable pérdida de tiempo, es sumamente destructivo.

7.- Mantener una mente abierta. Discutir pero no llegar a acalorarse y menos al altercado. Es un signo de mente superior poder discordar sin ser desagradable.

8.- Tener cuidado con los sentimientos de los demás. El ingenio y la burla a costa de otra persona puede hacer más daño del que jamás se sabrá.

9.- No prestar atención a las observaciones maliciosas o mal intencionadas y aún a calumnias. Pensar que la persona que llevó el mensaje puede que no sea el más perfecto. Dar a esas personas el beneficio del perdón.

10.- No esperar recibir el crédito por lo que se hace, aunque se merezca recibirlo. Seguir haciendo el bien y obrando bien sin ver a quien, aunque no se reconozca. Tener paciencia. Olvidarse de uno mismo y aceptar con gratitud que otros “se acuerden”. El ser reconocido es mucho más agradable de esa manera.

Espero que les sean de utilidad estos consejos que comparto con ustedes.
ANA
03 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA HERMANA TRISTE:
QUERIDA ANA:

Mi hermana menor va a casarse en noviembre y me pidió que mi esposo y yo fuéramos padrinos y yo acepté. Le pidió a nuestro padre que la entregue en el altar, pero él está bastante enfermo y quizás no pueda asistir, así que me dijo que va a decirle al segundo esposo de nuestra madre que si él quiere ir con ella en la iglesia. A mí eso no me gustó nada y se los dije, pero dijo que ya lo había decidido y así será. No le dije, pero si hace eso yo no voy a asistir a la boda. Le diré por qué.

Mi mamá dejó a mi papá hace bastantes años por otro hombre. Se divorciaron mis padres y nosotros tuvimos que vivir con mi mamá y su segundo esposo hasta que yo me casé. Él fue un buen hombre, nunca se metió con nosotros, no fue grosero ni nos trató mal. Quizás llegó a querernos, pero nunca fue cariñoso ni afectuoso con ninguna. Cuando yo me casé mi mamá lo dejó y mi hermana vino a vivir conmigo.

Estoy confundida y le digo a mi hermana que ir con ese señor en la boda es una bofetada a papá, pero no cambia su decisión. Le sugerí que fuera alguno de nuestros tíos, pero parece que no cambia. ¿Qué hago, voy a la boda como su madrina o no voy si mi papá no puede ir? Aceptaré tu consejo porque sé que será sabio. Gracias.

HERMANA TRISTE

QUERIDA HERMANA TRISTE:

La decisión de quién acompañará a tu hermana al altar el día de su boda le pertenece a ella. Obviamente tu hermana no alberga el mismo rencor hacia el segundo esposo de tu mamá que tú. Entiendo tus recelos y que tu padre haya sufrido la ruptura con tu madre por ese hombre, pero quizás sea el momento en que debas perdonar y olvidar el pasado.

En este día especial para tu hermana, deja enterrada el hacha por el bien de ella. Te aseguro que no lo lamentarás.

ANA
01 Septiembre 2018 04:00:00
QUERIDA PRESOS:
QUERIDA ANA:

Mi esposo y yo tenemos seis años de casados felizmente. Vivimos en una ciudad pequeña donde él nació y vive toda su familia. Tanto él como yo vivimos en una ciudad grande y allí nos conocimos, pero tuvo la oportunidad de venir y fue cuando decidimos radicar aquí. Compramos una casa antigua que restauramos y quedó preciosa. Nuestros vecinos son todos excelentes personas y la colonia es muy bonita.

Mi esposo estuvo casado aquí y ellos tuvieron tres hijos, dos varones y una niña. Cuando se divorciaron, hace 10 años, fue cuando él se fue a donde nos conocimos, pero influyó en nuestra decisión de regresar el hecho de que él estuviera cerca de sus hijos. Ellos tienen 13, 14 y 16 años. Seguido vienen a visitarnos y se llevan muy bien conmigo; la niña, que es la mayor, me ayuda cuando hago pasteles o galletas y a veces salimos juntas a las tiendas. Mi esposo está feliz con todo eso y con que los niños lo vean seguido y se sientan contentos a su lado.

Todo pareciera que está bien, el problema es la ex de mi marido, que ha empezado a caminar, trotar y a andar en bicicleta por las dos calles de nuestra casa, pues está en esquina. Ella ni siquiera vive por este rumbo. Y eso sucede en especial cuando los niños están con nosotros. Hasta ellos la han visto, pero no dicen nada. Sentimos mi esposo y yo como si fuera un buitre rondando y observando. Él dice que está invadiendo nuestra privacidad, pero no podemos hacer nada porque anda en la calle. Un día mi esposo salió y educadamente le dijo que buscara otro lugar para hacer sus caminatas, pero le respondió que no está haciendo nada malo y se negó. Hasta hemos pensado en mudarnos, pero puede resultar igual, nos seguiría. Tampoco vamos a perder toda nuestra vida por huir. ¿Qué podemos hacer?

