×
Rafael Loret de Mola
Rafael Loret de Mola
ver +
Rafael Loret de Mola Vadillo (Tampico, Tamaulipas; 25 de octubre de 1952). Periodista y escritor mexicano, conocido por ser uno de los más serios críticos del sistema político mexicano. Sus libros, muchos de los cuales han sido best-sellers, contienen información confidencial sobre numerosos actores políticos de México. Jamás ha sido desmentido públicamente.

" Comentar Imprimir
21 Enero 2019 04:00:00
¡Culpables, Andrés!
Si la persecución al delito no está acompañada de coerciones penales contra los responsables de los mismos, se cae en dos hipótesis dolorosas: que repitan por otros cauces sus ilícitos o que se alíen con otros criminales para seguir medrando a sus anchas sobre todo cuando se trata del patrimonio nacional como es el caso del infame huachicoleo que le ha restado 66 mil millones de pesos al año al Estado mexicano y todavía hay quienes preguntan por qué hay tantos pobres en un país tan rico en recursos. Simple: por el flagelo de la corrupción que tan bien conoce el presidente de la República.

Por ello, el mandatario López Obrador enfiló contra este cauce infecto que tanto daña a México; mientras persevere este mal dañino no seremos capaces, siquiera, de limpiar la casa y dirigir las acciones públicas hacia el desarrollo que tanto requerimos para aumentar nuestro poder adquisitivo y no sólo el salario que, por desgracia, parece abatido ya con todo y el alza prevista para este mes como resultado, en parte, del desabasto de gasolinas que concurre a los centros de alimentación encareciendo explicablemente las mercancías perecederas.

En estos días el tomate ya cuesta cuarenta pesos kilo y el huevo sesenta; y en la misma proporción aumentaron otros productos agrícolas con el argumento de que no pueden abastecer de los mismos a los grandes centros de consumo en donde se observan muchos anaqueles semivacíos. Así que no extraña el otro negocio paralelo de los mal nacidos: vender el huachicol hasta a ¡cincuenta pesos el litro!; lo hacen en bidones de veinte litros y a mil pesos. Descubrimos, por ejemplo, que tales operaciones, a todas luces ilícitas, se realizan hasta la acera contraria al Palacio de Gobierno de Michoacán con absoluto descaro e impunidad. ¿No existe castigo para ellos?

Debe procederse, y de una vez por todas, contra los dueños de las gasolineras que vendían huachicol, sobre todo en Guanajuato, Michoacán y Jalisco pero, en general, en todo el país. Pero, para creer en la seriedad del combate a la corrupción es deseable formalizar los procesos judiciales contra los ex presidentes dueños de plataformas petroleras –todos ellos-, y lo mismo para poner a México a salvo de siniestros sujetos como Carlos Romero Deschamps, “líder” de los petroleros por ordenanza del establishment, y directores de PEMEX como en el caso del chihuahuense Emilio Lozoya Austin, director de esta empresa durante el pernicioso peñismo, acusado también por estar involucrado en la trama Odebrecht, la red de sobornos más extendida en el mundo y que obró en México para enriquecer a los cómplices de enrique peña y su gaviota, recién reaparecida con las alas sucias por los pantanos en donde abrevó.

Están aquí los nombres, señor presidente. Y faltan muchos. Nada justifica ir por pececitos flacos cuando a la vista se tienen a los tiburones de dientes más afilados, los asesinos de peores facturas.

Si se nos pida paciencia –y estamos dispuestos para ella-, que cuando menos caigan los peores predadores del país. Dando y dando señor presidente.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Enero 2019 04:00:00
Si la historia…
Alguna vez escribí que si la historia no estuviera plagada de episodios en los que los padres matan a sus hijos por el poder y éstos a aquellos, ni de líos de Mata-Haris espías que condensan en la promiscuidad las apetencias de los señores de horca y cuchillo, sería difícil de creer en la cantidad de intrigas, acuerdos soterrados, goles sucios, dobles intereses y lecturas, intenciones inconfesables y ruindades políticas que en el presente modifican perfiles y nos hacen la remontada mucho más difícil. ¿Pasaría algo similar a un tsunami si desapareciera la economía como rectora de la riqueza y retornáramos al honrado trueque para colocar a todos en la justa medianía, sin especulaciones escandalosas?

Quizá uno de los grandes estrategas estadounidenses, sentado en su cómoda y blindada oficina del Pentágono por ejemplo, llegó a la conclusión de que el extinto presidente de Venezuela, Hugo Chávez, era bastante más que un cáncer peligroso con posibilidades de extenderse al resto de las naciones del cono sur. Y le atacaron, duramente, durante largo tiempo si bien él mismo se ponía en el blanco con desplantes, poco serios los más, y actitudes belicosas sólo justificables si el petróleo de su país fuese el único material para proveer de verdadera riqueza. Como existen otros –incluyendo la redituable especulación-, Chávez se fue quedando solo aunque después recuperó posiciones, no por su terquedad por perpetuarse –uno de los errores más graves por él cometidos-, sino porque la defensa de la soberanía de su país, enfrentado a la nación más poderosa de todos los tiempos, resultó poco menos que ejemplar.

Después Chávez alegó que los estadistas de América Latina –no los mandatarios turbios y acomodaticios-, están siendo víctimas de una suerte de “código negro”, ya no naranja, para inocular cáncer a algunas de las figuras prominentes de Sudamérica, como él, la señora Cristina Fernández, de Argentina, Fernando Lugo, de Paraguay, los brasileños Lula da Silva y Dilma Russef, entre otros. Además de Fidel, el de Cuba, cuya muerte tardía no permitió ver el alcance de la maldición. El hecho es que quien no cree en las casualidades, defecto de este columnista sin remedio, aplica la lógica y suma estadísticas para concluir que en ninguna otra época tantos mandatarios latinoamericanos habían padecido del mismo mal en distintas circunstancias, minados de moro irreversible.

Chávez, naturalmente, culpó a la CIA hasta que el cáncer lo mató el 5 de marzo de 2013. Y volvemos al inicio de esta columna. Si la inteligencia estadounidense no hubiese protagonizado tantas y crueles intrigas, magnicidios y matanzas impunes, no podríamos creer en algo que podría parecer incluso burdo. Pero, por desgracia –y sería muy positivo indagar y aclarar lo correspondiente-, la secuela de hechos infames ha sido tal que cualquier rumor, o una denuncia presidencial aunque viniera de un general ex golpista, llama nuestra atención y obliga a reflexionar hasta que punto lo expuesto por el venezolano ahora extinto pudiera tener visos de credibilidad. En lo personal, la duda acelera mis sospechas. ¿Y las de ustedes, amables lectores?


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Enero 2019 04:00:00
Educación cíber
Cualquier anónimo, escondido el valor detrás de las redes sociales, cree que es merecedor de llegar hasta el insulto soez para descalificar cuanto le es desagradable sea por mordaz, envidioso o movido por un rencor mayor que su propio entendimiento. El fenómeno no es exclusivo en México y tiende a crear conflictos sociales tan graves como las caravanas de migrantes, amenazadoras para la estabilidad de México, y dolorosamente invasores de parte del territorio de Baja California y Coahuila por ahora.

Los periodistas siempre hemos dependido del escrutinio diario; los mentirosos son rápidamente descubiertos y los voceros de la oficialidad, poco a poco, pierden credibilidad y no vuelven a recuperar jamás su estatus de libertad como en el caso de algunos colegas que, de pronto, cambian de bando descaradamente y hasta se convierten en aspirantes para algún cargo de elección personal exaltando con ello sus vanidades. Por desgracia, las descalificaciones cuando se generalizan nos alcanzan a todos y si unimos tal al libertinaje cibernético llegamos a un desenlace caótico.

Algunos, de plano, optan por evitar difundir notas que serán motivo de escarnio por el solo hecho de afectar los intereses de determinados grupos o partidos como si tal fuese relevante para el conocimiento cabal de los hechos; algunos más, quizá la mayor parte, prefiere alinearse con quienes ejercen el poder para evitarse molestias y vivir bajo el estigma de la ignominia; finalmente, al final de la cola, nos situamos los independientes a quienes nos exigen identificarnos con el presidente en funciones o con sus antagonistas a riesgo de recibir, de no hacerlo, una catarata de exabruptos coloridos y ofensivos.

Cuando se ha navegado sobre las aguas turbulentas de la corrupción, sin mancharnos durante más de cinco décadas, enfurece ser descalificado a priori por ignorantes que nos arrojan el estiércol de los pasados regímenes insinuando que nunca los cuestionamos... cuando fue todo lo contrario y, en mi caso, tal me colocó en situaciones extremas y hasta ruinosas. Y si llegamos hasta aquí fue guiados por una resistencia que se llama vocación. Pero a algunos, bajo el ardid de la educación cíber que hace parejura entre los ignorantes y los académicos que deben sentirse muy mal ante las nauseabundas ofensas, sólo les interesa saciar su sed procaz en el oasis de los informadores serios quienes, dicen, tienen la obligación de callar, concediendo. No es ni será mi caso.

Para colmo, desde el gobierno se estereotipa a cuantos no coinciden con los criterios oficiales y se pretende contar con un derecho de réplica exacerbado que divide y no iguala a los gobernados en la búsqueda de un gobierno democrático, en serio, que anime al debate y no cuelgue sambenitos odiosos a los disidentes dentro de una comunidad profundamente plural; de callarse éstos estaríamos bajo una dictadura. Cuidado.

Poco a poco, los infames de la cibernética grosera se quedarán solos; y si no habremos fracasado todos en la lucha incesante por la comunicación y la crítica como contrapesos reales a los abusos del poder.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Enero 2019 04:00:00
Ladrones fantasmas
El escándalo del huachicoleo es, sin duda, el mayor ejemplo de alta corrupción en la historia reciente de México. No hay precedentes de algo similar lo que representa, además, una vergüenza para todos los medios informativos que no supieron dar cuenta de la gravedad de los hechos, como tampoco lo hicieron los expresidentes, comprometidos hasta el cuello, ni ninguno de los funcionarios, desde los distintos procuradores de la República hasta los directores de la privatizada Pemex más interesados en dotar de plataformas a Fox, Calderón, Salinas y Peña desde luego además de Gamboa Patrón y Manlio Fabio Beltrones entre otros pillastres de la vida nacional. Es el operativo terrorista de mayor calado que atenta aún contra la economía del país.

Todos están embarrados, no solo unos cuantos; y es menester subrayar que la persecución contra este fenómeno vergonzoso ha sido el arranque del combate a la corrupción prometida para iniciar la senda de la cuarta transformación. Por ello, claro, hemos atestiguado el absurdo de que algunos distinguidos miembros de la derecha, con sus consabidos testaferros y mercenarios incrustados en no pocas empresas de comunicación, griten al cielo pidiendo que se resuelva primero el desabasto de gasolinas antes de fulminar el robo de combustible que encareció el producto, en una nación petrolera bajo el sello de la más lacerante impunidad que recordemos.

¡NO! Es menester llegar a las últimas consecuencias y no permear el asunto combatiendo el delito y dejando a su aire a los delincuentes y criminales que posibilitaron el saqueo desmedido y brutal. ¿Cuántas manos están sucias? Ya mencionó López Obrador a sus predecesores como “omisos”, esto es que hicieron la vista gorda, como cúspides del robo multimillonario calculado en 66 mil millones de pesos al año. Las fugas no han sido sólo de gasolina y diesel sino también de capitales a su máxima capacidad; y esto NO puede quedar así.

Reza la ley que cualquier funcionario que tenga conocimiento de un delito, y más cuando se trata de uno de dimensiones espeluznantes, debe hacer las denuncias correspondientes para proceder judicialmente. No hacerlo implica una tremenda responsabilidad que debe ser castigada con la destitución del cargo y la consiguiente inhabilitación para ejercer funciones públicos. Esto es muy serio y no puede soslayarse porque está en juego, nada menos, la estabilidad de la administración en curso y la de México en su conjunto.

En este caso, hay muchos que tienen metida la mano en los bolsillos de otros, solapadores o negligentes, quienes fraguaron y construyeron una red infame de ladrones dispuestos a beneficiarse del hurto descarado al recurso, nuestro petróleo y nuestras gasolinas, más preciados para un conglomerado en desarrollo y necesitado de elementos para poder mirar al futuro sin dependencias respecto a las grandes potencias del orbe. ¿O es este el destino que nos impusieron los perversos del norte para mantenernos arrodillados?

El presidente López Obrador debe llegar al fondo; es el primer gran desafío a su gobierno y es deseable que pueda resolverlo sin medias tintas, llegando gasta lo más alto de la pirámide. Bien podría iniciar la escalada llamando a cuentas, a través de la PGR, al bandido Carlos Romero Deschamps, “líder” de los petroleros, hasta llegar al último peldaño en donde se arremolinan quienes forman ya la Conferencia de expresidentes sin pensiones.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Enero 2019 04:00:00
Estúpida disputa
Los políticos se sienten dioses o, cuando menos, aspiran a ello so pretexto de creerse por encima de los demás e imponer sus criterios sin el menor razonamiento o con argumentos que no se basan en la realidad. Hace años, en una transmisión del extinto Monitor de Radio Red, Miguel Aguirre Castellanos, excelente cronista deportivo ya fallecido, nos invitó a un diálogo abierto sobre la fiesta de los toros; en el momento más álgido Marielena Hoyo, ex administradora de la cárcel zootécnica de Chapultepec, estalló y dijo:

--Prefiero que se extinga la especie del toro de lidia si solo viven para su sufrimiento.

--¡Ah! Entonces te sientes diosa para disponer cuáles animales deben morir y cuáles no. Si no te gusta el espectáculo taurino tu animalismo desaparece y condenas a los toros y vacas de lidia a la desaparición; como si fueras un aerolito explosivo y devastador.

Hace unas semanas una seudo diputada, del envilecido Partido Encuentro Social traidor a sus principios para preservar su registro de la mano del fenómeno López Obrador, Nayeli Salvatori Bojali, llegó a la misma conclusión y la aireó salerosa pretendiéndose propietaria de la verdad absoluta con tal de insistir en la muerte de la tauromaquia que es, en sí, la única representación viva verdaderamente ecológica porque permite, en directo y ante miles de testigos, el emocionante encuentro entre la naturaleza encendida, representada por el instinto bravo de los bureles, con la inteligencia del hombre y su carácter para enfrentar las vicisitudes de la propia existencia.

Esta es la profundidad del toreo que las mentes mediana no entienden y que gran parte de las inteligencias en todos los sectores no solo aplauden sino se identifican con este por los valores esenciales que posee: no únicamente la luz, el colorido y la autenticidad –lecciones existenciales-, sino igualmente el rito que enfrenta la formación humana para superar los retos, los tremendos desafíos de la vida que no son sino los pitones de los toros que pueden llevársela al menor titubeo o arrastrándola por el miedo.

Otra precaria legisladora, Leticia Varela, salida de las sombras, adujo que a las reses que saltaban al ruedo se les infamaba colocándoles vaselina en los ojos, papeles en los oídos y dándosele toques a los testículos. Una letanía de mentiras insostenible hasta por el sentido común: de ser así, sin ver ni oír y castrados, de hecho, los toros arrollarían y no habría nadie que pudiera ponérseles enfrente. Sólo los tontos (as) serían capaces de sostener tal cosa.

Para entender la tauromaquia es necesario contar con un poco de cultura, haber leído –aunque sea por internet- sobre sus esencias y orígenes para explicar su nacimiento bélico y su trascendencia como valiente entrega de dos seres en busca de la belleza de los lances y la geometría mágica del toreo. Quienes quieren destruirla apuestan por un mundo plano, sin perfiles hondos ni glorias por adquirir, infestado de mediocres y no de genios capaces de ver más allá de los reflectores y las sombras.

Sin la fiesta de los toros y sus enseñanzas, lo digo de una vez y para siempre, jamás habría sacado el coraje para enfrentarme, como lo hago a diario, a los marrajos de la clase política, a los corruptos de siempre y a los criminales de todas las especies... incluyendo a quienes pretenden desaparecer del mundo a los toros de lidia. Ellos son los asesinos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Enero 2019 04:00:00
Matanza de Tlatlaya
En los límites con Guerrero y Michoacán, en el occidente del Estado de México, desde hace una década cuando menos se ha establecido un cuadrángulo de la muerte en una región, además, en la que las cavernas son el sello distintivo. Arranca en Tejupilco de Hidalgo –es mala costumbre ponerle apellidos de héroes a los pueblos como Almoloya de Juárez, infamándolos después por distintas causas-, extendiéndose hacia Luvianos para bajar hacia Bejucos y seguir a San Pedro Limón y Tlatlaya para rematar en Amatepec. En todos estos sitios, el partido con más peso municipal y ganador de las elecciones es el de la Revolución Democrática.

En 2012, con motivo de la campaña presidencial, me cuenta un testigo directo que las multitudes recibieron a Andrés Manuel López Obrador como héroe, le colocaron guirnaldas al cuello y le hicieron recorrer varias calles entre el estruendo de las balas que se disparaban hacia el aire desde distintas camionetas llamadas “Lobo”. Concretamente, en Luvianos, el abanderado entonces de la izquierda unida fue acompañado por los alcaldes y por los personajes de cada sitio en donde, como curiosidad, las enormes residencias, entre el bosque, contrastan tremendamente con las reducidas casas de los agricultores porque, de acuerdo a los censos oficiales, esta porción mexiquense está dedicada a la siembra de granos básicos aunque, con el correr del tiempo, las actividades fueron variando; incluso entre los lugareños se acepta que entre las cuevas dominantes existen evidencias sobre laboratorios de refinación de cocaína.

Bien se sabe que en San Pedro Limón, cerca de Tlatlaya, el 30 de junio de 2014, un comando militar ajustició a veintidós civiles alegando que se trataba de desmantelar a una “banda de secuestradores”. Luego se guardó silencio ominoso durante noventa días hasta que un semanario y la agencia de noticias AP difundieron fotografías de la masacre en las que se observan cadáveres de niños y el de una jovencita ante el muro de una bodega cerrada. Así procedían los imperialistas británicos en la India de Ghandi y actúan hoy los marines concentrados en la base de Guantánamo, Cuba, contra los talibanes en estos tiempos de lujurioso fundamentalismo.

Los mandos castrenses, entonces, pretextaron que un soldado había sido herido por lo cual debieron repeler la agresión. No fue así: es muy posible que el baleado hubiese sido víctima de las ráfagas intermitentes de sus propios compañeros quienes no cesaron hasta agotar las muertes. Veintidós civiles a quienes no ha podido confirmarse como delincuentes post-mortem cuando se cuenta, y tanto se presumen, con tecnología “punta”, bancos de huellas y voces, de ADN, para poder resolver cualquier enigma criminal.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Enero 2019 04:00:00
Las advertencias
En París estalló en 2015 la más grande advertencia, esa que no quisieron ignorar algunos cotidianos del norte del país que ahora se niegan a publicar informaciones relacionadas con las mafias del narcotráfico, ensoberbecidas e intocables. En París, nada menos, allí donde dio inicio en 1968 al movimiento estudiantil emancipador confundido por muchos como una rebeldía insana y promovida con intenciones de dominio por parte de cuantos pretender movilizar al mundo, durante seis horas no cesaron los disparos contra las instalaciones de una revista satírica que había publicado caricaturas del profeta Mahoma como si con ello se lanzara un misil para iniciar una nueva “guerra santa”, el señalamiento más feroz de los fundamentalistas llenos de rencor contra el obsesivo intervencionismo estadounidense.

De inmediato, claro, los calculadores españoles se montaron en la misma nave aduciendo que había un paquete “sospechoso” en los edificios del Grupo PRISA –en auge en México a partir de las concesiones de Felipe Calderón-, y de su periódico “El País”, el cotidiano más vendido ya en algunos puestos de las colonias de mayor poder adquisitivo en donde se han instalado las felices colonias españolas, alemanas y estadounidenses listas a hincar los dientes sobre los recursos de nuestro subsuelo avasallando a las empresas mexicanas demasiado temerosas y especuladoras. Esto es, como si en esta institución no se recibieran, a diario, como lo he constatado personalmente, diversos “bultos” conteniendo cualquier cantidad de elementos de dudosa procedencia, desde libros de autores desconocidos hasta obsequios de toda índole procedentes de diversas partes del mundo, sobre todo de México y de quienes ejercen las funciones de socios entre la clase política.

El caso es que, fantasías o no, lo sucedido en Francia, con saldo inicial de doce muertos acribillados dentro y fuera del semanario Charlie Hebdo, fue un hecho perfectamente planeado y el primer atentado terrorista en la capital de Francia contra un medio de comunicación, precisamente en donde tanto se exalta la libertad de prensa y existe un espíritu patriótico encendido –acaso como efectos de cuanto sufrieron los franceses durante los largos treinta años de conflictos universales con una invasión germana de por medio-, para romper los esquemas y proyectar la brutal inercia de la violencia. Como si hubiéramos exportado el horror de Ayotzinapa como alguna vez lo hicimos con el esquema del monopartidismo a las regiones del sur en donde, paulatinamente, fue fracasando. Sólo en nuestro país, en julio de 2012, apostamos por la victoria de la anti-historia y por el costoso ya retorno del PRI a Los Pinos en una marcha hacia atrás hacia la dictadura simulada y no en busca de la vindicación renovadora.

