×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
21 Enero 2019 03:55:00
Querida Scarlett
Tengo tres hermanos. Dos mujeres y un hombre. No sé qué pasa con las dos mujeres, ambas están casadas. Una tiene ocho años casada y otra seis. El hombre todavía está soltero, él es el menor y está por terminar su carrera universitaria. Le digo que no sé qué pasa con ellas, porque la que tiene seis años casada siempre anda enferma y la otra goza de mucha salud.

He pensado que pudiera ser que la que se enferma mucho es porque siempre está peleando con su esposo y su hijo único casi ni caso le hace. La otra tiene un magnífico esposo y se llevan muy bien y sus dos niños son lindos muchachitos. ¿Cree usted que eso puede influir en la salud? ¿Hay alguna manera de corregir eso? Me gustaría conocer su opinión. Y le agradeceré me la dé.

SCARLETT

QUERIDA SCARLETT:

Un matrimonio feliz es bueno para el sistema inmunológico de la mujer. Diversas investigaciones han encontrado que las mujeres casadas felizmente tienen sistemas inmunológicos más fuertes que aquellas que son infelices en sus matrimonios.

Mientras las mujeres felices son desafiadas por un virus o una bacteria, sus sistemas inmunológicos reaccionan más rápido y fuertemente. Entre tanto, las mujeres infelices tienden a tener funciones inmunológicas más débiles. Se ha comprobado que su organismo tiene menos anticuerpos (que luchan contra las enfermedades). Más y más, la ciencia está confirmando la relación tan estrecha entre la mente y el cuerpo.

Puedo darte esta respuesta porque una sobrina mía estudia Medicina en la Universidad de Oxford en Inglaterra y periódicamente me envía revistas de medicina que se editan allá. En una de ellas encontré esta información. ¿Qué puedes hacer para ayudar a tu hermana? Pienso que nada. Es cuestión de ella y su esposo. Puedes aconsejarla o hacerle ver los errores que tú ves en ella, pero no más.

ANA
19 Enero 2019 03:54:00
Querida aprovechando
Soy madre soltera, trabajo tiempo completo y dejo a mi hijo de 2 años al cuidado de una señora que cuida niños en su casa. Tiene nueve niños, desde 6 meses hasta 4 años. La semana pasada me contó esa señora que está teniendo problemas con el padre de uno de los niños, ya que cuando va a recogerlo, primero se ponía platicar en la puerta, pero luego se pasó a la sala y luego a la cocina. Ha llegado ya a abrir el refrigerador, saca lo que le gusta y se sienta a comérselo. Mientras, le empieza a contar a la señora lo que le pasó durante el día, los problemas con sus suegros, en el trabajo, etcétera.

Ella no ha querido correr a este hombre y también no quiere perder su negocio, pero no sabe qué hacer acerca de su molesto comportamiento. Le dije que iba a escribirle a usted para pedirle consejo y me autorizó a hacerlo. Por favor ayúdela. Muchas gracias.

APROVECHADO


QUERIDA APROVECHADO:

Ofrezco una disculpa por repetir por enésima vez la frase de: “Nadie puede aprovecharse de usted si no se lo permite”. Que la señora no permita que ese tipo aprovechado pase más allá de la puerta de entrada. Que lo reciba con su hijo de la mano y, si aún así intenta pasar, que le entregue a su hijo, lo tome suavemente del brazo y le diga: “lo siento mucho, pero tengo un horario muy ocupado y los niños me necesitan, no puedo distraerme. Por favor discúlpeme”. Y que lo lleve de regreso a la puerta.

Espero que esto pueda solucionar este molesto asunto de la señora. Y la verdad es que el hombre, con su conversación y la molestia de la señora por la actitud de él, puede distraerla a ella, y con nueve niños a su cuidado ella necesita tener toda su atención para los pequeños.

ANA
18 Enero 2019 03:55:00
Querida espinita
Estoy divorciada desde hace cinco años. Actualmente tengo 43 años. Mi esposo me engañó durante todo el tiempo que duró nuestro matrimonio y quedé sumamente dolida y renuente a tener otra relación. Pero hace un año conocí en una fiesta a un hombre maravilloso del cual estoy muy enamorada y él también me quiere mucho. Estoy muy, pero muy feliz. Pero hay un problema: él tiene 31 años de edad. Cuando me invitó a salir por primera vez me sentí incómoda y mi primera pregunta fue: “¿En serio? Mi hijo mayor tiene 19 años”. “¿Y qué?”, me contestó él. Continuamos platicando y aunque le dije que no creía que algo funcionara entre nosotros, continuó buscándome por mi celular y también personalmente. Así que decidí darle y darme un oportunidad.

Bueno Ana, este hombre es lo mejor que me ha sucedido. A los seis meses decidí decirles a mis hijos acerca de mi relación. Ya puedes imaginar que no lo tomaron bien y se molestaron, pero no hice caso y luego, al ver lo feliz que me hacía esta relación, lo aceptaron. Además ha demostrado una gran calidad humana, es atento, considerado, muy trabajador, honesto, amable conmigo y con mis hijos. Su familia no es de aquí, pero ya les habló de mí y les dijo la verdad acerca de mi edad y mi condición de divorciada y con dos hijos ya mayores, y quieren conocerme. Dice que son personas de mente muy abierta y tolerantes.

Él quiere que nos casemos, pero ahora el problema es mi exesposo. Está muy enojado conmigo y dice que soy una tonta y que debo estar loca para involucrarme con ese “muchachito”, que toda la gente se va a burlar de mí, etcétera. Yo sé que mi vida ya no es de su incumbencia, pero me llama todos los días para gritarme y decirme muchas cosas.

¿Cree usted que de verdad soy una tonta? ¿Cometo un error al pensar que esta relación va a ser duradera? Voy a agradecer su opinión.

ESPINITA

QUERIDA ESPINITA:

La edad –en mi opinión– es solamente un número. Si los dos son totalmente compatibles y se aman, la diferencia de edades no debe molestarles a usted o a su amado. En cuanto a su exmarido, él no pertenece ya al cuadro de su vida. Dígale e insista en que no se entrometa.

La pregunta de que si durará su relación, solamente el tiempo lo dirá, como en todas las relaciones. Usted sea feliz y disfrute cada minuto al lado de su hombre. La diferencia de edades seguramente no importará, si ambos se aman, a menos que él quiera tener hijos, pues por la edad de usted sería dificultoso. Si así sucediera, espero que él esté dispuesto a la adopción.

Les deseo mucha felicidad.

ANA
17 Enero 2019 03:55:00
Querida clima benigno
Mi papá era doctor. El falleció hace bastantes años. Yo ya soy una mujer mayor, pero recuerdo que siempre decía que el tiempo frío puede ser peligroso para la gente anciana que sufre de enfermedades cardiovasculares. Él lo decía desde que era joven y cuando ya era viejo con mayor ahínco, pues padecía de angina de pecho. Y procuraba siempre andar bastante cubierto y la casa siempre estuvo calientita en tiempo de invierno. Finalmente mi padre no falleció del corazón. Mi mamá y él fueron hace muchos años a un viaje a Acapulco de vacaciones con otra pareja y los asaltaron y a mi papá le dieron un golpe muy fuerte en la cabeza y no resistió y falleció. Tanto cuidarse del clima y morir de otra cosa tan distinta.

De todas formas yo siempre ando con ropa térmica, pero porque soy muy friolenta, pero sí he ido a lugares fríos y no he dejado de viajar porque tenga miedo del clima. Creo que la muerte viene cuando debe venir. Pero también pienso que tenemos obligación de cuidarnos. ¿Usted cree que el frío sea dañino? Si mi carta es aburrida o sin importancia, no la publique, no me molestaré. Le mando un abrazo afectuoso y cálido. Y la felicito sinceramente.

CLIMA BENIGNO

QUERIDA CLIMA BENIGNO:

Su papá, como médico, sabía que el clima frío es peligroso para la gente anciana. Que haya muerto por otras causas nada tiene que ver con esa afirmación. Sin embargo, últimamente se sabe que el clima caliente puede ser igualmente peligroso, pues la gente anciana es más susceptible al calor y al frío sobre todo si presentan alguna enfermedad crónica. El estrés físico de las temperaturas extremosas hace que se manifiesten las enfermedades potenciales y estimula las ya existentes. El sistema cardiovascular resulta particularmente afectado. Y es bueno que la gente anciana que vive en climas extremosos regule su temperatura puertas adentro tanto como pueda y evite salir cuando la temperatura esté en su pico. Recomendaciones de mi amigo el médico.

ANA
16 Enero 2019 03:57:00
Querida a pesar de todo
Estoy casada con un hombre viudo que tenía una hija. Ella nunca me quiso y tampoco algunos miembros de su familia, pero con el apoyo y el amor de mi esposo he podido llevar adelante mi matrimonio y los problemas que trae el casarse con un hombre viudo. Soy feliz con él y él lo es conmigo.

Uno de los problemas que menciono se presentó algunos años atrás. Mi hijastra estaba saliendo con un muchacho que tanto su papá como yo no aprobábamos. Yo no quise intervenir mucho, pero apoyaba a mi esposo en su desaprobación. El novio en verdad no valía la pena. Sin embargo, ella pensaba que yo era la autora de todo el problema y siempre me culpó de ello. Finalmente ella se fue a vivir con él y luego se casaron. Y como ella era ya mayor de edad lo hizo sin la aprobación de su papá. Ya casada vino un día a la casa cuando su papá no estaba y me dijo muchas cosas muy duras, me ofendió en grande. Yo podía haber respondido a sus insultos pero preferí callar y solamente le dije que a pesar de todo y aún cuando no estábamos de acuerdo con su matrimonio, nuestra casa siempre estaría abierta para ella.

Unos cuantos meses después recibió mi esposo una llamada de ella diciéndole que esperaba un bebé, que pronto se convertiría en abuelo. Pero también le dijo que se había dado cuenta de que se había equivocado al casarse con ese hombre y que estaba sufriendo mucho por las circunstancias en que iba a nacer su hijo. Mi esposo y yo nos pusimos muy tristes. Te aseguro que quiero a mi hijastra a pesar de los pesares, y Dios sabe que siempre quise que fuera feliz.

Dos dolorosos años han pasado y ella ha aprendido una lección difícil. Llegó una mañana a la casa con su hijo en brazos y se echó en mis brazos en medio de un fuerte llanto. Me dijo que había tenido razón en todo lo que le decía y lamentaba mucho haberme dicho tantas cosas terribles que por favor la perdonara. Su papá y yo le dijimos que la queremos y que como yo le había dicho, la puerta de la casa estaba abierta para ella y su hijo.

Desde entonces vive con nosotros, estamos felices con ella y con nuestro nieto. Ella ha aprendido de la manera difícil lo que podía haber hecho de otra forma si hubiera escuchado lo que le rogábamos, pero parece que todos tenemos que aprender en nuestra propia cabeza. El esposo de mi hija está ahora en la cárcel en otra ciudad y ella está tramitando el divorcio. Durante toda esta penosa experiencia mi esposo y yo la hemos apoyado. Si hubiéramos sido punitivos, nuestra relación hoy sería muy frágil, tal vez ella no habría recurrido a nosotros para pedir ayuda. Gracias a Dios no sucedió así. Aunque no sabemos nada acerca del tiempo de miseria y tristeza que sufrió, ahora es más fuerte y también nuestro vínculo familiar. Gracias por su paciencia. Reciba saludos y felicidades.

A PESAR DE TODO

QUERIDA A PESAR DE TODO:

Ojalá todos comprendiéramos que todas las decisiones de la vida vienen con consecuencias y que cuando no escuchamos a quienes con amor y experiencia nos quieren cuidar y proteger, tenemos que aprender las lecciones de la manera difícil y que algo bueno viene cuando mantenemos una puerta abierta con amor.

Usted ha sido una mujer muy sabia y comprensiva. Es una bendición para su familia tenerla. Si no lo sabían antes, ahora lo saben.
ANA
14 Enero 2019 03:55:00
Querida amor y fe
Estoy en relación con un hombre de 33 años. Yo tengo 22. En mi casa no están de acuerdo en que tenga un novio de esa edad, pero yo pienso que puedo hacer un buen noviazgo con él.

En ratos pienso que quizás mi mamá tenga razón al no querer a mi novio e insista en que lo deje porque él es muy dominante, muy acaparador de mi tiempo y de mi persona, no quiere que salga con mis amigas y un día hasta me dijo que le gustaría que ya no fuera a la universidad, porque allí hay muchos hombres. Me falta un año para terminar mi carrera, así que le dije que nada me haría dejar de ir. Me miró enojado, pero ya no me dijo nada.

No quiere que me ponga pantalones apretados ni leggings, no permite que ande con minifalda. Ya no salgo a fiestas con mis compañeras, va por mí cuando salgo de la facultad y si no me lleva en las mañanas es porque tiene que estar en su trabajo a esa hora.

Por otro lado, es una persona estupenda. Es atento, educado, gentil, espléndido, me hace muy buenos y bonitos regalos por cualquier motivo, me manda flores y a mi mamá le manda chocolates (a ella ni eso lo hace quererlo). Es inteligente y me respeta mucho. Además es muy guapo y todas mis amigas me envidian. Ya me llevó a visitar a su familia, son gente fina y educada y me trataron muy bien.

Yo sé que cuando esto se haga más formal y si llegamos a casarnos él va a ser diferente. Confío mucho en eso. Si me contesta lo que piensa, aunque sea diferente a lo que yo pienso, me va a servir mucho para formarme una opinión más acertada de lo que me puede esperar.

Muchas gracias y felicitaciones por su columna.

AMOR Y FE

QUERIDA AMOR Y FE:

Tu juventud hace que veas la vida como la ves. Tienes todas tus esperanzas puestas en un cambio de actitud de tu novio, que es probable que no tenga ni siquiera si llegaran a casarse. No quiero decir que no pueda suceder. Por eso uso la palabra “probable”, pero es difícil que eso suceda. Sin embargo, cuando sentimos la fuerza del amor, no importa el resultado de una situación o lo que otra persona diga o piense. Por ese motivo la opinión de tu mamá y de la familia no tienen ningún peso en tu propósito de continuar tu noviazgo.

¿En cuál área de la vida enfrentamos nuestro mayor desafío? Sin duda en nuestras relaciones personales, sobre todo en las familiares y en las de pareja. Pero la confianza es un ingrediente fundamental para crear las relaciones amorosas y hacerlas duraderas. Por lo tanto debe haber apoyo mutuo en todos sentidos. Hay que dar al ser amado la oportunidad de su autoexpresión. Dile a tu novio que no se tome el privilegio de escribir el libreto de tu vida. Tú eres tu propia autora. Pero JUNTOS pueden ser coautores de su relación. La relación así se convierte en un proyecto conjunto al cual ambos contribuyen por igual.

Una relación amorosa es un proceso perenne de aceptación. Nunca permanece fija, siempre hay cambios. La pareja involucrada debe adaptarse constantemente a las necesidades más actuales de la relación, pero prevaleciendo siempre el sentimiento de amistad entre las dos personas que se aman. El amor se desarrolla porque la amistad entre dos seres se ha profundizado a altos niveles. Y entonces el amor es más potente a causa del deseo y propósito de permanecer en esa relación. Ese deseo lo tienen ambos y si tu novio dejara a un lado su deseo de controlarte y controlar tu vida, sería el hombre ideal, la pareja perfecta. Él es un hombre bueno, sólo está equivocando la manera de tratarte. Espero que tu amor logre un cambio en él y puedan llegar a ser muy felices.

ANA
11 Enero 2019 03:57:00
Querida Topacio
QUERIDA ANA:

Actualmente vivimos en una ciudad fronteriza del estado de Chihuahua. En tiempos recientes vivimos en Saltillo y debo decirle que me enamoré de la ciudad y de su gente. Me habían dicho que la gente de allí es difícil, pero conmigo no fue así. Todo mundo me trató muy bien y me sentí contenta siempre. Hice muchas amistades, también mi esposo y mis tres hijos adolescentes. Allá, desde que llegué comencé a leer Zócalo y consideré ese periódico como uno más de mis amigos. Una de las columnas que nunca me perdía era Querida Ana. Siempre me gustó mucho y pienso que usted es una persona muy preparada para dar la orientación que le pidan. Sigo viendo el periódico desde acá por internet, así que siento que aún estoy en poquito allá. Y sigo en contacto con muchas amigas que hice allá. Ahora, como le digo, vivimos en una nueva ciudad, ya vamos adaptándonos. Todos en la familia sabemos adaptarnos, porque hemos cambiado de residencia en varias ocasiones por necesidades del trabajo de mi esposo.

Ahora paso a contarle lo que sucedió en una boda aquí. No lo viví, una amiga me lo contó. Una muchacha que iba a casarse y estaba recibiendo los regalos de boda, se molestó mucho porque una de sus amigas le envió un regalo que ella consideró que costaba muy poco, que “ni siquiera cubría el precio del entremés del banquete”, así que tomó el regalo, contrató un servicio de paquetería y se lo regresó a la amiga con una nota que decía: “Si piensas tan poco de mi novio y de mí, y de igual manera nos consideras, te regreso tu regalo y por favor NO asistas a la boda religiosa ni a la recepción”. Y firmaba por ella y el novio.

¿Cómo ve? Yo nunca había visto una tan mala educación. La gente aquí también es amable y buena y no considero que la actitud de esa persona ejemplifique el carácter o manera de ser de la gente de acá. Pero en todas partes hay gente así. Me decía mi amiga que algunas amigas de esa chica “se revolcaban” de risa cuando les contó lo que hizo. Quise comunicarme con usted aunque fuera con un detalle como este. Espero no quitarle su valioso y ocupado tiempo y no encuentre fuera de lugar mi carta y, si le parece publicarla, por si alguien pensara así, para que no lo haga. Reciba un saludo muy afectuoso de mi familia y mío y espero volver a escribirle algún día. La sigo leyendo.

TOPACIO

QUERIDA TOPACIO:

Me encantó que me escribieras y lamento que personas tan gentiles como ustedes hayan dejado nuestra ciudad, pero me alegra que se sintieran contentos en Saltillo y conserven tan buenos recuerdos y amistades saltillenses.

Se escuchan opiniones adversas de la gente de Saltillo, pero pienso que quienes así opinan no han puesto mucho de su parte para hacerse un buen ambiente. Creo que en cualquier parte del mundo, si somos tratables, sencillos, tolerantes, podemos encontrar amigos y gente que nos trate bien.

La actitud de esa insolente y descortés muchacha y de sus amigas, no retrata a la gente de la ciudad donde viven ahora. Ella es la única responsable de esa postura que adoptó. Es una joven grosera y mal educada.

Y sus amigas son igualmente faltas de delicadeza. Igual que tú, me siento desalentada y triste al darme cuenta que alguien pueda cometer una grosería de ese tamaño. La maldad y la crueldad existen, pero que una muchacha que se supone “educada” haga eso, no deja de sorprender y de dar tristeza. Las invitaciones a las bodas son enviadas por la feliz pareja a personas especiales con quienes quieren compartir esa importante fecha. Que la invitación sea rescindida porque la pareja considera que el regalo de boda no es un despilfarro, son muy malos modales. Que yo sepa, en ninguna parte está escrito que un regalo de boda debe valer tanto como el costo del platillo que se sirva en la recepción, aunque en una ocasión recibí una carta de unos recién casados quejándose de que “no recuperaron” el costo de la boda. Nadie debe gastar más en un regalo de boda (o en cualquier otro regalo) que lo que cómodamente pueda. Si lo elige con buen gusto, es mejor a que sea costoso.

Espero que vuelvas a escribirme, con una anécdota, un saludo, un recuerdo o una buena noticia. Saludos cordiales para ti y toda la familia.

ANA
10 Enero 2019 03:59:00
Querida Karly
QUERIDA ANA:

Mi novio y yo somos taaannn diferentes. Pero nos queremos y de todas maneras nos llevamos muy bien, aunque a veces tenemos nuestras desavenencias y hasta pleitos. Yo quisiera casarme con él algún día, pero me inquieta que seamos tan distintos.

¿Será un riesgo grande casarse en estas condiciones? Me gustaría mucho que me dieras tu opinión.

KARLY


QUERIDA KARLY:

Siempre que los investigadores se ponen a estudiar las diferencias entre hombres y mujeres, además de las físicas, emerge el mismo patrón. Los hombres tienen más probabilidad de cometer adulterio, ya que son más abiertos al sexo, aún con desconocidas; es más difícil para ellos comprometerse en una relación, son más reacios a comentar acerca de sus sentimientos. En fin, los hombres son bastante diferentes a las mujeres.

¿Esto lo origina la diferencia biológica? No sólo eso. Se dice que la crianza, la educación, las presiones de la sociedad y el medio ambiente son los que forman nuestro comportamiento, pero en términos evolutivos, sería sorprendente que un hombre reaccionara de la misma manera que la mujer.

Al unirse, al hombre le interesa bastante su potencial reproductivo. La mujer quiere encontrar un compañero de alta calidad y asegurar con él una relación duradera. La mujer que intente que un hombre haga algo para lo que no fue hecho, sería como esperar que un olmo diera peras.

Muchos matrimonios han fracasado no sólo por falta de comunicación, sino porque no han sido capaces de aceptar sus diferencias, pero eso no significa que no sean capaces de mantener una buena relación.

Desde luego que es un reto, pero cuando un hombre y una mujer se convierten en compañeros, les conviene hacer todo lo posible por encontrar entre ellos todo aquello que pueda mantenerlos unidos. Además de un gran amor.

ANA
09 Enero 2019 03:52:00
Querido ¿León Domado?
Tengo una novia con la que he andado hace ocho meses. Nos llevamos muy bien y tenemos muchos intereses afines. Yo soy un profesionista de 24 años y tengo un trabajo muy bien remunerado y estable y me da prestigio. Ella, a pesar de que tiene 26 años, va a graduarse apenas en mayo próximo. Es una muchacha muy guapa y atractiva, inteligente, educada y agradable. Yo no soy feo y hacemos una bonita pareja. Yo soy responsable y también educado y la trato muy bien.