PRESOS DE UN BUITRE

QUERIDA PRESOS:

No un buitre los ronda; el fantasma del matrimonio anterior los acosa. Obviamente la mujer no ha continuado con su vida y quiere incorporarse a la de ustedes. Ella es candidata muy propicia para terapia sicológica, pero no es cuestión de tu esposo que la reciba. El problema de ustedes es el acoso que hace al caminar afuera de su casa. Habla con ella pacíficamente
31 Agosto 2018 04:00:00
QUERIDO AURELIO:
QUERIDA ANA:

Le escribe un hombre ya viejo, así que mi opinión, que no es ni novedosa y muchísima gente la comparte, es cierta y tiene validez. Se trata de lo terrible que se ha vuelto la aberrante práctica de tener sexo con niños o niñas. Me parece de lo más tremendo y terrible. Esos niños y niñas quedan traumados para toda su vida y muchos mueren. ¿Qué está pasando? Quisiera sus comentarios acerca de este triste asunto si le es posible. La saludo atentamente.

AURELIO
QUERIDO AURELIO:

Ha tocado un tema tan delicado como aberrante, como usted mismo lo califica. ¿Quién podía pensarlo hace algunas décadas? En aquellos años podía suceder, pero ahora el sexo infantil hasta se ha convertido en una “industria mundial”. Es indigno y grotesco, pero lo cierto es que sí se ha convertido en lo que menciono y genera amplios dividendos. Infinidad de hechos ocurren entre los mismos padres o padrastros; en las iglesias; en las escuelas; y el internet vino a ayudar a impulsar la afición tan perversa de muchos adultos de tener sexo con niños.

¿Cómo? Han creado su propia red los pervertidos. Tienen sus claves, sus organizaciones. Se pasan “tips” literalmente en muchas o casi todas las ciudades del mundo de cómo conseguir niños y niñas.

La explotación de los inocentes aumenta y los gobiernos no parecen tener los mecanismos a su alcance para contenerla.

Se dice que niños y niñas son llevados a burdeles de algunos países donde solamente se “rentan” niños y niñas, ni siquiera adolescentes.

¿Para qué tenemos tantos adelantos científicos y tecnológicos si las sociedades modernas han caído en la decadencia y depravación moral, si no respetamos los valores básicos? La prueba es esta.

ANA
30 Agosto 2018 04:00:00
QUERIDA CUÑADA DESESPERADA:
Te escribo a ver si puedes ayudarme. Estoy casada con un hombre que tiene un solo hermano. Sus padres ya no viven y sucedió que el hermano se separó de su esposa y le pidió a mi esposo que le permitiera venir a vivir con nosotros durante unos días mientras se reponía emocionalmente y también conseguía un departamento donde vivir. Me preguntó mi esposo qué me parecía y yo le dije que estaba bien.

¡Qué error¡ Mi cuñado tiene 4 meses viviendo con nosotros y aunque yo le he avisado de varios departamentos de una y dos recámaras, bastante buenos, no caros y en buenas zonas, solamente ha ido a ver dos y los otros ni caso hizo y de esos dos dijo que no le habían gustado, porque estaba uno muy sucio y el otro todo manchado de las paredes.

Yo le dije que el sucio podía limpiarlo, que yo le ayudaría o podría solicitar los servicios de una agencia de limpieza y lo dejaban listo en un día. Y en el otro, pedirle al dueño o dueña que lo mandara pintar o él mismo lo pintara con rodillos, que es muy rápido y termina pronto. No me dijo nada y así han seguido las cosas.

Le he dicho a mi esposo que ya no soporto que él siga en mi casa, pues tengo sólo tres recámaras.

En una dormimos mi esposo y yo y en cada una de las dos dormían cada uno de los niños pero al venir él juntamos a mis dos hijos para que él ocupara la recámara de uno de ellos. También los niños están desesperados. Mi esposo me dice que se le hace feo correrlo, que lo haga yo, pero no me he animado. ¿Qué me aconsejas Ana? Espero con ansia tu respuesta.

CUÑADA

DESESPERADA

QUERIDA CUÑADA

DESESPERADA:

Voy a relatarte en pocas palabras lo que hizo una amiga mía que estuvo en la misma situación que tú.

Un día, cuando su esposo y ella regresaron de un viaje relámpago de dos días que hicieron para ver al padre de ella que estaba enfermo, encontraron la casa hecha un asco y había habido un cortocircuito en algún lugar de la casa y no había ni luz. Ella no tenía hijos entonces, así que el cuñado se había quedado solo. También tenía varios meses viviendo con ellos.

El cuñado ni siquiera se había preocupado por buscar a un electricista para que viera qué había pasado y ni siquiera había lavado los platos donde había desayunado, comido y cenado los dos días que ellos estuvieron fuera.

Había comprado la comida, pero los platos, vasos, tazas y cuchillería estaban amontonados en el fregadero de la cocina.

En ese momento mi amiga le dijo a su cuñado que le daba dos días para irse a donde fuera. Él le pidió que lo esperara una semana, pero ella le dijo que no, que tenía 48 horas para salir.

El hombre consiguió departamento y se fue antes de que se cumpliera el plazo que ella le dio. Ella está segura de que él comprendió que ella tenía la razón, porque siguieron siendo buenos amigos y lo son hasta la fecha.

Pon un plazo (tú sabrás cuál) para que tu cuñado se vaya y dile con firmeza que no aceptas ni un día más de ese plazo para que él se vaya de tu casa. Dile que lo aprecias y tu esposo e hijos lo quieren mucho, pero que nadie está cómodo en la casa.

Te aseguro que el hombre va a conseguir donde vivir y se ira quizás antes de lo que le indiques. Eso espero por el bien de todos.