Por desgracia, los periodistas estaremos mucho más expuestos considerando la actitud soberbia y altanera de quienes nos gobiernan. De creer en sus mensajes publicitarios –los de todos los partidos- tendríamos que creer en las maravillas de cada uno en su perspectiva de “salvar” a México de la violencia y la corrupción... o incluso, como lo hacen los ridículos verdes, de los “ominosos” circos con animales cuya prohibición truncó gran parte de la convivencia familiar en estos tiempos en los que los padres han sido desplazados por los juegos cibernéticos y la lucha interna, en cada hogar, se identifica al ritmo de los inefables programas de excedida violencia. Los bombazos que salen desde las pantallas nos hacen creer que estamos bajo el fuego en los territorios de Siria y en cuantos países de Medio Oriente actúen los talibanes a quienes se mata cuál si fuese una cacería o se tortura impunemente sin ninguna restricción... salvo la retórica impresentable.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
10 Enero 2019 04:00:00
Presidente sensible
Un presidente fuerte –no autoritario- debe exhibir tanto firmeza como sensibilidad; además de no tener la piel demasiado sensible ni reaccionar con visceralidad a las críticas por los errores cometidos o por las diferencias de criterios con los medios de comunicación sobre hechos puntuales y específicos. Más allá de si está o no comenzando su gestión debe admitirse que el arranque despertó esperanzas en muchos y en otros tantos levantó sospechas y este desnivel tan pronunciado tiende hacia los radicalismos indeseables.

Soy partidario de la cuarta transformación, sin serlo de MORENA como algunos desearían para afiliarme a los incondicionales y mercenarios que se hacen pasar así para reverenciar al presidente y estirar la mano por ello, pero conservo sobre todo mi indiscutible derecho a ejercer la crítica como contrapeso viable a las desviaciones y abusos del poder del Estado y de los gobiernos emanados del voto popular, indiscutible, como pocas veces se había visto antes. Precisamente en esto consiste la diferencia.

Fue costumbre reiterada en el pasado muy cercano aplicar la vieja sentencia de López Portillo: “no pago para queme pegue una prensa que pega para que le paguen”. A los críticos tal generalización dañó nuestra credibilidad y menguó severamente nuestra presencia y tal nos fue llevando al abismo que significa contar con escasos recursos para proseguir el camino liberado de empresas cómplices de cada régimen sexenal. A veces mantener la honestidad como bandera, que en el periodismo significa imparcialidad, es ir en sentido contrario a las exigencias de quienes forman gobierno y no toleran ningún cuestionamiento.

No se equivoquen: si alguno pensaba que la crítica estaba dirigida al presidente de México no es así; me refiero al “Pato” Donald Trump quien no deja de descalificar a los periódicos más influyentes de la Unión Americana cada que se atreven a señalarle sus estridencias verbales; no soporta la crítica ni de las actrices de Hollywood ni lo que él considera “perversidad” de los diaristas empeñados en socavar a su gobierno, por ahora en cierre, en plena campaña a favor de la construcción del muro de la ignominia. Cualquier parecido con el mandatario mexicano es pura y total coincidencia como los cartabones de las primeras telenovelas que se atrevieron a tocar las miserias de la clase política bajo la dirección de Epigmenio Ibarra.

Como sabemos que el señor López Obrador es demócrata esencialmente estamos ciertos de su papel conciliador y no entendemos las razones por las cuales se enfurece cuando algún medio maneja estadísticas alejadas de las propias y, sin dar a conocer éstas, lanza denuestos al por mayor por su derecho a la libertad de expresión; sólo que, de acuerdo a la ley, el titular del Ejecutivo federal sólo puede hacer aquello específicamente ordenado por la Constitución “y las leyes que de ella emanan” y no existe apartado alguno que posibilite al alto funcionario a reaccionar con dureza ante los señalamientos periodísticos; de tas actitud a la represión parece existir un solo peldaño. Cuidado.

Como no creo que López Obrador sea un peligro, como mal califican los farsantes de los pasamontañas a veinticinco años de una parodia que entusiasmó en su momento y cuyos financiadores tienen los rostros todavía más ocultos, espero una digna rectificación de su conducta intolerante. Ya NO está en campaña y tiene mucho poder en sus manos: ejérzalo con grandeza y no bajándose al palenque de los jaloneos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Enero 2019 04:00:00
Disyuntiva peligrosa
El inicio de año dio cuenta, hace apenas unos días, de uno de los mayores desafíos que amenazan con desviar el rumbo y destino del presidente López Obrador: las complejas relaciones con los Estados Unidos cuyo mandatario, el “pato” Donald Trump, parece empeñado en tomarle la presión a su colega mexicano para valorar hasta cuánto puede aguantar; todo ello al influjo de una sostenida repulsión social hacia los migrantes centroamericanos olvidando que en la misma situación, o peor, se encuentran nuestros compatriotas que logran cruzar el Bravo gracias a los “polleros” bien relacionados.

El hecho es que desde el amanecer del Año Nuevo las perspectivas oscuras crecieron al conocerse la represión de ciento cincuenta hondureños dispersados con gases lacrimógenos arrojados desde el territorio de USA hacia México por agentes de la Border Patrol. Si bien puede alegarse que tales contaminantes fueron “disparados” desde territorio estadounidense el hecho es que cayeron sobre nuestro suelo y tal ameritaría un severo llamado de atención de nuestra Cancillería antes de que las afrentas, porque no ha sido solo una vez, se multipliquen.

Es preocupante que no se haya dado pronunciamiento alguno de nuestro gobierno sobre este hecho ni acerca de cómo debiera darse la política sobre la migración para evitar situaciones tan graves como la de Tijuana, en particular, desde donde se envían mensajes provocadores hacia Honduras y otros países –El Salvador y Nicaragua, sobre todo-, para “invitarlos” a formar la comunidad “Honduritas”, al filo de nuestra frontera norte, alegando que la tierra bajacaliforniana, o la porción ocupada por los marchistas, ha sido ya conquistada e incluso pagada por el gobierno de Estados Unidos al de México y ya no le pertenece a nuestro país.

La aberración descrita, falsa rotundamente, es también un conato de rebeldía de los migrantes invasores que ya reclaman derechos a las autoridades mexicanas y no sólo ayuda humanitaria. Todo ello en un marco beligerante armado desde la Casa Blanca que llegó al extremo de “cerrar” el gobierno como modo de aguijonear al Capitolio en demanda de recursos para la construcción del muro de la infamia en tanto México accede a pagarlo seguramente multiplicando por tres como suele ser la conducta de los agiotistas internacionales.

Para colmo también desde el interior del país las advertencias crecen: los cárteles dominantes dictan que alcaldes y gobernadores se sometan; y si no hacen, como parece fue el caso del alcalde de Tlaxiaco, Oaxaca, son asesinados sin el menor recato. Para el gobernadorcito Alejandro Murat tal no fue un problema, pero le costó la vida a Alejandro Aparicio Santiago, el munícipe acribillado el día de su asunción municipal, y con ello seguramente sometieron a los demás resistentes.

Esta liga debiera ser el punto de partida para iniciar, en serio, el combate contra la honda corrupción generalizada en los narco-estados. No valen nimiedades cuando el agujero es tan profundo. Sirva lo anterior como un llamado urgente al presidente de la República.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Enero 2019 04:00:00
Reverencia oficial
Como es costumbre, la cuesta de enero es creación de las políticas gubernamentales; esto es, el presidente López Obrador ahora puede confundirse con Mahoma –sin que me lo tomen como una falta de respeto a este guía espiritual-, por aquello de que la montaña va hacia él y viceversa, aunque en el caso del mandatario mexicano no es para renovar la fe sino para intentar aplanar la hipocresía de sus predecesores, perdonándolos –una filosofía que me rebasa-, mientras los gobernados se debaten por la caída del poder adquisitivo.

Nos saludan con aumentos francamente insultantes. El alza en los alimentos básicos de los mexicanos nos conduce a explorar la razón por la cual se debe importar maíz luego de que en 1990 el Gobierno declaró la autosuficiencia en este grano con intervención de Carlos Hank González, complicando el equilibrio social, lo cual es de alto riesgo en un año de alto riesgo y con la ciudadanía explicablemente rencorosa.

Claro, también nos prometen que no habrá más “gasolinazos” luego de que se dio el primero del sexenio recortado que corre. Me parece que no se ha hecho el suficiente ruido ni con las cifras que exhiben cómo pagamos mucho más que en la frontera norte y más allá de esta en una especie de extraño subsidio a quienes nos asfixian con las desigualdades del mercado con todo y el nuevo tratado Mexuscan, un refrito del TLC con más barreras proteccionistas para los estadounidenses trumpistas, sobre todo.

Ya hemos dicho que la lista de colegas periodistas asesinados llegó a catorce, de marzo a diciembre de 2017, y se incrementó con veintiún casos más a lo largo de 2018; la amenaza sigue cerniéndose sobre doce entidades de la República en donde los crímenes contra periodistas se dieron, y otras más, como Quintana Roo, Sonora y Tamaulipas en las cuales la represión es mayor pero ya los funcionarios aprendieron el difícil oficio de ocultar muertos; para algo sirven los científicos que escarban, con fruición satánica, las fosas clandestinas sin que los cadáveres sean identificados. ¿Y la ONU no conocerá de estos crímenes de lesa humanidad? Seguramente la prioridad, por la influencia anglosajona, es cuidar a las mascotas por el ruido de la pirotecnia. A veces creo que estas quejas salen sobrando por el peso de la intolerancia feroz en determinados temas, desde el sionismo hasta el animalismo.

Lo dicho: ser optimista bajo tales rubros es caer en la demagogia profunda, tanto como el México oscuro donde crece la maleza de los cacicazgos por obra y gracia de la partidocracia fundida con el presidencialismo. ¿Dictadura perfecta o algo peor, esto es la aristocracia encendida de ambiciones dispuesta a todo genocidio concebible?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Enero 2019 04:00:00
Alteza serenísima
Hace cuatro años, en Guadalajara, con motivo de la Cumbre de Negocios, una joven universitaria, Bianca Patricia Treviño, designada para leer un discurso preelaborado, formal, oficial y siguiendo los protocolos optó por salirse de ellos, se aferró al podio con cierto nerviosismo y comenzó a improvisar una alocución cargada de reproches al gobierno de México, encabezado por el miserable Peña, por la evidente negligencia del mismo en torno a la generación de riqueza, de empleos y destinos a cambio de buscar fotografías fáciles con los damnificados de los desastres naturales, los niños triquis que asombraron a la opinión pública ganando un torneo mundial de baloncesto jugando con los pies descalzos, o animando a aquella fatal “primera dama”, Angélica Rivera Hurtado –sobrina del ex presidente miguel de la madrid hurtado, en minúsculas, por cierto-, para donar sus órganos en un gesto en lo que lo más representativo fue el gesto de la señora, sonriente pero con una profunda tristeza y la mirada perdida como si algún agobio personal le hubiese carcomido por dentro. Llevamos, insisto, cuatro años... la historia no comenzó en Ayotzinapa.

Este es un episodio más para condenar a Peña y su mujer sin miramientos, enérgicamente y con la energía que demanda la justicia y es por ello que deben iniciarse ya, y no después del 21 de marzo cuando se pretenda aplicar la medicina del tiempo para olvidar, los procesos judiciales contra la pareja infame y sus predecesores, siempre ella y él.

Y es natural que así sea. ¿Cuántas veces hemos insistido en que la vida privada de los hombres públicos y las mujeres que ejercen la política debe ser ventilada cuanto tienen consecuencias en el ámbito público y modifican parte o todas las líneas generales? Un mandatario que salió de la residencia oficial a disgusto por confrontar disputas familiares, robándose cuanto pudo y bajo los reclamos o reproches, incluso incapacidad para serenarse en la intimidad por la angustia de no haber sabido encaminar la nave de la República –la terrible soledad del poder, un lugar común que tantas veces ha sido justificante-, no tiene capacidad para justificarse ni ahora ni nunca.

Son pocas, poquísimas, las oportunidades que tiene el mandatario en ejercicio, desde el inicio de diciembre, para medir el pulso de su real popularidad más allá de los cantos de sirena que escucha en cada momento. El genocida Díaz Ordaz, quien podría haber sido un magnífico presidente si la soberbia no le hubiera cegado en aquel segundo semestre de 1968, solía expresar que los mejores días, para él, era aquellos cuando no salían los periódicos, por los días festivos, y podía evitar así la lectura de información crítica o medianamente contraria a las líneas por él señaladas. ¡Y lo decía cuando el control de los medios, específicamente los llamados “nacionales” porque se editan en la capital del país como si sólo importara lo que en ésta se piensa, era casi total, con muy escasas excepciones e insana actitud represiva contra los directores de medios disidentes o en abierto desafío! Los testimonios sobre ello son numerosos.

Por todo ello, las palabras de Bianca Patricia calaron hondo en un auditorio que pretendió suavizar las tensiones con una breve ovación destinada a que se callara mientras el maestro de ceremonias intentaba retirarle los micrófonos, lacayuno y desesperado.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Enero 2019 04:00:00
Oleadas de horror
Hace cinco años comenté que, ante la oleada terrorista iniciada en Francia contra la redacción de un semanario satírico “Charlie Hebdo”, con un sangriento saldo de trece muertos incluyendo a un trabajador recién contratado a quien se excluye de la lista funesta, nuestras autoridades no habían tomado la debidas medidas de emergencia para prevenir una incursión de los grupos radicales que, es obvio, tienen como blanco algunas ciudades de los Estados Unidos, no sólo Nueva York sino también la capital de la poderosa nación. Podría parecer exagerado y hasta se presumiría que tal extendería la psicosis colectiva pero tratándose de un fenómeno de alto riesgo tales criterios son absolutamente banales.

De hecho, en México se ha instalado ya el terrorismo desde hace algunos años. Si tal denominación se da a quienes siembran el terror contra la ciudadanía indefensa bien cabe el mismo para calificar a cuantos, por ejemplo, aterraron a Morelia la noche trágica del 15 de septiembre de 2008, cuando comenzó de hecho la escalada de violencia bajo el calderonismo con ocho víctimas mortales a las que ya ni siquiera se cuenta dentro de los más casi cien mil asesinados, por causa de la guerra entre mafias, durante el mencionado régimen. Y lo mismo puede expresarse de los grupos con capacidad para extender sus territorios obligando a los pobladores en estado de indefensión a refugiarse en sus casas o morir en las calles... a la vista de destacamentos militares que voltean hacia otros lados. En Iguala y Cocula, por ejemplo, porque en San Pedro Limón, Tlatlaya, fueron protagonistas directos.

Y sigue la exaltación de la negligencia pública. Se observan en los mensajes televisivos cargados con el elemento más demagógico que puede exponerse: manipular la crispación o tratar de llevarla por el camino del continuismo como manera de frenar los horrores sembrados por intereses lejanos a través de personajes radicales capaces de encender hogueras; en este último caso colocamos, claro, a Andrés López Obrador, el único con posibilidad de convocar a multitudes aun cuando él no sea objetivo al evitar la autocensura y asumir sus propias responsabilidades en los sucesos dramáticos. Ahora, tras las muerte de los Moreno Valle, no deben perderse los hilos conductores que asfixian a la clase política y modifican el perfil histórico del país. Casi todos tienen las manos sucias.

Es así como los protagonistas de la clase política, oficial y opositora, extienden, a su manera, el terror y caen en la clasificación expresada aun cuando escondan los radicalismos tras las bambalinas de la partidocracia. No sólo eso: al encubrir crímenes y explosiones sociales, con la réplica incesante de las mismas, posibilitan el ámbito perfecto para el camuflaje de los fundamentalistas cuyo ingreso a nuestro país no ha sido, de modo alguno, controlado.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Enero 2019 04:00:00
Patología política
Durante la campaña presidencial en 2006, no pocos de los colaboradores de Andrés Manuel le dijeron que dejara su lenguaje áspero para “comenzar hablar como presidente”; que tal era cuanto querían escuchar sus simpatizantes más allá de los chascarrillos –tan criticados a Fox-, el lenguaje populachero –la célebre chachalaca, y la ridiculización permanente a sus adversarios. Luego de asentir, en una de esas jornadas en las dormitaba entre trecho y trecho, el candidato bajó de la camioneta y se puso a lanzar epítetos contra el entonces mandatario en funciones quien no competía en las boletas.

Me lo contó, tal cual, Carlos Navarrete Ruiz quien por cierto está ahora excluido del equipo del presidente de la República a quien tanto acompañó durante su etapa de posicionamiento nacional. Y como él la mayor parte de los cuadros originales a trueque de incorporar a funestos sujetos del supuesto pasado priísta, como el dinosaurio Bartlett y sus estelares Olga Sánchez Cordero, Alfonso Durazo Montaño, Esteban Moctezuma Barragán y, por supuesto, Marcelo Ebrard Casaubón, su “delfín” para 2024 salvo si los helicópteros determinan otra cosa.

No comento lo anterior con el afán de ensuciar al mandatario en curso; lo hago para prevenir, a partir de sus errores, nuevas desviaciones que pongan en jaque a su administración –o a su régimen aunque no entiendan el término sus radicales defensores-. Sobre todo después del supuesto “accidente” en el que no cree la mayor parte de quienes se han manifestado al respecto incluso morenistas de cepa que culpan al “PRIAN” de un acto de sabotaje para debilitar al Gobierno de la cuarta transformación en la que sigo creyendo más allá de la voluntad de un solo hombre.

Insisto: el presidente no puede injuriar a sus adversarios, calificándolos con una suerte de rencor para justificar sus ausencias en algunos foros no controlados por su red incondicional, ni colocar a un extendido grupo de mexicanos aglutinados en un partido político legal que cuenta con once gobernadores –uno menos luego de la muerte de Martha Érika que no aceptan millones-, en la mezquindad porque azuzan a sus militantes a ponderar los vacíos y los hoyos negros del supuesto “accidente” del helicóptero “prestado” a los Moreno Valle. Poco se ha avanzado desde entonces.

Este 2019 debe dar cauce a un mandatario respetuoso y ajustado a la ley. Listo a esclarecer las sospechas y no a acelerarlas, a la defensiva, ante la ausencia de argumentos para dar credibilidad a su postura, sobre todo cuando las dudas son más que los aciertos en la investigación del suceso deplorable, eso sí, porque ha colocado a Puebla en un impasse político.

Menos mal que el grupo de Morena en el Congreso de la entidad aseguró no usar su mayoría para imponer interinatos a modo ni dar pie a mayores especulaciones que surgieron, precisamente, cuando ninguno de sus miembros acudió al funeral de las urnas mancilladas por la prisa y por no estar debidamente certificadas. No sería extraño que las cenizas presentadas fueran parte de los maizales del Cerro de la Chimenea del Chacuaco. .

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
02 Enero 2019 04:00:00
Cuesta arriba
Aunque a los muchachitos les falta todavía encontrarse con los Reyes Magos –con el negrito Baltasar al fondo, como designio infalible-, los adultos comienzan a recoger las cenizas, los restos de la piñatas, los alimentos sobrantes que, la verdad, pocas veces se consumen –en vez de donarlos a alguna casa de asistencia-, hasta recuperar a las compañías ineludibles de los últimos años: La impotencia, acaso el rencor y la apatía política que nos debilita, a cada rato, como factura del insuperable, hasta hoy, temor social.

Concedo que no es amable iniciar 2019 con una escala de pesimismo pero, por desgracia, cualquiera otra cosa, estando como está la realidad, sería tanto como caer en el hondo abismo de la demagogia sin redención posible. Y, francamente, prefiero lo primero aunque se me acuse de ser una especie de cuervo maldito contador de las oscuras reseñas sobre las infestadas e infectadas cuevas de la incivilidad y el despropósito políticos. No es que me guste el papel, pero la vocación, a través de cincuenta años de profesión –en febrero cumplo 51-, me impulsa a arrebatar del rostro de nuestros lectores las vendas de la impudicia y la simulación, las armas preferidas del establishment.

En fin, como viene sucediendo en cada sexenio incluidas sendas alternancias en el poder Ejecutivo federal, nos vemos obligados a iniciar el primer ciclo anual del lópezobradorismo, el de la esperanza que aseguró se sobrepondría a los villanos que rompieron con cuanto de bueno aportaron los héroes de la “bola”.

¿Cuántos en este 2019 están listos a convertir a la política en el modus vivendi más exitoso de cuantos existan en el complejo andamiaje de una comunidad, cada día, más devaluada e inconsistente? Por ello perviven los grandes ladrones, asesinos y capos con pieles de oveja, dentro del territorio oficial sin que podamos actuar contra ellos. Y con ellos las sospechas sobre las muertes de Érika y Rafael Moreno Valle, los caciques de Puebla que llora la ultraderecha.