Así como le pongo las cosas va a pensar que por qué le escribo. Pero lo hago por lo siguiente: mi novia siempre está vigilando e investigando a mis amistades, no le gusta que salga con mis amigos después del trabajo, ni siquiera un día a la semana como lo he hecho siempre y lo hacía hasta que ella comenzó a molestarse y hasta a enojarse.

Un día uno de mis amigos me llamó al celular y como yo lo había dejado sobre la mesa en un restaurante donde estábamos ella y yo y había ido al baño, ella contestó y llegó al punto de decirle que yo estaba muy ocupado y que iba a estarlo todo el día. No me dijo nada cuando regresé. Me enteré de lo sucedido cuando platiqué con mi amigo días después y me contó todo. Me molesté mucho y le dije a mi novia que por favor no volviera a hacerlo. Ella me dijo que somos novios para andar juntos y olvidarnos de los demás. ¿Cómo ve usted eso?

Mi novia es fabulosa en muchos aspectos, pero es muy dominante y quiere tenerme atado a ella siempre. ¿Qué me aconseja? ¿Sigo con ella? La quiero pero esos detalles me molestan mucho. Le doy las gracias por su tiempo y por el consejo que pueda darme. ¿LEÓN DOMADO?

QUERIDO ¿LEÓN DOMADO?:

Cuando nos involucramos en una relación de pareja siempre habrá algo qué perder y detalles qué suprimir, como salir con otras o con otros, coquetear y cosas por el estilo. Sin embargo, nunca se debe perder el derecho de tener amigos (o amigas si es mujer), tampoco a salir alguna vez (posiblemente una vez a la semana) con ellos; a tomarse algunas cervezas, asistir a eventos deportivos o a cualquier otra cosa sana que haga al individuo hombre dichoso.

Tu novia ha cruzado la doble línea amarilla de la carretera de su noviazgo y eso es peligroso. Tú quieres a tu novia. Díselo y muchas veces, si quieres, pero también dile que no a costa de excluir todo lo demás.

Si ella vuelve a cruzar esa doble línea, aunque te duela y sufras, dale un boleto de ida sin regreso que la lleve fuera de tu vida. Si no te sientes capaz de hacerlo, ni puedes ser criticado ni merecedor de reproche. Y si así sucede, no hay más que aceptar de buen grado su manera de ser, soportar su dominio, que tal vez se deba a que es mayor que tú, y no te quejes.

ANA
08 Enero 2019 03:30:00
Querida respuestas sencillas
Te quiero contar lo que sucedió con mi hija menor, que tiene 8 años, una tarde que volvió del colegio. No es un problema, es una anécdota acerca de los hechos de la vida, que espero te parezca bien publicarla, porque es algo que pueda hacerte sonreír a ti y también a tus lectores.

Esa tarde llegó mi hija y me dijo que ya estaba enterada de cómo se hacían los bebés. Yo le dije que me dijera cómo lo había sabido y qué le habían dicho. Ella, con la sencillez propia de su edad, me repitió lo que había escuchado de una de sus compañeras de colegio y te aseguro que era correcto todo lo que me dijo. No supe qué decir más que encogerme de hombros y contestarle: “Efectivamente así es como los bebés son concebidos”. La niña dio un profundo respiro, abrió sus ojos muy grandes y agarrándose el pecho me preguntó: “¿Y tú y papi hicieron eso?”.

Te aseguro Ana que no sabía qué contestarle y aún no sé cómo me escuché a mí misma decirle: “Bueno, mi amor, cuando alguien quiere mucho un bebé, hace cualquier cosa”. La niña se quedó pensando un momento, luego se levantó de la silla de la cocina, donde estaba sentada y me dijo: “¡Ah, está bien!”. Y salió corriendo para ir a jugar con sus amiguitas vecinas.

Eso fue todo. Los niños no necesitan grandes explicaciones. ¿No te parece?

Quiero desearte Felices Pascuas de parte de toda mi familia. Todos te apreciamos mucho.

RESPUESTAS SENCILLAS

QUERIDA RESPUESTAS SENCILLAS:

Así es. En ocasiones los adultos nos metemos en grandes complicaciones tratando de dar respuestas y explicaciones complicadas. No cabe duda de que manejaste muy bien la situación, ya que si lo hubieras hecho más complejo, la niña habría sentido más curiosidad e indagado más y tú te habrías enredado en otro tipo de explicaciones.

Saludos y gracias tus felicitaciones, que yo por mi parte también deseo para todos ustedes y te agradezco haber escrito.

ANA
07 Enero 2019 03:00:00
Querido sólo travesti
QUERIDA ANA:

Soy un hombre felizmente casado, tengo 49 años y tengo tres hijos con mi esposa. Soy pequeño empresario y propietario de un respetado negocio en el que me va bastante bien. Mi esposa me apoya en el negocio, es la contadora y es muy competente en su profesión. Me ayuda mucho y juntos hemos logrado lo que tenemos. Practicamos una religión protestante y somos buenos cristianos. Tengo buenas amistades y somos socios de dos clubes. Con esto le quiero decir que no soy un paria, que no soy una persona indeseable. Y hago esta descripción por lo que enseguida voy a contarle.

Desde jovencito he sido travesti. Me gusta ponerme ropa íntima de mujer en la privacidad de mi recámara cerrada con seguro. No soy homosexual, eso se lo aseguro. He estado en ocasiones en sesiones con un terapeuta y me dijo que no es raro como soy, pero que si no quiero tener problemas, lo haga en privado. Animé a mi esposa para que también fuera a terapia para ayudar a tranquilizarla, porque después de años se dio cuenta de mi “debilidad”. Ella fue con otro terapeuta diferente y cuando le dijo lo que sucede conmigo, él le dijo: “¿Su esposo sabe que será responsabilizado por su comportamiento tan indeseable?”.

Ella me dijo lo que el sicólogo le comentó y he estado pensando mucho en eso y aún no puedo creer que un sicólogo le haya hecho esa observación tan dañina. Ahora resulta que mi esposa está confundida con eso que le dijo el hombre y cree que mi travestismo va a causar problemas en nuestro matrimonio.

Dígame por favor qué puedo decirle al sicólogo que ve mi esposa que pueda ayudar a resolver este problema. Recurro a usted por su gran liberalidad moral que he observado en sus respuestas, que son libres de prejuicios, pero sin llegar a la promiscuidad ni libertinaje. Le voy a agradecer mucho su ayuda.

SÓLO TRAVESTI:

QUERIDO SÓLO TRAVESTI:

No todos los sicólogos o terapeutas o siquiatras son competentes y algunos tienen prejuicios que no debieran influir en su trato con sus pacientes, pero desafortunadamente sucede. La mayor parte de los travestis son inofensivos, no son homosexuales y muchos están felizmente casados, al igual que usted, con mujeres que aceptan de buena manera su comportamiento. En su lugar, yo no intentaría nada con el sicólogo que vio su esposa. Pienso que ella debe buscar inmediatamente a otro profesional, de preferencia uno que esté mejor preparado en el tema. Pida sugerencias al sicólogo que usted ha consultado. Espero que pueda convencerla de hacer el cambio. Y le sugiero que se tranquilice, porque su estado de ánimo puede influir en el de su esposa. Han vivido felices muchos años y pueden continuar siéndolo siempre.

ANA
05 Enero 2019 03:50:00
Querida cara limpia
Tengo tres hijos. Una hija de 19 años, un hijo de 17 y otra hija de 14. Mi hija mayor nunca tuvo problema con su piel, pues aunque le salieron cuando era adolescente algunas “espinillas”, fueron pocas y desaparecían rápido y sin dejar cicatriz ni nada que la pudiera afligir. Con mi hijo no ha sido tan fácil, pero él me hace caso y no come lo que puede afectarlo y me permite que le aplique algunas cosas que me ha dicho nuestro médico que son buenas para quitar o al menos disminuir el acné.

El problema es con mi hija menor que tiene 14 años. No he podido hacerle entender que ciertos alimentos pueden aumentar el acné, y tampoco acepta ponerse nada en la cara. Cuando come cosas grasosas o chocolates y le digo que no lo haga, se enoja. Y el otro día me dijo que hay noticias verdaderas, que han dado instituciones dignas de crédito, en el sentido de que el acné no tiene nada que ver con la alimentación. Y que una amiga le dijo que hay un estudio que dice que está comprobado en pruebas que se hicieron, de que el chocolate no tiene ningún efecto sobre la piel. Eso me lo dice porque a ella le encantan los chocolates y siempre que puede, los come.

Ana, ¿cómo puedo convencerla de que está equivocada? Por favor ayúdame y te lo voy a agradecer muchísimo.

CARA LIMPIA

QUERIDA CARA LIMPIA:

Muchas y muchos jóvenes de la edad de tu hija actúan como ella respecto a ese tema. Pero quisiera que le dijeras que la prueba que comprobó “de manera concluyente” que el chocolate no tiene ningún efecto sobre la piel, fue financiada precisamente por una poderosa empresa fabricante de chocolate. A algunas personas no les afecta, pero tu hija es una de las que sí resienten consumirlo. Dile que deje pasar algunos años sin comer chocolate. Al pasar la adolescencia, muy seguramente el chocolate no dañará su piel.

La aplicación de ácido de vitamina A hace que la piel se desprenda y ayuda mucho. También muchos médicos todavía prescriben la tetraciclina sistémica para el acné. Y el seudónimo de tu carta dice mucho, pues si el acné de tu hija es benigno, lo mejor, además de la dieta, es no hacer nada, excepto mantener limpia la piel. Y no puedo dejar de decir que muchas personas han observado que ciertos alimentos agravan su acné y esos son los chocolates, las bebidas de cola y las nueces. Espero que tu hija entienda que sólo le pides que haga lo que es mejor para ella.

ANA
04 Enero 2019 03:59:00
Querida Lectora Asidua
Existe una situación entre la población del mundo que siempre me ha llamado la atención y nunca he tenido la oportunidad de investigar o preguntar la razón de la diferencia entre la mayor incidencia de calvicie entre los hombres que entre las mujeres.

Algo debe pasar en el organismo masculino que siempre se ha visto y sigue viéndose, que los hombres pierden el cabello mucho más que las mujeres y a veces hasta muy jóvenes.

Estoy sentada frente a la computadora y de repente me puse a pensar en eso y también en ti y pensé: “Le voy a preguntar a Ana a ver si ella me puede sacar de la duda”. ¿Sabes algo al respecto? Te parecerá un tema poco serio o trivial, pero pienso que mucha gente está en la misma posición que yo, que no sabemos qué pasa con ese asunto.

Gracias amiga por tu respuesta. Disculpa la molestia y recibe un abrazo agradecido por tus buenos consejos que, aunque no sean para nosotros, siempre son algo que puede servirnos a todos y todas. Abrazos afectuosos.

LECTORA ASIDUA


QUERIDA LECTORA

ASIDUA:

Es verdad que hay muchos más hombres que mujeres calvos. La principal razón es que el organismo femenino produce una cantidad muy escasa de andrógenos, las hormonas masculinas que precipitan la calvicie (eso me lo aclaró mi amigo, el médico). Pero es necesario decir que hay muchas mujeres que pierden el pelo, pero como los hombres se resisten a usar peluquines, su calvicie queda a la vista. Sin embargo, las mujeres por lo general se sienten tan molestas o hasta avergonzadas, que casi siempre tratan de ocultarla con un peinado hecho de manera especial para cubrir los espacios vacíos de cabello, o hasta usan una peluca.

También es necesario añadir que la calvicie en las mujeres es menos obvia, ya que en lugar de dejar por completo al descubierto el cuero cabelludo, a veces se va raleando el cabello sin dejar ninguna zona totalmente desnuda. En ocasiones el embarazo o una tensión emocional muy fuerte, pueden producir una calvicie temporal.

Estoy muy agradecida con su abrazo y por sus conceptos a mi trabajo, que si es favorable a los ojos de mis queridos lectores, se debe a su amabilidad, afecto y también a que amo mi labor. Recibe también un abrazo muy fuerte.

ANA
03 Enero 2019 04:02:00
Confidencial para furia
Tu carta me erizó la piel. Estás sufriendo mucho y comprendo que desees saber qué pasa con esa persona que te está dañando y por la que a la vez sientes compasión. Comenté con mi amigo el doctor sobre el tema y me dijo que muchos estudios han demostrado, además de otros problemas como la ingesta de alcohol o alguna enfermedad que las personas con autoestima baja tienden a ser fácilmente provocadas y en consecuencia tener más arranques de coraje y hasta de furia como la persona que mencionas.

Estas personas tienden a manifestar su coraje de manera errática. Por ejemplo: consideran actos demasiado inocentes como afrentas personales, lo cual socava más su escasa autoestima. Otro rasgo de estas personas es la tendencia a estarse lamentando y a quejarse de su mala suerte y de que son el blanco de los demás.

En cambio personas con autoestima estable, tienen menos o nada de arranques de coraje y son menos vulnerables a ser provocados por los demás. Cuando esas personas sienten coraje, tienden a no reprimirlo, sino a tratar de ventilarlo y expresarlo en forma creativa. Esas personas no tienen que proteger un ego frágil con arranques de enojo o hasta furia. Y hago un comentario extenso sobre este tema, porque el médico piensa que esa persona tiene muy dañada su autoestima y ese es su principal problema.

Si quieres ayudarla sugiérele la terapia sicológica, que puede ser muy favorable para su mejoría y tu tranquilidad y de quienes la rodean. Además ustedes tienen los medios económicos suficientes para cubrir ese gasto. Deseo que acepte tu proposición y pronto puedan disfrutar la felicidad y tranquilidad que merecen todos.

ANA
01 Enero 2019 04:05:00
Queridos lectores: Vivamos un poquito
En todo el mundo se celebra el inicio de un nuevo año. Para algunos hay alegría, contento, abundancia. Para otros, un día más de pobreza, de carencias. No faltarán quienes estén tristes o enfermos. Pero para todos es un día más, es un año más. Al fin y al cabo no hay origen en el tiempo, el tiempo se pierde, como se dice, en la noche de los tiempos.

Un día el hombre hizo particiones en el tiempo, que lo hicieron mensurable. Si el tiempo fuera el océano, el hombre, en su afán contable, lo embotellaría en envases iguales. Pero el tiempo es algo intangible, conocemos el paso del tiempo por las cosas. Los huesos de un cadáver nos indican tiempo, el estallido de una galaxia indica tiempo; las arrugas en nuestro cuerpo nos indican tiempo. Estamos rodeados de calendarios hacia los que ni dirigen la mirada por miedo de ver en ellos su vejez. Nos resistimos en ocasiones a hablar del tiempo pasado y hasta futuro, porque nos sabemos finitos y el tiempo siempre nos ganará la carrera.

El cambio de año nos aleja de nuestros propios años. El 31 de diciembre celebramos, unos más y otros menos, pero celebramos. Sin embargo nuestra vida continúa más o menos igual que el año anterior. El mundo envejece sin esperarnos y eso nos crea la ficción de mantenernos siempre en el mismo lugar, en la misma edad y a veces creemos o pretendemos que con el mismo aspecto.

¿Qué sucedería si llegáramos accidentalmente a una isla desierta del trópico, un lugar sin inviernos ni veranos, sin calendarios, sin obligaciones y sin deudas? Al principio intentaríamos recordar el paso de los días, pero la necesidad de sobrevivir nos apartaría rápidamente de esa compulsión cronológica. Celebraríamos el día en que logramos atrapar el primer pez; la primera vez que encendimos un fuego; la ocasión en que vimos una vela blanca en el horizonte, pero que desapareció en la bruma. El tiempo de un náufrago no tiene nada que ver con el tiempo de las bolsas de valores, de las elecciones, de las computadoras. Los fines de año, los cumpleaños, los aniversarios, son a veces recuerdos penosos más que de alegrías y el recuerdo de las cosas vividas repentinamente surge sin esperar a los días señalados.

Vivamos un poquito el tiempo de un náufrago; que se disparen en nuestra mente y en nuestro corazón los fuegos artificiales de la vida. Que el tiempo sea para nosotros un verdadero fluido vital y nuestra memoria se sitúe en el universo de la existencia. Y que esos fuegos artificiales que estallaron en nuestra mente y en nuestro corazón hagan brotar en nuestros ojos el dulce champán de los momentos felices, porque cada día puede ser un fin de año o el inicio de otro, o el de una década o de un siglo.

Ana hace un brindis por la felicidad de todos ustedes, mis queridos lectores.





31 Diciembre 2018 04:03:00
Más allá de la boda
Tengo un novio hace año y medio y estoy muy enamorada de él y él de mí. Tengo 31 años y él tiene 30. Nos llevamos muy bien y coincidimos en muchas cosas, pero es muy frío, no es cariñoso ni detallista. Yo soy quien lo besa y lo acaricia. Él a duras penas me da un beso de bienvenida o de despedida. A pesar de que es muy joven, tiene muy buen empleo, no tiene que mantener a nadie porque sus padres tienen dinero, no habla de un compromiso serio conmigo, no me ha dado anillo de compromiso, cuando le dije que cuándo nos casábamos, me dijo que prefiere que nos casemos solos y luego nos vayamos a Australia, o a China o a África. Yo me quedé helada y no podía ni hablar. Y te voy a decir por qué. Irónicamente yo me dedico a organizar bodas, primeras comuniones, bautizos, en fin, eventos de ese tipo. Imagínate lo que sería para mí no tener una boda con mis padres, hermanos, parientes y amigos, si tengo años dedicándome a eso. Quiere que seamos solamente los dos, los testigos y sin ningún invitado.

Mi sueño ha sido tener la mejor boda que haya organizado. No creas que deseo una boda de mil invitados, no, pero sí una boda sencilla pero hermosa. Deseo que 100 o pocos más invitados estén conmigo, además de mis padres, hermanos, familia, amigos, etcétera. Sin embargo, cuando después de que me dijo eso insistí en una boda como la sueño, me dijo que no soporta ser el centro de atención y dice que se sentiría muy infeliz si lo hago pasar por ello. Quise hacer una analogía de la situación y le dije qué sentiría si yo le pidiera dejar de hacer lo que hace, y me dijo que no es lo mismo, que es diferente porque es su trabajo. Y le dije, “bueno, yo coordino bodas”. Y ya no dijo nada, pero estoy en
ascuas.

No me diga, se lo ruego, que haga una boda pequeña. No puedo ni pensar en invitar a una prima y a otra no, o invitar sólo a unos tíos y a otros no. O a una amiga y a otra no invitarla. ¿Cómo explicar eso? Si lo hago ¿lo entenderá? Deme un consejo, por favor.

Muchas gracias.

Venecia

Querida Venecia:

Tengo una buena noticia, pero una sugerencia que quizás no vaya a ser de tu agrado. La buena noticia es que no voy a sugerirte que hagas una boda más pequeña. La sugerencia que no va a gustarte es que pienses bien y reconsideres casarte con tu novio. Ese muchacho debe tener una cabeza muy dura para no comprender que toda mujer considera el día de su boda como uno de los acontecimientos más importantes de su vida. Y tú, como coordinadora de eventos sociales, tu vida gira alrededor de ese tipo de eventos. Eso haría más difícil que aceptaras bien una boda como él la sugiere, solamente tú y él.

Más allá de la boda, ¿qué pasará con los cumpleaños, los aniversarios, los eventos alrededor de los bebés, las graduaciones de los hijos, sus aniversarios, sus bodas, cualquier ocasión que quieran festejar? El siempre querrá estar apartado, no gozará. “Se sentirá infeliz”. O quizás pretenderá que no se realicen.

Una alternativa es que ambos prueben la terapia y quizás acepte hacerla. Piensa si serías feliz con alguien que es tan introvertido, cerrado y egoísta que ni siquiera intente besarte. Solamente tú puedes contestarte eso. Si no leíste mi columna de días pasados, firmada por “Sin ilusiones”, te sugiero que la busques.


29 Diciembre 2018 04:05:00
Querida orgullo y frustración
Ya casi para terminar el medio ciclo escolar, hace un mes, en el colegio donde estudia mi hijo que está en cuarto año de primaria, convocaron a los alumnos de ese año para que hicieran una manualidad con madera y dijeron que el premio sería un trofeo y una mención honorífica. Entre las instrucciones estaba que no recibieran más ayuda que la supervisión de sus padres. Mi hijo tomó mucho interés en el asunto. Él es un niño muy aplicado y tiene muy buenas calificaciones. Mi esposo le enseñó a utilizar las herramientas apropiadas, lijar y pintar, pero el diseño y todo el trabajo los hizo mi hijo.

Cuando mi hijo y mi esposo llegaron al colegio con el trabajo, fue obvio que muchos padres habían hecho mucho más que supervisar la hechura del mismo. En realidad muchos padres presumieron de cómo habían diseñado, cortado y pintado la manualidad de sus hijos (no menciono el trabajo para que no se identifique el colegio), aun llegando tan lejos que hacía obvio que ese tipo de hechura no era la de un niño de 10 u 11 años.

Uno de los niños ganó el trofeo por ser su trabajo “el mejor en la exhibición”. Su trabajo estaba muy labrado y decorado, más allá de sus posibilidades. Yo digo que hasta estaba hecho por una persona dedicada a eso, ni siquiera por su padre. Mi esposo traía una fotografía. Él dice que exagero, pero sé que no. Cuando todo terminó le dijimos a nuestro hijo que debería estar orgulloso de su trabajo, porque él había hecho todo y había seguido las instrucciones de no recibir más ayuda que la supervisión.

Ana, eso fue otro ejemplo de que los padres están reviviendo su juventud a costa de sus hijos. Ellos no debieron participar en este proyecto. ¿Qué aprendieron esos niños? ¿Que está bien hacer trampa? ¿Que el engaño se premia? Me gustaría que comentara algo sobre esto, porque es algo que sucede mucho a todos los niveles. Gracias por sus atenciones.