ANA
28 Agosto 2018 04:00:00
Querida Consejo
QUERIDA ANA:

Fui, como otras veces, al supermercado con mi hijo de 10 años. A él le ha gustado jugar últimamente juegos de video muy diversos. Pues en esa ocasión, hace unos días que fuimos al super, me dijo que le comprara un juego de esos y yo no quise, y no me di cuenta, pero tomó un juego y se lo llevó a casa sin pagar. Cuando llegamos a la casa me dijo lo que había hecho. Dijo que me decía porque nunca lo había hecho y se sentía muy mal, porque sabía que eso es robar y es algo muy malo. Obviamente lo regañé y le dije que en castigo no iba a jugar ningún juego, tampoco podría ver televisión ni salir con sus amigos durante un mes. Aceptó su castigo y luego me dijo que lo merecía y aceptaba todo lo que yo le dijera.

Soy madre soltera y no estoy segura si hice lo correcto. Pero me he puesto a pensar: ¿debo regresar el juego al super? Por favor dígame qué hacer. Le doy las gracias.

CONSEJO

QUERIDA CONSEJO:

El castigo estuvo bien. Pero no fue suficiente. Su hijo necesita entender perfectamente que robar en las tiendas y en cualquier parte y lo que sea, así sea una flor de un jardín público, es un delito serio. Vaya al super acompañando a su hijo, busquen al gerente de la tienda y explíquele que su hijo tomó el juego y quiere disculparse en persona y quiere pagarlo. Ya que el niño haya hecho eso, que lleve el juego y lo pague con el dinero que usted le dé para sus gastos cuando va a la escuela o el fin de semana.

ANA

CONFIDENCIAL PARA ESPIRITUAL:

Me viene de maravilla este pequeño espacio para decirte mi opinión sobre lo que me preguntas. Por lo que me dices gran parte de tu vida has recibido conocimientos espirituales. A veces volamos tan alto que nuestra alma se remonta hasta el cielo, percibe la magia de la vida y navega entre los elevados reinos espirituales. Es algo maravilloso y así debe ser.

Pero también debemos poner los pies sobre la tierra. Incluso el árbol más alto, aquel que se eleva varias decenas de metros por encima y que sentimos que “rasca” el cielo”, tiene raíces muy profundas en la tierra. Cuanto más alto deseemos viajar en el plano espiritual, tanto más tenemos que aprender a pararnos en la tierra. Nuestras raíces también necesitan entrar al fondo de la tierra, como esos catedralicios árboles que casi creemos llegan al cielo. Espero encuentres el término medio que te hará sentir muy bien.

ANA
27 Agosto 2018 04:00:00
Querida Abue
QUERIDA ANA:

Tengo un nieto de 4 años que no quiere dejar el biberón. Lo toma con leche de vaca, pero no hemos podido lograr que lo deje. Por lo regular lo quiere cuando está viendo la televisión o cuando su papá o su mamá o yo le estamos leyendo. Cuando comenzó a ir al jardín de niños el año pasado pensamos que era el momento esperado y dejaría el biberón, pero no fue así. Cuando llega del jardín, antes de comer, pide el “bibe” y también cuando ya va a dormir. Ese le gusta con leche tibia.

Nunca lo regañamos o nos burlamos de él. Además no tiene hermanos mayores que también podrían burlarse, pero la verdad es que ya no tiene la edad para utilizar biberón y sentimos que es confortante para él. La más preocupada soy yo y un día platicando con una amiga me dijo que su nieto que ahora tiene 15 años tiene hermosos dientes muy blancos gracias a que tomó biberón hasta los 5 años. Eso me tranquilizó, pero de todas formas quise preguntarle a usted para que me diga si sabe algo al respecto del beneficio de la leche para los dientes y si por eso pueden ponerse más blancos.

Gracias por su respuesta y su tiempo. La saludo atentamente y con afecto.

ABUE

QUERIDA ABUE:

Qué bueno que el nieto de su amiga tenga los dientes tan blancos, me da gusto, pero pienso que le está dando demasiado crédito a que ese joven haya tomado leche hasta los 5 años. Efectivamente la leche es una buena fuente de calcio, el cual es importante para desarrollar huesos sanos y dientes fuertes, pero no hace los dientes blancos.

El color de los dientes se hereda y también puede ser afectado por factores ambientales (como fumar, etcétera), consumir en exceso alimentos que manchan los dientes (como el café o mascar tabaco como lo hacen en algunos países), y también el envejecimiento. Si el nieto de esa señora tiene dientes blancos, puede darle el crédito al historial de su familia, al fluoruro y a una buena alimentación.

ANA
24 Agosto 2018 04:00:00
Querida Moda Enferma
QUERIDA ANA:

Ojalá no le parezca una tontería mi carta. Y aunque aparentemente así parezca, creo que si sólo a una persona la hace pensar sobre la ropa que está usando, ya valió la pena que se la enviara y que usted la publicara. Gracias por su atención.

Quiero manifestar mi descontento por la ropa que ha venido usándose desde hace mucho, pero que me parece que últimamente se ha exagerado. Se trata de las faldas cortas. Pero están tan cortas que muchas veces se ven las “pompis”. Y me atrevo a decirles a muchas mujeres que por favor se vean en un espejo de cuerpo entero, por delante y por detrás de su cuerpo, para que se den cuenta de lo mal que muchas se ven. Muy pocas mujeres que conozco y que he visto, tienen figuras lo suficientemente buenas para enseñar TANTO muslo. He visto trajes de baño mucho menos reveladores.