Es curioso, cada día, más lectores reclaman señalando supuestas omisiones acaso pretendiendo que, en unas cuantas cuartillas, recojamos todas las inmundicias del pasado inmediato... para luego quejarse de la maloliente sensación de la “intolerancia”. Por ejemplo, si señalamos a la aún poderosa “novia de Chucky”, de regreso en su hogar de Polanco en la Ciudad de México, no faltan quienes exigen caballerosidad en una época en la que el clamor por la igualdad es columna vertebral de la convivencia; y otros, enseguida, estiman que no citar a Carlos Romero Deschamps, el hampón petrolero, en tal o cual artículo significa ¡que nos hemos vendido al mejor postor!

La mala fe no alcanza a salpicarnos, desde luego, pero exhibe el tremendo nivel de incongruencia que surge de la ignorancia y el dolor colectivos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
31 Diciembre 2018 04:00:00
Un grato adiós
Al fin, terminamos con 2018. Cada quien puede observar sus saldos personales y algunos hasta se entusiasman por ellos. En el fondo de cada conciencia, sin embargo, anida la desesperación, la impotencia y la rabia contenida. Si quienes ejercen ahora el poder no lo percatan, peor para ellos. Hay que avisarles: 2019 no será tranquilo ni pueden esperar que la sociedad siga cruzada de brazos ante el pasivo espectáculo de una clase política, que deseamos instalar en el pasado, represora, asesina y profundamente ignorante y desconocedora de la geografía nacional que heredó el nuevo gobierno. No es posible soportar más.

•Desde luego no es misión de este columnista estelarizar el papel de aguador de fiestas en esta noche que esperamos tranquila y sin avisos de Apocalipsis como en las respectivas efemérides de 1994, 2006 y 2012. Sin embargo, es necesario reflexionar, una y cien veces si es necesario, cuáles son nuestros deberes primigenios empezando con el bienestar de la familia que no se agota con una buena cena de fin de año; lo trascendente es legarles a quienes nos siguen un México con justicia y libertad. ¿Y cuánto hemos andado en esta dirección? Veamos hacia atrás y resolvamos esta interrogante en lo más profundo de nuestras conciencias. De no hacerlo, el tiempo pasará y nos convertiremos en cenizas sin posibilidad de redención.

Nos duele México aun cuando, en familia, tratemos de consolarnos unos a otros, observando los pesebres hogareños que nos guían todavía con la esperanza de la estrella que se posó en Belén como demostración de que la humildad es el mejor ingrediente para ejercer el liderazgo, en este caso el divino, el más alto de todos, sobre las sociedades convulsionadas por el odio y la violencia. ¡Ay, si lo entendieran los gobernantes que nos agobian y afrentan precisamente con la soberbia que es origen de la prepotencia y la ceguera ante las terribles heridas sociales!

Quizá algunos lectores –y lo entiendo- lean estas líneas pareciéndoles fuera de lugar, incluso molestas en una tarde-noche en la que suele brillar la euforia, exaltada por los vinos de marca o el alcohol destilado según sea el nivel de cada quien en una comunidad plagada de desigualdades extremas; pero es necesario recordarlo así como los romanos triunfadores llevaban al pie de su carroza, durante los desfiles con olor a gloria, a un servidor que les decía constantemente al oído: “recuerda que eres humano”. Y comprendían así que la perentoria exaltación terminaría junto al despliegue de sus tropas. Nada más, como no tiene un día más un sexenio ni un año como el que hoy termina.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
30 Diciembre 2018 04:00:00
¡Que baje el telón!
Al fin, terminamos con 2018. Cada quien puede observar sus saldos personales y algunos hasta se entusiasman por ellos. En el fondo de cada conciencia, sin embargo, anida la desesperación, la impotencia y la rabia contenida. Si quienes ejercen el poder no lo percatan, peor para ellos. Hay que avisarles: 2019 no será tranquilo ni pueden esperar que la sociedad siga cruzada de brazos ante el espectáculo grotesco de una clase política represora, asesina y profundamente ignorante y desconocedora de la geografía nacional. No es posible soportar más.

Desde luego no es misión de este columnista estelarizar el papel de aguador de fiestas en esta noche que esperamos tranquila y sin avisos de Apocalipsis como en las respectivas efemérides de 1994 y 2012. Sin embargo, es necesario reflexionar, una y cien veces si es necesario, cuáles son nuestros deberes primigenios empezando con el bienestar de la familia que no se agota con una buena cena de fin de año; lo trascendente es legarles a quienes nos siguen un México con justicia y libertad. ¿Y cuánto hemos andado en esta dirección? Veamos hacia atrás y resolvamos esta interrogante en lo más profundo de nuestras conciencias. De no hacerlo, el tiempo pasará y nos convertiremos en cenizas sin posibilidad de redención.

Nos duele México aun cuando, en familia, tratemos de consolarnos unos a otros, observando los pesebres hogareños que nos guían todavía con la esperanza de la estrella que se posó en Belén como demostración de que la humildad es el mejor ingrediente para ejercer el liderazgo, en este caso el divino, el más alto de todos, sobre las sociedades convulsionadas

Vivimos entre el odio y la violencia. ¡Ay, si lo entendieran los gobernantes, de ayer y hoy, que nos agobian y afrentan precisamente con la soberbia que es origen de la prepotencia y la ceguera ante las terribles heridas sociales!

Quizá algunos lectores –y lo entiendo- lean estas líneas pareciéndoles fuera de lugar, incluso molestas en una tarde-noche en la que suele brillas la euforia, exaltada por los vinos de marca o el alcohol destilado según sea el nivel de cada quien en una comunidad plagada de desigualdades extremas; pero es necesario recordarlo así como los romanos triunfadores llevaban al pie de su carroza, durante los desfiles con olor a gloria, a un servidor que les decía constantemente al oído: “recuerda que eres humano”. Y comprendían así que la perentoria exaltación terminaría junto al despliegue de sus tropas. Nada más, como no tiene un día más un sexenio ni un año como el que hoy termina.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Diciembre 2018 04:00:00
¿Verdad o mentira?
Un grito se escuchó en la plaza. Uno que, apenas hace seis meses habría concitado al linchamiento del emisor por su bajeza y el rencor acumulado en una multitud diversa y heterogénea:

--¡peña nieto... te extrañamos!

Quise comprender pero no pude, agobiado por la amnesia de un pueblo que olvida tan pronto como el paso de la guadaña sobre nuestras cabezas, veloz y rotunda la condenada. Me costó trabajo hasta que escuché decir a un gran amigo de esta columna:

--Es normal... el enfado se está revirtiendo.

--¿Cómo? ¿A menos de un mes de la asunción presidencial de López Obrador?

Los tiempos corren muy rápido como la imaginación. Me permití divagar y me vi ubicado, como testigo, en los salones renovados de Los Pinos, sin desnudeces en las paredes ni vacíos consecuencias de la rapiña imparable. Y ahí estaban los dos, Enrique y Angélica, agresivos uno con el otro porque ella no quería viajar en el avión presidencial a causa de las frecuentes fallas en las computadoras del equipo. Él insistía en que todo estaba bien enfatizando sobre la comodidad de la aeronave.

El rostro de ella cambió cuando llegó Juan Armando Hinojosa, principal accionista de HIGA la inmobiliaria y constructora favorita de la casa presidencial, con una noticia espléndida: ya estaba listo el túnel, al estilo de “El Chapo”, para conectar una vivienda de clase media con la espléndida “casa blanca” de Las Lomas posibilitando así que la mansión pudiera ser habitada sin necesidad de dar explicaciones sobre la existencia ostentosa de sus dueños. Angélica voló como una gaviota a los brazos de Juan Armando y delante de su marido con escaso pudor.

En eso estaban cuando se escuchó un estruendo y se perfiló la figura del demonio con nombre de futuro presidente. Aquello fue terrible; era como el retorno a una insistente pesadilla que había obligado a Enrique a contratar a los mejores terapeutas para quitarse de la cabeza cuarenta minutos infernales, a la vera del mismo Luzbel, cuando sobre él llovían los señalamientos terribles sobre la corrupción, la negligencia y el horror de su gobierno al paso de seis años de infinita miseria humana. Con una macana, recuerdo de Ayotzinapa, trató de exorcizar la estancia y salvarse por el momento de la ira del inframundo.

Ya tranquilo se felicitó porque los mexicanos lo extrañaran y hasta le pidieran tomarse “selfies”, la moderna forma de solicitar autógrafos sin gasto inútil de tinta. Sonrió apacible y decidió dormir un rato para soñar con sus residencias intocables desde la de Valle de Bravo hasta la de Malinalco además de otros departamentitos en el extranjero para no gastar en hoteles en esta era de austeridad.

Belcebú pasó pronto. Todas las amenazas se diluyeron y pudo contemplar, a sus pies, el desierto de México en donde ya no crece una sola flor sin el abono de la corrupción. Mientras, la gaviota se iba a volar por alguno de los sitios más glamurosos del planeta. Una vida feliz.
27 Diciembre 2018 04:00:00
Enorme desafío
La derecha suele acusar a la izquierda de todo lo malo, incluso de cuanto la misma propuso y accionó en los largos doce años de dominio presidencial y a lo largo de su supervivencia en calidad de opositora, rectora o mandante contrariando el espíritu del Constituyente.

A este columnista le parece rarísimo que, por instrucciones de los Moreno Valle fallecidos trágicamente hace unos días, pudiera reformarse la Constitución local para posibilitar la rendición de la protesta como gobernador (a) ante el Tribunal Superior de Justicia de la entidad suplantando funciones del Congreso estatal y como previniendo que este fuera contrario, mayoritariamente, al de la extinta señora Martha Érika Alonso Hidalgo. Algo así solo puede entenderse como una condición previamente establecida para dejar correr las elecciones de presidente y diputados, guardándose la gubernatura para el falsamente “democrático” panismo. Por aquí deberían comenzar las líneas de investigación sobre los presuntos crímenes de la Nochebuena que fue tarde-negra.

No olvidemos el consumado fraude electoral en Puebla, avalado en última instancia por un evidente contubernio de cuatro magistrados, incluyendo a la presidenta Jannine Olátora cuyo cinismo fue el peor, del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal cuyas resoluciones son “inatacables” aun cuando sean absurdas y grotescamente tendenciosas como acreditaron los tres magistrados restantes. Precisamente en este punto se originan ahora las sospechas que se cruzan uno y otro bando en medio de una batahola de rumores que incluyen hasta la huida pactada del matrimonio intocable, tanto que fue capaz el cacique de imponer a su bisoña señora como gobernadora.

Ahora es el PAN el que grita ¡justicia!; y lo hace vindicando las amenazas nazis, tal es la ultra derecha encabezada por Luis Banck quien leyó un breve responso cargado con el veneno de la sospecha dirigido al gobierno federal y al presidente de la República, en concreto, quien aceptó el veredicto del TEPJF pero lo calificó como “antidemocrático” y “desastroso” extendiendo con ello la crisis política poblana que, supuestamente, podría haberse encaminado a una solución tres días antes de la muerte de la gobernadora, el viernes 21 de diciembre. Como nadie dijo nada entonces las alas negras de la sospecha se extienden.

Pero hay tantas otras posibilidades que se haría interminable enumerarlas. Una aeronave que volaba a 30 kilómetros por hora, blanco vulnerable sin duda; la dispersión de los cuerpos de las víctimas y del fuselaje del helicóptero “de última generación” y con muy escasas horas de servicio; las dudas acerca de quienes habrían de recibir a la pareja de gobernantes, frutos del nepotismo y la imposición; la celeridad para identificarlos cuando se trataba de siluetas carbonizadas y supuestamente alejadas unas de otras; y, sobre todo, la cantidad de intereses superlativos que pudieron entrar en escena, desde la presidencia hasta los grupos del crimen organizado, narcos y huachicoleros por ejemplo.

Si de algo se caracteriza el PAN es de no acertar JAMÁS, ni cuando fue gobierno entre 2000 y 2012, a resolver los misterios que rodean a los supuestos “accidentes” de algunos de sus connotados dirigentes: Ramón Martín Huerta, Juan Camilo Mouriño, Francisco Blake Mora y, más atrás, Manuel Couthier del Rincón. Ahora exigen, medio agazapados y con fines políticamente vergonzosos, que se proceda a investigar con rapidez mientras acusan a López Obrador.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Diciembre 2018 04:00:00
Pasó la tregua
Cada año es lo mismo. Algunos me preguntan por qué me duelen tanto las ausencias y no me aferro a las presencias en estos días de Navidad; suele suceder, en mi caso, que las primeras son más cada año y las segundas suelen regatear sus afectos o concentrarse en otras mesas más espléndidas de las que puedo brindarles. En estos vaivenes de mi profesión nunca sé, a ciencia cierta, si cenaré pavo –ayer no lo hice-, o me acerco, a pasos agigantados, al estatus de los sabrosos nopalitos que llenan de alegría a millones de mexicanos para quienes el calor de la familia es más importante que cualquiera otra cosa.

En política, en cambio, apenas hay tregua. El presidente de la República, acaso siguiendo con más énfasis el estilo echeverriano, no suele dejar un solo día sin intentar ganar las ocho columnas cotidianas incluso al célebre ícono rojo de la Coca-Cola, el entrañable Santa Claus en quien dejé de creer hace tantos años que no me acuerdo. Lo mismo debe sucederle al mandatario cuyas ofertas desfilan, cada veinticuatro horas, por los salones del Palacio Nacional en donde, claro, intenta provocar alguna nota espectacular para acreditar que nadie, a través de tantos años, ha trabajado más. No a los sesenta y cinco años, desde luego.

Se acerca el tiempo de los propósitos para 2019 y López Obrador ha divulgado tantos como si presagiara algún corte de camino indeseable. No es para tanto, creemos. Sin embargo creemos en firme que una presidencia democrática se condolida con la capacidad de la dirigencia para saber rectificar aunque sea de manera tardía; ya lo hizo el mandatario respecto a las prerrogativas económicas de las universidades –en la Ciudad de México y en Hidalgo, cuando menos-, y parece que su esposa le ha puesto a pensar sobre los tiempos perdidos en los aeropuertos –con la inquietud de quienes se lo encuentran en sus vuelos-, y acerca de su seguridad tan expuesta por sus constantes baños de pueblo que son como él mejores a las nutrientes alimentarias –le gustan mucho las hamburguesas McDonald’s, como a mí, y también el pavo de monte ya tan escaso pero exquisito-.

Por lo demás las cosas se mantienen iguales. En la Cámara de Diputados hace apenas una semana ocurrió un auténtico zafarrancho al estilo de la era radical de la izquierda tras el descarado fraude electoral de 2006. ¿El motivo? La aprobación forzada de la Ley de Ingresos para 2019 con el enfoque del mayor cinismo conocido: Los autores de los gasolinazos, los gremios del PRI y el PAN, se insubordinaron porque exigían bajar los precios de los combustibles que sus gobiernos, específicamente los del alcohólico calderón y el ladrón-asesino peña, instalaron a la par con la reforma energética, ya en los tiempos del segundo citado, como la mayor falacia recordada por este columnista.

Y, mientras, la Suprema Corte de Justicia, desde donde partió la idea de reducir sus estipendios sin señalar fecha ni cuantía, recibió cuatro mil setenta millones de pesos solo en prestaciones durante el año por terminar a Dios gracias. La misma insolente marranada de otros años con un nuevo gobierno que pretende, con razón, dar una vuelta de tuerca.

Como dice el dicho: en México no pasa nada y todo sigue aparentemente igual.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
24 Diciembre 2018 04:00:00
Navidad de fantasmas
Dicen quienes han tenido experiencias paranormales, o presumen de ello porque confundieron a un gato con un espectro maullador, que existen espíritus inofensivos, socarrones, que se divierten tocando los pies de los dormidos o moviendo las mesas y las sillas estremeciendo a sus propietarios; otros, hablan de entes perversos dispuestos no sólo a atemorizar a los vivientes sino a perseguirlos hasta sus muertes. Estos son peligrosísimos en las cintas de terror que, a diario, cobran mayores audiencias entre los jóvenes alejados de su realidad y adictos, en la mayor parte de los casos, por la abundancia de juegos cibernéticos enaltecedores de las guerras y los enfrentamientos. De los demás se dice de ellos que son “desadaptados” en la infortunada valoración de nuestro tiempo.

En la residencia de Los Pinos –llamada hoy Complejo Cultural en donde ya se dan conciertos sinfónicos gratuitos en los jardines, todavía con los salones vacíos y los sabuesos buscando los muebles, inventario en mano, que los Peña deben haberse repartido como su última afrenta contra los mexicanos, los fantasmas son asiduos visitantes desde la era de López Portillo cuya mujer de entonces, Carmen Romano, gustaba de rodearse de videntes, chamanes y hasta psíquicos a quienes se consideraba reyes de la hipnosis porque doblaban cucharas. Uno de ellos, Uri Geller, ilusionista israelí, fue captado en varias ocasiones tomado de la mano de la primera dama; quien esto escribe los filmó para guardarlos en una cineteca que “desapareció” con el tiempo. Corría el año de 1980.

Las sesiones espiritistas fueron frecuentes y ni con la presencia del Papa Juan Pablo II en la casona de Chapultepec, en cuya capilla ofició una misa en 1979 para halagar a su madre, Doña Cuquita, pese a su declaración de que había perdido la “virginidad” católica leyendo a Hegel muchos años atrás. Su adoración por Los Pinos lo devolvió a este sitio después de muerto si ustedes creen en las disparatadas versiones esotéricas; a veces yo también me estremezco.

Por supuesto, el espectro del general Lázaro Cárdenas del Río no sale de allí y de los despachos del Palacio Nacional en donde ahora el presidente López Obrador pasa buena parte de su tiempo; la otra se distribuye entre esperas en los aeropuertos y místicas peticiones a la madre tierra además de sus conferencias matutinas en donde se esmera en ganar, como lo hacía Echeverría cada día, los mayores titulares del día siguiente: Habla más de lo que puede cumplir al mediano plazo y esto le revierte entre sus malquerientes y enciende a sus críticos confundidos.

Las buenas intenciones no pueden nunca contra las revelaciones y presencias del más allá. Porque estoy seguro de que al mandatario en funciones, en busca de ser el mejor de la historia, se acerca demasiado a los espíritus de los mandatarios fallecidos en franca competencia con ellos; a los vivos los mantiene a raya con todo y las bufonadas de Vicente Fox quien solo pretende blindarse en sus ridículas aseveraciones para protegerse, en caso de ser procesado, bajo los dinteles de la libertad de expresión.

Juegos de presidentes, vivos y muertos, que debieran dar lugar a una exitosa temporada de Netflix, tan de moda.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Diciembre 2018 04:00:00
Cuento de Navidad
Soñé, todavía es posible, con una Navidad blanca. No la artificial que impone a una parte del zócalo el hielo para el disfrute de los patinadores –escasos si los comparamos al total de una población cuya cultura no incluye las llamadas festividades del invierno estadounidense-, y regocijo de los curiosos que, a falta de poder adquisitivo, se animan observando en silencio sólo roto cuando alguien de los activos sucumbe irremisiblemente ante la ausencia de equilibrio. Las risotadas son enormes y no pocos manifiestan su sorpresa ante un paisaje que, desde luego, no nos pertenece y es tan ajeno como el de los pingüinos al sur del continente; aún con algunas reproducciones en los zoológicos las muestras nos siguen pareciendo exóticas y lejanas.

La Navidad blanca con la cual entré al paraíso de la irrealidad –o la fantasía, si no creemos en la sentencia de que cuanto pensamos adormecidos, en la oscuridad de la noche, encuadran en las premoniciones-, no tiene que ver con la nieve, tan poco frecuente como los actos de justicia en el centro de la República y sólo presente en algunos sitios del norte, sino con la urgencia de frenar la barbarie, dejar de observar a sujetos patibularios andando al lado nuestro y convencidos que portar una cadena de oro les hace tan superiores como para abrirles el paso en las estrechas banquetas o en los pasos peatonales artificiales en donde las obras públicas huelen a complicidades y corrupción.

Hace unos días, por cierto, uno de los trabajadores contratados para modificar las avenidas de Polanco, acaso uno de los sitios de la capital en donde menos falta hacía esta millonaria inversión, me abordó con voz muy suave, como si quisiera hablar en silencio lo que, naturalmente, es imposible y me susurró:

--Oiga... fíjese que nos encontramos una pulsera de oro cuando escarbábamos; ¿quiere verla?

La vi, por curiosidad. Y aunque parecía una artesanía azteca propia de un museo recordé que esta sección de la inmensa ciudad de México era un islote alejado de la Gran Tenochtitlan por lo cual era poco probable desenterrar piezas prehispánicas; acaso, dicho con el mayor respeto, podrían encontrarse algunas Menorah, el tridente del pueblo israelí utilizado para las grandes celebraciones, considerando que esta colonia defeña fue, durante muchos años, casi exclusivo de la comunidad judaica. Por cierto, no faltan lugares en donde pueda apreciarse este símbolo, incluso en centros comerciales como Antara muy cerca de lo que se denomina ya “ciudad Slim”, el segundo gran espejismo de la urbe magna en paralelo con Santa Fe.