ORGULLO Y FRUSTRACIÓN

QUERIDA ORGULLO Y FRUSTRACIÓN:

Has abordado un tema en el que describes a padres que están decididos a que sus hijos tengan éxito en todo, aunque eso signifique hacer trampa. Pero, ¿qué enseñanza están dando a esos niños? Cuando un padre miente es uno de los peores ejemplos que puede darse a los hijos. Y tienes mucha razón. Dudo que un trofeo que un niño no ha ganado leal y honestamente y que sabe no merece, lo haga sentirse ganador. El premio se vuelve insignificante. Las habilidades del niño son disminuidas y el niño puede llegar a pensar que no puede lograr nada sin ayuda o sin engaños. Ustedes están formando a un niño que un día será un hombre de verdad y con verdaderos valores. Los felicito.

ANA
28 Diciembre 2018 04:02:00
Querida sin ilusiones
QUERIDA ANA:

Estoy casada desde hace seis años con un hombre al que no sé cómo calificar. ¿Egoísta? ¿Introvertido? ¿Austero? ¿Desamorado? Él, sistemáticamente, rechaza todas mis insinuaciones románticas, mis intentos por conversar algo más que “¿Cómo amaneciste?, ¿Ya quieres comer, cenar, etcétera?, ¿Te gustó el guisado?, ¿Te preparo el baño? ¿Tienes frío, te traigo otra frazada?”. Y en respuesta recibo sólo monosílabos.

No tenemos vida social, ni siquiera entre nosotros, no salimos a comer, a pasear, al cine, a visitar amigos. No discutimos nada de nuestra vida, ya que jamás discutimos porque él se niega a hablar o siquiera responder a mis quejas o preocupaciones. También rechaza la terapia o cualquier tipo de ayuda y hasta la literatura sobre las relaciones o la depresión. ¡Dios mío!

Él estuvo casado dos veces antes de casarse conmigo. De los dos matrimonios estaba divorciado y yo confié en su versión de que sus dos matrimonios anteriores fracasaron por causa de sus dos exesposas. Hoy sé que había una razón muy fuerte para eso y para que estuviera solo. Confié en su comportamiento para cortejarme, pero sólo era comportamiento de citas. La parte feliz de nuestro matrimonio fue solamente por unos tres o cuatro meses. Por favor Ana, dígales a sus lectoras que huyan de los hombres que se han divorciado más de una vez. Para mí es mi primer matrimonio. Por fortuna no tenemos hijos y tampoco los tuvo en sus dos matrimonios anteriores. Yo creo que sus dos exesposas se han de estar riendo de mí porque he descubierto lo que ellas supieron hace años.

Soy una mujer preparada, creí que era inteligente, profesionista de éxito, competente y educada, guapa, joven. ¿Qué quiere? No me estoy autoalabando, simplemente pongo las cosas como son para que usted pueda aconsejarme. Lo que voy a agradecerle mucho.

SIN ILUSIONES


QUERIDA SIN ILUSIONES:

Por favor no te trates con tanta dureza. El ser inteligente, capaz, educada y preparada no es garantía de que una persona de cualquiera de los dos sexos, automáticamente elija al cónyuge perfecto. ¿Y por qué piensas que las dos exesposas de tu marido se están riendo de ti? Si alguien puede comprender tu desdicha, son ellas. Ya que tu marido rechaza la terapia y no está dispuesto a trabajar a favor de su matrimonio, te sugiero que vayas sin él, aunque solamente para entender por qué has tolerado tantos años esta forma hostil de vivir. Te aseguro que después de eso, sabrás qué hacer. La bienaventuranza está a la vuelta de la esquina.

ANA
27 Diciembre 2018 04:04:00
Novia para papá
Tengo 16 años y quise escribirle acerca de mi papá. Él nos ha criado a mi hermana y a mí de todo a todo desde hace cinco años que falleció mi mamá. Es un hombre admirable y necesita a una mujer en su vida, pero trabaja mucho y luego en la casa y por atendernos no ha tenido tiempo de conseguir una novia.

Mi papá es, como le digo, un hombre admirable como persona, pero además es muy guapo, es alto, tiene 45 años, pero parece que tiene menos, será porque es muy deportista y le gusta el campo y come sano, igual que nosotros. Es profesionista, le gusta viajar, pero no lo ha podido hacer casi nada desde que tiene que cuidarnos y solamente ha salido una vez al año, en vacaciones con nosotros.

No es nada egoísta, tiene muy buen carácter y mucho sentido del humor. Le gusta cocinar y lo hace muy bien, él es quien lava la ropa, nosotros nada más lavamos la ropa de nosotros. Yo le ayudo a lavar lo demás.

También coopera mucho en la limpieza de la casa, aunque nosotros todos los días tenemos la obligación de tener arregladas nuestras recámaras.

Una señora nos ayuda tres veces por semana, pero los fines de semana él limpia la cochera, el jardín y la cocina, que ya sabe que es donde más puede ensuciarse.

Y muchas veces limpia los vidrios. También nosotros lavamos los trastes del desayuno, comida y cena, pero cuando estamos en exámenes o nos invitan a algún lugar, él lava lo que sale.

Mi papá necesita una amiga, una novia y tal vez una futura esposa. Queremos que sea una mujer inteligente, que no tenga hijos, que sea enérgica para que pueda con nosotros, porque aunque no somos difíciles, somos adolescentes y queremos que ayude a papá a cuidarnos. Sé que mi papá se siente solo, pero no dice nada seguramente para que nosotros no estemos tristes.

A veces sale con sus amigos, pero es como cada mes y para las 12 de la noche ya está de regreso en casa. Por favor ayúdeme a encontrarle una novia a mi papá.

Querida novia para papá:

Eres una muchachita encantadora y me robaste el corazón. Al parecer tu papá es un hombre excelente en todos sentidos, y además muy agradable. Me parece extraño que no haya conseguido ya una novia o una esposa.

Tal vez él no quiere comprometerse por ahora. Cuando lo desee, puedes apostar a que en 24 horas tiene una larga lista de aspirantes. Para darle un “empujoncito”, puedes presentarle a las madres solteras de tus amigas y compañeras.

Quiero decirte que lamento mucho no poder hacer nada al respecto, ya que mi columna no puede ser usada como un “aviso de ocasión”. Sería inundada con cartas en ese sentido. Dale a tu papá un poco más de tiempo. Él es muy afortunado al tener una hija tan considerada y cariñosa.



26 Diciembre 2018 04:03:00
Querida Shockada
QUERIDA ANA:

Anteayer me enteré que mi hermano menor, de 23 años, es homosexual. De esto sólo estamos enteradas mi hermana y yo. Mi hermana es la mayor de los tres y al igual que yo, también está casada.

Debo decirte que tanto mi hermana como yo no sabemos cómo manejar esta noticia. No sé a quién decirle sobre esto, ni siquiera he podido decírselo a mi esposo.

Mi hermana tampoco, pero yo deseo confiar en alguien y decidí escribirte a ti, sabiendo que siempre conservas el anonimato y, sobre todo, que das muy buenos consejos.

Yo aún estoy en un completo estado de shock y mi hermano quiere que seamos mi hermana y yo quienes les informemos a nuestros padres de esta situación, pero yo pienso que mi hermano es quien debe decirles de esto a ellos.

Tanto mi hermana como yo sabemos que mi papá no recibirá bien la noticia, mi mamá seguramente sufrirá y llorará, pero finalmente aceptará lo de mi hermano, pero con mi papá va a ser otra cosa, él va a ponerse furioso.

Es muy difícil para mí entender la razón por la que mi hermano decidió convertirse en gay. ¿Qué pasó? No me explico nada. Por favor ayúdame. Estoy desesperada.

SHOCKADA


QUERIDA SHOCKADA:

Comienzo por decirte que tu hermano no decidió convertirse en homosexual. Así nació o sucedió sin su voluntad.

Y quisiera de todo corazón que todos los miembros de la familia aceptaran la situación. La orientación sexual de tu hermano no cambia la clase de persona que él es.

A tu hermano toca informarles a tus padres sobre este asunto. Está bien que tu hermana y tú lo aconsejen, pero respeten su privacidad y permitan a él determinar cómo manejarlo.

Mientras tanto las exhorto a ustedes dos y lo pidan al resto de la familia que lo apoyen lo más que puedan. Tu hermano necesita saber que lo aman, sin importar que sus inclinaciones sexuales sean diferentes.

ANA
25 Diciembre 2018 03:00:00
...sé que van a ser de su gusto, como han sido del mío desde hace muchos años…
QUERIDOS LECTORES:

Noche de Paz… Noche de Paz 2018. Han pasado más de 2 mil años y El Niño sigue naciendo para traer paz y amor. A ese maravilloso acontecimiento se le ha cantado, se han escrito miles de poemas y de textos. Es un tema inacabado e inacabable. Yo me emociono cada año, desde que tengo recuerdos, con el Nacimiento de Jesús. Y me maravilla y me enternece que así siga siendo a mi tan luenga edad.

En mi casa hay tres pequeños libreros y uno de ellos contiene libros que he visto desde que pude apreciar qué eran y para qué servían.

Y cuando ya aprendí a leer, mi madre nunca me impidió que leyera todo lo que en ellos había. Así, leí de todo. Y entre esos tan viejos libros, hay uno cuyo título es Cantares Populares Literarios, recopilados por don Melchor de Paláu. Es una preciosa edición realizada en Barcelona, España, por Montaner y Simón Editores, en el año 1900.

Del largo prólogo del autor, “entresaco” unas cuantas líneas referentes a lo que es el Cantar: “Tiene el Cantar la exactitud de la prosa y la armonía del verso; corto como la emoción…”. “El Cantar tiene música en sí, y aunque lo leamos sin ella, la sentimos vagamente como cuando se mira un instrumento que ha deleitado repetidas veces nuestros oídos”.

De ese libro he seleccionado para ustedes el día de hoy algunos Cantares dedicados al Nacimiento de Jesús.

Sé que van a ser de su gusto, como han sido del mío desde hace muchos años. Y con ellos van mis sinceros y cariñosos deseos de que la Nochebuena y la Navidad les traigan muchas bendiciones. En esa palabra se contiene todo lo bueno que pueda haber.

ANA

Hermosa como
ninguna,
Purísima Concepción,
a los pies tienes la luna,
sobre la cabeza el sol.

Bendita la Virgen pura,
que es relicario de amor,
porque lleva en sus entrañas,
tan Soberano Señor.

Esta noche es
Nochebuena, y no es noche de dormir,
que está la Virgen de parto,
y a las doce ha de parir.

La Virgen iba a Belén,
le dio el parto en el
camino,
y entre la mula y el buey,
nació el Redentor de almas.

San José tenía celos
del preñado de María,
y en el vientre de su
Madre
el Niño se sonreía.

En Belén tocan a
fuego,
del portal salen las llamas,
porque dicen que ha nacido
el Redentor de las
almas.

En el portal de Belén
hay estrellas, sol y luna;
la Virgen y San José,
y el Niño que está en la cuna.

Un pastor comiendo sopas
en el aire divisó
un ángel que le decía
“ya ha nacido el
Redentor”.

Los pastores daban saltos
y bailaban de contento, al par que los angelitos
tocaban los
instrumentos.

Una pandereta
suena,
yo no sé por donde va,
camina para Belén
hasta llegar al
portal.

San José mira a la
Virgen
la Virgen a San José,
el Niño mira a los dos
y se sonríen los tres.

Este rey niño, Jesús,
de los cielos bajó acá,
siendo su real
comitiva
María y José no más.



24 Diciembre 2018 04:02:00
Querida esperar contra toda esperanza
Este caso es enviado por un amigo de redes sociales. Contrario a la creencia, la mayoría de las relaciones no se acaban por falta de amor, se terminan porque la pareja ya no avanza, aunque se amen demasiado, pueden pasar el tiempo, incluso tener otra pareja y no dejar de amar a tu ex. Hay que analizar dos aspectos básicos para tomar la decisión de superar la ruptura o intentarlo una vez más.

El primer punto es el amor: sientes que se aman aunque discuten demasiado, hay celos, inconformidad en las metas económicas o sociales, hubo una infidelidad, etc., ¿pero en el fondo sientes que si superaran esta situación podría funcionar? Hay que comprender a fondo en qué etapa de la relación están: si te desesperas porque no recibes un mensaje de ella, necesitas ver su foto, saber qué hace y si ella está bien, si se le ofrece algo, muy probablemente estás enamorado, lo que significa que tu cerebro es adicto a los besos de ella.

El matrimonio, además de social y espiritual, es biológico, si tenían relaciones sexuales los niveles de dopamina en tu cerebro son muy altos, por lo tanto necesitas estar con ella nuevamente, tu cerebro te obliga a buscarla. Aunque intentes besar a alguien más, tu cerebro no produce los mismos niveles de dopamina y por lo tanto no consigues olvidarla con alguien más. A veces ni puedes tener sexo de manera satisfactoria o simplemente no quieres conocer ni salir con otra porque tu cerebro te obliga ser fiel a tu ex, aunque el compromiso social se terminó, para tu neuroquímica siguen siendo esposos (aunque sean novios de 3 años, por ejemplo).

Si ella siente lo mismo, esta relación no se termina por falta de amor, sin embargo el amor tiene límites, para lo cual hay que revisar el segundo punto: ¿pueden avanzar juntos?. Para que el amor dure y las discusiones sean escasas y lo menos dolorosas posible, además de amarse mucho, necesitan evaluar si la vida juntos es feliz para ambos. Por ejemplo, tienes un mejor amigo con el que te la pasas genial, confías en él y te apoya, pero si tuvieran un negocio juntos terminarían a golpes y con la amistad.

Con tu pareja es algo similar, ¿puedes vivir con ella? ¿Ella es un apoyo para conseguir tus metas individuales y de pareja? ¿Tú lo eres para ella? El amor no se acaba tan fácilmente, ella te puede amar toda la vida, sin embargo hay algo en ti que no le conviene o la hace infeliz, por mucho que te ame, después del enamoramiento (4 años máximo o antes, si ella se embaraza) el cerebro cambia y ya no es suficiente besar y hacer el amor contigo, ahora necesita un hombre que la cuide, la apoye y con el cual consiga el estándar de vida que ella requiere para estar segura y plena.

Cuando se termina una relación es muy importante analizar qué falla tienes tú; si después del análisis consideras que hiciste todo bien, entonces no era la pareja adecuada, aunque se amen mucho. Si ella quiere un hombre que gane el doble de lo que tú ganas y a ti no te interesa hacerlo, si ella quiere trabajar y tú quieres que se dedique a los hijos, si ella quiere esperarse para casarse y tú la presionas demasiado o viceversa, si ella quiere tener hijos y tú no puedes o no quieres, tú quieres vivir en otra ciudad por cuestiones de trabajo y ella no se quiere mudar, tú quieres dedicarle 5 años más a consolidar un buen futuro económico y ella quiere pasar más tiempo contigo y le es suficiente con lo que ganas actualmente, etc.

Estas cuestiones, aunque parecen vanales, son trascendentales para decidir si regresan o si tienes que superar esta separación y seguir con tu vida, aunque la ames. Si el problema fue más grave, como celos extremos, infidelidad, problemas en la intimad, etc., se pueden resolver, pero con ayuda de un especialista. ¿Quieres saber más? Facebook: el químico del amor. (En el muro encontrarás mucha información gratuita). ¿Quieres rescatar la relación o encontrar el amor? Separa tu cita 844 10 00 862.
22 Diciembre 2018 04:02:00
Querida indecisa
He estado padeciendo reflujo ácido y mi doctor me ha recomendado que no me acueste con el estómago lleno, que meriende temprano y que si ceno sea ligero y también temprano. También me dijo que no coma picantes ni mucho condimento, tampoco café ni harinas en la cena y que trate de evitar en lo posible el pan blanco y me sugirió que coma pan de centeno, porque se digiere mejor que el pan de trigo.

Yo soy una persona con poco dinero. ¿Será por eso que el doctor me aconseja esas cosas? A mí me parece que son recomendaciones anticuadas, ya que actualmente existen bastantes medicamentos para el reflujo. Me las recetó en genéricos, pero me dijo que si quería comprarlas lo hiciera, pero que me hacía esas recomendaciones. ¿Sigo viendo a ese médico anticuado?

INDECISA


QUERIDA INDECISA:

¿Anticuado tu médico? No lo veo así. Existen muchas drogas para tratar la enfermedad del reflujo que padeces. Losec, Pantoprazol, que es Tecta; Omeprazol, que es Nexium y otros, y tu médico las conoce perfectamente y quizás te las recetó (no me dices), pero invadiendo el terreno de la especulación, me atrevo a pensar que como son costosas en su presentación original, te las recetó en genéricos y además las indicaciones acerca de la dieta, él tuvo, como cualquier médico bueno, el tino de hacerte esas “recomendaciones anticuadas” como las calificas.

Te sugiero que si puedes compres los medicamentos que te recetó, pero no eches a la basura las recomendaciones de la dieta indicada. Te aseguro que son valiosas. Y también te aseguro que estás viendo a un médico inteligente y considerado.

ANA
21 Diciembre 2018 04:01:00
Querida Ana
Vivo en Estados Unidos en una ciudad de la frontera con México, en el estado de Texas. Mis padres vinieron a vivir aquí casi recién casados y aquí nacimos mis hermanos y yo que soy la mayor. Ellos han trabajado mucho para darnos lo que necesitamos. Ahora mi papá tiene un pequeño negocio y mi mamá le ayuda. Cuando yo tenía 5 años mi abuelita materna pidió a mis papás que me dejaran ir a vivir con ella a México porque acababa de fallecer mi abuelito y como yo era la mayor, pues mi hermana tenía 2 años y medio, ella pensó que yo sería buena compañía. Mi abuelita estuvo seis meses con nosotros, así que mis papás pensaron que yo podría ser buena compañía para mi abuelita y aceptaron que fuera un año con ella y también para aprender bien el español y luego enseñárselo a mi hermana.

Me fui a vivir a México con mi abuelita y no fue un año sino ocho, hasta que ella comenzó a estar enferma y mis padres la llevaron a vivir con ellos y volví a su lado. Y vivió con nosotros hasta que falleció. Para entonces ya había nacido mi hermano que tenía 6 años y mi hermana 10 y yo 13. Fui muy feliz con mi abuelita y nosotras íbamos a ver a mis papás o ellos venían. Ella me enseñó muchas cosas, también a amar al país de mis padres, a querer mis raíces y puso mucho cuidado en que yo aprendiera un español muy correcto. Al salir del colegio todos los días me ponía a leer, comentábamos la lectura y me ponía pruebas de ortografía. Soy feliz por haber acompañado a mi abuelita y sé que con mi correcto español podré conseguir un magnífico trabajo cuando comience a trabajar por los dos idiomas correctos.

Esta es la parte bonita de la historia. La parte terrible es la que te contaré: hace un mes fui violada después de asistir a una fiesta de una amiga. Un amigo al que conocía de la escuela platicando conmigo me invitó a platicar en su carro. Acepté y luego me ofreció una bebida y sin pensarlo la bebí. Poco después me sentí rara y no recuerdo más hasta que desperté en la madrugada del otro día en un jardín con la ropa rota. Llamé a mis padres preocupados porque no regresé y vinieron por mí. Me llevaron a un hospital donde al checarme dijeron que había sido violada y me había dado algo para dormirme. Me aterrorizó pensar que me hubiera pegado alguna enfermedad o me embarazara, pero gracias a Dios no hay nada de eso, pero sí el trauma de lo que me sucedió que me ha dañado mucho y a mis padres y ya tengo cita con una sicóloga. Mis padres quieren ponerlo en la cárcel, pero yo no quiero volver a verlo. Pero tampoco quiero que siga inocente y le haga lo mismo a otra muchacha.

Como mis papás son de Saltillo, siempre buscan en internet Zócalo para leer las noticias, y como leemos tu columna, le dije a mi mamá que quería contarle mi historia para que advierta a sus lectoras que nunca acepten bebidas de nadie. Que beban sólo de botellas o botes que ellas abran. Si esta carta puede ayudar aunque sea sólo a una mujer, yo estaría feliz de que no tenga mi terrible experiencia y valdrá la pena que te escribiera y publiques mi carta.

Te saludo con cariño y espero que Dios te dé una larga vida para bien de tanta gente.

¡EN PELIGRO!


QUERIDA ¡EN PELIGRO!:

He mencionado en otras ocasiones los peligros que pueden correr las y los jóvenes de ser drogados en las fiestas, pero tu carta me proporciona una buena oportunidad para recordar a mis lectoras y lectores, otra vez, esos peligros. Hay personas depravadas en todas partes y se deben cuidar mucho. Y por favor recuerden que demasiado alcohol, aún sin drogas añadidas, puede causar muchos y serios problemas. Gracias mil por leer Zócalo y también mi columna. Y te felicito efusivamente por la excelencia en tu manejo del español. Tu abuelita hizo un trabajo de primera. Descanse en paz.

ANA
18 Diciembre 2018 04:02:00
Querida precauciones
Quisiera enviar una recomendación a las y los jóvenes. Ojalá que quienes lean esta carta piensen bien y comprendan que es de gran utilidad, sobre todo en estos tiempos, lo que les digo. Cuando era joven soltera y vivía sola, porque tuve que salir de la casa de mis padres y trasladarme a otra ciudad por cuestiones de trabajo, siempre que salía con amigas o con algún muchacho en una cita, dejaba pegada en el refrigerador una nota en la que mencionaba la fecha, la hora en que salía, con quien lo hacía, el número telefónico de la persona, dirección, trabajo, de dónde nos conocíamos y hasta anotaba la hora probable de regreso.

Quienes se enteraron de esto, decían que era ridículo y que estaba paranoica, pero si las muchas jóvenes extraviadas y que hasta han sido asesinadas, hubieran hecho esto, al menos podría haberse seguido un rastro para localizarlas. Pueden haberme llamado paranoica, pero para mí siempre significó una cuestión de seguridad básica.

Probablemente mi recomendación ayude a otras personas y pienso que no sólo a las y los jóvenes que viven solas y solos, sino a cualquiera.

Y si no viven solos, informen a los demás miembros de la familia o personas con quienes vivan, de todos estos datos que menciono.

Gracias por aceptar publicar mi carta. Lo hago porque su columna es muy leída y el mensaje puede llegar a mucha gente.

Reciba saludos afectuosos.