También muchos de los últimos estilos de zapatos son casi monstruosidades. Parecen zuecos holandeses. Además de incómodos, están tan altos que caminar es peligroso, por no mencionar el daño que hacen a los pies y columna vertebral de las mujeres.

¿Podremos hacer algo nosotras las mujeres que nunca nos atreveríamos a usar esa ropa para convencer de lo mal que se ven las jóvenes, mujeres maduras y hasta mayores, delgadas, medianamente gruesas y verdaderamente obesas que usan esa ropa y muy apretada?

MODA ENFERMA

QUERIDA MODA ENFERMA:

Es difícil convencer a las mujeres (y hombres también con sus estilos) de cambiar sus gustos. Lo ideal es dejar de ser esclavas de los diseñadores y de la ropa de moda que no es apropiada, y usar lo conveniente y cómodo. Cuando joven yo usé las faldas anchas con crinolinas de tul, de encaje o de tira bordada debajo y zapatos de piso. Una moda que a mí me parecía muy bonita, de los años 60 ¡del siglo pasado!

ANA
23 Agosto 2018 04:00:00
Querida Siento Culpa
QUERIDA ANA:

Me he enamorado de un sacerdote de mi parroquia y necesito saber qué hacer. Por supuesto que no puedo hablar de esto con nadie, así que por eso le estoy escribiendo a usted para pedirle su consejo, que sé será tan bueno como los que siempre da.

Hace poco más de un año me separé de mi esposo con el que estaba casada por la Iglesia. Hay detrás de esta separación toda una larga y triste historia, así que estoy tratando de obtener la anulación de mi matrimonio eclesiástico. Ya estoy divorciada legalmente, ahora espero esto otro. Como resultado de lo anterior, platico con mucha frecuencia con ese sacerdote.

Siento que este hombre es el hombre perfecto que siempre esperé. Posee tantas cualidades maravillosas que me encanta estar cerca de él, pues me aconseja sobre todos los problemas que tengo. Sin embargo, sé que ese “amor” está mal y quiero hacer lo correcto.

Le pido su ayuda para encontrar la manera de olvidarlo. No sabe cuánto se lo voy a agradecer.

SIENTO CULPA

QUERIDA SIENTO CULPA:

No es raro que las mujeres se enamoren de sus doctores, abogados, terapeutas, consejeros religiosos, etcétera. Y los sacerdotes católicos son un blanco muy socorrido, porque están disponibles para consultarlos, pedir consejo o como parte de su llamado y son considerados un “refugio seguro” para la gente con problemas.

También –por qué no decirlo– algunas mujeres se sienten atraídas hacia ellos porque son “la fruta prohibida”, más prohibida que los hombres casados.

Usted necesita buscar a alguien más que la guíe. Su doctor puede recomendarle un terapeuta. Y también en otra iglesia católica puede preguntar si hay alguien disponible para ayudarla en un problema que tiene. No es necesario decirle al sacerdote de su parroquia la razón por la cual va a dejar de acudir a pedirle consejo y apoyo. Es esencial, sin embargo, que ponga distancia entre usted y ese sacerdote, y entre más pronto, mejor. Piense también en los serios problemas que puede acarrearle a él.

ANA
22 Agosto 2018 04:00:00
Querida Conciliadora
QUERIDA ANA:

Nuestro hijo se casó hace cuatro meses. Hubo muchos parientes de fuera de la ciudad que vinieron a la boda de parte de la novia y también algunos de nuestra parte. Organizamos entre los padres de la novia y nosotros una cena para agradecerles su viaje, un día antes de la boda, y para que esta no fuera tan numerosa por todos los gastos que ya teníamos, decidimos invitar, aparte de ellos, solamente a los padrinos de ambas partes. Ni siquiera invitamos mi esposo y yo a nuestros hermanos y cónyuges. Tampoco lo hicieron los padres de la novia. Y aún así fuimos un poco más de 80 personas.

Pero… precisamente el día de la boda, un tío de mi marido, que tiene poco más de 80 años, nos dijo que estaba muy ofendido porque no había sido invitado a esa cena. Le dijimos que no habíamos invitado más que a quienes vinieron de fuera de la ciudad y a los padrinos. Pero dijo que consideraba que él podía ser la excepción “por su edad”. Y además porque mi esposo y él siempre han sido muy unidos. Mi marido le explicó que no podíamos hacer excepción porque nos arriesgábamos a ofender a otros parientes que no hubiéramos incluido. Pareció aceptar la explicación.

Sin embargo, han pasado los meses desde entonces y es obvio que el tío está resentido porque en las reuniones familiares que ha habido después de la boda, él no se sienta cerca de mi esposo como siempre lo hacía y hasta aprovecha para decirle “chifletas” al respecto.

Si mi hijo se entera de esto, no va a tratar con pinzas los sentimientos del tío como su papá siempre lo ha hecho. Y yo lamentaría que hubiera un rompimiento verdadero en la familia.

¿Qué puedo hacer o decir yo para resolver esto? Gracias.

CONCILIADORA

QUERIDA CONCILIADORA:

Dudo que puedas hacer algo. Para las personas que piensan que merecen ser la “excepción” de las reglas, ya sea de etiqueta o que existen sin haber sido escritas, esas reglas no debieran existir para ellas. No se puede razonar con las personas narcisistas y egoístas, porque piensan que siempre tienen la razón. Y el tío le debe a tu esposo una disculpa, no tu esposo a él. Pero no pierdan la esperanza de que un día reflexione y se dé cuenta de que su sobrino –el esposo de usted– es su gran compañero y amigo.