Pretendí explicarle al humilde obrero la realidad y con el rostro sonrojado y la cabeza baja -¡nunca deberíamos admitir esta postración!-, me suplicó:

--Por favor, no le diga a nadie... es mi Navidad.

--¿Y a quién podría decirle? ¿A un policía que seguramente haría el negocio él a costa de usted? No, mi amigo, soy mexicano y, por desgracia, no confío en las autoridades.

Lo dije y me quedé petrificado. ¿Estaba estigmatizando a mi país, a mi propio entorno, tan entrañable y amado? Por un momento quise rectificar pero ya no alcancé al ofertante y, entonces, también perdí la vista por el mal amalgamado cemento de las escarpas agrietadas por haber sido construidas con una amalgama amoral para hacer rendir más las famosas “comisiones” con las cuales los funcionarios de la “hihg-life” pueden disponer de suficientes fondos para construirse mansiones en Las Lomas, en Huixquilucan o en Malinalco. Y en otros sitios, como Valle de Bravo o Ixtapa de la Sal –favorita para el descanso de un tal señor peña-, aunque alrededor pululen las mafias más terribles, los monstruos bípedos para quienes la vida sólo es la de cada uno de ellos, perentoria y por ende provocadora para obtener placeres sin límites para desquitarse del horror de la miseria, como la que muchos de los sicarios padecieron en sus terribles, obsesivas infancias.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
21 Diciembre 2018 04:00:00
Confusión Extrema
No quiero pensar que sean los dirigentes partidistas cuantos alientan los radicalismos viciados y los constantes arrebatos contra la libertad de expresión para intentar silenciar a las voces disidentes e incluso a los miembros de otros poderes de la Unión a guarecerse de las tempestades sobre todo el meteoro que nos está cayendo sobre la cabeza tras el tsunami lópezobradorista del primero de julio.

Nadie duda –sería una insondable estupidez- la legitimidad democrática del Presidente de las funciones aunque algunas de sus decisiones despierten el debate y animen a los desacatos con tal de ganar adherentes como en el caso del asturiano Paco Ignacio Taibol II motivo de querellas parlamentarias pasadas de tono; nunca un funcionario de tan escaso nivel había generado huracanes tan perniciosos y devastadores para el intelecto ni exhibido la ligereza de los juicios viscerales y hasta xenófobos de los miembros de sendas Cámaras; y, sin embargo, ahora las pieles están demasiado sensibles.

Uno de los episodios recientes más preocupantes se dio el pasado jueves 13 –el número del mal adagio-, cuando el Presidente López Obrador asistió al último informe del ministro presidente de la Suprema Corte de Justicia, Luis María Aguilar Morales, quien en su mensaje final dictó una academia sobre la división de poderes y la autonomía entre éstos, casi de primer año, como una suerte de réplica al titular del Ejecutivo y a los legisladores empeñados, justamente, en el linchamiento de los togados por sus escandalosos emolumentos jamás justificados.

El sordo alegato para sostener la postura de los altos funcionario del poder judicial estriba en que así se diluyen las posibilidades de la corrupción –lo que no es cierto en la praxis-, y se blinda a quienes ejercen la justicia por las posibles reacciones de los afectados de alto nivel, por ejemplo los “capos” mayores, dispuestos a vengarse como parte de sus desviadas reglas amorales.

Hasta el momento, por fortuna, son pocos los casos de algunos jueces de distrito acosados por este sector, por cierto, y no se conoce de ningún ministro de la Corte azuzado, secuestrado o ultimado mientras tan sólo en los últimos veintiún meses han sido asesinados veintiún colegas periodistas. La diferencia es atroz.

En fin, los radicales se asomaron a las puertas del Palacio Nacional y hasta las de la Suprema Corte, sin vallas metálicas y con escasos cuatro policías militares para cuidar el trayecto a pie del Primer Magistrado quien fue atropellado por la multitud que no le dejaba ni andar mientras éste había esfuerzos para saludar aun cuando los “baños de pueblo” le sientan bien, mucho más que las medicinas diarias que toma para controlar sus cardiopatías desde diciembre de 2013 cuando sufrió un severo infarto que, literalmente, lo dejó yaciente durante algunos segundos en la mesa de operaciones.

Lo peor vino después cuando esa misma multitud banalizó la salida de algunos funcionarios del poder judicial, entre ellos Jorge Camargo director de Comunicación Social del Consejo de la Judicatura cuyo vehículo fue interceptado por la fanaticada, la misma que se arremolinó al paso delPresidente de la República, y severamente abollado, incluso con un cristal roto. Parecían tan bien organizados que nadie duda de la procedencia de los autores intelectuales en pleno desajuste de opiniones entre los tres poderes de la Unión.

Los frentes callejeros no son los cauces de la democracia sino los de la anarquía, entendida ésta como el extremismo de quienes detestan cualquier forma de gobierno en pro de una utópica libertad. No es esto por lo que votamos el primero de julio.
20 Diciembre 2018 04:00:00
Gabinete al agua
Veinte días, menos de tres semanas, bastan para hacer un primer análisis del amorfo gabinete presidencial –no hablemos del ampliado por ahora para no desviarnos demasiado en los titulares arcaicos-, encuadrado en un sinfín de contradicciones que revelan, más allá de todas las dudas y as defensas oficiosas, las constantes indecisiones y/o contradicciones del presidente de la República capaz de dar tres versiones distintas sobre un mismo tema cada día.

En fin, ya se ha visto el peso de la supuesta “lealtad” de Olga Sánchez Cordero, secretaria de Gobernación y jefa del gabinete de facto –el término no existe pero, hasta ahora, aplica-, quien prefirió renunciar a su sueldo como funcionaria en curso que a su pensión vitalicia, cercana a los 260 mil pesos mensuales, con tal de evitarse una confrontación con sus antiguos compañeros de la Suprema Corte de Justicia a quienes, según se evidencia, guarda más fidelidad que a su jefe en curso: el primer mandatario.

Doña Olga, por muy virtuosa que aparezca en cuanto a sus academias y cargos en el poder judicial, no es muy política ni tiene interés en serlo; por ello, naturalmente, sus subsecretarios, entre ellos Alejandro Encinas, hacen la tarea comunicándose directamente con el depositario –no dueño- del Ejecutivo.

Otro funcionario que sufre lo suyo es el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, para tratar de enderezar los entuertos creados por las inconsistencias sobre el “cancelado” aeropuerto de Texcoco y la creación de bonos para comprar los contratos millonarios establecidos de antemano que suman más, mucho más que el supuesto ahorro de cien mil millones de dólares de acuerdo a las estimaciones presidenciales un tanto fuera de la realidad... como en el caso del célebre avión “José María Morelos” puesto a la venta antes de enterarse el ofertante que era sólo arrendado como los automóviles dados en comodato a los altos funcionarios de las grandes y prósperas, siempre, empresas privadas; para ellas no hay colores partidistas.

Urzúa se encuentra en el dilema de ajustar cuentas dispares, presiones externas de gran calado, propuestas con grado de inmediatez y rezagos hijos de las malas administraciones precedentes pretensas al perdón presidencial no concedido por la inmensa mayoría de los mexicanos; aunque ya algunos, decepcionados, comienzan a revertir su rencor por el pasado en añoranza absurda y poco sustentada ante la incertidumbre creada por los funcionarios de López Obrador.

Y por el estilo se encuentran el responsable de Comunicaciones, Javier Jiménez Espiriú, y el de Turismo, Migue Torruco Marqués, quienes ya tuvieron diferencias sobre el uso potencial del pretendido aeropuerto de Santa Lucía que proveerá de dos pistas más a la Ciudad de México la única urbe del mundo capaz de dejar a medias una obra gigantesca, la de Texcoco, por la infecta corrupción galopante ahora trasladada a la otrora base militar.

Cada vez el gabinete de la “cuarta transformación” se parece más a la Corte de Versalles con sus caravanas incesantes y sus holgazanes adheridos como sanguijuelas a quien detenta el poder.

La Anécdota

Antes de convertirse en jefe de gobierno del Distrito Federal Andrés Manuel López Obrador me externó una convicción muy arraigada en él:

--Mi mayor preocupación será entenderme con un sujeto que no conoce México y lo observa, simplemente como una empresa en donde no caben los equilibrios sociales sino los intereses de los patrones.

Se refería, claro, a Vicente Fox sin saber aún de que sería acompañado por Marta Sahagún, la ambiciosa que sigue esperando los haberes de ex presidente en una comunión de intereses personales muy complejos.

Por desgracia, en cuanto a chascarrillo, motes, frases supuestamente coloquiales y decisiones viscerales, los adversarios del 2000 y 2006 se están empezando a parecer mucho. Cuestiones del destino.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Diciembre 2018 04:00:00
Rezar no es suficiente
Hasta los cardenales, como el muy cuestionado Norberto Rivera Carrera, ya en el retiro, y su sucesor Carlos Aguiar Retes, solicitan la intervención de la Divinidad, en el caso de México el toque milagroso de la Virgen de Guadalupe, para aplacar las iras que salen de la conciencia de Donald “el Pato” Trump MacLeod. Así avizoran las cosas hasta quienes interponen un supuesto halo de santidad entre ellos y sus interlocutores. Claro, una cosa es Dios y otros los siervos desbalagados; y dudo que sólo con oraciones, como las que he pedido, sea posible atajar el efecto de un mandato eclipsado por la intervención rusa.

Dijéramos que estamos en una posición paralela a la era de Porfirio Díaz, enterrado en Montparnasse en París, porque sencillamente su juicio histórico es indefendible desde su caída hasta la resurrección de la derecha encanada en los gobiernos de Fox y Calderón más su agregado bajo la férula de peña. Sin revisión histórica alguna, la derecha en el poder festejó, a lo grande, el “centenario” de la victoria de la Insurgencia –que se dio en 1821- y el inicio de la Revolución –que debe anotarse en 1910-.

Así las cosas, quienes condenaron los efectos de la posrevolución, y los condenan, dejaron su bozal a un lado y se dieron a proclamar heroicidades en donde solo hubo ambiciones –como en el caso del execrable Iturbide-, y poco les faltó para colocar el apellido Santa Anna con letras de oro en la Cámara de Diputados y hasta agregar el del “Chacal” Huerta. Los antihéroes, cuando regresan, pinta de cuerpo entero a sus adoradores, esto es como si Luzbel recogiera sus alas encendidas por el fuego eterno. ¡Ay, si no hay infierno qué equivocados estamos quienes señalamos a los corruptos sin castigo! Nos pudriremos al lado de quienes vivieron robándonos y gozaron de la vida mientras nosotros la sufríamos. Solo polvo en amalgama pero diferenciados los restos de unos y otros por la buena o mala existencia, entre la miseria extrema y el bienestar como hijo primigenio de la corrupción.

Para los creyentes siempre habrá una justicia superior, divina, que suplirá a la impunidad, las mafias judiciales y los malos gobiernos protectores de sus cómplices, como los ladrones Duarte –el de Veracruz y el de Chihuahua-, Borge, Yunes, Murat, Moreira... y demás clanes repulsivos. ¿Qué Humberto pretendió ser diputado por Coahuila? Habría que revisar sus antecedentes penales si hubiera la menor lógica política –no los del complaciente gobierno español sino las denuncias que sobre él penden en Estados Unidos-, para entender que si los coahuilenses no se arman de verdad y de honor estarán facilitando la intervención estadounidense de la mano de un febril belicista sentado en la oficina oval... en donde los atributos varoniles surgen del poder de las armas nucleares y no son seña personal.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Diciembre 2018 04:00:00
División de poderes
Las deformaciones de la clase política comienzan cuando se nombran soberanas las entidades federales, que no lo son porque reconocen a un poder superior y se someten a la Constitución General de la República sobre sus propias leyes regionales, y al estimarse que existe una verdadera autonomía entre los poderes de la Unión conformando el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial el Gobierno de la República; de allí se estima, erróneamente, que es el primero el superior cundo, en realidad y de acuerdo a sus respectivas funciones, es el Congreso el predominante porque allí se concentran, o deberían concentrarse, los representantes directos de la soberanía popular. Tal es la tesis, no la praxis.

El razonamiento es muy simple: El Legislativo tiene facultades para revocar el mandato de un presidente por casos “graves” o de traición a la patria pero el mandatario no cuenta con instrumentos legales, salvo los del autoritarismo fuera de los considerandos jurídicos, para desaparecer a una Legislatura por resultarle incómoda.

De la misma manera, aunque el Ejecutivo propone, son los legisladores quienes aprueban o no las designaciones de los más altos ministros y magistrados de la Suprema Corte de Justicia y de los tribunales de relevancia electoral, por ejemplo, e incluso tienen funciones de sobra para acotar a quienes caen en posiciones antidemocráticas o contrarias a los intereses del colectivo removiendo el marco jurídico en busca de una dinámica de futuro más cercana a la sociedad que mantiene la soberanía popular. Por su lado, el Judicial nada puede hacer en contra del Congreso de la Unión.

De allí mi insistencia en considerar como el poder supremo de la nación al Legislativo; sin embargo, por desgracia, los diputados y senadores, sobre todo los de las fracciones mayoritarias y correligionarias del presidente en turno, suelen bajar la cabeza ante su “líder” sin saber que con ello, lamentablemente, se traicionan a ellos mismos para tratar de subir escalones en sus respectivas carreras políticas. El vicio tremendo, obtuso, se ha convertido con el tiempo en un hecho aceptado e incontrovertible.

Lo anterior cobra importancia al calor de los acontecimientos recientes: La casi revuelta de ministros y magistrados por la cuestión de los estipendios muy superiores a los del presidente; y la torpe, maniquea, antidemocrática y vil resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial Federal revalidando los comicios para gobernador de Puebla y colocando a esta entidad en una suerte de aislamiento, contrariando las pruebas evidentes del fraude hasta videofilmadas, del resto de la República donde comienza a respirarse un aire más democrático.

Es evidente que la Suprema Corte debiera ser la última instancia para tratar los delitos electorales y no el Tribunal de marras al que blinda la condición de “inatacable” como si se tratara de la infalibilidad del Papa bajo los siete cerrojos de los Cónclaves y la doctrina.

Este sí sería un reclamo digno, sólido, contra la tendencia a fortificar más al primer mandatario con un Congreso, por desgracia, bastante sumiso por la mayoría absoluta en manos de MORENA y los connatos de chantaje que parecen cerillos ante la hoguera presidencial encendida.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

La Anécdota

La persecución a los medios informativos que no cesa –veintiún colegas asesinados en 2018, nos ha llevado a condiciones extremas que, por desgracia, no son superadas sino que se acrecientan al paso de los años.

Allá por 1982, cuando dirigí al heroico Diario de Irapuato, con grandes amigos y colegas inolvidables que superan con creces algunas miserias humanas, el entonces director de comunicación social del Gobierno estatal, Manuel Villa Aguilera, turbio personaje a quien el sistema “premiaría” después con la dirección de RTC por su lacayunería sin límite, me llamó para decirme, palabras más o menos:

--El señor gobernador me ha dado instrucciones para ordenar la publicación oficial en su periódico, lo mismo que la comercial que se le daría por recomendación nuestra.

‘--Pues es una buena noticia y muy justa; pero me temo que habrá un costo por ello –respondí-.

‘--Digamos que un favor –explicó el miserable-. Mándenos, con un día de anticipación, la columna Piense –editorial que yo escribía-, para que la revisemos para evitar errores.

Contuve la rabia –todavía era demasiado joven-, y repliqué:

--Le propongo otra cosa, un trueque: Venga usted a hacerse cargo de la dirección del Diario y yo me quedo con su puestecito. ¿Le parece?

El hombrecillo se embraveció pero no me sacó de mis casillas. Pocas semanas después su jefe, el gobernador Enrique Velasco Ibarra, perdía el trono de Guanajuato y el Diario salía victorioso de aquella batalla... por unos meses más.
17 Diciembre 2018 04:00:00
Traspiés evitables
El presidente de la República no es TODO el gobierno, ni siquiera el único responsable del Ejecutivo federal cuyas facultades están señaladas en el Capítulo III de la Carta Magna y cernido a éstas sin derivaciones ni declinaciones de ningún género; a diferencia de los ciudadanos, que cuentan con libertad para actuar salvo en aquello que les está señalado en la ley, el primer mandatario y en general cualquier funcionario deben atenerse sólo a cumplir aquello que es está específicamente concedido en el documento toral de nuestra vida republicana.

En este sentido, claro, el presidente no puede “brincarse” sus límites para replicar las críticas bajo el sustento de ejercer su propia libertad de expresión pues no tiene base constitucional para ello como consecuencia de su elevada función dirigid a los mexicanos, sin excepción ni estigmatizaciones; como mexicano sí cuenta con esta posibilidad sólo si deja la jerarquía que ostenta y se suma a la soberanía popular, superior a cualquiera de los poderes de la Unión. Sé que esta controversia molestará profundamente a los incondicionales del icono de la izquierda pero jurídicamente es irrefutable.

De la misma manera, el presidente López Obrador, exactamente una semana después de ser proclamado como tal con la rito de la protesta y la colocación de la banda tricolor –ya con los colores republicanos y no modificados por la derecha insolente con inclusión del priísmo-, al ser notificado sobre la validación del fraude electoral en Puebla, en los comicios para gobernador porque en los demás arrasó MORENA y no el PAN en decadencia, se limitó a decir que acataba la decisión aunque la consideraba “equivocada y antidemocrática”. Esto no es aceptable, bajo ningún razonamiento, porque atentar contra la democracia y equivocarse bajo influencia de terceros, en este caso el execrable senador Rafael Moreno Valle cuya consorte hereda el cargo de gobernador como cajita de resonancias, es sencillamente atentar contra los sustentos básicos de la República y, más aún, de la llamada “cuarta transformación”.

En el caso anterior debe actuarse con rigor, por iniciativa presidencial o la de algún legislador, para modificarse el marco jurídico, llamar a cuenta a los magistrados contaminados, estructurar y aprobar a un nuevo modelo de control y finiquitar la condición de “inatacables” para las actuaciones del mismo. Tal sería el procedimiento, a menos de que debajo de la mesa haya acuerdos inconfesables.

Por último, me indispone que quien declaró “inimaginable” el grado de corrupción registrado en Baja California, opte por solicitar a su gobernador sumarse al cambio y no iniciar el procedimiento para la declaración de desaparición de poderes de la entidad cumpliendo así la perspectiva analizada ya sobre la asfixiante inmoralidad de las fuentes del poder estatal.

Hay muchos otros asuntos –Oaxaca, Veracruz, Nayarit-, de los que habremos de hablar aunque me tilden de impaciente o incluso de estar supeditado a otras fuentes. Cuando las riendas del poder están en manos del legítimo presidente, sus aduladores son los oficialistas y chayoteros, según el argot, y no cuantos hacemos labor de contrapeso.
E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Diciembre 2018 04:00:00
Provocaciones fútiles
No es que me lleguen las provocaciones; más bien es preocupante la estrategia de los operadores del marketing político –nunca cernidos a los límites sino burladores permanentes de la ley, interpretándola como les viene en gana mientras los informadores carecen de recursos para defenderse judicialmente-, en el sentido de ahogar a los comunicadores con mensajes insidiosos, amenazas y, sobre todo, una inquina poca veces vista sin más objetivo que justificar hasta los traspiés de sus iconos y jefes. Los incondicionales son la peor plaga de la democracia.

Hace unos meses, me atreví a deslizar una crítica sobre la entrevista televisiva a Andrés Manuel. Dije, sí, que peña no era el único que tartamudeaba y dejaba exhibir sus lagunas mentales. Recuerden que en este mismo espacio he analizado un fenómeno singular: En nuestro país, los mayores antagonistas acaban pareciéndose el uno con el otro por una especie de admiración íntima o por ósmosis. Pero sucede.

Como reacción, los incondicionales de Andrés consideraron una ofensa enorme plantear lo anterior cuando aún este todavía no ascendía a la Presidencia, alegaron que era injurioso y hasta discriminatorio, incluso contrario a los derechos humanos, exhibir la mala dicción del tabasqueño y su lento hablar, “comiéndose” en silencios los minutos de televisión concedidos a él –un hecho poco frecuente y rescatado por la importancia de un liderazgo que aglutina a entre doce y quince millones de compatriotas-, y evadiéndose de cuestiones comprometedoras como, por ejemplo, su percepción sobre las locuras de Donald Trump, el “pato”, a la Casa Blanca.

Adujeron que era por la edad, la enfermedad, los modismos tabasqueños –conozco a varios políticos de esas tierras del “edén” y no caen en una acentuación tan pronunciada por sus orígenes-, y porque es característica en él ir despacio porque “tiene prisa”. Me reí, varias veces, de estos razonamientos fútiles derivados de una seducción política consumada y no de la objetividad necesaria para juzgar y definir si el liderazgo respectivo es el que los mexicanos
necesitamos.