PRECAUCIONES



QUERIDA PRECAUCIONES:

Gracias por tomarte el tiempo de escribir. Fuiste inteligente y madura desde muy joven. Pienso que las jóvenes que se resisten a dejar esa información temen que de alguna manera disminuye su independencia. Sin embargo, es una manera eficaz de aseguramiento en el caso de cualquier emergencia.

ANA
17 Diciembre 2018 04:00:00
Querida Decepcionada
QUERIDA ANA:

Mi novio me ha pedido que me case con él. Ya tenemos año y medio de novios y estoy animada a aceptar la proposición. Él es educado, tiene excelente trabajo, es pulcro y arreglado, es simpático… pero tiene un defecto (o varios quizás) que considero grave. Es egoísta y no le gusta cuidarme. No quisiera trabajar para el resto de mi vida. Quiero quedarme en casa y criar hijos y cuidar mi hogar. Quizás hacer trabajo voluntario, pero fíjese lo que me sucedió hace días.

Llegó mi recibo del teléfono y yo no completaba para pagarlo. Le pedí a mi novio que lo pagara por mí. Lo hizo de mala gana y luego me dijo que eso no debe suceder otra vez. Me espantó su actitud. Dijo que proveer económicamente a una mujer era lo mismo que consentirla o mimarla y que él ha notado que me gusta que me traten de esa manera, ya debería haberme dado cuenta que él no es así, y que no espere que sea romántico porque no es su estilo. Pienso que merezco a alguien que me mime. Si él me amara, ¿no cree que debiera estar dispuesto a hacer cosas románticas por mí? No quiero cometer un error casándome con él. Por favor deme su opinión sincera. Gracias mil.

DECEPCIONADA

QUERIDA DECEPCIONADA:

Tu novio y tú no son compatibles. Él no parece ser el hombre maravilloso que has estado esperando. Sin embargo ha sido honesto y sincero acerca de su manera de ser, que tú consideras un defecto. Créeme, no es probable que cambie y pienso que es bueno que empieces a considerar cambiar tus expectativas de que un hombre te “mime”. Pocos hombres estarán dispuestos a hacer eso, ni tienen que hacerlo. El matrimonio es otra cosa y si a ti te interesa tanto eso, pienso francamente que no eres aún lo suficiente madura para casarte.

ANA
15 Diciembre 2018 04:04:00
Lamento infinito
Soy madre de tres hijos varones, así que nunca sufriré en carne propia los problemas que pueden tener los padres de hijas mujeres. Desde luego tenemos serios, importantes y a veces tremendos problemas con los hijos, pero me refiero al problema que tiene en estos momentos una sobrina de 16 años, hija de mi hermana. Ella, mi hermana, hace una semana vino llena de aflicción y pena, se echó en mis brazos y lloró mucho. Cuando se calmó me contó que su hija había quedado embarazada y sin contarle nada a ella ni a su papá ni a nadie de la familia (a mí que la quiero tanto o a su abuelita) había ido con alguien y le practicaron un aborto, pues el muchacho le había dicho que ni esperara matrimonio, que lo único que podía esperar era dinero para un aborto y ella, ignorante y tonta, se sintió perdida y aceptó. La acompañó una amiga.

Cuando ya había abortado fue a contarle a su mamá. Le habían practicado el aborto ese día y se veía enferma y débil. Mi hermana se la llevó a su ginecólogo y él le dijo que no estaba grave, pero sí bastante lastimada y que no sabe si le trajo consecuencias físicas, además de las morales, tales como poner en peligro su fertilidad o alguna infección. Le dio medicinas y la puso en reposo unos días. Pero recordé que un día escuché a mi hermana gritarles a sus dos hijas que “si salían con domingo siete, las mataba”. ¡Pobre de mi hermana!

Yo traté de calmarla, es una buena mujer, esposa y madre. Ha enseñado a sus hijas y su hijo a ser personas de bien, pero en estos tiempos en difícil tener control sobre los hijos. Me duele mucho lo que les pasa a mi hermana y a mi sobrina. Ojalá pueda decirles a sus lectores que vigilen a sus hijos e hijas, que los observen con quiénes salen y a donde van. Y que también los hijos se acerquen a sus padres en cualquier circunstancia. Dios la bendiga y le siga dando sabiduría para ayudar a tantos como lo hace.

Corazón roto



Querida corazón roto:

Lamento infinito que su querida sobrina tenga que aprender estas lecciones de la vida de manera tan difícil. El sexo no es diversión ni juego. Puede causar muchos problemas iniciar la vida sexual a edad temprana. Puede traer embarazos, una enfermedad venérea, SIDA; puede arruinar la autoestima y tomar años recuperarla. También, como dijo el ginecólogo a su sobrina, tener sexo sin visitas regulares a un médico, puede poner en peligro la fertilidad. Todo eso, además de las implicaciones morales, que son tremendas y duran toda la vida, especialmente cuando se recurre al aborto.

Su hermana y su sobrina necesitan hablar mucho. Ella y todas las madres con hijos deben tener muy presente que son la principal fuente de apoyo de sus hijos y deben cumplir con ese papel. Que su hermana le diga que la quiere y estará siempre allí para ella. Las hijas nunca deben pensar que sus madres “las matarán” si les confiesan algún error o pecado. Que los hijos tengan la confianza y libertad de acudir con sus padres con TODO lo que les pase. Que sepan que son amados incondicionalmente. El trabajo de una madre no es tanto enseñarle a los hijos cómo tender una cama, tener arreglada su recámara, estudiar, ser corteses, educados, generosos o hasta también no tener sexo antes del matrimonio. Punto medular de la relación, es que los hijos sepan siempre que su madre y padre los aman y con toda confianza pueden acudir a ellos, donde encontrarán comprensión, respeto y sobre todo mucho amor. Y enseñarles a quererse y respetarse a sí mismos. Si una madre puede hacer esas cosas por sus hijos, ellos tendrán el poder para vivir la vida de una manera positiva. Su sobrina necesita tener la seguridad de que se le ama y aprecia incondicionalmente. Tal vez eso buscaba en ese muchacho que la embarazó.

Dios los lleve de su mano en estos momentos y siempre.

11 Diciembre 2018 04:04:00
Querida Incertidumbre
QUERIDA ANA:

No es la primera vez que le escribo y me gusta mucho leer su columna, a veces uno se refleja en los problemas de los demás y con los consejos que da en ocasiones se resuelven de la misma forma o al menos ayudan bastante.

Mi problema es el siguiente: tengo casada 20 años. Mi esposo y yo tenemos 42 años y nuestro matrimonio ha sido perfecto hasta ahorita. Hemos tenido altibajos, pero creo que la comunicación es indispensable para que un matrimonio resuelva sus desavenencias y salga adelante, así que lo aplico. La comunicación entre nosotros siempre ha sido buena.

Le comento: hace como seis meses o poco más, él tuvo un problema de disfunción eréctil, lo que por supuesto nos afectó a los dos y no porque no se consumaran nuestras relaciones, sino la preocupación por lo que él pudiera sentir, el estrés, la incertidumbre, etcétera, de la razón por la que sucedía. Así que sin dejar pasar tiempo, acudió con un médico especialista, el que le manejó que era sicológico, pero aun así le dio un tratamiento que duró como tres meses, el que funcionó en el primer mes. A lo largo del tratamiento observamos que ya no había problema alguno y ya no acudió a ver al médico ni tomó nada.

El problema es que en estos días ha tenido la misma situación, han sido varias veces que no mantiene el mismo ritmo en las relaciones. Yo no me preocupo, porque lo que nos une es más el amor que la atracción física, pero él, como hombre, sí esta mortificado. Yo le comenté que quizás había que hacerle unos estudios de laboratorio para ver si todo andaba bien, pero cada año se los hacen en su empresa y si algo anduviera mal, inmediatamente se lo notificarían, así que quizás no sea por ahí la cosa, pero me parece extraño que esté pasando por esta dificultad siendo tan joven. Sí maneja mucho estrés en la empresa, pero sabe hacerlo muy bien, pues nunca se le ha visto enojado o agresivo conmigo ni con nuestros hijos, que son tres, de 17, 13 y 8 años. Es muy comprensivo y como le comento, platicamos mucho de todo lo que pasa en nuestro alrededor.

Quiero comentarle que no tenemos hipertensión, ni diabetes, ni fumamos. Sí tomamos una que otra cerveza, pero cuando vamos a una fiesta o convivio o quizás para relajarnos un fin de semana en casa. Lo ideal es que acuda nuevamente con el médico y él resuelva la situación haciéndole los estudios pertinentes, pero mientras quisiera que me diera su opinión acerca de lo que probablemente esté ocurriendo. Esperando su respuesta me despido enviándole un caluroso saludo y una felicitación por su noble labor. INCERTIDUMBRE


QUERIDA INCERTIDUMBRE:

Estoy apenadísima contigo por el tiempo que ha transcurrido desde que enviaste tu carta y deseo rogarte me otorgues la gracia de tus disculpas por ello. Te aseguro que estuvo fuera de mi voluntad, mi computadora se descompuso y al cambiarla se me perdieron algunos archivos y pude recuperarlos apenas hace unos días, encontrándome tu carta. Pero como doy respuesta a todas las cartas que me escriben, aquí estoy para decirte lo siguiente:

Seguramente ustedes ya habrán hecho muchas gestiones al respecto, así que espero que todo haya sido resuelto de manera más que satisfactoria. Tu hermoso matrimonio y los 20 años que tienen de estar felizmente casados son motivos suficientes para superar lo que están pasando tú y tu esposo y para darle solución. Si a él le hacen un check-up o una evaluación médica anualmente, es posible que el problema no sea físico, pero el médico sabrá si otros estudios deben realizarse y con seguridad ya lo visitó tu esposo. Asimismo, alguna consulta con un sicólogo no estaría de más, aunque él, como dices, ha sabido manejar el estrés a que lo somete su trabajo. Si no ha ido a sesiones psicológicas, sugiero que lo haga sin dilación.

Seguramente ustedes ya habrán hecho muchas gestiones al respecto, así que espero que todo haya sido resuelto de manera satisfactoria. Deseo muy sinceramente que su matrimonio continúe siendo tan feliz y la salud de ambos sea excelente. Te saludo con mucho afecto y de nuevo ruego tu comprensión.

ANA
10 Diciembre 2018 04:03:00
Lo veo todo

Tengo 67 años, así que estoy ya vieja. Estuve casada en mi juventud, pero mi esposo se divorció de mí a los cinco años de casados y no volví a casarme. Él sí se casó al año y medio de divorciados. Según sé es feliz y tiene cinco hijos. Nosotros no tuvimos hijos. Mis padres obviamente ya no viven. Tengo tres hermanos casados y tienen familia. Viven bien y al parecer felices. Yo, desde que falleció mi mamá (antes falleció mi papá), hace 11 años, vivo sola. A veces mis hermanos y sobrinos me visitan, pero no muy seguido. Yo sólo tengo pocas amigas y a veces salgo con ellas. Tengo buen carácter, no soy malhumorada, trabajé hasta jubilarme, pero ya estoy cansada. Le cuento todo esto para que sepa cómo es mi vida. He sido una mujer muy decente y nunca he andado en cosas con otros hombres después de separarme. Le voy a contar lo que me pasa. Es un problema.

Enfrente de mi casa se cambió una pareja de recién casados. Me separa de su casa mi jardín, la calle y el jardín de ellos. Su recámara da justamente enfrente de mi cocina y yo paso mucho tiempo en mi cocina, me gusta estar allí y tengo una tele para verla en la cocina. Allí recibo a mi familia y amistades. Mi casa es agradable y mi cocina está muy bonita, la tengo bien arreglada. El tema es que el matrimonio de enfrente parece quererse mucho, porque a toda hora hacen el amor y, como le digo, su recámara está frente a la de mi cocina. Ellos no corren las cortinas porque su ventana no está muy baja, y quizás piensan que nadie los ve, y realmente nunca he visto que nadie se detenga a mirar, pero mi casa está un poco más alta que la de ellos, yo sí puedo verlos.

Desde luego que hacen el amor principalmente en la noche, pero a veces dejan la luz de la recámara encendida y yo puedo verlos desde mi ventana, y principalmente si la luz de mi cocina está apagada. Y no me gusta nada ver eso. Quisiera decirles que corran sus cortinas, pero me da pena. No puedo cambiarme porque mi casa es propia y la de ellos también. Y tengo muchos años de vivir aquí. No sé cómo resolver esto, por favor déme un consejo. Se lo agradeceré infinito.
Lo veotodo

Querida lo veo todo:

Lo que sucede no es ningún problema, pero usted así lo considera y le daré algunos consejos: mande instalar una persiana en la ventana de su cocina y manténgala cerrada la mayor parte del tiempo. Unas bonitas cortinas sería otra opción. Otra sería comprar un árbol ya crecido y lo siembre frente a la ventana de su cocina. El árbol le quitará la vista de la casa de enfrente que le inquieta. Otra opción es que cambie el televisor a una sala de estar o si no tiene en su recámara, lo cambie para allá. Dice el refrán: “No hay peor ciego que el que no quiere ver”. Le sugiero que se convierta en ese ciego del refrán. Usted no quiere ver ese espectáculo, cierre sus ojos o desvíe su mirada cuando pase frente a la ventana. Nadie la obliga a observar. Espero que mis sugerencias le sean útiles.



08 Diciembre 2018 04:05:00
Abuela sin sueño
Mi única hija está casada y tiene una niña de 6 meses y me dijo hace unos días que su suegra le ofrece cuidarle a la niña mientras ella va al trabajo, porque acaba de conseguir un empleo tras el que anduvo durante varios meses. Y además mi hija y mi yerno necesitan mucho que ella vuelva a trabajar. Yo no puedo cuidar a la niña, porque también trabajo casi las mismas horas que mi hija.

Yo tengo muchas reservas con ese asunto, porque la suegra de mi hija es una persona muy despreocupada y extraña. Su casa la tiene muy desarreglada, su esposo y sus hijos andan con la ropa arrugada porque no la plancha. En fin. Y para colmo me enteré de que a la niña de un año de una de sus hijas, que le habían dejado para que la cuidara una tarde, la bañó y se puso a rizarle el pelo con una pinza caliente de las que se usan para hacer rizos. ¡Imagínese, a una niña de un año! La trató como si fuera muñeca. Gracias a Dios no la quemó.

Mi hija sabe eso, pero como no tienen por ahora dinero para pagar la guardería, dice que está pensando aceptar el ofrecimiento de su suegra. ¿Qué le digo o hago para que no la deje con ella? Estoy muy preocupada y le agradeceré su opinión y consejo. (Abuela sin sueño)

Querida abuela sin sueño

Se me erizó el cabello con lo que me cuenta de la suegra de su hija. Pero como muchas hijas, esa señora dejó a su hija al cuidado de su abuela pensando que recibiría mejor cuidado de un pariente cuidadoso.

Si su hija no tiene dinero suficiente para pagar la primera mensualidad de una buena guardería, préstele usted lo suficiente o que ella o su esposo pidan un adelanto de sueldo en su trabajo. Y, ¿por qué no hace la solicitud en una guardería del IMSS? Son guarderías muy vigiladas y se dice que muy buenas. Ella, como empleada, seguramente tendrá Seguro Social y tiene derecho a llevar a su pequeña a una guardería. Eso no se logrará de inmediato, pero cuando menos lo piense le otorgan ese derecho. Hagan algo, pero que no lleve a la niña con esa señora tan despreocupada. No corran ese riesgo.

Estoy segura de que las abuelas adoran a sus nietos, pero eso no las hace buenas niñeras. Espero que su hija comprenda eso y los padres que lean esto se aseguren de que sus hijos están debidamente cuidados. Si las abuelas quieren ver a sus nietos, llévenselos, pero si las personas mayores no son ya tan competentes como alguna vez lo fueron, quédense allí y supervisen las visitas.




07 Diciembre 2018 03:08:00
Querida desesperanza
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 28 años, casada y con un hijo de 5 años. Mi esposo es un hombre excelente y nos cuida y ama mucho a mi hijo y a mí. Pero estoy enfrentando un conflicto tremendo. Estoy locamente enamorada de mi médico. Él también está casado. Desde luego él no sabe que lo quiero, jamás se lo he dicho porque sé que no es correcto y además puedo perderlo como médico. Sin embargo, constantemente invento excusas para pedir cita para consultarlo o simplemente lo consulto por teléfono sólo para escuchar su voz.

He estado a punto de cometer el error de decirle a mi esposo de mis sentimientos, pero afortunadamente me he detenido.

Pero Ana, no importa lo mucho que trate, no puedo corresponder al amor y afecto de mi esposo como antes, y sé que eso es debido a mis intensos sentimientos por mi doctor. La verdad es que amo a dos hombres.

A uno nunca lo tendré aunque lo desee desesperadamente. Y el otro es un esposo noble, amoroso y generoso, excelente padre de mi hijo y hombre de bien.

¿Crees que haya alguna esperanza para mí? Me siento falsa y mentirosa, no puedo más. ¿Qué me aconsejas que haga? Gracias mil.

DESESPERANZA

QUERIDA DESESPERANZA:

Cuando niños o jóvenes algunos y algunas idealizan a maestros y maestras. Luego esa idealización puede pasarse a los doctores. ¿Y cómo no? Por lo regular son personas consideradas, preocupadas y brillantes que dedican su vida a cuidar a otros.

Son humanos, de barro, como todos, pero el paciente poco ve ese aspecto de sus personalidades. ¿Quién no amaría a una persona que los ayuda cuando están enfermos?

¿Esperanza para ti? Depende de lo que esperas. Pero tu mejor apuesta en esta ruleta, sería cambiar de doctor a ir a terapia.


Quisiera esperar que lo hicieras para conservar tu matrimonio y en especial para bien de tu hijo.
ANA
06 Diciembre 2018 04:03:00
Querido padre arrepentido
QUERIDA ANA:

Soy un hombre de 53 años. He estado casado con mi esposa 29 años y tenemos tres hijos, dos casados y una hija soltera. Mi esposa y yo nos llevamos muy bien y nos queremos mucho. Cuando yo comenzaba la carrera en la universidad tuve una novia y nos quisimos mucho. Ella resultó embarazada y decidimos decirlo a nuestras familias.

Ellos estuvieron de acuerdo en que nos casáramos en una ceremonia sencilla y apoyarnos tanto económica como emocionalmente, pero faltando dos semanas para la boda me sentí abrumado con la responsabilidad del matrimonio y de un bebé y me di cuenta que no estaba preparado para eso y así se lo dije al sacerdote que nos casaría, en una plática que tuve con él y le pedí se lo dijera a mis padres y a los padres de mi novia.

El sacerdote hizo lo que le pedí y la boda no se realizó, pero el padre de mi novia la mandó a vivir con unos parientes en una ciudad lejana, en Estados Unidos y allá dio a luz a un niño, al que luego dio en adopción. El padre de ella, bajo amenaza, me dijo que jamás permitiría que volviera a ver a su hija. Y a ella, al mandarla para allá, le dijo que ya no quería que regresara a la casa. En mi casa nunca volvió a mencionarse el asunto, como si nada hubiera sucedido.

Mi novia me escribió desde donde estaba y estuvimos en contacto desde entonces hasta tres años después que nació el bebé. Luego ella se hizo de un novio y me escribía muy esporádicamente y un día me dijo que iba a casarse. Yo, para entonces ya había terminado la carrera y tenía novia y las cartas de mi antigua novia ya no llegaron, me casé y no he vuelto a saber de ella.

Ana, fui un cobarde y aún me persigue mi cobardía. Mi esposa está enterada del hijo que tuve, pero nunca les hemos dicho a mis hijos. Ahora pienso si estaría bien que les dijera del hermano que tienen. Le dije a mi esposa y dijo que me apoyaría en lo que yo decida. Un día pueden enterarse por otro medio. Toda mi familia y la de ella lo supieron y también algunas amistades. A veces la gente no guarda los secretos para siempre o quizás su medio hermano pudiera presentarse en casa. Muchas cosas suceden en la vida y preferiría ser yo quien los enterara. ¿Piensa usted que si los entero será una carga muy pesada para mis hijos?

PADRE ARREPENTIDO


QUERIDO PADRE ARREPENTIDO:

Enterar a sus hijos acerca de ese hijo que tuve en su juventud no creo que sería injustamente abrumador. Al contrario, los preparará en caso de que alguien les haga un comentario al respecto o si su hermano se presentara en el futuro. Usted sabe que en Estados Unidos los hijos adoptados son proclives a buscar a sus padres biológicos.

Y ahora me permito decirle algo que espero le ayude: pienso que hizo lo correcto al decirle al sacerdote que no estaba preparado para la responsabilidad del matrimonio y de un hijo, y pedirle lo comunicara a las dos familias. Y no tuvo la oportunidad de conocer o estar al pendiente de su hijo, la decisión de ella de darlo en adopción tan pronto nació, lo impidió. Ahora es tiempo de que olvide la culpabilidad que ha estado sintiendo todos estos años y empiece a perdonarse a usted mismo.

ANA
04 Diciembre 2018 04:00:00
QUERIDA MARY:
Mi hija va a casarse con un hombre que no es de mi agrado. Ella tiene 31 años y es profesionista, y él 35 y también lo es. Ninguno de los dos ha sido casado. Todos dicen que es bueno, pero yo con mi experiencia siento que no es así. Admito que no hay motivo para mi rechazo, pero no lo quiero. Tengo cuatro hijos. Tres mujeres y un hombre. Él y una hija están casados. Me quedará una soltera. Yo me quedé sola con mis hijos adolescentes porque mi esposo nos dejó y tuvimos que hacerle frente a todo ellos y yo solos. Afortunadamente todos son buenas personas. Eventualmente ven a su papá y no le reclaman nada.