ANA
21 Agosto 2018 04:00:00
Querida ¿Quejumbrosa?
QUERIDA ANA:

Te escribo a ver si puedes ayudarme. Mi amiga más cercana me dice que estoy haciendo un volcán de un cerrito, pero me siento mal con lo que me pasa y quise consultarte.

Tengo una hermana que es mayor que yo ocho años, y siempre ha tenido conmigo la actitud de “mamá”, a pesar de que mi mamá vive. Hasta ahora he tolerado sus muchos detalles que me han fastidiado, pero ya llegué a mi límite y no voy a aguantar sus imposiciones. Te voy a contar lo que sucedió hace unos días y que fue la gota que derramó el vaso de mi paciencia.

Unos parientes vinieron de visita a esta ciudad desde Estados Unidos y tres de nosotros que vivimos aquí quisimos invitarlos a comer para tener una atención con ellos. Los llevamos a un restaurante de mariscos al que nos gusta mucho ir, porque sabemos que también les gustan a ellos los mariscos. Todos ordenamos lo que escogimos del menú. Cuando nos trajeron los platillos, mi hermana vio mi platillo y me dijo: “quisiera probar lo que pediste, ¿puedes darme una probada?”. Yo le acerqué el plato y tomó un trozo de mi pescado, que estaba muy rico. Cuando lo probó, dijo: “qué delicioso, ¿me puedes dar otro trocito?”. Y tres minutos después, sin decirme nada, y como yo estaba a su lado, con su tenedor tomó otro trozo y se lo comió. Para entonces, yo tenía solamente la mitad del pescado en mi plato.

Tal vez tú también consideres esto como un problema insignificante, pero estoy realmente muy molesta y ya fastidiada que siempre se sienta mi mamá y actúe de esa manera, porque como te digo, no es la primera vez. ¿Estoy reaccionando mal o mi queja es legítima? Lo dejo a tu consideración y te pido tu consejo.

¿QUEJUMBROSA?

QUERIDA ¿QUEJUMBROSA?:

Por tu forma de expresarte y las líneas que me pusiste por separado, veo que eres una persona educada y seria. Si tu hermana y tú crecieron juntas y fueron educadas de la misma manera, me extraña que actúe de esa manera, y en especial delante de sus parientes que no ven con frecuencia. Fue una falta de educación y de respeto.

Lo que puedo sugerirte es que en el futuro, cuando salgas a comer con tu hermana, procures sentarte lejos de ella. Y si pregunta si puede tener algo de tu plato, le digas: “No hermana. Ordena uno igual para ti”. Y en otras circunstancias que no sea en un caso como este, empieza, con tacto y la educación que te caracteriza, a ir poniendo límites a ese dominio que pretende tener sobre ti. Agradezco mucho que hayas escrito.

ANA
20 Agosto 2018 04:00:00
Querido Sabinense
QUERIDA ANA:

Mi esposa y yo nos separamos hace nueve años y como ni ella ni yo teníamos dinero (y ahora tampoco), no hicimos trámites de divorcio y llegamos a un acuerdo respecto a compartir la custodia de nuestra hija y comenzamos a vivir nuestras vidas separados.

Hace dos meses mi esposa murió en un terrible accidente automovilístico. Y como no había divorcio de por medio, yo continuaba siendo su esposo y por lo tanto responsable de los gastos médicos de los tres días que estuvo moribunda en el hospital y también me llamaron de un banco para decirme que tengo que pagar cuentas que ella tenía allí. No he ido aún al banco, así que no recuerdo si me dijeron que era de tarjetas de crédito o algún préstamo directo. Yo no firmé nada, pero ya sabe cómo son los bancos.

Mi esposa no tenía seguro social ni seguro de vida y sus familiares no tienen nada de dinero. Y mi gran preocupación es que ahora, para pagar esas cuentas, no podré seguir pagando los estudios de mi hija.

Ana, sé que usted no puede ayudarme en la cuestión económica, pero quiero pedirle que diga a sus lectores que si ya no viven con su esposa o esposo, y no están legalmente divorciados, lo hagan. Ahora –muy tarde– me doy cuenta de que debí insistir en que nos divorciáramos legalmente aunque hubiera conseguido el dinero para ello. Gracias y bendiciones.

SABINENSE

QUERIDO SABINENSE:

Agradezco a nombre de mis lectores que no estén legalmente divorciados, la valiosa advertencia que hace en su carta. Todos debemos estar enterados de que vivir aparte no constituye una separación legal y en esas condiciones se considerarán en matrimonio y por lo tanto responsables por las obligaciones del otro, como en el caso de usted.

Lamento los serios problemas que se le están presentando. Pero no estaría de más que buscara asesoría legal con un buen abogado –aunque le cueste– porque podría haber algún resquicio legal que pudiera ayudarle y que el abogado conozca o investigue. Saludos.