La realidad es que, por desgracia, el tiempo no pasa en balde y menos cuando se ha abusado tanto de la fuerza física en incontables meses pasando las penurias de millones de compatriotas marginados de las acciones sociales. Esto lo entiendo. No obstante, reconocer que el infarto sufrido por él pudo costarle la vida de no haberse dado en la Ciudad de México a finales de 2013 y aceptar que los médicos lo mantienen en tratamiento –no puede ser otro que el cuidado de la dieta, el descanso y la lenta recuperación-, es tanto como contar que no puede regresar a las épocas en las que el cien por ciento de sus emociones, traducidas en apariciones fulgurantes, eran dedicadas a provocar reacciones incendiarias en una población ahíta de demagogos. Y tal es, quiérase o no, una severa
limitante.
E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Diciembre 2018 04:00:00
Andanada intelectual
Quizá sea Octavio Paz el mayor intelectual de nuestro tiempo aunque haya partido en 1998, dos años antes de consumarse la primera alternancia con el folklórico Vicente Fox a la cabeza del movimiento a favor del cambio que se quedó en exhorto. Un año y medio antes de su muerte, Paz debió ser trasladado a la Casa de Alvarado, en Coyoacán, tras un incendio que devastó su departamento y buena parte de su excepcional biblioteca. La decisión la tomó, desde luego, la administración de Ernesto Zedillo para honrar así al primer premio Nobel de Literatura de nuestro país. Por ello, Paz no cesó en elogios para Zedillo y fue el primero en proponer que sólo la continuidad política sería garantía.

Es fama que, tras la masacre de Tlatelolco, en 1968, cuando Paz ejercía de embajador en Nueva Delhi, renunció al cargo en protesta y se desalineó del gobierno de Gustavo Díaz Ordaz quien, en una célebre entrevista al fin de su mandato, se refirió al incidente puntualizando que los reproches de Paz no habían estado acompañados de la negativa a recibir los honorarios íntegros como embajador que devengaba.

Es decir, se trató de un gesto por el que no dejó de recibir sueldo y dividendos en una contradicción severa sobre su postura oficial. Paz, desde luego, jamás agregó una sola palabra al respecto.

Y así no pocos intelectuales mexicanos quienes, a trueque de sus famas, optan por prebendas y manutenciones por parte del Estado y acaban por servir, asís sea con el refugio de una falsa independencia de criterio, al grupo enseñoreado del poder público. Por ejemplo, en diciembre de 2012 el entonces presidente electo, Enrique Peña Nieto tropezó con una intolerable confusión: Equivocó los títulos de sendas obras de Carlos Fuentes y Enrique Krauze, los nuevos santones de la vida intelectual mexicana a quienes nadie toca y todos escuchan pasmados como si, al verlos, asistieran al Sermón de la Montaña. Para ellos, y su soberbia exacerbada, el sólo hecho de que Peña trastabillara con el conocimiento de sus aportaciones indispensables –“La Silla del Águila” y “La Presidencia Imperial”- es motivo más que suficiente para subrayar la incapacidad, no sólo la opacidad del personaje, para ejercer la Presidencia de la República.

Por principio de cuentas, el juicio visceral de sendos personajes –a quienes resultaría difícil responder sobre cuestiones relacionadas con la geopolítica nacional básicas, sin que ello signifique defender la torpe ignorancia de Peña-, olvida que un presidente, el panista Vicente Fox, no sabía siquiera pronunciar correctamente el nombre y apellido de Jorge Luis Borges, el argentino que se aburrió de ser él mismo según dijo, y admirable como emblema de la literatura latinoamericana.

Esto es: no siempre los buenos lectores han resultado mandatarios. De hecho, me temo que desde la gestión de José López Portillo, en la década de los ochenta del siglo pasado, no hemos tenido ningún representante de los “buenos lectores” con la banda tricolor cruzándole el pecho. Quizá por ello, para intentar llenar tal vacío, algunos precandidatos se dieron a la tarea de escribir textos sobre las rodillas para hacerse notar... como intelectuales, incluido, claro, quien encabezó en 2012 la carrera sucesoria Enrique Peña, descubierto in fraganti en Guadalajara cuando no pudo ni balbucear los nombres de tres autores y acabó confundiéndose.

En fin, Fuentes vivió en París y desde las tertulias intelectuales salpicadas con café au lait y rosca brioche, la perspectiva mexicana la apreciaba de modo distinto. Incluso la represión en Guerrero contra los estudiantes desarmados y alevosamente maltratados, no parece gran cosa aun cuando sirva de pretexto para agolar la voz y extenderse en peroratas sobre la imparable descomposición de México. Fíjense, en esto sí doy la razón a Felipe Calderón: Los mexicanos solemos hablar muy mal respecto de nosotros mismos sin valorar lo bueno que tenemos... y que es mucho a pesar de los sobresaltos diarios y de la obcecada e interminable guerra entre las mafias.

Y Krauze está en lo suyo: Buscando hacer del presente, pasado, para mantenerse en la línea de los historiadores. Dicho esto sin soslayo de la admiración que me causan sendos escritores que han dejado profunda huella en nuestro país. Pero, en materia de política, por desgracia, admítanlo o no, sus opiniones siempre fueron y son sesgadas a sus intereses y a la rutina de quedar bien con cuantos les ofrecen comodidades, promocionan sus premios y enaltecen sus trabajos... aunque no los lean.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Diciembre 2018 04:00:00
Cuentos con nieve
Las Navidades serán felices en Moscú. Allí, los cánticos auspiciados por la Iglesia Ortodoxa –la menos evolucionista, aunque Roma está dispuesta a imponerse en este renglón-, suenan fuerte al ritmo de los bailes estridentes, en todas sus modalidades y de acuerdo a cada región de las estepas, motivados por el vodka claro y la exaltación de Baco al igual que en los pueblos del occidente. Son ellos quienes, al fin, tras el finiquito de la Guerra Fría, digamos en 1989 cuando cayó el Muro de Berlín y la perestroika de Gorbachov, acaso ideada desde Washington, van recuperando espacios hasta situarse en el más alto nivel, como en el pasado, en un contexto minado por el espionaje, la cooptación de figuras relevantes y la expansión de las bandas criminales, la mafia sobre todo, hacia casi todo el orbe.

Si la Guerra Fría la ganó Estados Unidos, en apariencia, con los sucesos descritos y la pulverización de la Unión Soviética, en el mundo contemporáneo, sin duda, se reaniman las doctrinas del Tercer Reich unidas al modelo socialista que muchos creyeron vencido y sólo sobreviviente en la Cuba del extinto Fidel Castro Ruz. No es así, porque suele ocurrir que los sistemas –salvo el de México- se transforman y van adaptándose al devenir de los pueblos sea para amancebarlos o guiarlos hacia un destino sólidamente controlado. De allí el éxito del gobierno de Rusia luego de la extirpación de gran parte de su territorio dando paso a una decena de nuevas naciones con el origen común del sufrimiento.

Habrá nieve en esta Navidad. Frío en las almas e incertidumbre hasta en la naturaleza porque la gran potencia del norte, desde hace casi dos años, habrá de alejarse de los proyectos anticontaminantes, apenas esbozados por el maniatado Barack Obama cuyo futuro no es tan halagüeño como el de las mafias Bush y Clinton sobreprotegidas por los consorcios financieros... a los que pertenece, de lleno, el señor Trump, como miembro y no mero aliado en el poder; una diferencia, en verdad, sustantiva y altamente peligrosa.

En fin, antes de los festejos de Navidad, se coloca al dirigente ruso, Vladimir Putin –cuyo apellido enciende risas entre quienes no conocen los trasfondos y en aquellos dispuestos a reducir al ridículo a cualquiera por el mínimo detalle-, como el hombre más poderoso del mundo... y es el sexto año consecutivo en el que se reconoce tal liderazgo. No es cualquier cosa. Desde luego, desde la Plaza Roja de Moscú, desde donde brilla la Catedral de San Basilio con sus cúpulas redondas y doradas, se observa al mundo de otra manera, acaso desde el filtro de una política que incluso resiste la mayor secesión de la historia... sin afectar a la “madre” Rusia, ya sin zares, pero con presidentes cuya firmeza y decisión desplazan a los demás líderes del mundo.

Ni quién se acuerde de la nonagenaria Reina Isabel II de Gran Bretaña, otrora jefa del “imperio” que tanto exaltaban sus súbditos hasta llegar a los desprendimientos, como el de la India, que mostraron la atrocidad de los ingleses engreídos y matones cuyas razones jamás fueron justificadas; Gandhi las deshizo con un taparrabo hilado con sus propias manos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Diciembre 2018 04:00:00
Votemos por justicia
Ya lo dije: la justicia no puede basarse en delitos del futuro porque éstos no existen en la perspectiva del presente. Lo que vendrá podemos estimarlo a partir de ciertas condiciones, pero nunca asegurar que habrá de ocurrir como si se tratase de un libreto previo. De ser así, habríamos exigido cárcel contra Salinas antes de su asunción en 1988 por haber asesinado a su servidora doméstica y no haber recibido tratamiento sicológico por ello; y al propio presidente actual se le podría recriminar por el terrible drama familiar que terminó con la vida de su hermano José Ramón como se llama el hijo mayor del mandatario como desfogue de su angustia y su dolor.

En el canto al optimismo del Presidente López Obrador fue notorio que soslayó hablar del narcotráfico como el flagelo mayor que abarca las tres cuartas partes de la violencia en nuestro país, pero sí hizo referencia a la necesidad de poner un “punto final” para dejar atrás al pasado y comenzar a construir la cuarta transformación a la que muchos nos unimos con entusiasmo. ¡Cómo no hacerlo si clamo por un cambio de sistema desde hace años!

Pese a lo anterior, el punto final no debe caer en los lindes de la impunidad so pretexto de que sería alto el costo económico de la “persecución” –no lo es cuando se trata de encontrar y condenar a los delincuentes como se hizo dos veces con “El Chapo” bajo el dominio del peñismo traposo-, y que no habría cárceles suficientes para los siniestros aunque apuntó que debería, en todo caso, comenzarse “por los de arriba” mientras el gesto de Peña Nieto tomaba un perfil de drama griego.

Y es que la confianza hacia las instituciones no puede ganarse si los ladrones y asesinos del pasado inmediato, con basamentos de impunidad, disfrutan de la vida y de sus fortuna mal habidas en la cara de los mexicanos. ¿Valle de Bravo? ¿Malinalco? En cualquier lugar donde se asienten el señor Peña y sus secuaces habrá de enrarecerse el ámbito con las miasmas de la corrupción descarada. ¿No hay prisiones? Pues que se construyan sin túneles semihabilitados por los peores para ridiculizar al gobierno en su conjunto.

Una administración que se declara incapaz de perseguir a la corrupción del pasado porque carece de celdas de seguridad, renuncia a la fuerza del Estado y a la capacidad de gobernar sin miedo y sin ataduras ni acuerdos en la parte oscura de su estructura; y no hay ni habrá jamás forma de corrupción mayor a ésta.

México requiere JUSTICIA, no justificaciones para la parálisis por el prurito de asegurar que hasta la familia del presidente será tratada como se hace con todos los demás; esto está muy bien... siempre y cuando no se carcajeen por ello Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña. Sería una barbaridad que por un delito menor se enjuiciara a un funcionario de hoy sin poder traspasar el “punto final” que asegura el bienestar y la seguridad de los mayores predadores de México, en un pasado muy cercano, sanguijuelas inexploradas de la selva de la corrupción.

Primero JUSTICIA, después la Constitución moral.

La Anécdota

Vivimos con la zozobra constante que da lugar a una suerte de enfrentamiento entre géneros. Llegué a escuchar, con motivo de la toma de posesión del presidente López Obrador, que algunas mujeres se enfurecieron porque en el emblema del nuevo gobierno sólo aparecen hombres y hasta se sugirió que acompañara a Hidalgo, Morelos, Juárez, Madero y Cárdenas, la señora Rosario Ibarra de Piedra, quien aún vive por fortuna a diferencia de los héroes mencionados.

El tema es sencillo de resolver: en los tiempos de la Independencia, la Reforma y la Revolución, por costumbres de la época, los líderes definitorios fueron varones aun considerando la participación de algunas valerosas damas que no alcanzaron el nivel histórico de los citados; y no por razones de género se les va a emparejar. Ni doña Leona ni la Corregidora podrían desplazar a Hidalgo o Morelos; ni María Pistolas a Madero o Cárdenas. Dicho esto sin soslayar la grandeza de ellas y ellos. Espero que me entiendan.

Luchemos contra la desigualdad; también la de los hombres en el terreno del derecho familiar que tanto carcome por dentro. Yo también soy una víctima.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Diciembre 2018 04:00:00
Vandalismos políticos
Debemos analizar un nuevo modelo para la conducción del Estado: el vandalismo político, liberado de todo rasgo de humanismo y de justicia social. Lo tenemos a la vista cuando el Legislativo, por ejemplo, en su mayor parte se arroga la facultad de ponerle candados a la soberanía popular mediante métodos heterodoxos con miras a crear una inmensa confusión. ¿De dónde salen los radicales y anarquistas –nombrados así sin conocer la esencia de este movimiento revolucionario-, si nadie se atribuye, ningún partido o grupo mucho menos los que integran los otros dos poderes de la Unión, las acciones deplorables que siembran el caos urbano al final de las manifestaciones pacíficas de protesta?

Tenemos, para contrarrestar las falacia, la posibilidad de analizar algunas de las posturas de los jefes policiacos o castrenses que, de plano, parecen llevar adelante una suerte de guerra fría contra la gran comunidad nacional. Esto es, considerando que la libre manifestación de las ideas tiende a golpear el “prestigio” de las instituciones cuando es evidente que éstas, hasta el momento, no han sido útiles para detener el flujo de una justa, explicable, crispación general consecuencia, precisamente, por la torpeza en el accionar de los mandos y la continuidad de los actos de barbarie que tienen atemorizados a los mexicanos y, de paso, sorprendidos a los extranjeros que insisten en cuestionar cómo pueden darse escenas tan dantescas como la narrada en el caso de los jóvenes de Ayotzinapa por el ex procurador, Jesús Murillo Karam, y continuada por su sucesora, la mediática Aracely Gómez a quien reemplazó, a su vez, Raúl Cervantes Andrade, con estudiadas poses de dolientes hastiados. Ya es hora de llevarlos a juicio.

Uno de ellos llegó a la ignominia luego de las marchas citadinas del primero de diciembre de 2015. Marco Tulio López Escamilla, coordinador regional de la zona centro de la Policía Federal, arguyó que los visitadores y miembros de las Comisiones de Derechos Humanos “protegieron” a los radicales formando un cordón humano para rescatarlos de la represión luego de algunos actos de pillaje perfectamente orquestados, esto es con idéntica mecánica a los suscitados el primero de diciembre de 2012, con motivo de la asunción presidencial de enrique Peña Nieto, cuando la exaltación de la izquierda creó el ámbito perfecto para que los bien adiestrados vándalos hicieran de las suyas para atribuirle los costos a quienes se negaban a aceptar los resultados comiciales por cuanto contaban con pruebas de distribuciones ilegales de monederos electrónicos y vales de despensas; cuando menos, las empresas que entraron al juego, Monex y Soriana, han sido señaladas por su ignominia, una y otra vez, pero no fuertemente castigadas por el mercado y la clientela que no aplica las sanciones sociales. Boicot a estas empresas que formaron parte de la cadena de maniobras electorales para asegurar la victoria de peña en 2012.

Sin embargo, hay testimonios fotográficos y fílmicos; en gran medida, las redes sociales están desplazando a los informativos y convirtiéndose en un dolor inmenso de cabeza para quienes pretenden ocultarse detrás de bambalinas, difundiendo imágenes que no dejan lugar a dudas aun cuando los descubiertos buscan salidas burdas para evadirse de los señalamientos como la cuestión de las fechas, esto es si las imágenes corresponden a los hechos atribuidos a los agentes policiacos y militares vestidos como civiles.

No cuentan, claro, que los testimonios directos y oculares de quienes recogieron las escenas y de los transeúntes y curiosos que los vieron, sorprendidos, mientras conducían sus automóviles o caminaban por las calles cercanas al Zócalo o al Campo Militar “Álvaro Obregón” –antes llamado Número Uno-. Como en 1968 o 1971. Por algo algunas “estrellitas” de la televisión comercial han optado por refugiarse en las redes para competir por espacios como si no tuvieran suficiente cobertura en Televisa y TV Azteca.
Más pesará ahora la Ley de Seguridad Interior.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
07 Diciembre 2018 04:00:00
Unos sí, otros no
No es explicable, aunque sea evidente, la razón por la cual algunos exmandatarios son perseguidos judicialmente y otros, en cambio, gozan del favor de la impunidad con la inocua aplicación de la medicina del tiempo, es decir bajo control de la amnesia colectiva tan productiva para los sinvergüenzas que forman la escoria oficial. Pese a ello, no henos sido capaces, los mexicanos en su conjunto, de hacer valer el peso de la soberanía popular ante la pequeña elite que nos asfixia desde las alturas del sistema.

Hace unos meses, dialogando con un apretado grupo de amigos con enorme experiencia en las cuestiones de la vida institucional –era yo el único disidente-, uno de ellos, quien por cierto pasó una temporada en la prisión cuando cayó en desgracia para luego levantarse sin perder su condición de priísta, habló con fervor sobre la dureza de nuestro peculiar establishment que rebasa la fuerza presidencial y a la partidocracia para envolvernos guiado por quien sabe cuántas manos aviesas. Y decía, claro, que tal estructura acabaría imponiéndose a la hora de los comicios del primero de julio.

Un error de antología. Entonces me negué a refrendar tal tesis porque consideré que, en cualquier caso, incluyendo las oposiciones, todos los precandidatos eran hijos del sistema, incluyendo a Andrés quien tanto habla de la mafia del poder pero pocas veces analiza lo que significa la estructura férrea que la sostiene. Tuve razón y Andrés ya es el presidente de la República como pronostiqué entonces.

Se hace evidente, en esta hora, que MORENA es el referente pero no absoluto; no puede, por sí solo este partido reformar la Constitución ni asegurar una próxima “moral” como dicen porque para ello se requiere de la aprobación de dos tercios de sendas Cámaras y de, cuando menos, diecisiete Congresos estatales –la mitad más uno-. Lo que es aterrador es la ausencia de análisis sobre los predadores recientes del país, digamos como los Moreira, contra quienes no se alza el puño a diferencia de lo ocurrido con otros, entre ellos Javier Duarte, Mario Villanueva, Andrés Granier Melo, todavía Guillermo Padrés, Roberto Borge Angulo –en Panamá-, Tomás Yarrington –en Florencia, Enrique Hernández Flores, además de los ex interinos Jesús Reyna, de Michoacán, y Flavino Ríos, de Veracruz quien pretendió cubrirle las espaldas a Duarte de Ochoa.

Es deber de quien porta la banda tricolor, lo creo firmemente, explicar las razones por las cuales unos sí son procesados y otros se convierten en fantasmas que merodean por doquier, entre ellos César Duarte, Rodrigo Medina de la Cruz, Gabino Cué, Ivonne Ortega, Rubén y Humberto Moreira, iniciadores de la nueva estrategia del nepotismo, Roberto Sandoval Castañeda cuyas lecciones han sido asimiladas muy bien por el junior sucesor, Antonio Echevarría García en Nayarit, Egidio Torre Cantú, y media docena más además de quienes terminaron su periodo hace unas semanas o unos días, digamos Graco Ramírez en Morelos, y el peor de todos ellos: Miguel Ángel Yunes Linares, de Veracruz, quien se cansó de llamar “loco” al presidente López Obrador y recorren la misma senda de la corrupción. No olvidemos a Ángel Aguirre Rivero ni al ex gobernador de Chiapas quienes igualmente deben comparecer ante la justicia.

Qué el nuevo gobierno NO sirva de tapadera desde ahora; invito a mis lectores a no perder la memoria tratando de explicarse las declaraciones altisonantes de los abanderados de la partidocracia. Cerremos oídos y conciencias a la demagogia explosiva y lacerante.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Diciembre 2018 04:00:00
Volver a la política
Aseguran los economistas que jalan las carretas de las empresas “intocables”, hasta ahora, una perspectiva poca sana para los próximos meses y adjudican a las acciones de la nueva administración federal, durante el largo periodo de transición en específico, las inconsistencias en la Bolsa Mexicana de Valores, a la baja, y los vaivenes cotidianos en la depreciación del peso ante el dólar. Ni la ridícula presea entregada al yerno de Trump en el último día de gobierno del execrable señor peña redujo las tensiones; al contrario, al parecer desató más bien las ambiciones del poderoso vecino del norte.