No sé qué más decirle a mi hija pero no me hace caso. Dice que estoy equivocada, que tiene sus defectos como todos, pero que es muy bueno y se quieren. Ni ella ni sus hermanos me hacen caso, dicen que imagino cosas. Dicen que como mi hija que se casa y la otra soltera sostienen la casa de manera formal, lo que me pasa es que temo los problemas económicos que puedan presentarse. Tal vez hay algo de verdad, porque como he pasado tantos apuros temo a la pobreza, pero mis hijos nunca me dejarían de ayudar. Eso lo sé bien. He estado enferma y aunque no soy vieja, porque tengo 58 años, ya no trabajo. Algún tiempo me dediqué a las ventas, pero últimamente he caído en un estado de depresión y prácticamente no hago nada, ni en casa. Mis otros hijos están de acuerdo con mi hija, dicen que es buen hombre y es la elección de ella y que tiene edad suficiente para saber lo que le conviene, que me tranquilice. Pero quiero lo mejor para ella.

¿Qué hago Ana para convencer a mi hija que no se case con ese hombre? No me escucha. Gracias por su respuesta.

MARY

QUERIDA MARY:

Está equivocando totalmente su actitud y lo que puede suceder es que su hija se vaya alejando de usted y quizás hasta de sus hermanos. Desde luego que es importante para los jóvenes la aprobación de los padres hacia su pareja, pero ella no comprende su rechazo porque tiene la edad suficiente y creo que también la inteligencia para darse cuenta de si su novio es la persona que le conviene o no para ser el compañero de su vida. Pienso que usted, en lugar de rechazar al novio de su hija, debería buscar la manera de aceptarlo, por el bien de la joven y de usted misma.

En una ocasión me escribió una señora cuyo hijo se comprometió con una joven que trabajaba de desnudista y la señora, desesperada porque no aprobaba la elección de su hijo, intentó todo para disuadirlo, pero sin resultado.

Él le decía que la joven ya no trabajaba en eso y había sido en otra ciudad muy lejana y nunca volvería a hacerlo. Ella estaba desolada. Yo le contesté que por el bien de la relación madre-hijo, mejor callara y aceptara a la joven porque la profesión de ella no la haría una mala esposa, que quizás había escogido ese trabajo por inmadurez y grave necesidad. Pasó el tiempo y ya no supe si el muchacho se casó con la joven esa. Pero un día, tres o cuatro años después, recibí una carta de la señora donde me decía que había seguido mi sugerencia de no intervenir más en la decisión de su hijo, quien se había casado con esa muchacha y ella resultó ser una excelente esposa y madre y también excelente nuera y cuñada y todos acabaron por aceptarla y quererla porque era una buena mujer y amaba mucho a su hijo. Agregaba la señora que su hijo terminó agradeciendo que ya no hubiera criticado a su novia, luego esposa, porque eso los habría intranquilizado y pudieron comenzar bien su matrimonio.

Le sugiero que no hable mal del novio de su hija y mantenga una buena relación con ambos y si él tiene sus defectos –como todos tenemos- será su hija quien los ponga en la debida perspectiva, los tratará con inteligencia y amor, y muy importante que no la culpe a usted si hay problemas por su actitud. Busque la manera de aceptar al novio de su hija, pues recuerde que los padres tienen mayor presencia en el amor de los hijos cuando todavía están en el cuadro. Emociónese junto a su hija por su próximo matrimonio y siéntase feliz con ella. Le aseguro que todos se sentirán felices.

ANA
01 Diciembre 2018 02:05:00
Querido papá preocupado
Hace casi un año me casé con una mujer divorciada que tiene una preciosa y adorable hija de 4 años. Quiero muchísimo a mi esposa y también a la niña que, aunque no sea mi hija, la quiero como tal. Nos llevamos muy bien los tres y no hemos tenido ningún problema.

El problema es la mamá de mi esposa que es hija única. Ella es una excelente madre y suegra y la mejor abuela que se pueda imaginar, pero le tiene un gran rencor y aversión al primer esposo de mi mujer y padre de la niña, y cada vez que se menciona su nombre dice algo negativo de él.

Y si por casualidad ella está en nuestra casa cuando él va a recoger a la niña, hasta corre para no estar presente, se mete en la cocina o en una recámara. Y la niña se da cuenta de eso. Todos le hemos dicho que ya deje en paz al hombre, incluyendo mi propia madre, de manera muy discreta y afectuosa para no lastimarla, pero ella no escucha razones y sigue haciendo lo mismo y si surge el tema se molesta.

Mi esposa y su ex no se llevaron bien, pero él ha sido un gran padre, es cariñoso, responsable, paciente, puntual, se presenta siempre a la hora para recoger a la niña cada dos fines de semana. Sólo ha cancelado una vez que estuvo enfermo en cama, y otra que tuvo que salir de la ciudad por asuntos del trabajo. Él no se ha casado de nuevo, tiene novia y eso es otro tema del que mi suegra reniega. Siempre paga puntual la pensión alimenticia y la niña lo quiere mucho y siempre tiene ganas de verlo y se ve feliz cuando viene a recogerla.

Me preocupa que ese coraje y aversión que mi suegra siente por él y los comentarios que hace, puedan afectar a la niña y eventualmente puedan confundirla. Lo hemos comentado mi esposa y yo y nos preocupa mucho ese tema. Ella es pequeña ahora y no comprende muchas cosas, pero llegará el día en que se dará cuenta de que algo anda mal ¿qué podemos hacer?

PAPÁ PREOCUPADO

QUERIDO PAPÁ PREOCUPADO:

Hablen seriamente con su suegra, su esposa y usted, y díganle que no hay razón para exponer a la niña a esa clase de comentarios y situaciones que pueden afectarla. Dice usted que es la mejor abuela que pueda imaginarse, así que por amor a su nieta ella se convencerá de que debe suspender sus comentarios y dominar su actitud frente al padre de la niña.

Si ella no atiende a su recomendación, al menos, cuando el papá de la niña vaya a recogerla, eviten que la abuela esté en su casa, o entréguenla en otro lugar donde ella no esté. Espero que el amor haga el milagro.

ANA
30 Noviembre 2018 04:04:00
Su madre pretende llamar la atención
Le escribe un hombre que está a punto de jubilarse. Mi esposa y yo hemos trabajado duro toda nuestra vida y criamos a tres maravillosos hijos que ya están casados. Ella está jubilada. Ambos, gracias a Dios tenemos buena salud. Estamos en un punto en nuestras vidas en que parece que todo lo tenemos resuelto. Podemos viajar cerca los fines de semana e irnos una o dos veces al año de vacaciones. Es nuestra manera de olvidarnos de los deberes y pendientes. Y desde luego, nos divertimos.

¿Cuál problema? Mi madre. Mi padre falleció hace cinco años y desde entonces ella está en la creencia de que todos debemos pensar sólo en ella. Tiene 88 años y está bastante bien de todo. Yo soy el mayor de los hermanos que somos cuatro, y créame, todos en la familia: hermanos, yernos y nueras, y hasta los nietos, estamos al pendiente y hacemos más por ella que la mayoría de las familias harían. Sin embargo, eso no es suficiente para que mi mamá haga insinuaciones acerca de sentirse excluida cuando mi esposa y yo o mis hermanos, no la incluimos en nuestras escapadas de fin de semana o en las vacaciones. A todos nos reclama.

Mamá es muy activa todavía, con las limitaciones de su edad, obviamente, pero ella dice que está solamente sentada en la casa, sola día tras día. Cuando le llamamos por teléfono todo lo que hace es quejarse de que nunca la llama nadie o no van a verla. Y nada más lejos de la verdad. Nos programamos escrupulosamente entre todos para llamarla cada mañana y tarde y vamos por ella en las tardes (no todas, pero muy seguido) y la invitamos a merendar o a cenar en algún restaurante. Todos los domingos come con alguno de nosotros y cuando menos cada 15 días la invitamos al cine. Para que le miento, no la llevamos a los viajes, pero no le faltan salidas en la ciudad. Solamente cuando quiere ir a ver a una hermana que vive en Laredo, la llevamos cualquiera de nosotros. Por favor ayúdenos. Gracias.

Fred

Querido Fred:

Quejarse puede ser la manera en que su madre pretende llamar la atención y también su modo de hacer conversación. Quizás le faltan temas y utiliza ese para captar el interés de ustedes. No lo tomen de manera personal, ella es bastante mayor y seguramente se siente sola desde que falleció su esposo. Lo extraña y le hace falta. Les sugiero que le instalen Netflix en su televisor, le interesarán tanto las películas que no va a querer salir a pasear. Pero continúen consintiéndola y atendiéndole como hasta ahora. Es un regalo inapreciable de la vida tener mamá.

28 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA SIN PAPÁ:
Tengo 21 años y en dos semestres más termino mi carrera profesional. Siempre he tenido excelentes calificaciones. Desde hace dos años tengo un trabajo de medio tiempo. Nunca he fumado ni bebido y jamás he usado drogas. He tratado siempre de ser buena hija. Tengo un novio hace tres años que ya terminó su carrera hace un año. Nos queremos mucho y nos llevamos de maravilla. Me trata como a una reina, con respeto y consideración. Nunca discutimos y tiene muy buen trabajo. Hace cinco meses decidimos vivir juntos y me fui a su casa (vivía solo). Pensamos casarnos cuando yo termine mi carrera.

¿Mi problema? Mi papá. Él está furioso porque me fui a vivir con mi novio. Dice que soy una inmoral, que he avergonzado a la familia y no deja de decir que mi impuro comportamiento denota que no lo quiero ni lo respeto, y que por lo tanto no quiere tener nada que ver conmigo hasta que le demuestre algo de respeto y deje a mi novio y viva sola o vuelva a la casa de ellos.

Con mi mamá ha sido diferente. Ella me ha demostrado más comprensión y conoce muy bien a mi novio porque ha convivido más con él y sabe que es un excelente muchacho que me ama mucho y aunque no le parece bien que viva con él sin casarme, dice que no quiere echar a perder mi felicidad y yo sé lo que hago, pues tengo edad suficiente. Ella ha tratado de convencer a mi padre pero él no quiere transigir.

Quiero mucho a mi papá pero nunca he podido complacerlo, es una persona difícil y pienso que no le importaría destruir mi relación con mi novio. ¿Quién se equivoca? ¿quién tiene la razón? ¿él o yo?

Muchas gracias por tu consejo. Confío mucho en lo que puedas decirme. Y sinceras felicitaciones por tu columna.

SIN PAPÁ

QUERIDA SIN PAPÁ:

Como persona anticuada no recomiendo que las parejas vivan juntas antes del matrimonio porque no va con los usos y costumbres de mi época y también porque en ocasiones el matrimonio no se lleva a cabo. Pero vivimos una época muy diferente y uno tiene que ir evolucionando en sus criterios. Sin embargo, al tratarse de una hija, es difícil. Por eso tu papá, que vivió su juventud en otra época que tú ni siquiera imaginas, actúa de esa manera. Entiéndelo un poco, él te ama y te amará siempre igual, pero no puede pensar de otra manera.

Te recomiendo que conserves abiertas las líneas de comunicación con él y dale la oportunidad de mantenerse en contacto si lo desea, porque seguramente él olvidará lo que está sucediendo una vez que tu novio y tú se casen. Por ahora, tal vez poco puedas hacer para que cambie, pero lo hará. Puedes estar segura.

ANA
27 Noviembre 2018 04:00:00
¡POBRE FLACO!
Mi esposo siempre ha sido bastante delgado pero ahora parece un hilo y tiene mucha tos. Tose día y noche y se le ha ido el apetito. Además dice que la comida no le sabe a nada y que por eso no come y en consecuencia está tan delgado. Él ha fumado mucho desde adolescente y desde entonces no ha dejado el cigarro. Fuma como 2 cajetillas al día. ¿Cree que al fumar el humo del cigarro le habrá afectado el gusto? Me gustaría le preguntara a su amigo el doctor para conocer su opinión. Gracias.

¡POBRE FLACO!

QUERIDA ¡POBRE FLACO!:

Hablé con mi amigo el doctor y dijo lo siguiente: ciertamente el cigarrillo puede disminuir el apetito, pero lo que más puede preocupar son las consecuencias por el posible daño que puede haber en los pulmones. La pérdida de peso y tos persistente en un fumador adulto siempre deben levantar sospechas de que pudiera estar presente una dolencia seria y sin diagnosticar: un cáncer de pulmón o una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, ya que esos síntomas son manifestaciones comunes del precio que los fumadores tienen que pagar.

El doctor opina que su esposo debe ser examinado por su médico para que le ordene los exámenes que considere pertinentes y enviarlo con un neumólogo.


Al mismo tiempo insistir en que deje el cigarrillo. Él tiene adicción por la nicotina, pero puede ser ayudado por una variedad de productos que ahora existen. Pero su doctor es el lugar para empezar el proceso de curación. Espero que todo esté bien y sólo sea algo pasajero. Pero por su bien, y del resto de la familia, que él se aleje definitivamente del cigarrillo.

ANA
26 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA ¿INFERIOR? ¡NUNCA!:
Me casé hace tres años con un hombre al que quiero mucho y sé que él me quiere. Es norteamericano. Todavía no tenemos hijos. Él trabaja para una empresa de su país y tan pronto llegó a esta ciudad y nos conocimos, se me acercó, me pidió que saliéramos, nos hicimos novios y nos casamos. Fue rápido. Nos llevamos muy bien… siempre y cuando su mamá no esté cerca.

Sucede que la señora, rubia esplendorosa, no me quiere nada. Yo soy una mujer preparada, soy profesionista, tengo excelente empleo, de buena familia, sencillos, pero todos educados y mi padre, mi madre y hermanos todos profesionistas y con una formación de primera. Visto bien, me comporto bien en sociedad, tengo buenas amistades. Llevo bien mi casa, siempre está limpia, arreglada y de buen gusto. Ella no tiene nada que tacharme, sólo que soy mexicana y quizás no lo que ella hubiera deseado para su hijo. Otra rubia como ella.

No me explico su actitud, ya que mis padres, hermanos, tíos, primos, etcétera, somos más educados que su familia, y vivimos mejor en muchos aspectos. Yo he ido a donde vive su familia y aunque no son personas malas ni indeseables, de verdad no le llegan a mi familia. No es mi deseo hacer comparaciones ni desacreditarlos, pero no puede decir que no soy digna de ser la esposa de su hijo.

Cuando ella ha venido o yo he ido para allá, me menosprecia enfrente de él. Cuando tenemos visita, ella ni se digna acompañarnos. También cuando le hablo se voltea y no me responde. En una palabra, me hace sentir que soy “inferior” a ella. A él toda mi familia lo trata con gran cortesía y hasta con cariño. A mis padres nunca les he dicho nada de eso y él lo sabe. Tal vez por eso se aprovecha y nunca me ha defendido con ella.

Como la señora rara vez nos ha visitado he podido soportar su actitud belicosa y grosera, pero es la reacción de mi esposo la que me duele, pues con ella presente me manda como si fuera su sirvienta, pero cuando le he señalado su comportamiento, me dice que sólo imagino cosas. Me duele la pregunta pero, ¿me querrá mi esposo?

Su madre quizás venga para la Navidad o nosotros vayamos ¿qué puedo hacer para que él se comporte conmigo como debe o como lo hace siempre que no está presente su mamá? Muchas gracias por su consejo que tanto necesito.

¿INFERIOR? ¡NUNCA!

QUERIDA ¿INFERIOR? ¡NUNCA!:

Desde luego que ni ahora ni nunca inferior a ella ni a nadie. Eres una mujer muy valiosa y mereces el mejor de los tratos, de parte de tu esposo y de su madre. Yo pienso que tu esposo se siente intimidado por su madre, que el cordón umbilical no ha sido cortado aún. Sin embargo, él no debe permitir que esa vieja y filosa espada de combate te trate a ti, su esposa, tan mezquinamente. Dile que quieres saber qué sentiría si a él tus padres lo trataran como lo hace su madre o él mismo cuando ella está presente. Agrega que por lo pronto vas a informar a tus padres lo que está sucediendo porque ni consideras justa la actitud de ella ni de él, que es la que más te duele. Y hazlo, aunque sea un momento doloroso para tus padres, pero pienso que ellos deben conocer la manera como ella te trata. Y finalmente dile que vas a pedirles que, aunque por su educación y manera de ser, nunca lo tratarán a él como ella a ti, sean menos cariñosos con él porque no lo merece. Casi puedo asegurarte que no va a aceptar que lo hagas y va a exigirle a su madre que te trate dignamente, como te mereces. Y que él lo hará de la misma manera. Hasta que él reúna el valor para defenderte, ella seguirá siendo grosera. Pon punto final a esto y no permitas que se repita. Es una gran injusticia.
24 Noviembre 2018 04:04:00
QUERIDA HERMANA OFENDIDA
Mi hermana menor va a casarse dentro de seis meses y nos ha pedido a mi esposo y a mí que seamos padrinos de velación en la iglesia, además de testigos en la boda civil. Nosotros aceptamos con gusto. Nuestros padres se divorciaron hace años. Ella le pidió a nuestro papá que la acompañe para entregarla en la iglesia y mi papá dijo que estaría feliz de hacerlo. Pero papá ha estado bastante delicado y pensamos que tal vez no podrá ir. Y como apoyo, mi hermana ha pensado pedirle al segundo esposo de mi mamá, que la lleve hasta el altar.

El segundo esposo de mi mamá destruyó el matrimonio de mis padres y los dos nos obligaron a vivir con ellos hasta que fuimos mayores de edad para salirnos de la casa, y fuimos a vivir con papá. Luego, cuando yo pude comprar un departamento, nos cambiamos a él juntas y luego yo me casé y ella se quedó en el departamento hasta ahora que va a casarse.

Estoy muy confundida con la decisión de mi hermana y le dije que era una bofetada para nuestro padre lo que pensaba hacer. Le rogué que reconsiderara, pero dijo que su decisión es definitiva. He pensado en no ir a la boda porque no soporto la idea de ser parte de semejante parodia que ofenderá a mi papá. ¿Qué piensas de esto y qué me aconsejas que haga? Voy a agradecerte mucho tu respuesta.

HERMANA OFENDIDA

QUERIDA HERMANA OFENDIDA:

La decisión de quién acompañará a tu hermana hasta el altar el día de su boda, le pertenece a ella y no a ti. Ella obviamente no alberga el mismo rencor hacia su padrastro que tú. Entiendo tus recelos y sentimientos, pero quizás sea llegado el momento de olvidar el pasado. En ese día tan especial para tu hermana, trata de enterrar el hacha por el bien de ella. No lo lamentarás y tu papá, con la sabiduría que dan los años, lo comprenderá y disculpará. Espero que tu papá esté en buena condición de salud para acompañar a tu hermana el día de su boda. Lo deseo sinceramente.

ANA
23 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA FLORES Y ESPINAS:
Hace casi dos años que mi esposo y yo nos mudamos, recién casados, a la casa que él había comprado y que es en la que vivimos. Una vecina, también joven y que vive en la casa contigua, tiene un jardín increíble, lleno de plantas, arbustos y árboles muy bonitos. Desde que lo vi me encantó. Un día en el que yo trabajaba sembrando algunas plantas en mi jardín, ella se acercó y me ofreció ayudarme. Nos hicimos amigas y cuando mi esposo y yo salimos de viaje varios días, ella se ofreció para regar nuestro jardín y cuidarlo mientras regresábamos.

De alguna manera eso se salió de control. Después de nuestras vacaciones el recibo del agua salió tremendamente alto. Mi esposo descubrió que la vecina no solamente regaba nuestro jardín sino el de ella también, y muchos días, mientras él y yo estamos en nuestro trabajo, ella tomaba la manguera y regaba su jardín y luego ponía la manguera en el nuestro y dejaba la llave abierta y encontrábamos el pasto anegado.

Hace dos semanas descubrí que ella se había llevado dos macetas grandes (no sé cómo lo hizo, pues son pesadas), pero no las puso en su jardín, sino en su patio, y también sacó una planta muy bonita que acababa de comprar yo y se la llevó y me puso otra en su lugar. Con todo eso, mi esposo le pidió que ya no nos regara el jardín. Al día siguiente dejó un recado muy fuerte en la contestadora del teléfono, diciendo que jamás volvería a molestarnos, y el día siguiente encontramos lodo en los escalones de la entrada a la casa. No hemos hablado con ella desde entonces. Tengo miedo de salir a mi jardín y me gustaría hacer las paces con ella. ¿Qué me aconsejas?

FLORES Y ESPINAS

QUERIDA FLORES Y ESPINAS:

Tu vecina parece estar un tanto alterada y si dejó lodo en los escalones de la entrada principal de tu casa, también pudiera ser peligrosa. Te sugiero que seas cordial con ella, pero mantén tu distancia. Y si te amenaza de alguna manera o entra sin permiso a tu jardín o a tu casa, no dudes en pedirle a tu esposo que hable con ella o quizás hasta con su esposo y en caso extremo avisar a las autoridades si llegara a entrar a tu casa o a hacerles algún perjuicio.

Espero que las cosas no vayan a más y vuelvas a tener una relación amistosa con tu vecina. Sería recomendable.

ANA
22 Noviembre 2018 04:00:00
Querida traición y engaño
Lo que va a leer le parecerá increíble. Pero sucedió. Hace un mes mi esposo, con el que estuve casada durante 9 años, salió para ir a trabajar, pero nunca regresó. Un amigo íntimo de él me llamó a mediodía de ese mismo día y me dijo que quería ir a conversar conmigo. Cuando llegó me dijo que había encontrado debajo de la puerta de la calle de su casa una tarjeta donde decía que se iba y no iba a regresar, y le pedía que me avisara. Que lo escogía a él por la amistad de tantos años y el aprecio que se profesaban y porque es un buen hombre que iba a tratar el asunto de la mejor manera posible conmigo. Que procure ayudarme a no preocuparme porque no le pasa nada malo, que es solamente por una crisis existencial por lo que lo hace. Quise volverme loca, no entendía nada, no habíamos tenido problemas serios ni había motivos para que hiciera eso. Me puse a rezar mucho y me fui calmando. Gracias a Dios no tuvimos hijos que sufran lo sucedido.

Ya un poco calmada, me puse a buscar en las cosas que dejó (no me di cuenta de que se había llevado alguna ropa y otros objetos personales) y me encontré con dos notas de mi única hermana, en las que le acusaba recibo del envío de $10,000.00 en cada una de las notas. Le decía que apreciaba esos préstamos y que no desconfiara de que se los pagará. Y encontré otra donde ella le menciona que nada me diría acerca de que pensaba irse sin avisarme.