ANA
18 Agosto 2018 04:00:00
Querida Hermanita
QUERIDA ANA:

Mi hermano y mi cuñada viven en la frontera de Estados Unidos. Ellos están recién casados y van a venir a visitarnos. Nosotros no hemos ido de visita. Nos dijeron que permanecerán como cinco días con nosotros. Estamos muy contentos porque los queremos mucho y no los hemos visto desde su boda. Mi cuñada era mi amiga y siempre nos llevamos muy bien. Y mi hermano es muy buen amigo de mi esposo, así que espero que esta visita sea muy agradable.

Mi pregunta es la siguiente: si todos salimos alguna noche a comer en algún restaurante, ¿mi esposo debiera tomar la cuenta y pagarla o deja que la pague mi hermano?

No hago la pregunta porque sea avara o porque no me guste gastar o me moleste que vengan, todo lo contrario, solamente quiero hacer lo correcto y que no se vea mal. Gracias por su ayuda, me encanta su columna, la leo siempre. La saludo atentamente.

HERMANITA

QUERIDA HERMANITA:

Cuando algunos parientes o amigos hacen una visita que dure más de una noche, generalmente los invitados debieran invitar a sus anfitriones a salir a comer o cenar algún día para corresponder con esa atención por las atenciones que reciben de ellos en su casa.

Si la visita fuera de una sola noche, los anfitriones debieran pagar por la comida o cena. Esos son detalles de buena educación, pero si tu hermano, por estar recién casado y supongo que con muchos gastos, no tiene una economía sana o has sabido que tiene alguna dificultad de dinero, que tu esposo pague la comida. Será otra manera de demostrar su cariño y decirles que están felices con su visita.

ANA
17 Agosto 2018 04:00:00
Querida Fuera de Presupuesto
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 58 años, viuda y sin hijos. Sigo trabajando y lo hago en una empresa bastante grande. He estado trabajando allí por seis años, desde que falleció mi esposo. Él me dejó una pensión, pero no es suficiente para mis gastos y necesidades y como yo había ya trabajado antes de casarme y bastante tiempo cuando ya estuve casada, pero dejé de hacerlo cuando mi esposo enfermó, tomé la decisión de volver a trabajar y gracias a Dios conseguí empleo y aquí estoy.

Quiero comentarle que, como la compañía es bastante grande y todos somos muy unidos, constantemente hay algo que festejar o motivos para pedir contribución, ya sea para festejos de Navidad, bodas de compañeros, alguien que se jubila o se retira de la empresa, etcétera. Por ese motivo tengo que tener disponible algo de dinero para contribuir a todas esas situaciones.

Hablándole con franqueza a usted, quiero pedirle que me ayude a manejar esta situación, ya que mi situación económica no es muy buena y esos gastos me desestabilizan, porque a veces son varios en la quincena o en el mes. Yo aprecio mucho la unión que existe entre los compañeros y también la solidaridad, y hasta ahora nunca he dicho nada, pero la mera verdad mi situación es difícil porque, como usted y todos sabemos, todo está muy caro y cada vez completa uno menos con su sueldo. ¿Qué puedo hacer para no molestar a mis compañeros que tanto aprecio y me llevo tan bien con ellos, para poder zafarme un poco de esos compromisos? Le voy a apreciar mucho su consejo que de verdad necesito.

FUERA DE PRESUPUESTO

QUERIDA FUERA DE PRESUPUESTO:

Mire querida amiga. Yo pienso que nadie debiera sentirse “obligado” a contribuir con un regalo cuando él o ella tienen dificultades económicas. Yo le sugiero que haga lo siguiente: sea honesta y hable con sus compañeros, quizás no con todos, sino con quienes acostumbran a realizar las colectas y dígales que lo lamenta mucho, pero su situación económica no le va a permitir contribuir por un tiempo, a menos que sea para remediar una necesidad de alguien, un funeral o algo por el estilo. Que para fiestas o reuniones no podrá hacerlo y que como no lo hará, usted no se sentirá molesta ni desairada si no participa en esas fiestas o reuniones. Que quizás más adelante la situación cambie. Y yo le aseguro algo: ustedes tienen una relación muy bonita, ellos comprenderán, la disculparán y hasta le pedirán que asista a los eventos. Ya lo verá. Saludos afectuosos.

ANA
16 Agosto 2018 04:00:00
Querida Agradecimientos
QUERIDA ANA:

Tengo una niña de 10 años. Como todos sabemos, a esa edad y desde antes, las niñas y niños comienzan a pedir permiso para ir a dormir con sus amigas o amigos o compañeras. Ese es el caso de mi hija.

Me acaba de decir que una de sus compañeritas, que vive en una localidad cercana, que es como una casa de campo, la invitó a ir a su casa por un fin de semana tan pronto regresen a clases. Ellas fueron compañeras ya el año pasado que ella y sus padres vinieron a vivir por acá. Mi hija le dijo que iba a pedirme permiso y la niña le dijo que, si quería, su mamá me hablaba a mí para pedirme el permiso.

Conozco a la muchachita. Es una niña muy educada, muy limpia y arreglada. Ha venido a merendar a casa con mi hija y me ha dejado muy buena impresión. Así que voy a darle permiso a mi hija de ir con ella ese fin de semana. Pero tengo una duda y como la fecha se acerca, quisiera rogarte me contestes lo más rápido que puedas para poder hacer lo correcto.

¿Crees que aunque mi hija, que también es muy educada y correcta, le dé las gracias a la mamá de la niña, será necesario que yo le llame para agradecerle la invitación? Por mi parte te agradezco tu rápida respuesta y te mando un abrazo.