Por cierto, fue curioso que quienes más han descalificado al señor peña, primero Trump y después Justin Trudeau quien dijo que el gobierno mexicano se afana “a propósito” por empobrecer a sus ciudadanos, accedieran a reunirse con el ex mandatario mexicano para atestiguar la firma del nuevo tratado, llamado TMEC en un arranque de imaginación, en Buenos Aires de donde salió el representante oficioso de nuestro país por piernas con tal de llegar a la capital de nuestro país justo para entregar la comandancia suprema de las fuerzas armadas al presidente López Obrador.

Lo demás es historia pero no es sencilla de digerir; todo lo contrario. Pese a las tantas sonrisas y abrazos del nuevo mandatario no puede ocultarse el rencor engendrado por los años de miseria política, de desencuentros inútiles y radicalismos partidistas –la partidocracia-, que impiden desde 1997, cuando el PRI perdió la mayoría en la Cámara de Diputados, una puesta de acuerdo seria y razonable para las grandes decisiones muchas de ellas empantanadas. El desgarre del Legislativo frente a los titulares del Ejecutivo soberbios y empeñosos en defender fueros que no tiene ha sido, por decir lo menos, desastroso.

Por desgracia los signos no cambiaron el pasado primero de diciembre en donde el chantaje se convirtió en intolerancia ante el presidente con mayor legitimidad democrática desde la institucionalización de la Revolución en 1910. Esto es, la cuestión del fuero que enfrentó a Morena con todas las oposiciones puede ser el espejo de una correlación entre los poderes de la Unión inoculada por el mismo virus del radicalismo mortal.

Y todo como consecuencia de una demagogia superlativa: insistir en la supresión del fuero constitucional a cambio de inventarse la figura de la “inmunidad procesal” que cubre las espaldas de los altos funcionarios, desde el Primer Magistrado, asegurándoles que bajo la tutela de la nueva legislación no podrán ser llevados a juicio... como si tuvieran fuero. Un descarriarte hasta para los tontos.

De lo anterior nace el imperativo de hacer política, de volver a ella; si las iniciativas para las reformas constitucionales pretendidas deben obtener el respaldo de las dos terceras partes de los miembros de sendas Cámaras y de cuando menos diecisiete legislaturas locales –la mitad más una-, no habrá consensos si los bloques de MORENA no se bajan de las nubes con todo y su mayoría y aprenden a negociar con las fuerzas adversarias para alcanzar andares claros para la vida de la República. Recuérdese: las minorías en nuestra gran nación también están conformadas por mexicanos.

De seguir como vamos, y parafraseando al mandatario en curso, estaremos “empantanados” por minucias.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Diciembre 2018 04:00:00
Polvorines encendidos
El presidente López Obrador recibió de su predecesor, el miserable Enrique Peña Nieto, una serie de polvorines encendidos y conectados entre sí para reventar la estabilidad del país y así, en cuestión de meses, tirar al traste con el nuevo gobierno. Recuérdese que tal ha sido tradición en cada cambio sexenal, incluso entre hermanos de partido sean priístas o panistas, para marcar diferencias y romper así el sello monárquico del predecesor y cualquier tipo de influencia de este en el campo de la política y las instituciones nacionales.

Curiosamente cuando mayor benevolencia hubo fue a lo largo de la primera alternancia, en 2000, cuando el entrante señor Fox trató con algodones al señor Zedillo, el doctor z, reconociéndole logros importantes en educación y salud según dijo Vicente, el de Marta; y ello a impulso de las relaciones internacionales de Ernesto quien es, sin duda, el mexicano más influyente en Washington y Nueva York en donde incluso sigue desarrollándose en la ONU.

Este poder fue, sin duda, uno de los detonantes para armar el gabinete actual con el cuarenta por ciento de sus miembros con origen en el sexenio sucedáneo, es decir el que debió encabezar Luis Donaldo Colosio y no el rey de diamantes de José María Córdova Montoya, el gran manipulador de la política salinista siempre acorralada a pesar del genio atribuido al antiguo duende de Dublín próximo a instalarse otra vez allí o en otra de sus locaciones en el exterior... por aquello del 21 de marzo.

Las trampas puestas contra el nuevo régimen son evidentes, además de los signos propios y ya reseñados del gabinete:

1.- El movimiento migrante que colocó al país en el límite de un cierre de la frontera norte aun cuando, de realizarse, sería más perjudicial para el lado estadounidense cuya bonanza depende, en buena medida, de los compradores mexicanos. Desde luego hay mar de fondo para la bomba se encendió, en su momento, para que estallara en los primeros días del gobierno del Presidente Andrés Manuel quien sabe disfrutar el honor de ser ya comandante supremo de las Fuerzas Armadas.

2.- La rebelión de los gobernadores, sobre todo panistas pero también el de Jalisco, Enrique Alfaro, quien tomará protesta pasado mañana y se cobija en el Movimiento Ciudadano favorecido más bien por él, en demanda de mejores prestaciones federales y contrario a la distribución de recursos con premios hacia los de izquierda y castigos a cuantos no se exhiben incondicionales... como algunos priístas sin dignidad.

3.- El nivel creciente del narcotráfico que ha sabido aprovechar los vacíos de la transición para armar barruntos de tormentas en media docena de entidades sometidas desde hace años con la complacencia de algunos mandos intermedios y superiores de las Fuerzas Armadas con la infiltración de marines de USA.

Para comenzar no es sencillo apagar tales infiernos.

La anécdota

En Tabasco Adán Augusto López tomará posesión como gobernador, sustituyendo al “perredista” mentiroso Arturo Núñez Jiménez, hasta el primero de enero de 2019. Es una vieja tradición de Tabasco, la tierra del Presidente de la República, para iniciar el año con nuevos propósitos y sin los lastres del pasado. De cualquier manera es demasiado el tiempo perdido desde el uno de julio, nada menos un semestre.

El perIodo actual del régimen federal se extinguirá el 30 de septiembre de 2024, dos meses antes de cumplirse un sexenio, para acortar así los tiempos de la transición que generan conflictos innecesarios y obliga al saliente a mantenerse como recogedor de basura permanentemente situado bajo la guillotina y con la cerviz doblada si es mucho lo que debe como en el penoso caso del ex Enrique Peña Nieto
quien se fue de la Presidencia con el rencor inacabable de la mayor parte de los mexicanos; y se sigue exigiendo cárcel para él.

No es explicable, en este sentido, que se extienda hasta el 21 de marzo la consulta para determinar si se abre proceso contra los expresidentes, desde Salinas hasta Peña. Parece un lapso conveniente para que los acusados, desde ahora, se preparen para defenderse y huir mientras la ciudadanía se debate en cómo acomodarse a los “nuevos tiempos”. Sencillamente absurdo.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
03 Diciembre 2018 04:00:00
La primera jornada
Hace algunos lustros un sabio gobernador, afincado en el sureste mexicano, me confió cuál había sido su reacción el día de su toma de posesión:

--Confieso que, cuando me quedé solo, completamente solo, no sabía por dónde empezar. ¡Había atestiguado tantos males endémicos y tanta corrupción que era difícil encontrar las prioridades y más cuando las arcas del erario me las habían entregado vacías, en bancarrota!

Esta historia solía repetirse por doquier. Otro mandatario del Golfo, economista experto y ya extinto, llegó al extremo de ahorrar todos los ingresos de su Veracruz durante la mitad de su periodo ¡y los puso a jugar en la Bolsa de Nueva York! Un enorme riesgo que, para fortuna de él y sus gobernados, fue exitoso. Con el capital y sus remanentes pudo realizar obras excepcionales que perduran por toda la entidad y dio un impulso tal a su región que, después de él, los gobernadores predadores no han alcanzado a devastarla ni siquiera el siniestro Duarte de Ochoa ni el asesino y ladrón Miguel Ángel Yunes Linares, próximo a ingresar a alguna prisión de alta seguridad si va en serio el combate a la corrupción.

Me vienen como ráfagas los señalamientos de no pocos funcionarios sobre su primer día. Fernando Gutiérrez Barrios, sucesor de Don Agustín Acosta Lagunes nuestro referente, y luego secretario de Gobernación, estalló en júbilo cuando logró sentarse en la silla principal del Palacio de Bucareli observando con desdén, el 30 de noviembre de 1988 –un día antes de la asunción de carlos salinas a la presidencia-, la salida un tanto correteada del entonces rabioso priísta Manuel Bartlett Díaz, y me dijo:

--Ahora sí, ya chingué. Llegué al puesto más alto al que aspiraba. Es el mayor trofeo posible.

--¿Y la presidencia, Don Fernando?

--Es un escalón demasiado alto para mi edad.

Tenía entonces 61 años y la sucesión presidencial, en 2000, le parecía un lapso demasiado largo y, de hecho, no llegó a la misma: Murió en octubre de 2000, un mes antes de la primera alternancia en el Ejecutivo federal. Ahora ya se produjo la segunda y no le vendría mal al presidente López Obrador repasar estas anécdotas para tomar un poco de cada una de ellas, sobre todo la de la soledad terrible del poder que le acompañará hasta el final de sus días.

Cuanto ocurra a partir de hoy, en su primera jornada laboral después de la apoteosis de su ascenso el pasado sábado, habrá de tomarle la medida a Andrés Manuel, al señor presidente de la República. No compartirán con él este deber primigenio ni Alfonso Romo, ni Bartlett, ni los zedillistas incrustados por aquí y por allá, ni Marcelo Ebrard Casaubón. La historia va a escribirla él y sobre él hablará. Desde este momento sabremos si tendremos un régimen democrático o no, dependiendo si hay autonomía entre los poderes de la Unión, el Legislativo y el Judicial, y soberanía en las entidades federativas.

Y estaremos a prueba los informadores y periodistas con los pies sobre los polvorines ya encendidos.
E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
02 Diciembre 2018 04:00:00
Esperanza por ahora
¿Qué otra cosa podemos hacer los mexicanos sino mantener la esperanza tras el día “AMLO”? Fíjense, los amables lectores, que nunca me he referido al presidente de México con los calificativos “peje” o incluso por sus siglas como hoy lo hago; siempre le llamé Andrés o Andrés Manuel hasta que comencé a referirme a él con el formalismo de “usted” por la investidura alcanzada el primero de julio con un consenso tan abrumador que sería necio dudar de su legitimidad política. Y es buen subrayar que acaso es el primer mandatario surgido de la democracia, sin fraudes ni alquimias ni dedazos, en el México posrevolucionario.

Bienvenida sea una nueva transformación, la cuarta dice Andrés ya presidente con la banda tricolor sobre el pecho, si es auténtica, firme y sólida; no como pasiva continuidad disfrazada bajo los auspicios de Donald Trump y la complacencia de Vladimir Putin sin siquiera definir cuál debe ser el rumbo a seguir en la disyuntiva de un posible retorno a la “guerra fría”, con China como árbitro, y la consiguiente devastación de las ideas. Sí, debe mirar al sur, como sostenemos desde 1986, en busca de un bloque latinoamericano para reducir las diferencias y las distancias con las grandes potencias universales. Esto es lo esencial.

Asume el mandato López Obrador cuando el país, según ha expresado en varias ocasiones, está devastado por la violencia, la rapacidad y, sobre todo, los radicalismos innecesarios que solo llevan a la crispación y el odio. Es usted, Andrés, el Presidente de TODOS los mexicanos, no solo de quienes votaron entusiastas por usted sino también de los 24 millones que eligieron otras opciones sumados a treinta millones más que no se acercaron a las urnas. Esta es, debe ser, la medición correcta contra los cantos de sirenas.

Me conmueve que usted ya sea el presidente de México; creo, con firmeza, que al fin los mexicanos pueden estar seguros de contar con un mandatario electo por la mayoría de votantes y este es un enorme paso que no debe desviarse por ninguna razón, mucho menos bajo los consejos de lacayos que le venden una falsa idea de estabilidad a costa de dejar las cosas como están y solo maquillarlas: Por ejemplo, trasladando el pillaje de Texcoco hacia Santa Lucía con los mismos constructores, los mismos empresarios. Eso no fue lo que dio lugar a la consulta primera.

Y, claro, debe asegurar que la impunidad cesará y no seguirá siendo el germen infectado de la corrupción a la que usted ofreció, aseguró, combatir hasta sus cimientos. ¡Hágalo por el bien de México!

Comience su andadura presidencial ganándose a diario el respeto de sus gobernados, no crispando a sus críticos ni a sus adversarios políticos quienes también son mexicanos. Se lo dije alguna vez:
“Recuerda –dije cuando era posible tutearte-, que México es también Salinas, Diego Fernández, Norberto Rivera y tantos otros a quienes combates; no cometas el terrible error de creer que la nación solo eres tú”.

Espero que no haya olvidado esta conversación que yo atesoré en mi memoria, casi de modo agridulce, porque no sentí haberlo convencido. Ahora, con la Bandera en su pecho y en su corazón, abra los brazos, como en el día de la victoria, pero siempre con la enseña de la justicia y las banderas sociales atropelladas durante tantos largos, larguísimos, años.

Por las Alcobas
Cuando conocí a Andrés Manuel, en Villahermosa allá por 1998 –veinte años sí son muchos-, registré tu convencimiento, a manera de presagio:
--En 2000 caerá el PRI; ya no puede sostenerse. Pero la izquierda no tiene la estructura para vencer por ahora; deseo que el gobierno de la derecha, el del PAN, abra las puertas a la democracia y, entonces, surgirá el México liberal. Ganaremos en 2006.

Y sí, venció en 2006 pero la impudicia impidió, con un fraude mayúsculo, la llegada de usted a la Primera Magistratura. Doce años más tarde ya está en el Palacio Nacional, en un momento histórico que debe ser para bien de la Unión, como reza nuestra Carta Magna.
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
30 Noviembre 2018 04:00:00
Es el Último Día
¡No, señor presidente electo! La mayor parte de la ciudadanía, con excepción de sus incondicionales y fanáticos, reclama que el combate contra la corrupción por usted prometido supere a sus ansias de perdonar a los personajes de un pasado que hoy termina aunque aún queden algunas gotas del presente. No queremos que mañana, al despertar y cuando usted ya sea constitucionalmente el Primer Magistrado, Andrés, la cuarta transformación comience coludida con el viejo régimen así como la monarquía española surgió a partir de la muerte del abominable Franco y con todo y la gendarmería a la que usted citó recientemente.

La justicia, Andrés, nada tiene que ver con la impunidad ni con el “empantanamiento” de otras acciones como recientemente afirmó. Es esencial para asegurar las libertades, todas ellas comenzando con la de expresión, y los cauces necesarios para reconstruir el muy afectado tejido social. ¿O no era el propósito en tus largas tres campañas por la Presidencia? Así lo expresó, una y otra vez, con la voz del opositor firme contra sus instituciones corroídas y empecinado en alcanzar la meta superior del cambio político estructural a costa de no robar, no traicionar y no mentir; tres apotegmas que desgraciadamente no se han cumplido del todo en esta transición que, por fin, llega al último día.

Por allí quedan las dudas sobre los presuntos sobornos recibidos por Gabriel Regino, (a) Rojino, subsecretario de Seguridad Pública en el entonces Distrito Federal bajo la administración de Andrés Manuel, entre 2000 y 2006; provenían del Cártel de Sinaloa, concretamente de Ismael “El Mayo” Zambada, el verdadero líder de esta organización, que ha sabido cubrirse las espaldas hasta hoy con el consentimiento de Calderón, Peña y los gobernadores Mario López Valdés y Quirino Ordaz Coppel. No es poca cosa.

Lo que más molesta es la coincidencia falsa entre el mandatario saliente -¡no hay mal que dure cien años!-, y el entrante sobre mantener la presencia militar en las calles pero ahora redoblada; al ejército habrá de sumarse la Guardia Nacional, continuidad de la inútil Gendarmería inventa por el colombiano Óscar Naranjo Trujillo y marginada por Peña, con el objetivo de darle legalidad hasta los actos de rapiña –el botín de guerra-, de los uniformados coludidos con las mafias dominantes. ¿Esta es una novedad para los funcionarios en fase de iniciar sus gestiones?

En fin, termina el mal gobierno peñista sin necesidad de un nuevo grito de Independencia. La cuestión es si, como hiciera el Padre de la Patria, invocamos al espíritu de Fernando VII quien fue el responsable de perder las “colonias” al servicio de la corona española ante la fogosidad de los levantamientos en toda Latinoamérica. En el norte mataron a todos los aborígenes; hacia el sur, violaron a todas las mujeres para crear el mestizaje y dicen los gachupines que debemos estar agradecidos.

En fin, repito hoy con más fuerza y ante el ímpetu de perdón que, como espíritu maligno, parece haberse apoderado del mandatario entrante:

¡Cárcel para peña y sus cuarenta ladrones y asesinos! Así debe comenzar el combate contra la corrupción a trueque de un continuismo malsano que destruiría la confianza de los 30 millones de sufragantes que eligieron a López Obregón.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Noviembre 2018 04:00:00
La llave de Trump
Nadie duda que el “pato” anaranjado, Donald Trump Macleod, pelea hasta con su sombra si observa que no le sigue con los movimientos del sol o desaparece en los túneles enormes que forman las decisiones urgentes de un gobierno tan cuestionado por su xenofobia y su racismo. El largo andar de los Obama, durante ocho años, por la Casa Blanca, no sirvió para vindicar a los afroamericanos ni para detener las fobias de superioridad de los estadounidenses belicosos que no perciben ni valoran sus propias existencias a cambio de sostener a la poderosa industria armamentista de su país en busca de las reservas naturales de las “soberanías” ajenas.

Trump llegó –este columnista no se equivocó y anunció que vencería en las urnas desde meses atrás de los comicios de noviembre del pasado año-, con cajas destempladas y amenazas que, poco a poco, han sido cubiertas por la intolerancia extrema, por ejemplo, contra los mexicanos; el propio Carlos Slim Helú, quien mantenía relaciones comerciales con él, se alejó del mismo pero sin retirarlo de sus nóminas. Tal dio lugar a arribo de otros personajes relevantes, de nuestro país, quienes, cuál si fuesen inmigrantes con pretensiones de quedarse y con mayores derechos, rodearon al magnate y apostaron por apostarse a la Casa Blanca a sabiendas de la vulnerabilidad de nuestro gobierno y los torpes escarceos políticos de los operadores peñistas tan ciegos como los caballos de pica, esto es con los ojos vendados para evitar correr ante el peligro.

El caso es que quienes se extrañaron del arribo del empresario neoleonés Alfonso Romo Garza, al círculo más cercano de Andrés y su MORENA, bajo la obsesión de crear una estructura personal, y única, para acceder a una tercera campaña presidencial. Como ya no confiaba en nadie en la izquierda, o en muy pocos, optó el icono por formar su propio partido y ser él, nada más, quien dispusiera cuanto fuera necesario para abrir las puertas a algunos renegados de otras corrientes e ideologías; por ello, claro, Romo –antiguo aliado y proveedor del foxismo-, encajó y no hubo siquiera necesidad de dar explicaciones al respecto.

Lo cierto es que su socio Fox, claro, calificó a Romo como “hijo de Hitler”, por considerar que pretendía aglutinar en torno suyo, bajo falacias, esto es supuestos engañosos, a los sectores patronales convirtiéndose en una especie de gurí como lo fue, hace ya varios lustros, Don Juan Sánchez Navarro, cuyo espíritu merodea todavía, cada viernes, por los desayunos del grupo fundado por él. A Romo, claro, le falta mucho para compararse con el extinto patriarca de los empresarios.

Pero es el caso de que Andrés calificó a Romo como “un garbanzo de a libra”, una medida muy anglosajona. Con la información que tengo, fue el neoleonés intocable, hitleriano o no, quien acercó a Andrés con Trump y lo hizo tan bien que el “anaranjado pato” de la historieta quedó impresionado de cuanto jugo puede sacarle a la “izquierda responsable” de México. Hasta aquí por hoy.

Con tal aval, Andrés está a dos días de superar el muro que el sistema le impuso desde 2006 para evitar su arribo al Palacio Nacional con Los Pinos deshojados, abandonados y las puertas abiertas para quienes quieran conocer la opulencia.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Noviembre 2018 04:00:00
Peligrosa tendencia
La aparición de Jair Bolsonaro en Brasil, como futuro presidente de esta nación a partir del primero de enero de 2019, poco más de un mes, revela no solo la continuidad de la peligrosa tendencia hacia el autoritarismo en el mundo sino, lo que me resulta más alarmante, una condena a la democracia tras la manera como se han guillotinado a Lula da Silva y Dilma Rouseff –el primero en injusta prisión y la segunda indiciada sin cauce-, y las reacciones hacia la inseguridad generada por los grupos extremistas financiados desde el exterior.

Preocupa, en este ámbito, que el curso de las aguas de la derechización crezca hasta el desbordamiento de los partidos vencidos y ahora reanimados por seguidores cuya perspectiva es negar cualquier avance social en materia de tolerancia hacia las minorías, las etnias, los migrantes y, en fin, todos aquellos que no concuerden con las ideas de los dominantes. Las dictaduras –aunque las hay también de izquierda y no pocas en el mundo-, surgen de la pasividad de las comunidades y el cansancio cívico aunado a la cobardía de las masas. Esto es: Lo que pasa ahora mismo entre las naciones diversas.