Él y yo habíamos planeado irnos a vivir a una ciudad del sur del país y habíamos estado ahorrando para poder hacerlo. Hasta habíamos decidido vender nuestra casa para comprar otra allá, porque tiene familiares en esa ciudad y ellos lo habían animado para que nos fuéramos. Sin embargo, hablé con ellos y no saben nada de él, dicen que no fue para allá. Seguro él ya había decidido no ir para allá y sobre todo no llevarme con él a ningún lado, PERO mi hermana sabía todo y nunca me dijo nada.

Estoy sumamente dolida y me siento traicionada, no sólo por mi esposo, sino también por mi hermana. ¿Cree que debo confrontar a mi hermana y reclamarle? Ella vive en otra ciudad cercana, pero aunque así fuera yo iría a hablar con ella para decirle en su cara, sin majaderías, que ella es muy desleal porque sucumbió a unos préstamos de dinero en lugar de ser buena hermana. No sé si su esposo, buen hombre, estará enterado.

Espero su respuesta que agradeceré mucho.

Querida traición y engaño:

Tus sentimientos son válidos. Fuiste traicionada por las dos personas en quienes más confiabas. Mereces respuestas y que sean sinceras, y la manera de obtenerlas será confrontar a tu hermana. Desafortunadamente estás ¿o estuviste? casada con un hombre irresponsable y falto de vergüenza, y aparentemente tu hermana lo apoyó. Sin embargo, escucha con calma lo que tu hermana tiene que decirte. En ocasiones no todo es lo que aparenta.

Efectivamente tu historia parece increíble, pero sucedió. Lo lamento mucho, pero también te digo que puedes superar eso y salir adelante. Levanta tu ánimo y no te desalientes ni te desmoralices. Tienes mucho por delante y recuerda que, a pesar de todo, ¡la vida es bella!

17 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDO ADULTO MAYOR:
Hemos estado casados mi esposa y yo hace 52 años. Ahora tengo 78 años y mi esposa tiene 76. Tuvimos tres hijos que ya están casados y tenemos 7 nietos. Nuestro matrimonio ha sido feliz, con los altibajos naturales, pero sin problemas grandes. Gracias a Dios.

La familia de mi esposa fue muy grande. Sus padres tuvieron 13 hijos. Uno murió a los 2 años pero los otros 12 viven. Fueron siete mujeres y cinco hombres. Ella es la menor de las mujeres. Entre ella y su hermano mayor hay 17 años de diferencia. Todos los hermanos se casaron y sus matrimonios fueron también muy prolíficos. Mi esposa asistió a todas las despedidas, luego fuimos ambos a las bodas y ella a las fiestas de regalos para los bebés. Con ello quiero decirle que hemos estado presentes, y me refiero a cada uno de los eventos importantes de la familia. Además, desde luego de la familia mía, de tres hermanos, no crea que quiero sólo mencionar el lado de ella.

En el presente, la tercera generación está empezando a comprometerse y otra vez estamos recibiendo invitaciones para cada festejo: despedidas, bodas, etc. Sin embargo, obviamente yo estoy jubilado hace mucho y por lo tanto ya no tenemos el dinero del que disponíamos en aquellos años y menos con los precios que han alcanzado actualmente las cosas. Y también está la energía, esa, para nosotros, casi octogenarios, ya nos abandonó casi completamente. Estamos bien de salud, en lo que cabe. Ambos caminamos todos los días de 25 a 30 minutos, no rápido, algo lento, pero no dejamos de hacerlo y eso nos ha ayudado mucho. Cuidamos mucho nuestra alimentación y en fin, tenemos buena condición y gracias a Dios nuestra mente está lúcida.

La pregunta que hacemos mi esposa y yo, porque ambos leemos todos los días su columna y nos encanta, es que nos diga cómo podemos responder a esas invitaciones que estamos recibiendo. No olvido el uso de la computadora, como puede ver. Gracias por su ayuda y por la atención a nuestra petición. La felicitamos y no deje nunca de responderle a quienes le escribimos. Nos ayuda mucho.

ADULTO MAYOR
QUERIDO ADULTO MAYOR:

No sabe cuánto gusto me dio recibir su carta y que me diga que tanto usted como su esposa leen diariamente mi columna. Además es maravilloso que a la edad de ustedes, en esa “tercera juventud” que viven, sean personas tan abiertas, con esa envidiable salud y ánimo, aunque diga que a ustedes “casi octogenarios” los ha abandonado la energía. Yo pienso que no es así y el ánimo está permanente en ustedes.

Y pasando a la opinión que me solicitan, me permito decirles que para las bodas, bautizos, etc., será muy suficiente que envíen una bonita tarjeta (las encontrarán en supermercados) con sus buenos deseos a las parejas felices. Y si su esposa desea asistir a las despedidas o baby shower que les organicen a las futuras novias o madres, si son de “sobrecito”, con un billete de baja denominación será suficiente. Y si deciden no asistir a los eventos y les preguntan la razón de su ausencia, sean honestos: digan que no quieren ofender a ningún miembro de la familia favoreciendo con su presencia solamente a unas cuantas celebraciones, y asistir a todas les causaría problemas.

No se preocupen por asuntos de esa índole. El cariño y el ejemplo que le han dado a cada uno de sus familiares es muy suficiente y tiene un valor incalculable. Espero que sigan con su ejemplar sistema de vida para que muchos años más puedan seguir acompañando a sus familiares.

ANA
16 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA DARSEL:
QUERIDA ANA:

Te escribo porque necesito mucho tu consejo. Tengo un novio con el que tengo seis meses de estar saliendo. Es bueno y amable, y nos llevamos muy bien, pero es muy impulsivo y desde hace como más de un mes, cada vez que salimos me ha estado insistiendo en que tengamos relaciones sexuales. Yo nunca he aceptado. Pero no ha desistido y continúa insistiendo.

Para serte sincera, te diré que, si por mi fuera, me entregaría a él, pero por el honor y el respeto que debo a mis padres, no lo he hecho. Además porque si lo hiciera y mi papá se enterara, me mataría.

Amo mucho a mi novio y creo que él también a mí.

El viaja mucho y sale con mucha frecuencia fuera de la ciudad porque lo mandan de su trabajo a otras ciudades, tanto del país como a Estados Unidos, y yo le soy fiel hasta la muerte, pero me interesaría mucho saber si él también lo es.

¿Qué me recomiendas que haga?

DARSEL
QUERIDA DARSEL:

No me dices la edad que tienen, tanto tu novio como tú, pero creo que él no es un jovencito.

Si él continúa insistiendo en que tengan relaciones sexuales, eso me hace pensar que le interesas más físicamente que por amor, y debo decirte que para la época que vivimos, en la que las jóvenes tienen relaciones íntimas con sus novios, sin ninguna limitación, has actuado con bastante prudencia no aceptando sus proposiciones, aunque sea por amor, por respeto y por temor a tu padre.

Cuando un hombre ama, respeta. Y si es tan impulsivo como dices, creo que sí puede andar de coqueto por ahí. Si vas a continuar siendo su novia, investiga a ver qué descubres.

Ojalá que sean sólo ideas mías. Suerte.

ANA
15 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA GRAN CONFlICTO:
No me decidía a escribirte a pesar de que quería hacerlo desde hace meses porque sentía que era una especie de traición a mis padres, pero como el problema ha ido en aumento y la situación no se compone, aquí estoy. Soy una mujer casada, tengo 28 años. Mi esposo tiene 30, tenemos 5 años de casados con dos niños, de 3 y 2 años. Toda esta situación por la que pasamos se presentó hace un año y medio.

Ami esposo le iba más o menos bien en un negocio que tenía, no con holgura, pero vivíamos cómodamente con nuestros hijos. Comenzaron a ir mal las ventas y él le buscó solución por todos los medios. Es muy trabajador y “luchista”, pero la de malas continuó y hasta pensó en cerrar su negocio. Entonces yo les pedí a mis padres, que sin ser muy ricos sí tienen dinero, que apoyaran a mi esposo con un préstamo para que no perdiera su negocio. Tras algunas semanas pensándolo, aceptaron y nos hicieron el préstamo, que de ninguna manera los desnivelaría a ellos y a nosotros sí nos ayudó mucho. Mi esposo pudo continuar trabajando, pero como la situación económica no ha estado bien, él aunque ha podido mejorar no ha podido liquidar el préstamo. Ha dado abonos pero no todo.

Mis padres no han insistido en que paguemos todo pues han visto que no ha sido posible, pero el problema se ha presentado en otra forma. Desde que nos hicieron el préstamo han querido intervenir de muchas maneras en nuestra vida. Quieren saber cuánto gastamos en comida, en gasolina, en la sirvienta, en ropa. Quieren saber si vamos al cine, si compramos hamburguesas o tomamos refresco. Nos piden que les informemos si vamos a algún evento, si es boda o aniversario. Qué regalo vamos a llevar y cuánto cuesta. Si invitamos a alguien a casa, dicen que se gasta mucho teniendo invitados. Y así por el estilo.

Mi esposo se ha quejado conmigo por eso y yo también me siento molesta. Quiero mucho a mis padres y estoy muy agradecida y me había detenido eso para escribirte, pero con franqueza nos hiere su actitud. ¿Crees que esté correcto su proceder? ¿Debemos informarles todo lo que hacemos? Te aseguro que tu respuesta será decisiva para nosotros si dices que sí y lo aceptaremos. Pero si es no, hablaré con mis padres y les rogaré que cambien su actitud. Gracias por tu ayuda.

GRAN CONFLICTO

QUERIDA GRAN
CONFlICTO:

Cuando se ayuda económicamente a alguien, sea pariente o amigo, no se tiene la facultad de supervisar su vida. Y principalmente si la ayuda es para una hija o hijo casados, los padres no deben intervenir en los asuntos personales del matrimonio. Deben respetarlos y dejar que ellos manejen su vida. El hecho de haberlos apoyado económicamente no les da derecho de intervenir en sus vidas.

Además, se corre el riesgo de que el matrimonio llegue a tener problemas entre ellos por esa intervención tan directa en asuntos que no les competen. Desde luego que se acepta la mediación de los padres cuando hay excesos: golpes, malos tratos, etc., pero en otras circunstancias, definitivamente no. Si hablas con tus padres, hazlo con tacto, mesura y cariño. Ellos están actuando de manera equivocada pero no con mala intención, piensan que es correcto y que ayudan. Hazles ver la posición de ustedes y cómo afecta a sus sentimientos la actitud de ellos. Les deseo buena suerte en este asunto y en su negocio también.

ANA
14 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA MOCOSA:
Tengo 68 años y estoy bien de salud en general, gracias a Dios. Sin embargo, en los últimos meses he tenido problemas de equilibrio. Algunas veces me tambaleo al caminar y con frecuencia me siento inestable. Mi médico general me envió con el otorrinolaringólogo y en el proceso de investigación de los síntomas, me mandó hacer un TAC y descubrieron que tengo una infección en los senos nasales.

Piensa que todo eso afecta mi oído y hace que pierda equilibrio, me recetó antibióticos para tomarlos durante dos meses pero después de ese tiempo no tuve mejoría. Al regresar y ver que no mejoré, me dijo que había necesidad de una cirugía.

Yo no quiero operarme, ya no soy joven, soy hipertensa y además tengo muchos temores. Y yo recuerdo que hace tiempo le hacían a la gente lavado de los senos nasales para quitar infecciones y curar. Y era un tratamiento popular. ¿No sabe usted si todavía hacen esos lavados? ¿Qué opina usted? Gracias por su opinión. Saludos afectuosos.

MOCOSA
QUERIDA MOCOSA:

Tiene usted razón, el lavado de los senos nasales, en el cual se introducía bajo presión agua tibia por la nariz (quizás con alguna sustancia, no sé), para lavarlos, como usted señala, era un procedimiento de rutina, pero las cosas han cambiado por la terapia de antibióticos y la cirugía para ocasionar el drenaje de los senos nasales.

¿Le sugirió usted a su doctor ese tipo de tratamiento? Quizás, si no lo hizo y en su próxima cita se lo propone, él acepte y pueda hacérselo para evitarle la cirugía. Y si la técnica funcionara, podría ahorrarle el gasto, molestia e inconveniencias de la cirugía. Yo deseo sinceramente que así sea. Un abrazo.

ANA
13 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA ROMA:
Mi esposo y yo tenemos tres años de casados. Yo ya tenía dos hijos de mi primer esposo que nos abandonó. Él y yo tenemos una buena relación excepto que cuando se enoja quiebra cosas y golpea las puertas. Al poco rato se calma y recobra la compostura. La última vez que pasó esto, mi hija de 8 años estaba especialmente asustada porque mi esposo también agarró a nuestro perro que es un french poodle y lo arrojó al piso. La niña lloró y se puso a rezar y luego tomó al perrito y se salió a la calle a casa de nuestra vecina.

Le he dicho a mi esposo que debe asistir a terapia para que aprenda a controlar su coraje, pero dice que no lo necesita. Cuando no le pasa eso, es un hombre magnífico y un padre extraordinario, adora a mis hijos y ellos lo quieren mucho. Es más bueno con ellos que su padre biológico.

Ana, ¿cómo puedo convencer a mi esposo para que vaya con un psicólogo? Temo que si lo presiono sea peor. Necesito su consejo pues estoy muy preocupada. Se lo voy a agradecer mucho.

ROMA

QUERIDA ROMA:

No lo puedes “convencer”. Tu esposo es el que debe comprender que por el bien de la familia necesita ir con el psicólogo para que aprenda a controlar su ira. Además me preocupa la salud emocional de tus hijos. Cuando vio la niña a tu esposo tirar al perrito contra el piso, es una amenaza implícita de que podría hacerles lo mismo a ellos si lo hacen enfadar. Como madre responsable debes protegerlos de que los intimide. Es importante que se sientan seguros y en un ambiente seguro.

Ya que tu esposo se ha negado a recibir ayuda, te exhorto para que tú misma vayas a terapia. Te ayudará a poner tus prioridades en orden y a darte un entendimiento más completo de lo que debes hacer. Por favor no esperes.

ANA
12 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDO CHARLES:
Mi esposa y yo tenemos 32 años de casados y tenemos 4 hijos adultos ya casados. Ahora me dice que no le gusta que fume y me evita, aunque dice que sigue amándome. Además dice que ronco toda la noche y se fue a dormir a la recámara de huéspedes. También he notado que se enoja bastante conmigo y hasta me echa miradas de furia. ¿Cree usted que yo necesite ayuda psicológica o la necesita ella? Seguramente otras parejas tienen este problema, pero quise preguntarle a ver si puede ayudarme. Gracias. La saludo atentamente.

CHARLES
QUERIDO CHARLES:

La solución a su problema parece engañosamente simple: deje de fumar. Por otra parte, el problema del cigarro puede ser sólo una cortina de humo (lo siento no pude resistirme), una excusa para no afrontar la verdadera contienda en su matrimonio. Por eso, yo exhortaría tanto a usted como a su esposa para que busquen ayuda psicológica con un profesional.

Mientras esperan su cita, sugiero el siguiente experimento: compre parches de nicotina que se venden sin receta y deje de fumar. Además eso le dará a usted una mejor salud y más años de vida. Y roncará menos. El cigarro es un asesino. Dígale a su esposa que está tomando serias medidas para superar su adicción al cigarro. Y después de una semana propóngale unas cortas vacaciones juntos para ver si así pueden encender su pasión.

Pronostico que su esposa responderá a su actitud de manera positiva y pueden entrar en una nueva fase de su relación matrimonial. El problema podría ser resuelto y usted va a mejorar su salud, su ánimo, su carácter, su aliento.

Sin embargo, si los cigarros, aunque fueran eliminados, no son el problema central, los dos estarán en una posición para obtener ayuda profesional.

Deseo sinceramente que todo se resuelva favorablemente.

ANA
09 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA BODA DOBLE:
Soy una mujer de 22 años. Tengo una hermana gemela. Somos casi idénticas, mucha gente nos confunde y no nota las diferencias que hay entre las dos.

Puedo decirle que aunque ella y yo nos llevamos más o menos bien, nunca hemos tenido una gran afinidad. Y no ha sido por mí. Ella siempre ha querido hacer las mismas cosas que yo y me imita mucho y eso me ha fastidiado la vida.

Voy a casarme pronto y ahora resulta que el novio de mi hermana acaba de darle el anillo de compromiso y cuando eso pasó, ella vino corriendo conmigo y me dijo: “¿No te gustaría que nos casáramos juntas?”.

¡Imagínese! Yo ya había planeado mi boda con mi novio, mi mamá y mi suegra, y de pronto ella viene a acoplarse.

Aunque desde luego ellos harían sus gastos, pero ese no es el problema, la cosa es que tendremos que compartir todo y eso no me gusta.

Mi mamá y mi papá dicen que sí les gustaría que lo hiciéramos así y mi novio no se opone.

¿Qué hago Ana? No he sabido decirle que no, pero no quiero hacerlo. ¿Cómo se lo digo? Te agradezco.

BODA DOBLE
QUERIDA BODA DOBLE:

Es muy lamentable que ustedes, siendo gemelas –casi idénticas–, no se hayan llevado bien y no compartan tantas cosas importantes y bellas.

El tiempo se ha perdido lamentablemente. Y ahora, con esto, la situación se torna triste.

En mi opinión, tu comportamiento está siendo infantil y competitivo. ¿Temes que te robe la atención de los invitados? Yo pienso que una de las muchas ventajas de los gemelos o las gemelas, son la oportunidad de compartir momentos importantes en sus vidas.

A mí me encantaría asistir a una boda en la que se casaran dos gemelas.

Por otra parte, no creo que exista una manera “política” o “suave” en que pudieras decirle a tu hermana que no deseas que se case en la misma ceremonia que tú.

Pero si así lo decides así, aún contra el gusto de tus padres y la anuencia de tu novio, díselo de manera cariñosa, con la esperanza de que ella no se sienta desplazada o desairada.

ANA
08 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA ATORMENTADA:
Cuando tenía siete años de edad fui abusada sexualmente por un pariente. Cuando finalmente me decidí a decírselo a mis padres, unos meses después, ellos decidieron no decir nada a nadie para no dañarme más.

Pasaron los años y ahora tengo 21. He luchado emocional y sicológicamente para superar la pesadilla. Mis padres me pusieron en tratamiento con dos sicólogas y poco a poco me fui tranquilizando y superando el trauma.

Sin embargo, me he puesto a pensar que ese pariente vive aún y en la familia hay niñas desde meses hasta 10 años de edad y me horroriza pensar en que podría sucederles lo mismo que a mí hace años y estoy mucho muy preocupada. ¿Crees que tengo la obligación moral de hacer saber, de explicar a los padres de las niñas –hermanos y primos míos– lo que me sucedió con ese hombre y decirles que cuiden a sus niñas, porque él los visita, o es mejor que me quede callada?

Cada vez estoy más preocupada y aterrada de pensar en que esas pequeñitas pudieran pasar por lo mismo que yo. Si hablo sé que causaré problemas entre la familia y quizás hasta con mis padres que prefirieron callar. ¿Qué me aconsejas? Quiero tomar la decisión correcta.

Gracias.

ATORMENTADA
QUERIDA ATORMENTADA:

Quedarte callada sería cometer un grave pecado de omisión. Primero diles a tus padres que has decidido decir la verdad.

Habla después con los padres de esas niñas (y niños) y explícales tu triste experiencia para que ellos hablen con sus hijas o para que cuiden al extremo a sus niñas, no solamente con ese hombre sino con cualquier otro. Si tus padres se molestan porque hablas del asunto, allá ellos. Tú cumple lo que te dictan tu conciencia y tu corazón.

Y para ti, si continúan tus angustias, te sugiero que busques más ayuda sicológica. Has sufrido mucho y la terapia adecuada te ayudará a superar totalmente tu problema, que te ha causado tanto dolor.

ANA
07 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA MADRE AGOBIADA:
El problema que voy a contarle se refiere tanto a mi hija de 14 años como a unos nuevos vecinos que vinieron a vivir al lado de nuestra casa hace algunos meses. Ellos no son de esta ciudad y su hija de 13 años desea desesperadamente tener amistad con mi hija. La niña es tremendamente inmadura, anda mucho en la calle y quiere que mi hija la acompañe, no es buena estudiante (está en la misma secundaria que mi hija, pues cuando llegaron me preguntaron donde estudiaba mi hija y fueron a inscribirla allí), y también es algo grosera con su mamá. Decididamente pienso que las dos niñas no tienen nada en común. Mi hija es completamente distinta a esa jovencita.

No deseamos herir los sentimientos de esa niña, pero es muy cargada y se nos está haciendo difícil. Un día llamó a las 6 de la mañana para preguntarle a mi hija si podía irse con ella a una ceremonia de la escuela.

Ana, he platicado con la mamá de la niña y sin decirle claramente que no deseo la amistad de la jovencita para mi hija, dejé entrever que ambas son muy diferentes. Desde luego lo hice de la manera más amable, pero parece que no entendió el mensaje. La niña continúa visitándonos y llamando a mi hija.

Cualquier cosa que usted nos sugiera nos servirá. Muchas gracias.

MADRE AGOBIADA
QUERIDA MADRE AGOBIADA:

Este es uno de esos problemas que no es nada fácil resolver. No conozco una manera amable y gentil y que no lastime, de decirle a una niña sin amigos (porque eso debe sucederle a la vecinita) que ustedes no quieren saber nada de ella. Sin embargo, ustedes pueden decirle a la niña que no vuelva a llamar tan temprano. También, que ella es bastante dedicada a sus estudios y que desea hacer sus tareas y deberes antes de salir de la casa para divertirse, que ella prefiere quedarse a estudiar que salir a pasear. Y finalmente, podrías tú pedirle a la niña que no la llame a ella, que tu hija la llamará cuando tenga tiempo de salir.

Esta sería la fórmula para “sacudírsela”. Pero ¿qué tal si tu hija, con sus buenas costumbres y principios fuera un ejemplo para esa niña grosera y tan libre? A esa edad las jóvenes tienden a imitar a quienes admiran y pienso que es lo que le pasa a esa muchachita. Ella admira a tu hija y quiere su amistad y su compañía.