AGRADECIMIENTOS

QUERIDA AGRADECIMIENTOS:

Para mi manera de pensar y de ser, no sólo sería correcto agradecer de parte tuya a esa señora la invitación a tu hija para visitarlos el fin de semana, sino que, cuando vayan a recogerla, creo que se sentiría muy halagada si le llevas un ramo de flores sencillo, pero bonito. También puedes llevarle algunos alimentos como una canasta con manzanas, con naranjas o con duraznos que en esta época ya están deliciosos.

Esa sería una manera de demostrar a la anfitriona de tu hija y madre de su amiga que reconoces y aprecias la invitación que hizo a tu hija para visitarlos ese fin de semana, y la agradeces debidamente.

Te saludo con afecto.

ANA

15 Agosto 2018 04:00:00
Querido Resentido
QUERIDA ANA:

Estoy en problemas económicos desde hace más de un año. Parece que la situación comenzara a componerse, pero como en casa se presentaron problemas de pagos de servicios, necesidad de comprarle ropa a nuestros dos hijos que crecen rápido y todas las necesidades de una familia, por ese motivo mi esposa decidió volver a trabajar como trabajadora social, que es su profesión y había dejado al casarnos, y consiguió un buen empleo hace ocho meses.

Sin embargo, aunque eso alivianó la situación económica, mis sentimientos y no sé qué más se me acumularon en la cabeza y comencé a sentirme disminuido y desde entonces casi no le hablo más que lo indispensable y hemos tenido muy pocas relaciones sexuales. ¿Qué me está pasando? Siento que la defraudo y me defraudo a mí mismo, pero no he podido remediarlo. Por favor aconséjeme qué hacer y no imagina cómo se lo voy a agradecer.

RESENTIDO

QUERIDO RESENTIDO:

Usted desea mejorar y resolver el problema con su esposa, pero para ello debiera antes sentirse dispuesto a discutirlo con ella. Cuando las parejas no resuelven sus problemas y en cambio utilizan el sexo como una forma de recompensa o castigo, entran en un terreno peligroso que puede derivar en la destrucción de la relación. A mí me parece que usted está sufriendo profundos sentimientos de insuficiencia y su comportamiento ha elevado esos sentimientos. Asumo que estos recelos acerca del trabajo de su esposa no tienen nada qué ver con que haya descuidado a sus hijos o su casa, porque si este fuera el caso, podría haber un motivo aceptable de su resentimiento. Pero usted no menciona nada de eso.

El hecho de que se haya negado a hablar sobre el tema puede indicar que usted es uno de esos hombres que crecen creyendo que pierden su masculinidad si admiten que alguien los apoye o los ayude. Sin embargo, debiera aprender a rechazar esos sentimientos y expresarlo en palabras, no sólo sobre el tema del trabajo de su esposa, sino sobre otros temas y problemas. También necesita creer y confiar en usted mismo lo suficiente para poder sentirse libre para desarrollarse como persona.

No permita que esta situación de infelicidad se profundice. Si siente que no puede llevar a cabo esto por sí mismo, ábrase y acepte la ayuda profesional. Su matrimonio puede depender de ello.

ANA
14 Agosto 2018 04:00:00
Querida Intrigada
QUERIDA ANA:

Tengo de vecinas a dos hermanas como de 35 años o poco más. Son huérfanas. Ellas son atractivas y simpáticas, se arreglan muy bien pero hay algo extraño. Siempre andan juntas, salen juntas a su trabajo y de igual manera regresan, salen juntas a la compra de mandado, salen juntas al cine y a pasear. ¿No le parece esto un poco extraño? Estoy

INTRIGADA

QUERIDA INTRIGADA:

Todo en esta vida es según el color del cristal con que se mire. Para mí no hay nada extraño en que dos hermanas vivan juntas y sean las mejores amigas y pasen la mayor parte del tiempo juntas. De hecho esto podría indicar que ambas son maduras y han sabido manejar el posible celo y competencia que en algunas familias existe. Desde luego que estas mujeres “nunca” ven a nadie más y no tienen amistades, quizás pudiera estar de acuerdo con usted de que la situación es algo extraña. Si este fuera el caso, significaría que ellas, desde su niñez y hasta ahora, no han aprendido a creer en nadie más fuera del férreo círculo familiar.

Pienso, sin embargo, que estas mujeres sí tienen amistades y que simplemente usted no se ha percatado de ello. Después de todo, seguramente usted no observa de la mañana a la noche (al menos espero que no lo haga) su casa. Y también pienso que usted puede desear tener amistad con una o con las dos hermanas. Si así es, ¿por qué no inicia un saludo o les hace una invitación que pueda convertirse en una amistad, para ver qué pasa? De esa manera, se termina la intriga y puede tener dos buenas amigas.

ANA
11 Agosto 2018 04:00:00
Queridos Lectores
QUERIDOS LECTORES:

Vuelvo a tomar estas líneas para mí, pero de alguna manera también para ustedes. Para ustedes y no sólo para mí, porque muchos conocieron a Daniel Van der Meer y Danny se nos fue hace unos días. Su esposa Ruby, su hijo Juan Daniel y su hija Paulina lloraron, yo lloré y muchos lo hicieron. Las lágrimas son una herencia de todos, incluso de los desheredados. Si algunos de ustedes todavía no lloran por algo, un día, como todos, lo harán. Es parte del dolor, uno de los problemas más desconcertantes y misteriosos de la vida. No es un presagio infausto, sino una ley universal.