A unos días de que asuma la Presidencia de la República el mexicano más votado de la historia –en tres elecciones acumula sesenta millones de sufragios, la mitad de ellos el pasado primero de julio-, la visión global no es halagüeña. Lo dije hace unos días: La Casa Blanca, la de Washington, tiene una visión enferma sobre cómo deben ser las conductas de sus aliados y hasta de sus enemigos. Muy simple: Aceptar que el gobierno es intocable y puede hacerlo todo.

Tal es la misión impuesta a Steve Bannon, quien fue asesor de Trump siete meses al inicio de su administración en enero de 2017, cuya separación no fue despido sino parte de un proyecto para asegurar la derechización de algunas naciones claves, como Finlandia, donde la izquierda ha dominado desde hace décadas, Italia o Bélgica, importante porque es sede de la UNESCO y de la Asamblea de la Unión Europea, en donde los partidos de ultraderecha han subido como la espuma situándose en posiciones con posibilidades de vencer en los próximos meses.

No hay casualidades sino hechos y estos nos indican que, pese al rechazo de las mayores inteligencias de USA, el señor Trump se aferra a su reelección y desdeña el avance mínimo de los demócratas en las recientes elecciones intermedias. Él se siente con potencial suficiente para holgar ventajas y mantenerse en su dorada suite de la residencia oficial.

El virus se extiende y no parece haber vacuna contra el mismo. Al contrario, cada que escucho o leo la expresión de un intolerante o fanático deseoso de cortar cabezas a periodistas –en vez de hablar de los empresarios corruptos-, para silenciarlos, me doy cuenta de que la brecha hacia el autoritarismo está abierta y solo podrá cancelarla el presidente de México, a partir del primero de diciembre, si quiere pasar a la historia como el primer mandatario verdaderamente democrático de nuestra historia, el más legitimado; digo para cumplir su sueño de pasar a ella como un buen presidente.

Es mucho lo que podemos esperar; sobre todo cuando escuchemos el mensaje de Andrés el sábado próximo sin zalamerías y con energía. Eso esperamos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
27 Noviembre 2018 04:00:00
Diálogo en el infierno
Cuando dialogué con el general Jesús Gutiérrez Rebollo en marzo de 2002 –el 22 para ser precisos, el mismo día que hablé cara a cara con Mario Aburto Martínez, señalado como asesino material de Luis Donaldo Colosio-, el defenestrado militar puso énfasis en dos asuntos medulares:

1.- Que existía un grupo de élite, en México, adiestrado en el Pentágono de Washington, y pagado por la Comisión de Combate a las Drogas que él encabezó por unos meses aunque jamás conociera sus identidades. Eran, como los califiqué entonces, “los rambos” mexicanos preparados para acciones extremas y preparados, además, para actuar en la más completa oscuridad, cuál si se tratase de llevar a la realidad las más taquilleras políticas de ficción.

Poco se ha sabido de ellos aun cuando no se niega su formación y existencia; mucho menos los operativos en los que, de verdad, intervienen, acaso codo con codo con los marines estadounidenses infiltrados en la Armada de México, si bien no han podido detener el flujo de narcóticos hacia el norte, si tal fuese su papel, a la vista de la permanente animación de los mercados, principalmente el mayor del mundo al norte de nuestro país, regulados por elementos de la CIA, la NSA, la DEA y el FBI. Nadie se ha atrevido a desmentir esta versión por temor a que el escándalo los rebase.

2.- Igualmente, el general Gutiérrez Rebollo –quien murió en el Hospital Militar el 19 de diciembre de 2013, en el mismo piso en donde, al otro extremo, se operaba al presidente Peña de las secuelas cancerígenas-, señaló al general Enrique Cervantes Aguirre como quien proveía los encuentros entre los líderes de los cárteles más poderosos, en aquellos días -1996-1997-, el de Juárez, encabezado por Amado Carrillo Fuentes, y el de Tijuana, bajo las órdenes de los hermanos Arellano Félix, a cambio de 50 millones de dólares transportados en patrullas de la Federal de Caminos adscritas –aunque tal no fuesen sus funciones-, a la residencia oficial de Los Pinos cuando el huésped principal era Ernesto Zedillo de León.

Con ello confirmaba, desde la prisión de alta seguridad de Almoloya, la extrema colusión de los mandos castrenses con los “capos” de mayor relevancia territorial sobre nuestro suelo. Y, en ningún momento, tal circunstancia ha cambiado a pesar de las transmisiones del Poder Ejecutivo federal, en zigzagueante modelo con dos alternancias de partidos ya considerando la vuelta del PRI al poder.

Detengo el relato en este punto para insistir en lo inexplicable que resultó el mantenimiento de la plutocracia partidista, con el PRI como director de orquesta, en un medio plagado de traiciones, conexiones soterradas y ententes cordiales. Diría, sí, que en estos momentos tras la devastación del país, mantenerse en el PRI es, sin duda, el mayor acto de traición que puede cometer un mexicano. Ya el tiempo dirá como serán señalados los sumisos y beneficiarios de los regímenes priístas; pero, en esta hora, son sencillamente despreciables.

Volvamos a las casacas militares. Recuerdo que la primera foto de Calderón con atuendo militar, sobrado de mangas y anchuras, dibujó a aquel mandatario como una suerte de “gasparín”, el alargado fantasmilla, es decir una mala caricatura de sí mismo. No parecía ser capaz de dirigir a la nación un hombre de derecha apocado, descuidado en su propia vestimenta y ajeno a la emergencia que sobre el país se cernía aun cuando señalaban a la economía controlada... no por los Fox sino por el Fondo Monetario Internacional. La carta de orgullo de los panistas se desvanece a la primera repasada de los hechos.

Lo que ocurrió, a partir de entonces, le he narrado con extensión en mis obras “Nuestro Inframundo”, “Despeñadero”, “Hijos de Perra” y “Peñasco”: Una debacle moral sin precedente por la inclinación a la bebida del mandatario quien extendió sus “tardeadas” en Los Pinos –los jueves en principio hasta volverse cotidianas-, a unos cuantos y selectos amigos, entre ellos el nefasto director de Seguridad Pública, Genaro García Luna, y el secretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, un sujeto con presencia de troglodita y conducción de aspirante a aristócrata, quien blindó a Los Pinos con la presencia de mil efectivos del ejército mientras en los verdaderos campos de batalla se reducían los pertrechos para combatir, decían, a los narcos en boga.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Noviembre 2018 04:00:00
Se fue el tiempo
Parecían muy largos los cinco meses que dura hasta ahora la transición política; a partir de 2024, el periodo se reducirá a doce semanas lo que es más propio para evitar cuanto se ha dado en el presente: El arrinconamiento del mandatario en funciones por la exaltación popular hacia el electo, en gran medida fruto del rencor acumulado por Enrique Peña y cuanto representa en la ominosa perspectiva de la violencia, la dependencia, la usura y, sobre todo, la corrupción.

Entre matanzas, reformas inútiles, alzas injustificadas, desviaciones pecuniarias multimillonarias, complicidades con empresas y constructoras de alto nivel, encarecimiento general, depreciación del peso, impunidad para los funcionarios de su régimen –Rosario Robles y Gerardo Ruiz Esparza, Luis Videgaray Caso incluyendo a los secretarios de la Defensa y Marina y a los que han cursado por Gobernación-, abandono de proyectos sociales y subasta de prestaciones para castigar a los gobernadores no peñistas, transcurrió uno de los regímenes más funestos de la historia y acaso, como el de calderón, en los estándares de quien fue usurpador Victoriano Huerta Márquez liderando una contrarrevolución que no fracasó del todo a la vista de las consecuencias.

Nada hay que pueda tapar lo ocurrido en estos últimos seis años de oprobio ni siquiera la apagada belleza de su consorte, Angélica Rivera Hurtado –sobrina de Miguel de la Madrid Hurtado-, de quien, según relato de los cronistas rosas, ya se separó hace varias semanas y ni anillo portan sendos consortes. Fue una vergüenza, sí, que la llamada “primera dama”, un título sin bases que desechó ya Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del mandatario electo, y grotescamente ofensivo para millones de mexicanas mejores que ella intelectual y socialmente.

Por cada caso, sea de asesinatos –no olvidemos a nuestros colegas caídos por persecuciones políticas sin nombres-, o de prevaricaciones abominables, Enrique Peña Nieto NO PUEDE SER PERDONADO. Contra él deben seguirse los debidos procesos que lo remitan a la cárcel como uno de los grandes criminales de nuestra crónica nacional; de no hacerse lo anterior quedaría en bancarrota moral la nueva administración federal cuyo hilo conductor, según han dicho los principales protagonistas, es la guerra contra la impunidad.

Sería una enorme bajeza, imposible de creer que ocurra ni siquiera entre los mayores enemigos de Andrés Manuel, asumir el cargo de presidente constitucional el sábado próximo con el viejo lenguaje de la continuidad: “Agradezco al Presidente Peña por las garantías brindadas para la transición política... etcétera”. Francamente, ello fulminaría la autoridad moral del nuevo mandatario y pondría en jaque mate a sus incondicionales y hasta fanáticos que no tendrían cómo justificar tamaña afrenta.

No quiero pensar que suceda lo anterior. No podría traicionarse a sí mismo Andrés ni comenzar su andar con la carga inmensa de la hipocresía. ¡Demasiado hemos tenido con los nombramientos de algunos felones, remedos de otros tiempos, dentro de su gabinete y el ampliado! Por dignidad, no puede darse este escenario bajo circunstancia alguna. La única salida congruente sería sumarse al grito de batalla que le encumbró:

¡CÁRCEL A peña nieto!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Noviembre 2018 04:00:00
‘Tragedia’ priísta
Para los gobernadores priístas, sin duda, fue casi una tragedia el retorno del PRI a Los Pinos, acostumbrados como estaban a desafiar a los mandatarios panistas y hacer las veces de contrapeso, razón por la cual surgió la llamada CONAGO –Conferencia Nacional de Gobernadores-, para revertir las condiciones de poder con una mayoría considerable de priístas en los distintos palacios gubernamentales; lo interesante es que, pocos meses después de surgir la opción con tintes tricolores, los panistas y perredistas se sumaron a esta instancia tan incómoda para los presidentes emanados de la derecha.

Luego llegó peña y las aguas volvieron a su cauce, convirtiéndose la CONAGO en una más de las instituciones “de acompañamiento”, esto es para respaldar y NO cuestionar al titular del Ejecutivo federal, con severos estragos en la correlación entre las entidades y el centro neurálgico de la República. La cuestión se hizo más evidente con la negación a las soberanías estatales para exaltar a las corporaciones centrales de policías con designaciones diversas. En este punto, el federalismo perdió la partida y, desde entonces, cada mandatario estatal depende, en buena medida, de su acercamiento con los poderes centrales, específicamente con el Presidente de la República, deformándose los ordenamientos constitucionales sobre el tejido de la República, la soberanía de los estados y la autonomía de los municipios; de paso, también, se llevó a la supuesta separación entre los poderes de la Unión.

De tal forma que la prosperidad de la mayor parte de los gobernadores –en realidad casi todos con excepciones dudosas-, surge de otras fuentes y no de las participaciones federales ni de los ingresos proveídos por la ciudadanía de sus respectivas entidades. Para evitarnos eufemismos baratos me refiero, directamente, a los nexos inconfesables con los principales cabecillas del crimen organizado, desde bandas de secuestradores –una industria muy bien protegida, por ejemplo en Morelos, desde la era de Jorge Carrillo Olea, pero acrecentada bajo la tutela del repudiado perredista Graco Ramírez quien grita a los cuatro vientos su rencor contra Andrés Manuel-, hasta los mayores capos del narcotráfico cuya territorialidad nadie discute.

En Coahuila, por ejemplo, el pulso “fraternal” entre los Moreira, fincado en las envidias mutuas con la bendición y la puesta en orden de doña Evangelina Valdés, “Mamá Moreira”, para quien solo sus hijos son capaces de gobernar aunque hayan demostrado lo contrario, permitió la consolidación de los “Zetas” en la entidad, misma que se evidenció con el asesinato de José Eduardo Moreira Rodríguez, hijo de Humberto, en Ciudad Acuña al correr del mes de octubre de 2012 –dos meses antes de la asunción de Peña a la Presidencia-. Luego el llamado “Z-40”, Miguel Treviño Morales, fue señalado como el responsable del crimen por una venganza tras el abatimiento del sobrino de éste meses atrás.

¿Qué hará con este lastre Andrés Manuel?

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Noviembre 2018 04:00:00
Rectificación urgente
¡Caramba! Andrés Manuel, a una semana de su ascensión a la Primera Magistratura, da visos de negar sus banderas sociales, mismas que le llevaron a donde está, para manejar una informe condición de continuador detrás de bambalinas de la mano del neoleonés Alfonso Romo Garza, empresario agroindustrial que ahora se presenta como miembro de MORENA en trance de convertirse en el jefe de asesores de la Presidencia, cargo que desempeñó, bajo el salinato sanguinario, el siniestro Joseph-Marie Córdova Montoya. Qué revolcón.

En unos cuantos días, de facto convertido en el supremo poder –contradiciendo con ello la autonomía del Legislativo y el Judicial-, ha enviado iniciativa para convocar a una asamblea para asegurar una “constitución moral” con escasa información sobre la misma salvo a hipótesis de que buscará enmendar algunas viejas desviaciones históricas a favor de la derecha aunque él anuncia un cúmulo de medidas francamente contradictorias y muy alejadas de sus presupuestos ideológicos de origen. Veamos.

1.- El empeño puesto en una nueva iniciativa de ley para la seguridad pública dista mucho de su deseo de cambio. Es, palabras más o menos, lo mismo que propusieron Calderón y Peña en la hora negra de la mayor corrupción de nuestra historia: a la gendarmería de peña que no sirvió para nada, le llamaremos ahora guardia nacional con elementos reclutados en la policía federal. Y el ejército se mantendrá en la calle sin preocuparse por las tesis jurídicas que designan como inconstitucional el nuevo ordenamiento.

2.- Durante largos años, Andrés exhibió a la mafia del poder, con razón, y la centró en instituciones privadas como las televisoras, los bancos y los empresarios rapaces aunque siempre mantuvo vínculos con personajes como Carlos Slim Helú y su gran amigo el español Felipe González Márquez, ex presidente de su país. A los demás no les tuvo consideración e incluso se cansó de insultarlos, igual que a sus colaboradores cercanos, en cuanto tenía oportunidad. Ahora, Salinas Pliego, Bernardo Gómez, Hank Rhon, lo que queda de Vázquez Raña y hasta Miguel Alemán Magnani, nieto del mandatario más ladrón antes de la llegada de enrique Peña, formarán un consejo especial, sin funciones específicas, para asesorar al próximo presidente.

3.- A los constructores del aeropuerto cancelado en Texcoco ya les extendió, antes de tiempo, concesiones para realizar y explotar el de Santa Lucía lo que tira por la borda la idea de que la consulta efímera no fue contra la corrupción sino para modificar el rumbo de ésta hacia otras latitudes en donde obtendrán ganancias similares o mayores. Un golpe al hígado de cuantos creyeron en la bondad del segundo proyecto.

4.- Porque si de combatir a la corrupción se trata, ¿qué hace Bartlett aguardando por su nuevo hueso en la CFE? ¿Y los zedillistas Esteban Moctezuma, Olga Sánchez Cordero, Alfonso Durazo Montaño, Marcelo Ebrard Casaubón y hasta el general Luis Sandoval González? Todos tienen una historia en común y sólo falta que el ex presidente Ernesto tome parte de una nueva cruzada contra el hambre... desde el punto de vista institucional.

Andrés vuelve a la ruta. No dejes perder, por los consejos de Romo el encantador de serpientes, el liderazgo popular que tardaste en construir un cuarto de siglo. Regresa a tus orígenes.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Noviembre 2018 04:00:00
El mayor enemigo
El mayor enemigo del próximo presidente de México –a ocho días de ascender a la condición de Constitucional-, no está en el norte ni el sur ni allende los océanos; está en casa y más que allí en su propio refugio intelectual. Se encuentra en la soberbia que trata de disimular en los actos públicos, donde suelen exaltarlo como un héroe aún en gestación, pero anida en sus decisiones no siempre lógicas y en ocasiones fuera de la realidad. Lo peor es que, además, buena parte de mexicanos le cuestiona hasta el modo de andar y hasta por sus canas y edad.

Lo superfluo por encima de la profundidad, es cierto, y también dañino para construir la imagen de un liderazgo firme y serio, sin chascarrillos del pobre nivel de Fox, con la conciencia de que al ser jefe del Estado mexicano su comportamiento y guía es fundamental para quienes conformamos la gran comunidad nacional. Nada de calificativos insulsos ni peleas de gallos humanos, con o sin espolones, dispuestos a ver a los adversarios como enemigos irredentos y golpearlo hasta su misma extinción. Esto no sería congruente con un gobierno democrático sino se vería paralelo a la autocracia que no se reserva nada y combate cuanto se mueva sin el consentimiento del mandamás.

Fíjense, la intolerancia es tanta que no pocos de los aduladores del inminente mandatario se disgustan porque utilizo el término “régimen” cuando me refiero a la próxima administración federal; el término no es denostativo ni insinúa la presencia de una dictadura: Simplemente es referente al conjunto de normas y modelos que dan forma a un gobierno. Así hay regímenes democráticos, revolucionarios, dictatoriales, etcétera. En todo caso es menester esperar el desarrollo del gobierno de Andrés para ponerle apellido; pero el nominativo es correcto, si bien la ignorancia nos quiere imponer denominaciones que simplemente no existen.

Lo anterior es superfluo, desde luego, pero es especialmente significativo del proceder de quienes al ser incondicionales pierden su capacidad de juicio y de criterio y no son sino una nueva “borregada” como la que tanto cuestionaron, cuestionamos, en los tiempos de los regímenes priístas y panistas ya padecidos. A ellos deberían instruir los funcionarios en cierne considerando que ellos y quienes piensan distinto conforman, unidos, la soberanía popular.

No queremos galopar hacia el destierro, como mandaban los reyes autócratas para quienes les contradecían y aún lo hacen los dictadores que se mantienen en el filo de la historia. Pretendemos ir a la par con las acciones del futuro gobierno que tantas esperanzas ha despertado al tiempo de generar crispaciones por parte de cuantos, desde ahora, se sienten acosados temiendo lo que no ven más allá de sus narices.

Porque ningún error de los cometidos por Andrés en la etapa de transición es equiparable a las matanzas de Tanhuato, Tlatlaya y tantos otros lugares, incluyendo las desapariciones de Ayotzinapa; tampoco con la ingente corrupción de Peña y sus secuaces, la más elevada de la historia, y la aviesa construcción de obras cuyas comisiones se pagaron mucho antes de ser iniciadas y no terminadas en medio de la jauja de la corrupción.

Por eso estamos en nuestro derecho de no perder la esperanza.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
20 Noviembre 2018 04:00:00
Revolución y cambio
Cada que voy a Puebla elijo pasar por la calle 6 oriente 206, en pleno corazón de la capital de los ángeles y demonios; los primeros rodean la Catedral, los segundos se revuelcan en la podredumbre del Palacio de Gobierno infestado de ladrones y de tiburones cómplices. En fin, me detengo ante el hoy Museo de la Revolución cuya fachada aún muestras las balas del ominoso batallón de policía, comandado por Miguel Cabrera –cuya existencia terminó por su malsana osadía en el mismo sitio- cuando los hermanos Serdán iniciaron, con dos días de adelanto, la lucha armada contra la dictadura.

Aquel error precipitó los acontecimientos y posibilitó a Porfirio Díaz Mori, a quienes algunos desconocedores del espíritu patrio han vuelto a honrar y se mantuvo adherido al poder presidencial durante tres décadas, perseguir a Francisco I. Madero –Indalecio o Ignacio-, y dispersar a los rebeldes por todo el país; el antiguo latifundista, miembro de la alta sociedad de Coahuila pero idealista y formado con un nacionalismo acendrado, llegó así hasta Ciudad Juárez refugiándose, indistintamente, en una choza en el límite fronterizo o en El Paso, Texas.

Pero no le obedecieron sus caudillos, Pancho Villa y Pascual Orozco, y éstos decidieron tomar por su cuenta la emblemática urbe y lo hicieron a sangre y fuego mientras, al otro lado del Bravo, los catrines estadounidenses tomaban refrigerios y canapés mientras veían a lo lejos la matanza. Cuestión de culturas y refinamientos como espejos de la crianza del odio.

Esta sola batalla bastó para que el oaxaqueño Díaz renunciara y tomara el vapor Ipyranga hacia Europa en donde, claro, fue bien recibido por los sátrapas de entonces, entre ellos el Káiser de Alemania. Luego se refugió entre los franceses a quienes había combatido durante la invasión a México y hasta le fue dado el honor de empuñar la célebre espada de Napoleón. Nunca fue el exilio justicia suficiente para el viejo autócrata cuyos restos permanecen en la ciudad luz, en el cementerio de Mont-Parnasse, y allí deben permanecer como sentencia eterna.