Les propongo que hagan un intento para que, por medio de su amistad, esa niña tenga un cambio en su vida y en su carácter. Sería un acto de gran benevolencia y hasta de misericordia.

Recibe un saludo afectuoso de

ANA
05 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA AMOR ADOLESCENTE:
Soy una señora joven, tengo 23 años. Tengo dos hijos y el mayor tiene 3 años. Mi esposo es un hombre muy bueno, es muy cariñoso conmigo y con los niños y dice que me quiere mucho. Tiene muy buen trabajo y en junio se graduará de profesionista, pues continuó estudiando porque dice que quiere darnos una buena vida a mí y a los niños.

Como ve, a simple vista no tengo ningún problema. Sucede que hace como ocho años tuve un novio en el pueblo donde yo vivía, y a pesar de que estábamos muy jóvenes, nos quisimos mucho. Cuando cumplí 15 años mis padres vinieron a esta ciudad y nosotros, sus hijos, con ellos. Mi novio y yo nos escribíamos y nos jurábamos amor, pero después comencé a tener muchos pretendientes y dejé de contestar sus cartas. Después me casé y supe que él había sufrido mucho y estaba muy triste. Así pasaron los años, en los cuales siempre nos mandábamos saludos con los amigos, pero sin vernos. Luego me mandó decir que tenía ganas de verme y que cuando fuera al pueblo le avisara y hace como un mes fui y fueron a buscarlo donde trabaja para decirle que allí estaba yo y vino luego luego.

Cuando nos encontramos yo estaba debajo de un árbol, no me dijo nada, nos tomamos de las manos y los dos teníamos llenos de lágrimas los ojos. Fuimos a dar una vuelta y me besó y me dijo que nunca me había olvidado, que seguía queriéndome a pesar de que hacía año y medio se había casado y esperaba un hijo. Nos dimos cita a los 15 días aquí, nos encontramos en un lugar e hicimos el amor. Él quiere que tenga un hijo de él, dice que nadie va a saberlo, sólo nosotros, que es lo único que nos falta para completar nuestra historia de amor.

Yo me animo, ya que de verdad lo quiero, es muy guapo y me gusta su forma de ser, ya que siempre me respetó y dijo cosas hermosas de mí. Quiero a mi esposo porque es el padre de mis hijos, pero el otro es el amor de mi vida.

Me confío a usted para que me aconseje. Tengo miedo de cometer una locura. Le cuento mi problema porque sé que todos verían pecaminoso este amor, pero es limpio y no me pesa lo que hago. Sé que estamos pecando de adulterio los dos, pero en el corazón no se manda. Lo siento por mi esposo y por mis hijos, pero no puedo dejar de verlo. Por favor aconséjeme. Estaré pendiente. Gracias.

AMOR ADOLESCENTE

QUERIDA AMOR ADOLESCENTE:

No estás pidiendo un consejo, sino aprobación a lo que estás haciendo, ya que dices que no puedes dejar de ver a ese muchacho y que no te pesa lo que haces. Yo desapruebo, como cualquiera lo haría, tu conducta, pues además de cometer adulterio ambos, incurres en una gran injusticia con tu esposo que te ama, te respeta y te es fiel y está tratando de superarse para darles a ti y a sus hijos lo mejor. Tuvieron la oportunidad de casarse, ¿por qué no lo hicieron? Así como ahora buscan la oportunidad de verse, ¿por qué no lo hicieron cuando ambos estaban solteros? Por favor no ultrajes tu matrimonio, si continúas esa relación y más aún, si tienes un hijo de ese hombre, cometerás una gran inmoralidad. No te hundas en la traición porque vas a arrepentirte y te despreciarás a ti misma. Vive tranquila al lado de tu esposo y de tus hijos y olvida que el otro existe, pues para ti debería ser como si estuviera muerto.

ANA
02 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDOS LECTORES:
Hoy que es el Día de los Muertos, es un pensamiento santo y saludable rezar por los difuntos, a fin de que, de acuerdo con nuestras creencias, sean libres de sus pecados. Y, por supuesto también por cada uno de nosotros, pecadores: “Señor Jesús, Juez universal ante quien toda culpa debe ser presentada en esta vida o en la otra, danos tu gracia para no pecar y ten misericordia de las almas del Purgatorio. Acepta y aplica los sobreabundantes méritos de tus padecimientos, los de tu Madre Dolorosa y los de todos los santos, en reparación del castigo que merecieron por sus pecados y llévalos a gozar de tu compañía”.

Salmo 22 (23). Salmo de David.

“Yahvé es mi pastor, nada me faltará. Él me hace reposar en verdes prados, me conduce a manantiales que restauran, confortando mi alma, guiándome por senderos rectos, para gloria de su Nombre.

“Aunque atraviese un valle de tinieblas, no temeré ningún mal, porque Tú vas conmigo. Tu bastón y tu cayado me infunden aliento. Para mí, Tú dispones una mesa ante los ojos de mis enemigos. Unges con bálsamo mi cabeza, mi copa rebosa. Bondad y misericordia me seguirán todos los días de mi vida; y moraré en la casa de Yahvé por días sin fin”.

Salmo 24 (25) 1-7. Salmo de David.

“A Ti, Yahvé, Dios mío, elevo mi alma; en Ti confío, no sea yo confundido; no se gocen a costa mía mis enemigos. No, ninguno que espera en Ti es confundido. Confundido queda el que locamente se aparta de Ti. Muéstrame tus caminos, oh Yahvé, indícame tus sendas; condúceme a tu verdad e instrúyeme, porque Tú eres el Dios que me salva, y estoy siempre esperándote.

“Acuérdate Yahvé, de tus misericordias, y de tus bondades de todos los tiempos. No recuerdes los pecados de mi mocedad (ni mis ofensas); según tu benevolencia, acuérdate de mí, por tu bondad, ¡oh Yahvé!”.

Salmo 90 (91). Premio de la confianza.

“Tú que te abrigas en el retiro del Altísimo, y descansas a la sombra del Omnipotente, di a Yahvé: ‘¡Refugio mío y fortaleza mía, mi Dios en quien confío!’, porque Él te librará del lazo de los cazadores y de la peste mortífera. Con sus plumas te cubrirá y tendrás refugio bajo sus alas; su fidelidad es escudo y broquel.

“No temerás los terrores de la noche, ni las saetas disparadas de día, ni la pestilencia que vaga en las tinieblas, ni el estrago que en pleno día devasta. Aunque mil caigan junto a ti y 10 mil a tu diestra, tú no serás alcanzado. Antes bien, con tus propios ojos contemplarás, y verás la retribución de los pecadores.

“Pues dijiste a Yahvé: ‘Tú eres mi refugio’, hiciste del Altísimo tu defensa. No te llegará el mal ni plaga alguna se aproximará a tu tienda. Pues Él te ha encomendado a sus ángeles, para que te guarden en todos tus caminos. Ellos te llevarán en sus manos, no sea que lastimes tu pie contra una piedra. Caminarás sobre el áspid y el basilisco; hollarás al león y al dragón.

“Por cuanto él se entregó a Mí, Yo lo preservaré; lo pondré en alto porque conoció mi Nombre. Me invocará, y le escucharé; estaré con él en la tribulación, lo sacaré y lo honraré. Lo saciaré de larga vida, y le haré ver mi salvación”.

Tomado de la Biblia Comentada por Mons. Dr. Juan Straubinger.
01 Noviembre 2018 04:00:00
QUERIDA MALAS NOTICIAS:
Una de mis mejores amigas tiene una hija de 19 años. Yo conozco a esa joven desde que era una niña y desde entonces es amiga de mi hija. Pues bien, esa jovencita está embarazada. Todavía no les da la noticia a sus padres ni a ningún otro miembro de su familia. Esta muchachita les mandó un whatsapp a mi hija y a otras de sus amigas anunciándoles su embarazo y hasta dice que ya programó un ultrasonido.

Mi hija me enseñó ese whatsapp y yo me siento atrapada en medio del asunto. Mi hija y yo pensamos que debo decirle a mi amiga, madre de la muchacha y a su esposo lo que sucede. A mi hija le preocupa que se divulgue el secreto y mi amiga llegue a ofenderse o a enojarse conmigo por no habérselo dicho cuando me enteré.

Mi marido me dice que me quede callada y no lo comente con nadie. Piensa que la joven debe darles la noticia a sus padres, que lo que debo hacer es convencerla de que se lo diga a sus padres. Tengo que tomar una decisión. La joven tiene ya tres meses de embarazo, aunque no se le nota.

Por favor, ayúdame a decidir. Te lo voy a agradecer y también que me contestes a la mayor brevedad.

MALAS NOTICIAS.

QUERIDA
MALAS NOTICIAS:

No son malas las noticias. Van a ser momentos difíciles para esa joven y para sus padres, pero un bebé siempre debe ser bienvenido.

Estoy de acuerdo con tu marido. Ya que la joven es íntima amiga de tu hija y tú la conoces desde que era niña, convéncela para que comparta la noticia con sus padres. Tarde o temprano tendrá que hacerlo, más vale que lo haga cuanto antes. Lo hizo ya con sus amigas. Y si te parece bien a ti y a tu esposo, ofrécele estar con ella como apoyo moral cuando trate el asunto con sus padres. Puedes ser tú la seguridad que ella necesita para enfrentar a sus padres.

ANA
31 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA MATRIMONIO SIN SEXO:
Mi esposo y yo tenemos apenas seis años de casados y jamás imaginé que en tan poco tiempo nuestra vida sexual estuviera prácticamente terminada. Podría decirte que de aquella pasión no queda casi nada. Sin embargo mi esposo, cuando estamos solos, constantemente está hablando de sexo.

¿Qué le estará pasando a este hombre? En esos seis años tuvimos una vida sexual muy activa y muy buena. Ni yo me quejo de él y estoy segura de que él tampoco puede quejarse de mí. Entonces ¿qué pasó?

Quise escribirte porque conozco tu seriedad, tu ética y tus atinadas respuestas. No puedo hablar de esto con mi mamá porque ella es muy metida en la iglesia. Ella se hizo cristiana y no me inspira o no me atrevo a tratarle este tema a ella. ¿Me puedes ayudar, por favor? No quiero hacer nada que lastime más mi matrimonio, pero tampoco puedo quedarme sin hacer nada. Te ruego toda la discreción que te caracteriza.

Muchas gracias amiga mía.

MATRIMONIO SIN SEXO

QUERIDA
MATRIMONIO SIN SEXO:

Cuenta, como todos mis lectores, con mi absoluta y total discreción. Jamás traicionaré la confianza de ninguno de ustedes. Yo siempre he sabido respetar la identidad ajena, aunque, como en tu caso, conozca tu nombre.

Tu esposo y tú no debieran estar aburridos uno del otro a los seis años de matrimonio. La luna de miel ha terminado, y ahora es el momento de construir la clase de comunicación que va más allá de la atracción sexual. No significa mi comentario que el sexo no es importante, pero esa otra comunicación, verbal y no verbal como las caricias, la preocupación de uno hacia el otro, las atenciones, las miradas acariciadoras, pueden llevar ahora hacia el establecimiento del preciso clima para una satisfactoria relación sexual que podrá resistir la prueba del tiempo.

Tu esposo podría estar hablando mucho de sexo porque se siente inseguro y preocupado acerca de su habilidad para satisfacerte en la cama. Pudiera estar sufriendo de una impotencia temporal que golpea a muchos hombres alguna vez en su vida. Y quizás desea hablar del problema contigo pero no encuentra las palabras para hacerlo. Entonces, hablando constantemente de sexo, te está invitando a iniciar la conversación.

De todas formas, habla con él del tema. Asegúrale que lo amas más que cuando se casaron y que lo consideras un amante maravilloso. Pregúntale si hay algo que puedas hacer para estimularlo y excitarlo. Pero, sobre todo, sé amable y ten mucho tacto. Si acaso estos esfuerzos tuyos fallaran, algunas sesiones de terapia profesional pueden ayudar a que su matrimonio regrese a lo que fue. Lo deseo sinceramente.

ANA
30 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA ATERRADA:
He leído siempre mucho tu columna y en mi desesperación me animo a escribirte pues estoy aterrada.

Tengo tres hijos y uno de ellos, el de en medio que tiene 17 años, siempre ha sido medio raro. Es un hijo maravilloso: bueno, formal, estudioso, me ayuda y apoya en todo. Es también muy buen hermano. Pero querida Ana, me he dado cuenta de que es homosexual. Yo siempre había notado algo, pero o me hacía tonta o trataba de no pensar mucho en ello, esperando siempre que no fuera así, pero últimamente se le ha acentuado el amaneramiento y además encontré en la bolsa de uno de sus pantalones cuando iba a lavarlo, una carta que seguramente olvidó guardar, romper o quemar. Era una carta de un muchacho y hablaba del amor entre ellos.

Fue un momento terrible para mí y desde entonces no tengo paz. Yo soy viuda y haría cualquier cosa para que mi hijo cambiara, porque también está el aspecto moral y religioso. Y quisiera pedirte que me consiguieras el nombre de un doctor o siquiatra que pudiera ayudarnos. Por favor ayúdame. Estoy

ATERRADA
QUERIDA ATERRADA:

Lamento que lo que voy a decirte no sea lo que esperas. Comprendo que estés muy triste, desesperada y aterrada como dices, y con la esperanza de que tu hijo cambie.

Conversé con una sicóloga y me dijo lo siguiente: la homosexualidad no es “curable”. Lo que se puede lograr, tras mucho trabajo sicológico, es inhibirlo o bloquearlo por represión interna. Eso nada tiene que ver con la religión. Se puede ser la mejor de las personas en el aspecto moral y religioso, pero se continúa siendo homosexual. Lo único que puede hacerse es tener mucha comprensión y tratar de que no se deterioren las relaciones familiares. Que tus consejos sean para que se comporte bien, que tenga actividades como el deporte, tocar un instrumento, etcétera, pero la homosexualidad allí estará. Es como si alguien padeciera epilepsia. Él no tiene ninguna culpa. La terapia sicológica puede ayudarte a ti, para entender la homosexualidad de tu hijo y para aceptarla sin dañarlo.

Nadie en la familia haga algo que lastime a tu hijo, para evitar que pudiera dejar la casa, ya que actualmente existen muchos riesgos. Ayuda a tu hijo comprendiéndolo y ayudándolo para que supere todo lo que viene. Que termine alguna carrera, trabaje y aspire a ser una buena persona, que no beba ni caiga en la promiscuidad. Tus consejos y comprensión serán vitales en la vida de tu hijo.

ANA
29 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDO ADMIRADOR:
He comprobado día a día que leo las respuestas que da a las cartas que le escriben, que usted es una dama a la que le gusta ayudar a las personas y aprovecho la ayuda que nos brinda. Le expongo mi problema a ver si por favor me ayuda.

Tuve la fortuna de enamorarme de una mujer cuatro años mayor que yo. Cuando la conocí ella contaba con 23 años y yo 19. Nos hicimos novios ante mi insistencia, pero no duramos ni el año porque ella no me quería y así me lo hizo saber, hasta que comprendí que era mejor desistir.

Han pasado cinco largos años y aún no la puedo olvidar, pues la amé de manera desmedida, hasta llegar al punto de la idolatría. Actualmente no sé decirle si aún la quiero, lo cierto es que no puedo querer a nadie. Posiblemente por el amor tan grande que le tuve a esa mujer se me haya acabado la fuerza, el néctar del amor y no sepa dónde encontrar de nuevo ese sentimiento para volver a sentirme completo como antes.

Tengo amistad con muchas muchachas, a quienes trato frecuentemente y a todas por igual; más la belleza de una, la ternura de la otra, el carácter jovial de otra, la simpatía de otra no me llaman la atención como para hacer mi novia a alguna de ellas. Me siento como muerto en vida, sin poder gozar del amor.

Agradecería infinito su consejo, ya que considero que es usted una mujer que puede darme la clave para mi problema.

UN ADMIRADOR

QUERIDO ADMIRADOR:

¿Por qué no te acercas a la fiesta de la vida, a la cual estamos todos invitados? Las puertas están abiertas para ti. No vayas por la existencia sin apreciar esa vida en todo lo que vale. Nos puede dar cosas bellas y maravillosas si queremos; nosotros solamente tenemos que extender la mano y tomarlas.

Estás siendo muy injusto contigo mismo, pues pudiendo ser feliz haces a un lado esa dicha para seguir aferrado a un recuerdo que, aunque haya sido hermoso, no te deja ya nada más que tristeza. Si ella no te quiso, si ella te olvidó ¿qué esperas obtener al rechazar el amor que puede darte una mujer buena y sincera? Prepara tu espíritu para recibir todo lo que esta hermosa vida que Dios nos ha dado puede ofrecerte. Que el pasado sea un estímulo, no el fin de la jornada.

ANA
26 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA ANA:
Aunque a mi esposo le faltan 15 años para jubilarse, ya estoy preocupada por lo que puede traer su jubilación. Él y yo nos amamos mucho y tenemos dos hermosos hijos. El “problema” es que vivimos en una ciudad de Estados Unidos donde el invierno es sumamente frío, hay mucha nieve, heladas, lluvias y todos los problemas que acarrea el frío.

Yo vine a vivir aquí desde que tenía 12 años, pues mis padres vinieron de México y nos quedamos acá porque ya vivían en esta ciudad mis abuelos y los hermanos de mi papá y luego, poco a poco, se vino la familia de mi mamá. Ya todos somos ciudadanos de este país. Yo estudié para maestra y enseño español en una escuela.

A mí me encanta la nieve, andar con abrigos, botas, pantalones gruesos, calcetines, bufandas, etcétera. No me molesta quitar la nieve de la salida de la cochera y me encanta relajarme frente a la chimenea. Prefiero el invierno al verano. A mi esposo le pasa lo contrario. Y es porque él, que sus padres también son mexicanos y vinieron a vivir a Estados Unidos, llegaron a California y allí vivió hasta que vino a esta ciudad a los 28 años porque la empresa lo mandó para acá. Por eso el frío lo deprime y sufre.

Cuenta los días de invierno hasta que comienza a hacer calor. Maldice la nieve y los días nublados que son ideales para mí.

Él tiene a toda su familia y amigos muy apreciados que viven allá y vamos a visitarlos cada año y él se siente feliz. Y siempre ha dicho que está decidido a que cuando se jubile quiere que nos vayamos a vivir allá. Yo tengo problema de migrañas que comienzan cuando la luz del sol es muy brillante. No me gusta el calor y además extrañaría a mi familia, a quienes veo muy seguido y sería muy triste para mí estar lejos de ellos.

QUERIDA NIEVE O SOL:

Para comenzar, no se preocupe tanto. Tienen 15 años para resolver el asunto. Y quiero decirle que existe un punto a su favor. Uno de los errores más desafortunados que las personas mayores han cometido, implica su fantasía del retiro. Algunos venden sus casas, dejan atrás a familiares y amigos –toda su red de apoyo emocional– y se mudan a otra ciudad para vivir su sueño.

Pero cuando llegan a ese lugar, este no resulta ser tan idílico como pensaban. Por ello sugiero que cuando llegue el momento den ese paso lentamente. Si él quiere mudarse a ese lugar al jubilarse, consideren rentar su “hermosa casa” por un año y rentar ustedes una casa en ese lugar donde su esposo quiere ir a vivir. De esa manera los dos pueden ver cuál sería la realidad de un retiro en esa ciudad y, si no está al nivel de la fantasía, tendrían todavía su casa a donde regresar.

Con sus hijos no habría problema. Ellos dentro de 15 años ya no vivirían quizás ni en la misma ciudad donde ahora viven. Asimismo piense que existe la posibilidad (muy grande) de que a su familia y amigos podría gustarles tener a donde llegar en el invierno y vendrían a donde ustedes vivan para descongelar sus congelados huesos. Seguramente tendrían tantas visitas que no extrañarían a familia y amigos.

Por ahora relájese frente a su chimenea. Viva felizmente el presente y no se preocupe con tanta anticipación por algo que quizás no suceda. ¿Qué le parece poner todo en manos de Dios? Saludos afectuosos.

ANA
25 Octubre 2018 04:00:00
ESPOSA DEL BUENO
QUERIDA ANA:

Mi esposo es un hombre excelente y su mayor virtud es la generosidad. Sin embargo acerca de eso es que quisiera quejarme. Yo no soy avara, pero cuido lo que él gana con su trabajo diario. No somos ricos, vivimos bien, pero ni nos acercamos a la riqueza. Tenemos nuestra casa que es grande y buena y está localizada en una buena colonia. Tenemos dos autos y nuestros hijos van a un colegio particular no muy caro. Vamos de vacaciones cada año, salimos a cenar con alguna frecuencia y los domingos comemos con nuestros hijos fuera de casa. Como verá no nos falta el dinero, pero tampoco nos sobra.

Él es un alto empleado en una tienda de departamentos y algunos parientes y amigos son tan “encajosos” que viven pidiéndole el favor de que les compre algunos artículos y que a él le salen más baratos porque le hacen precio de empleado. Él lo hace con gusto y paga los artículos, pero después de que se los entrega, ha habido ocasiones (varias) en que ni parientes ni amigos le pagan. Él es incapaz de cobrarles, pero ellos abusan de su bondad. ¿Y esas personas reconocen alguna vez sus favores? ¡No! Pero él, a pesar de eso, no rechaza las peticiones de nadie y pienso en ratos que es porque no puede soportar la idea de que piensen que no es un buen hombre.

Yo le digo que debe detenerse de hacer esos favores, pero él, a pesar de que me dice que está bien, vuelve a caer en lo mismo y yo ya estoy cansada. Él me pide que a nadie le hable de lo que le deben y yo me freno para no hacerlo porque me lo pide, pero me cuesta bastante. ¿Qué puedo hacer? Por favor ayúdame a convencerlo de que esos gorrones son solamente eso: gorrones.

Le mostraré tu respuesta para que siga tu consejo. Muchas gracias.