En el funeral de Danny, ese gran señor, dueño de un enorme corazón, grandes amabilidades y don de gentes –por eso lo lloramos–, su gran amigo, su hermano, Paco Orduña –para muchos, Pancho–, leyó en pocas líneas, que él mismo escribió, la gran vida de Daniel. Es una espléndida reseña que quise comunicar a ustedes y por ello le rogué a Paco me permitiera transcribirla en esta mi columna para que, quienes no estuvieron allí, tengan una idea completa de la vida de Danny, y para que quienes la escuchamos, tengamos la oportunidad de leerla y apreciar de nuevo la vida de Daniel. Esta es la reseña que hizo Paco. Gracias por tu generosidad Paco al permitirme transcribir tus palabras.

ANA

Ayer partió un hermano. Nuestro hermano Daniel.

Me pidieron Ruby, Juan Daniel y Paulina que escribiera una breve reseña sobre Daniel. Mi hermano Daniel. ¡Menuda tarea cuando la mente está desbordada de recuerdos!

En el Chile de aquellos años, pobre, gris, de esperanzas cortas, tuvo una infancia normal, la de los juegos callejeros con el ipad de esos tiempos: gis, canicas y pelotas de trapo.

Siguió su primera juventud en las entonces inofensivas pandillas de barrio. En un país de chaparros –recordaba él mismo– era el grandulón amigo de todos. Como lo fue toda la vida. Allí, en las calles llenas de necesidades y dramas, aprendió el porqué los humanos tenemos el corazón al lado izquierdo.

Y forjó ese ser solidario que fue una de sus principales características.

Ya en carrera profesional, se hizo parte de la generación del 68 y compartió la idea de que construir un país y un mundo más justos era posible. No lo querían así Nixon y Kissinger, los Trump de aquellos años, y a pinochetazos frustraron una ilusión que peligrosamente se estaba globalizando. Al ser parte de esa generación que empujaba el cambio con alegre energía, Daniel pagó con tortura, campos de concentración y expulsión al exilio la ingenuidad de pensar que con votos, cantos y voluntad compartida era posible transformar un orden mundial repudiable y repudiado. Como a todos los que nos salieron, quienes se quedaron despidieron a Daniel desde las alambradas emulando a Feliciano con los acordes del “Qué será de mi vida qué será…”.

Lo conocí al día siguiente de su arribo al Distrito Federal, cuando los que habíamos llegado antes nos encargábamos de darle a “los nuevos” el primer empujón para el aterrizaje en las tortillas, los tacos y el pozole. Asumió la nueva realidad como lo hizo siempre, animoso y sonriente. Se involucró pronto en la dinámica de conjugar el trabajo diario con la responsabilidad de apoyar a “los que resistían dentro” e inició a la vez una relación sentimental que si bien no fructificó, le dejó el primero de sus grandes amores, Juan Daniel.

Lo perdí de vista por un corto tiempo. Hasta que nos reencontramos en la iniciativa de “Chila Vive”, una modesta mezcla de centro cultural, peña folclórica y diván de catarsis emocional, que tuvo la virtud de unir a exiliados de toda América Latina. Armado de una guitarra, allí apareció un día de la mano de Ruby, mi hermana entrañable, una colombiana guapachosa dispuesta a zapatear cuencas chilenas. Al ritmo de tonadas, cumbias y boleros nos hicimos familia.

La relación de Ruby y Danny echó raíces y a poco andar llegó el tercer gran amor, Paulina, su hija y nuestra hija. Al rato nos cayó Orlando, el cuñado, otro hijo más.

En este México solidario que llegó a amar, Daniel hizo del albur su segundo idioma y se transformó en un bromista aterrador. Hasta que lo calmaba el ¡Danny! con que la voz de Ruby lo regresaba al orden.

Eran frecuentes nuestros encuentros familiares bien en el DF o en Saltillo y un buen día con cierto engaño nos dejó en La Aurora a Pelusa, la querida perrita que hoy entendemos fue avanzada de su propio arribo. Una vez más reemprendió aquí la vida.

Platicador temible, bohemio de largo aliento, entusiasta de cuanta iniciativa era invitado, no tardó en tejer una extensa y cálida red de amigos, los que en su mayoría nos acompañan en esta despedida. Con parte de ellos y con la pasión de siempre, se montó en una bicicleta y no dejó de pedalear hasta que su cuerpo lo permitió. Como seguramente en este momento pedalea hacia otra dimensión y con su mirada nos dice que no estemos tristes, que tuvo una vida intensa y rica, llena de aventuras, emociones y pasiones, una de esas vidas que no son de un ser común.

Anoche tarde, cuando nos comíamos unos tacos en familia aquí en la mesa, dije como broma que estaban tan buenos que sólo faltaba que Daniel se parara a disfrutarlos. En ese momento coincidí con Ruby en un lapso de silencio, pensando ambos que seguramente sí, faltaba alguien en la mesa.

Hoy le digo: Daniel, por favor espéranos, un día de estos llegaremos contigo para disfrutar juntos otra carne asada, nuestras risas y un buen tinto.

En nombre de Ruby, de Juan Daniel, de Paulina y de Danielita, les agradecemos a todos su solidaridad y les pedimos compartir un aplauso por nuestro hermano Daniel.

" Comentar Imprimir
columnistas