ESPOSA DEL BUENO
24 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA GATOS NO:
Soy una mujer divorciada con un hijo de 19 años que vive con su papá desde hace dos años que comenzó su carrera, porque la que escogió no la hay aquí y sí en donde vive su papá. Yo tengo 42 años y he estado saliendo desde hace un año con un hombre también divorciado con dos hijos, que tiene 47 años. Nuestra relación se ha ido haciendo cada vez más seria y hace dos semanas me dijo que fuéramos pensando en el matrimonio.

Nuestra relación es maravillosa. Yo lo quiero mucho y él me quiere también. Es serio, formal, profesionista de excelente reputación y bastante éxito. Es atento y cariñoso y tiene muchos detalles conmigo. Mi hijo ya lo conoce y cuando le dije que quizás nos casemos, le pareció muy bien. Y mi novio me dice que sus hijos, que ya también me conocen, están de acuerdo con nuestra relación y en que nos casemos. Nuestros hijos ya se conocen y se llevan bien. En fin, que todo está de manera perfecta para que podamos ser felices.

Pero… tengo un problema. A él le gustan los gatos y tiene dos. A mí me gustan los perros y tengo uno pequeño. A él no le molesta mi perro, pero yo no puedo decir lo mismo de los gatos. A mí no me gustan y cuando voy a su casa me siento muy incómoda porque hay un constante olor de los orines en la caja de la arena de los gatos, y él les permite que se suban a los muebles.

Yo ya le dije que no me gustan los gatos y hemos tenido dos discusiones por ese tema. Como noté que se molesta, he preferido ya no tocar el asunto y me he quedado callada, pero esa no es la solución. ¿Cómo voy a poder casarme e irme a vivir a su casa como él quiere, si tiene allí a esos dos gatos cuyo olor no soporto? Lo amo mucho, pero el olfato me va a separar de él.

Por favor ayúdame a tomar la mejor decisión. Muchas gracias.

GATOS NO

QUERIDA GATOS NO:

Si tu novio se negara a darles a sus gatos un hogar que los acoja bien en otra parte, su matrimonio podría perder la armonía. Los gatos para muchas personas pueden ser excelente compañía, pero a diferencia de los perros, que son preferidos por la mayoría, no sucede lo mismo con los gatos. Seguramente él acepte que saquen al jardín o patio la caja de arena y enviarlos para que sean educados para no subirse a los muebles. Eso podría ayudar. Los gatos son silenciosos y tranquilos y, si los educan, es posible que te acostumbres a ellos. Hagan la prueba, porque el hombre vale la pena. No es fácil encontrar a alguien como él. Piénsalo con calma y buena voluntad. Y con amor.

ANA
23 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA IRLANDA:
Cuando yo tenía 18 años (lo recuerdo porque acababa de cumplirlos y me habían hecho una fiesta muy bonita mis papás), el papá de una íntima amiga mía falleció en un accidente. Ella era de mi edad y su papá tenía 40 años. El señor había sido muy aficionado a las motocicletas y en ese entonces tenía dos de muy buena marca. Para mi amiga fue una gran tragedia, pues adoraba a su papá y era hija única. Yo la acompañé en todo momento, desde que ella misma me avisó del accidente de su papá.

Esa noche me quedé con ella en su casa, todavía no llevaban el cuerpo a la funeraria. Por la mañana me fui a mi casa a cambiarme de ropa y quedé de encontrarla de nuevo en la funeraria. Al llegar allí me sorprendió ver a muchos señores vestidos con pantalón de mezclilla, algunos con camiseta, otros con camisa, pero casi todos con chaqueta de piel. Y muchas motos afuera, estacionadas una junto a la otra en fila. Sus amigos le dejaron recuerdos en el ataúd y alegremente platicaron acerca de los buenos momentos que habían pasado todos en su compañía conduciendo sus motocicletas. Casi no hubo lágrimas. Luego cuando lo llevaron al panteón, porque él no quería que lo incineraran, fueron todos esos señores en sus motos detrás de la carroza. Fue impresionante aquello, no he podido olvidarlo.

Pero mi comentario es que en aquel entonces, a mí me pareció inapropiado que fueran los señores vestidos de ese modo. Y también que la mamá de mi amiga hubiera decidido que vistieran al señor con pantalón de mezclilla, camisa blanca y chaqueta de piel negra, la que usaba cuando iba en moto.

Han pasado bastantes años desde entonces y he cambiado de parecer. Ahora sé que todo aquello fue exactamente como le hubiera gustado al papá de mi amiga que fuera su funeral. La vida no cesa de enseñarnos.

Gracias por su columna, que nos permite decir todas estas cosas.

IRLANDA

QUERIDA IRLANDA:

Gracias a ti y a todos mis lectores que me confían sus recuerdos, sus dudas, sus inquietudes. Entiendo perfectamente lo que pensaste entonces y cómo piensas ahora. Sí, la vida nos enseña constantemente. Lo que debemos hacer es aprender. Quiero que leas lo que sucedió no hace mucho en una familia que conozco y aprecio. La señora perdió a su esposo de manera repentina, eran un matrimonio relativamente joven y se querían mucho. Unos días antes de que él falleciera habían ido a cenar a un restaurante y pasaron por una tienda de ropa de mujer y en el aparador había un maniquí con un vestido verde y él le dijo que el vestido se vería mucho más bonito en ella.

Al día siguiente ella fue y se lo compró, pero no lo había estrenado cuando él falleció. Así pues, ella llegó al funeral usando el vestido verde que a él le había gustado. Dijo que se lo puso sabiendo que el espíritu de él le susurraba a ella: “Tomaste la decisión correcta. El vestido se ve más bonito en ti que en el maniquí de la tienda”. Aunque no faltara quien hubiera criticado (sin conocer la razón por la que usaba aquel vestido verde), a ella eso le trajo mucho consuelo.

ANA
22 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDO PREGUNTÓN:
Le escribe un hombre de 69 años. Ahora soy abuelo. Y le quiero comentar y preguntar algo. Pero antes le diré que todos los días recibimos Zócalo en la casa y aparte de que mi mujer y yo leemos casi todo el periódico, leemos primero que nada las cartas que le escriben y sus respuestas. La felicito muy sinceramente.

Cuando yo era niño, la campaña contra el cigarrillo y la fumadera consistía en decirnos que si fumábamos se detendría nuestro crecimiento y nos íbamos a quedar chaparros. En esta época no escucho que se hable de ello. Por eso quiero preguntarle, ¿será cierto que el fumar realmente detiene el crecimiento? Si así fuera, ¿por qué ese mensaje no es difundido más fuertemente y más frecuentemente? Ojalá pudiera usted contestar a mis preguntas. Como le digo leemos sus cartas y mensajes y usted, no muy frecuentemente, pero sí periódicamente, incluye en su columna mensajes sobre este tema. Lo que le admiro, pues el tabaco es muy dañino. Yo sólo fumé cuando tenía como 13 años como para probar, y me hizo hasta regresar el estómago.

Otra pregunta que quiero hacerle es también relacionada con mi juventud. Nos decían que si besábamos a una muchacha que trajera una infección en sus dientes, se nos podía pegar. ¿Será verdad? Bueno. La saludo muy atentamente y le doy las gracias por su tiempo y su atención en contestarme.

PREGUNTÓN
QUERIDO PREGUNTÓN:

Me dio en mi pata de palo con el tema. He leído mucho sobre él y ahí va mi comentario. Crecimos aproximadamente en la misma época. En esos días, la asociación de fumar cigarrillos con el cáncer del pulmón y la enfermedad del corazón no estaba tan bien confirmada como lo está ahora. El crecimiento detenido palidece en comparación con esas consecuencias de fumar.

No sé si alguna vez haya sido probado que los jóvenes que fuman detienen su crecimiento. Puede hacer un caso teórico de que fuera verdad. El monóxido de carbono del humo del cigarrillo se adhiere tan fuertemente a los glóbulos rojos, que no pueden llevar el oxígeno que necesita el cuerpo para mantener la salud y el crecimiento. En todo lo que he leído, nunca he visto algo confiable acerca de eso. Pero de los terribles daños del tabaco en el cuerpo, no hay la más leve duda.

Y en cuanto a infectarse las encías por medio de los besos, me dice mi amigo el doctor que existen estudios que dicen que las enfermedades periodontales (de las encías) se pueden trasmitir por medio del beso. Felicitaciones por preferir Zócalo y gracias por leer mi columna. Saludos afectuosos.

ANA
19 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA JOYAS:
Estoy casada con un hombre que era viudo y tiene dos hijos. La hija está casada y el hijo acaba de comprometerse con su novia, que es una linda muchacha. Es muy bonita por fuera y también por dentro. Tiene ella un carácter hermoso, es trabajadora, amable, le gusta cocinar, tiene detalles delicados. En fin, es una gran muchacha.

El hijo de mi esposo es también un excelente joven. Ya es profesionista y como persona es hermoso.

Aunque no es mi hijo, yo lo quiero mucho. Pues resulta que hace unos días él le dio a su novia el anillo de compromiso.

Es un “diamante” grande. Aunque no soy una experta en joyas, inmediatamente que lo vi me di cuenta de que no es un diamante real. Pero la joven novia lo muestra con mucho orgullo y encantada. Por eso creo que no tiene idea de que es falso.

Le comenté a mi esposo que la piedra no es auténtica y me dijo que debo decirle a su futura nuera que el diamante es falso, pero yo he decidido que es mejor guardarme esta información.

¿Usted qué dice? ¿Hablo con la joven y, como dice mi esposo, le digo lo que pienso o mejor callo? Muy agradecida por su ayuda.

JOYAS

QUERIDA JOYAS:

Estoy de acuerdo con usted. Es posible que la futura novia ya lo haya notado, pero por su carácter y manera de ser, prefiere dejarlo pasar. Si no se ha dado cuenta, cuando tenga que ir con un joyero, él “le dará la noticia”.

¿No será que el joven novio ya le haya dicho a su novia que el diamante no es auténtico? De cualquier manera, usted no debe ser la mensajera. Mejor permanezca callada.

ANA
18 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA CDMX:
Tengo una hija de 16 años y es la clase de jovencita que toda madre quisiera tener por hija. Es respetuosa, considerada, cariñosa, se porta bien y es una excelente estudiante. Mi dilema es si debo o no pagarle por hacer algunas tareas domésticas sencillas que le pido que haga en casa. Ella de buena gana me ayuda, no se queja ni se enoja, pero a veces no lo hace bien. Lo único que yo podría decir que en momentos me disgusta un poco es que me pide muchas cosas: zapatos, blusas, algunos cosméticos o adornos para el cabello, etcétera. Nunca me exige, sólo me pide.

Le he dicho que si hace un mejor trabajo en esas sencillas tareas domésticas, le daré algún dinero para sus gastos. Es tan buena niña que siento que merece ser recompensada, pero también quiero que aprenda que debe hacer bien las cosas si quiere que le pague. Así será la vida cuando crezca, así que quisiera que aprendiera esa lección ahora. Apreciaría cualquier consejo tuyo.

CDMX

QUERIDA CDMX:

Tu hija está en la edad en que todo les gusta y quieren tener de todo. No la culpes por ello. Pero sí que aprenda que debe frenar un poco sus deseos. La idea de darle una recompensa económica por las tareas domésticas en las que te ayuda me parece muy buena. Los hijos también deben aprender el valor de cooperar con las tareas domésticas, pero también aprender que deben hacerlas bien. Dile que Calidad es hacer bien las cosas desde la primera vez. Y que los trabajos de cualquier tipo deben hacerse bien. Es una lección que la beneficiará para el resto de su vida.

La cooperación en los trabajos de la casa no debieran ser pagados, pero tu hija merece, por su comportamiento en general, recibir una recompensa. Eso siempre será un aliento.

ANA
17 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA SICÓLOGA PATITO:
Tengo un hermano que está casado con una muchacha que considero es buena, pero es metiche y desconsiderada. Ella de ninguna manera tiene un título de sicóloga o en Medicina, es licenciada en Administración de Empresas pero, sin embargo, libremente otorga a cada miembro de la familia su diagnóstico, después de leer algún artículo en una revista.

Hace pocos días, en una reunión familiar, ella dijo que yo soy bipolar, que mi prima tiene sicosis y que mi mamá está en la primera etapa de Alzheimer. Así, sin ningún motivo. Lo soltó de repente. Me espantó su falta de sensibilidad sobre esto y otras cuestiones, así que al día siguiente le llamé por teléfono para que tuviéramos una plática honesta de su comportamiento. En ese momento, muy enojada, me dijo que me ocupara de mis cosas y no le quitara el tiempo y colgó.

Enseguida le llamó a mi mamá y le dijo que se había sentido insultada porque yo usé la palabra “comportamiento” con ella. Dijo que con eso la había hecho sentir como si fuera una niña de 5 años.

Después de que se calmó, me llamó y repitió que se había sentido insultada porque me referí a su “comportamiento” y cuando le pregunté cuál palabra debí haber utilizado, me dijo que debería haber usado la palabra “esfuerzos para ayudar”. Yo le dije: “¿Te fijas en eso después de todo lo que nos dijiste a mi madre, a mi prima y a mí?”. Ya no me contestó y colgó.

¿Qué piensas Ana de esos llamados “esfuerzos para ayudar”? Yo todavía sigo pensando que ella se pasó de la raya. Ella puede ser muchas cosas, pero no es sicóloga ni siquiatra.

SICÓLOGA PATITO

QUERIDA SICÓLOGA PATITO:

Tu cuñada por supuesto que no es sicóloga y sí se pasó de la raya. Ciertamente ella las lastimó y merecía el comentario que le hiciste. Ella se ofendió porque tú “diste en el clavo”, pero hay un refrán que dice: “La mejor defensa es una buena ofensa”, y tu cuñada es un buen ejemplo de eso, y aunque tú no dijiste ninguna palabra ofensiva, en su mente equivocada y retorcida, así lo consideró ella. Creo que quizás ella sí tiene problemas mentales. Si tiene un poco de inteligencia, ya lo pensará bien y sabiendo que cometió una falta de consideración con ustedes, quizás ofrezca una disculpa y se abstenga en delante de “comportarse” como lo hizo.

Si continúa con ese “comportamiento” en otras ocasiones, pídanle a tu hermano que mejor se abstenga de llevarla a las reuniones familiares. Él va a comprender que esa actitud que toma lastima a todos y especialmente a tu mamá.

Saludos afectuosos.

ANA

16 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA HIJA DESOLADA:
Soy una mujer joven. Siempre supe que era adoptada y nunca me importó porque mis padres adoptivos fueron estupendos padres para mí. Mi mamá siempre contestaba cualquier pregunta que le hacía cuando tenía alguna curiosidad o alguna duda respecto a mi situación. Poco después de nacer mi primer hijo me dio curiosidad y tentación y comencé a pensar en buscar a mis padres biológicos para ver si podía encontrarlos. Hablé con ello con mi mamá y ella estuvo de acuerdo y hasta sugirió algunas maneras para poder encontrarlos.

Como estábamos comenzando nuestra familia, habíamos comprado casa y un auto para mí, así que estábamos algo recortados de dinero mi esposo y yo, así que no disponía de efectivo para gastos de investigadores o cosas por el estilo, por eso comencé a buscar en internet y después de varios años pude encontrar a mis padres biológicos. Ambos viven, están casados ambos y tienen dos hijos varones. Cuando di con ellos y me puse en contacto, se pusieron felices y quisieron conocerme. Son personas maravillosas y estoy llena de felicidad de haberlos encontrado. Viven lejos y no los veré seguido, pero nos comunicamos por teléfono. El problema después fue que cuando le dije a mi mamá que había encontrado a mis padres, primero se puso contenta por mí, pero a los pocos días la vi preocupada o molesta y al preguntarle qué pasaba me dijo me dijo que “estaba destruyendo la unión familiar” al contactarme con ellos.

Cuando vi su actitud me sentí desconsolada y triste. A ella nunca le escondí mi propósito y le recordé que hasta se puso contenta y me dio ideas para encontrarlos, pero no cambio su actitud. Quiero muchísimo a mis padres adoptivos, para mí siempre han sido los únicos padres que he tenido, pero ahora se ha levantado un muro entre nosotros que no puedo romper. He buscado la manera de hablar con ellos del asunto, exponerles mis sentimientos pero no quieren hablar del tema. Hasta comenzaron a excluirme de la familia. No me avisaron que mi abuelita (mamá de mi mamá) había muerto. Me dijeron hasta que ya la habían sepultado. Yo siempre la quise mucho y ella a mí, así que me dolió muchísimo no haberme despedido de ella.

Tengo dos hijos y no quiero que pierdan a los únicos abuelos que han conocido en su corta vida y verme triste cada vez que nos vemos con mis padres es desconcertante para ellos. Por favor dígame cómo puedo manejar esta difícil situación que me está agobiando tanto. Muchas gracias. Espero su atinada respuesta.

HIJA DESOLADA

QUERIDA HIJA DESOLADA:

Tu madre no sólo estuvo de acuerdo en que buscaras a tus padres biológicos sino que hasta te ayudó en tu búsqueda. Pero pienso que en algún nivel ella nunca pensó que los encontrarías, así pues cuando le anunciaste que los habías encontrado, se sintió traicionada y amenazada, y su reacción fue volverse punitiva. No avisarte del fallecimiento de tu abuelita fue un acto que puede calificarse de imperdonable. Pero perdónala, porque ella no se está dando cuenta de lo que hace.

Si ella y tu padre no quieren hablar del tema, te sugiero que les escribas una carta. Escribiendo es más fácil explicar las cosas. Diles lo mucho que los has amado siempre y lo mucho que los amas y menciona que ese sentimiento no se acabará nunca. Recuérdales que es la única familia que has conocido y tus hijos también y que no tienes intención de lastimar a nadie. Si eso no funciona, pídele a un sacerdote, o pastor de la iglesia que interceda. Si no tienen uno conocido, acude con otro pariente de confianza que lo haga por ti. Si después de todo eso no funcionara (estoy segura que sí funcionará), entonces para no exponer a tus hijos a una atmósfera de hostilidad, haz un pequeño alto en el camino. Dales algunas semanas de separación para que se den cuenta de que has sido y sigues siendo su hija querida y los amas mucho. Continúa cultivando tu relación con el resto de la familia y no rompas tu contacto con tus padres biológicos y siéntete tranquila. Has hecho bien las cosas y no hay dolo en nada.

Estoy segura que tus padres van a reaccionar en poco tiempo y de nuevo estarán felices de tenerte a tu lado, así como a tus hijos. No desesperes ni pierdas la fe, todo va a resolverse felizmente.

ANA
15 Octubre 2018 04:00:00
QUERIDA IRMA:
Te escribo para comentar un artículo que leí y que me pareció muy interesante. Espero que a ti también para compartirlo con tus lectores. Se trata del buen humor y especialmente la risa. Dice el artículo que son de suma importancia para la salud y hasta para recuperarla cuando se tiene perdida, aún en casos en los que se piensa que es una enfermedad incurable.

El placer de reír es conocido de un tiempo para acá y se ha descubierto su poder terapéutico, aunque todavía no haya unanimidad en este aspecto. Sin embargo expertos aseguran que la risa puede curar tanto un dolor de estómago como una severa enfermedad terminal. Me pareció muy interesante el artículo, lo recorté y se lo envío arreglado porque es algo largo y dice que el origen de la terapia de la risa lo descubrió un eminente médico estadunidense, el doctor Norman Cousins.

Y la historia de él es la siguiente: El doctor estaba enfermo de una espondiliartritis anquilosante, lo que lo hacía sufrir terriblemente y tenía una posibilidad entre 500 de salir adelante, y sus colegas le dijeron que prácticamente no podían aliviarlo y le dictaron sentencia de muerte. Entonces el doctor decidió tomar su caso en sus manos. Dejó el hospital, se instaló en un hotel y estableció un programa de emociones positivas para la estimulación química de su cuerpo. Su menú era reír a carcajadas y tomar vitamina C en dosis altas. Durante varias semanas, tendido de espaldas, vio una impresionante cantidad de películas cómicas y absorbió por vía intravenosa grandes cantidades de vitamina C. En cosa de ocho semanas el doctor Cousins había mejorado en un 90% y pudo volver al trabajo.

¿No le parece maravilloso que algo que tenemos en nosotros mismos, que no nos cuesta, pueda curarnos? Además reír nos hace olvidarnos de las penas y sentirnos felices. Espero que esto le parezca interesante para su columna tan apreciada y tan valiosa. Reciba un saludo afectuoso.

IRMA
QUERIDA IRMA:

Desde luego que encuentro maravilloso que exista la terapia de la risa. A mí me encanta ver a la gente sonreír, y desde luego devolver la sonrisa. Y me siento espléndidamente cuando río a carcajadas. ¿Recuerda la película Patch Adams, interpretada por el excelente actor ya fallecido Robin Williams? Es una historia verdadera sobre este tema y el doctor Adams vive aún y viaja llevando el testimonio de su tesis de la terapia de la risa.

Y eso me hace recordar a una persona muy apreciada en nuestra ciudad y también por mí, el doctor Juan Talamás, extraordinario odontólogo, desafortunadamente ya fallecido, quien tenía la risa más maravillosa que yo he escuchado. Y siento la necesidad de relatarles una anécdota de la cual él fue protagonista. En el Teatro de la Ciudad se representaba una obra de teatro con muy buenos actores de la Ciudad de México. En algún momento de la obra, ésta se prestaba para reír. Pues bien, el doctor Talamás rió como acostumbraba y segundos después lo hacían sus vecinos de butaca, momentos más tarde más y más espectadores lo hacían y llegó el momento en que hasta los actores todos reían a carcajadas. Fue algo fabuloso aquello. Y demuestra que la risa es contagiosa y es la protagonista de buenos momentos que traen alegría y salud.

Gracias infinitas por pensar en nosotros y tomarse el tiempo de escribir y sobre todo por darme la oportunidad de hacer el recuerdo de dos personajes inolvidables. Uno lejano, pero el otro tan cercano a nosotros y que seguramente estará riendo con sus contagiosas carcajadas en el cielo.

ANA

" Comentar Imprimir
columnistas