Madero nunca fue el verdadero padre de la Revolución como considera el actual presidente electo a sólo diez días de su ascensión presidencia. No ganó él la primera batalla, la decisiva, y su martirio en febrero de 1913 fue causa de una contrarrevolución, encabezada por el embajador maldito Henry Lane Wilson y el borrachín imperturbable Victoriano Huerta Márquez, y el inicio de la guerra constitucionalista cuyo vencedor fue otro coahuilense ilustre, Don Venustiano Carranza cuya esfinge preside, junto a la de Juárez, mi modesto despacho. Me falta la de Morelos que busco con ahínco.

Tal debiera ser una enseñanza y una inspiración para el régimen que iniciará el primero de diciembre. Cuídese de las traiciones, Andrés Manuel, y de cuantos se han convertido en sus enemigos sin necesidad; recuerde que, por principios, no hay para usted reelección posible ni marcha hacia atrás. Le exigimos sus mandantes, eso sí, que no le tiemble la mano y actúe con valor. #cerocobardía.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Noviembre 2018 04:00:00
Pesimismo negro
Me decían hace unos días que mis palabras parecen impregnadas de un pesimismo negro –lo contrario del humor- y hasta catastrofista. Para defenderme un poco, y además apenado por el justo señalamiento, argüí que también me habían calificado igual cuando vi venir el atentado contra Colosio –“Presidente Interino”, 1993-, o denuncié el alcoholismo de Calderón antes de que el escándalo llegara a la Cámara de Diputados. De igual manera, la alerta sobre Marta Sahagún evitó lo que ya se gestaba para simular una suerte de reelección de Fox si bien su falta de carácter ayudó bastante. Y siempre colgándome el sambenito de ser profeta del caos. ¡Cómo si me gustara el papel!

Como testigo de tantas volcaduras de la historia, me satisfaría mucho más reseñar a los lectores preocupados del acontecer cotidiano que no hay riesgo alguno de una nueva “guerra fría” pese a la unión de fuerzas entre Rusia y China en franco desafío hacia occidente y, en concreto, al ya desbalagado pato Donald Trump, quien solo es aprobado por el 37 por ciento de los estadounidenses radicales y xenófobos, además de que parece tener un gran parecido político con su todavía colega mexicano: Todavía no han podido aterrizar en la realidad ni saben conducir las naves de las cuales son timoneles, solo eso, bajo las órdenes de un capitán que, por si se les olvida, se llama soberanía popular, maltrecha en nuestro país ante la incesante invasión de foráneos saqueadores que cierran espacios en nuestros mercados y en todos los renglones. Es una pena el desplazamiento continuo de los inversionistas locales y el arribo de toda suerte de profesionales de fuera, españoles y estadounidenses sobre todo, con salarios tres veces mayores a los pagados a sus similares mexicanos. Volvimos hacia atrás en la historia. Veamos si el primero de diciembre cambian las rutas y las aguas.

Ya he dicho que México, por desgracia, es la única nación en donde se aplica la xenofobia al revés: Esto es en contra de los nacionales y entregados sumisamente a los extranjeros ambiciosos y ansiosos por multiplicar sus fortunas en un cerrar y abrir de ojos. ¿Cuántos de ellos han logrado resarcirse de sus pérdidas en sus países de orígenes acudiendo al saqueo de divisas desde las sucursales de “sus” bancos? Una de las medidas urgentes, que debiera tomar la Secretaría de Hacienda, es la de auditar a fondo los movimientos y operaciones, lesivas para la economía nacional, de estas instituciones incapaces de pensar en los intereses de nuestra sociedad. Trabajan para la Corona como si estuviéramos en el virreinato de nuevo y no existiera México como tal, sino la Nueva España. Es vergonzoso.

El optimismo, sin duda, surge de las perspectivas que se observan felices, cercanas y luminosas. Aunque aumentemos nuestra alegría un tanto artificial, se vale en el sendero de la felicidad; en cambio, cuando la oscuridad nos atrapa, siniestra y rebosante de emboscadas, las quijadas se aprietan y la búsqueda de alguna luz –al final del túnel, nos repiten sin cesar-, se antoja un deber inaplazable. Los dos caminos ya fueron recorridos por nuestros pies, como dirían los sabios mayas quienes, al sentir a la mano la hora final, retornan por última vez a los sitios que les fueron entrañables para despedirse definitivamente. Y ocurre, casi siempre, que el finiquito llega casi de inmediato, ineludible. Muchas veces no es cuestión de edades sino de la muerte de las conciencias. Por eso escribí “Hijos de Perra” y finalmente edité “Peñasco”.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Noviembre 2018 04:00:00
Bancos ladrones
En vez de fusionarse los dos grandes bancos mexicanos, en 1998 concretamente cuando las condiciones estaban dadas para ello y así lo reconocieron incluso los mayores accionistas, se decidió otra cosa como una de las herencias malditas de Ernesto Zedillo que crecieron al amparo de los Fox, ella y él naturalmente, para dejar entrar a consorcios tan deleznables por el lavado de dinero, como el Citigroup, y a los españoles BBVA, ahora en declive abismal, y el Santander. Así, Banamex y Bancomer, en vez de constituirse juntos en un valladar contra la especulación estadounidense cayeron en la fosa de las multinacionales.

Ahora los dueños extranjeros de los bancos que operan en México, además del Banco del Norte y el Azteca –numen de la corrupción y de las modernas tiendas de raya con el cobro pago inmoral de las remesas y el acaparamiento de plata, obra del mafioso Ricardo Salinas Pliego ya personero de Andrés Manuel, hicieron temblar a la Bolsa en otro jueves negro, el pasado 8 del mes en curso y como respuesta a una iniciativa de ley de la bancada de MORENA, para tratar de evitar la desaparición de las comisiones y encajes amorales de sus empresas contra los cuentahabientes por cualquier motivo y sin razón. Se ha llegado a abusos incalificables que saltan a la vista cuando se reciben los estados de cuenta y estos no coinciden con la contabilización personal. Ladrones de cuello blanco, aristócratas del mal como el Conde Drácula.

El hecho es que los banqueros insolentes se han colocado en una situación bastante vulnerable o acaso fabrican una trampa en contra del régimen entrante: obligarlo a estatizar las instituciones financieras para salvaguardar los intereses de la plaga de consorcios sin la menor aplicación social en una nación de extremas desigualdades. Claro, con ello, tendrían pretexto para señalar que México puede venezolanizarse, usando los términos del Papa Francisco cuando advirtió a sus paisanos argentinos que no se mexicanizaran, como si en esta tierra hubieran surgido por ósmosis sus conflictos económicos y la amarga vecindad con USA.

De cualquier manera, si bien en la democracia el poder se comparte para exaltar la soberanía popular, los extranjeros perniciosos y rapaces, capaz de provocar una crisis artificial como presión insana a la transmisión cercana del Ejecutivo federal, no entran en ella y deben ser tratados de manera distinta; para ello se creó el célebre artículo 33 que tanto cuestionan los foráneos dañinos, no así los mexicanos afrentados por ellos.

Para colmo, enrique peña, en trance final, les puso los guantes a los empresarios para que sean “contrapeso” respecto al nuevo régimen a partir del inminente diciembre, y ya no cómplices como lo han sido hasta hoy; pareciera que el mandatario del oprobio todavía en curso quiere blindarse detrás de éstos para vadear las tormentas que le vienen encima si Andrés cumple con sus electores la promesa básica: Combatir a la corrupción hasta sus últimas consecuencias.


La Anécdota

El asesinato de Valeria, hija de a diputada federal por el distrito de Minatitlán, Veracruz, y la grosera versión oficial, “se confundieron con ella”, pintan de cuerpo entero la infame actuación de Miguel Ángel Yunes Linares, uno de los campeones de la mafia institucional y peor, si cabe, a su predecesor Javier Duarte de Ochoa. Esperemos que el mandatario próximo, el morenista Cuitláhuac García Jiménez, quien asumirá el cargo el 8 de diciembre, se esmere en auditar a la administración anterior e iniciar el debido proceso contra Yunes y sus herederos cómplices.

La impunidad sería en este caso como un dardo contra la democracia incipiente, como en la Puebla de los Moreno Valle que solo podría vindicarse con el llamado a nuevas elecciones. No podemos tolerar que se salgan con la suya tal cáfila de rufianes.

No estamos para perdones ni, mucho menos, olvidos. No es por lo que votaron treinta millones de mexicanos el pasado julio.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Noviembre 2018 04:00:00
Malos deseos
La democracia no puede ser intercambio de injurias, descalificaciones y hasta amenazas de muerte, crispadas las emociones y cegados los sentidos por la idolatría malsana y el rencor hacia quienes no comparten las mismas opiniones. Me parece que, dentro de la gama de incertidumbre que crece a medida de la cercanía con el finiquito peñista y el inicio de la denominad “cuarta transformación” de la República –a la cual espero ardientemente-, lo más grave es la intolerancia recrudecida en vencedores y derrotados como si las campañas proselitistas no hubieran cesado ni al interior de los partidos ni entre la comunidad confundida.

Para no pocos mexicanos, y esto debiera ser preocupación para el inminente futuro presidente de la República, los malos deseos se extienden a cuantos expresan opiniones distintas a las suyas. Lo he palpado recientemente ante la ira de algunos siniestros mensajes, en uno y otro sentido, destinados a socavar mi labor aduciendo que estoy al servicio de la mafia del poder, entendiéndose esta como la del peñismo si provienen las injurias por parte de los llamados “amlovers” o del lópezobrarismo si no coinciden con las vendettas pendientes de los perdedores del primero de julio. De esta manera, lograr el justo equilibrio de la objetividad –aunque algunos imbéciles entrometidos en el periodismo alegan que ésta no existe para cubrir sus sandeces, resulta muy complejo, casi imposible, aunque sea regla irreemplazable de los buenos comunicadores. De hecho, de una manera u otra los criterios para la descalificación banal son tan pobres como la endeble estructura de la democracia todavía en larga gestación.

A veces me pregunto si, de verdad, se postula lo mejor para el país o solo para el grupo del que es afín, mintiendo descaradamente o construyendo infundios irresponsables que tienden a la desunión de la sociedad para, en la confusión aviesa, seguirla explotando y mancillando. D esto no se trata cuando se pretende construir el andamiaje de una nueva nación, en su cuarta transformación después de la Independencia, la Reforma y la Revolución. Por cierto, falta que Andrés defina cuál es su ícono entre los insurgentes de 1810 porque parece sólo arrancar de la figura inmensa del Benemérito, el mayor de los mexicanos de bien.

Es deber del todavía presidente electo, a quince días de modificar su condición por la de Constitucional, frenar a los perros de caza, muchos de ellos decididos a autoimponerse la misión de ladrar sin bozales, para que se eviten crispaciones innecesarias si bien, en otro nivel, siempre será bienvenido el debate de ideas, no de insultos. Una muestra la tenemos en el diputado Gerardo Fernández Noroña, quien a veces pierde el piso pero, en las más de las ocasiones, sabe sobradamente poner la basura en su lugar.

Tener valor no es gritar sino razonar y enfrentar a los cobardes que meten la cabeza, como Peña y sus secuaces, a la hora de dar la cara a una sociedad afrentada por ellos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Noviembre 2018 04:00:00
Ruptura o lo mismo
El primero de julio pasado la respuesta popular fue más allá de lo esperado; sabíamos que la victoria de Morena se daría pero no que arrasaría, como lo hizo, en todo el país incluyendo en Guanajuato en donde la plataforma panista hizo de las suyas para “rescatar” la entidad de la marea morenista. El temor que se tiene, entre los perdedores, es cuánto durará el fenómeno lópezobradorista para volver a participar en una contienda con piso parejo, algo de lo que fueron incapaces los regímenes del PRI y el PAN... hasta que la unidad social los derrotó por nocaut.

Andrés, como ya hemos dicho, será el mandatario con mayor edad en iniciar el ejercicio de su administración y, además, contando con un aval popular indiscutible, fuerte y hasta radical a diferencia de cuanto ocurrió con Fox quien sí levantó el entusiasmo pero éste se diluyó como un cerillo con escaso fósforo. El presidente electo, en cambio, goza del blindaje de un gran número de simpatizantes dispuestos a considerarlo más allá de lo razonable y lo humano, esto es como casi una deidad terrenal llamada a sacudirnos de la ingente corrupción y de la ignominia de la dependencia, tareas que se antojan poco menos que imposibles; pero la esperanza está depositada en él.

Pese a ello, algunos de cuantos lo apoyaron –y no digamos cuantos le acompañaron en sus campañas presidenciales de 2006 y 2012-, se plantean si Andrés no habrá llegado al techo del apoyo general y comenzado a deslizarse hacia la baja en estos cuatro y medio meses de transición y a una quincena de iniciar, según dicen sus admiradores, la cuarta transformación del país. Este columnista manifiesta su apoyo a un cambio de régimen integral que nos permita dejar atrás el ominoso pasado del sistema plegado al presidencialismo, primero, y a la partidocracia después.

Con todo lo anterior, es difícil de entender por qué Andrés dejó de seguir la ruta de la tersura y comenzó a dispersarse, antes de tiempo, al guerrear con los ambiciosos del grupo Atlacomulco –el foco rojo- y del peñismo-salinismo en general. Con ello dio armas a sus opositores para que se desgañiten protestando, fuera y dentro del recinto legislativo, sea so pretexto de mantener la construcción alevosa del aeropuerto metropolitano en Texcoco y por la presencia inminente del venezolano Nicolás Maduro atrapado entre dos fuegos: El hambre y la avaricia de USA por controlar su petróleo. Lo primero es consecuencia de su mal quehacer; lo segundo, resultado de la inestabilidad provocada por las agencias de inteligencia norteamericanas.

No había necesidad, además, de una presencia que, sin duda, deteriorará la comunicación con el norte del continente y, en específico, con Trump, el más antimexicano de cuantos han sido mandatarios estadounidenses, quien se había mostrado cortés y hasta limitadamente entusiasta con el triunfo de Andrés, acaso porque el repudio hacia Peña llega muy dentro de la Casa Blanca, la de Washington no la del fraude escandaloso de HIGA.

De vez en cuando, a veces con frecuencia, los impulsos viscerales le ganan al buen juicio de Andrés. Recuerde el presidente electo es que una cosa es ser candidato con lenguaje altisonante y otra desempeñar la jefatura del Estado con la ecuanimidad necesaria para no perder equilibrios y sensatez.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
13 Noviembre 2018 04:00:00
La libertad y AMLO
Mal día, martes 13, para hablar de libertades y no de supersticiones como las que auguran, a estas alturas, un imposible cambio en el timón de mando bajo la presión de empresarios y de los mandos militares –estos disgustados porque un general, Luis Sandoval, de menor edad que otros fue designado como secretario de la Defensa Nacional a partir de diecisiete días-, incluso del nivel de un golpe de estado encabezado por el impresentable Salinas de Gortari. Nada de esto sucederá.

Insisto en que lo preocupante será la conducta que adopte el presidente electo respecto a diversos sectores de la sociedad, si bien a las empresas constructoras gigantes las ha tratado bien prometiéndoles concesiones para trasladar actividades de Texcoco a Santa Lucía y mantener en su nivel los ingresos superlativos. Un guiño que significa: Si estás conmigo te protegeré hasta las últimas consecuencias; por desgracia, la postura es muy similar a la que adoptarían los gobiernos priístas tras la transición de uno a otro en la que siempre volaban los salientes –salvo excepciones-, y los entrantes se desquitaban de lo lindo.

En fin, otro de los grupos sociales maltratados de palabra, y en este caso sin salidas previsibles, es el de la información en todos sus niveles. No me gusta para nada la perspectiva incluso reconociendo que un sector de la prensa se ha pasado de la raya en busca del acomodo sexenal; pese a ello, la libre expresión no debe ser mancillada, en ninguna condición, por las circunstancias ni las rencillas tan largas como la búsqueda de la Presidencia que comenzó, para Andrés, en 2000. Al respecto, el presidente electo ha referido:

1.- “No seré un dictador”. Menos mal que lo aclara aunque, muchas veces, las palabras tratan de ocultar la profundidad de los sentimientos.

2.- “Habrá libertad de expresión”. Por desgracia este ideal no ha sido demostrado sino, al contrario, vulnerado con los frecuentes diferendos del propio Andrés a quienes cubren, con frenesí, sus incondicionales, fanáticos y hackers y bots en las redes sociales donde tiene gran dominio de escena. Más bien perturba su hipersensibilidad ante la crítica y su indignación cuando se exhiben verdades incómodas que, según el protagonista, dañan su proyecto político o a su imagen intocable y cercana a la perfección.

3.- “Tendremos derecho de réplica”. Aquí se equivoca. El presidente de México debe respetar la disidencia, no combatirla ferozmente; y NO puede ejercer la crítica porque no es su papel, desde el palco de la autoridad, y carece de funciones específicas para ello porque, claro, nunca un informador podrá estar a la par con quien ejerce la totalidad del poder. Si quiere ser un crítico, como lo ha sido por dieciocho años y más, entonces aléjese de su alto encargo y combata la corrupción y los desvíos del gobierno. No en su papel de “primer magistrado” porque ello no cabe cuando requiera hablar el lenguaje diplomático y el propio de un mandatario destinado a unir y no a desunir las piezas del México místico. No es papel suyo imponer apodos, menospreciar a los que difieren –sea por cualquier causa y no solo por estar al lado de intereses ajenos a los de la patria como él encasilla-, y lanzar a sus perros de caza a la persecución de los que pretenden ejercer su libertad de expresión, contradiciendo así su promesa segunda.

La sociedad que no está cegada por el deslumbramiento de la cuarta transformación –a la que este columnista se suma con entusiasmo si va en serio-, sino que pondera y analiza las palabras y conductas del inminente próximo presidente es la que liga su animadversión a la crítica con el propósito de estructurar una indeseable dictadura a la que me opondré siempre, incluso al precio de mi vida.

Seriedad, Andrés. Y congruencia. Menos retórica provocadora y más actuar democrático. Usted lo ofreció.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Noviembre 2018 04:00:00
Vienen más golpes
Hace dos años, los debates camarales concentraron la atención en la posibilidad de legalizar la marihuana, favoreciendo con ello a la nueva aristocracia de la que forman parte destacada los fox, la pareja ex presidencial, mientras el país perdía soberanía e identidad por el Acuerdo –o Tratado- de Asociación Transpacífico. México, como nunca antes, está a la deriva y ya no depende de sí mismo para observar el futuro ni con miras a forjar su destino. Como nación estamos en jaque frente a las grandes potencias del orbe.

Por cierto, en México señalamos como tratado lo que para Estados Unidos es un “acuerdo”. La diferencia no es poca: un acuerdo se centra en la relación con otros países basado en el mutuo consentimiento y con obligaciones marginales; puede incluso considerarse como un acto de amistad y nada más, esto es sin protocolos mayores para su eventual cumplimiento y con facilidades para salirse del mismo sin sanciones de ninguna clase.

En cambio, un “tratado” implica el cumplimiento cabal de obligaciones y las consecuentes sanciones por negligencias o fallas en un rango mucho más elevado y con límites y derechos perfectamente establecidos. Esto es: al firmarlo un gobierno se compromete a no desviarse del rumbo establecido ni cuando ocurra una alternancia de partidos o un cambio sustantivo en la estructura gubernamental. La diferencia es, por tanto, tan grande como la ignorancia de los legisladores sobre las diferencias entre un mero acuerdo y un tratado... pese a que el de Libre Comercio de América del Norte ya tuvo efectos, no muy favorables, en nuestro territorio. Bien se haría en evaluar sumas y derroteros en esta hora de incertidumbre.

En fin, el “Tratado Transpacífico” obliga a los signatarios a someterse a reglas que rebasan a las normativas locales, incluyendo a la Constitución, para favorecer a los grandes consorcios –tienen que serlo para participar en la rebatiña de las concesiones-, y no a los intereses generales, ni siquiera a los empresarios cuyas posibilidades no sean macro y no integren el muy selecto grupo de los grandes multimillonarios, por lo general abocados a tres rubros fundamentales: La minería, las comunicaciones –en maridaje con el poder público- y la cerveza, las grandes fuentes de la riqueza amoral.

De esta manera, el pretendido tratado –impuesto por los financieros de Wall Street-, no concede mayores posibilidades ni intervenciones a los pequeños y medianos inversionistas y acoge a los grandes, cuando menos con liquidez superior a los mil millones de dólares –el mínimo para ocupar un sitio dentro del listado del semanario Forbes en donde se excluye, sospechosamente, a los presidentes y ex mandatarios con fortunas superiores-, y capacidad para cumplir los requisitos para hincarle el diente a las naciones subdesarrolladas con ganancias triplicadas de inmediato y la consiguiente depauperación de las regiones circundantes al Pacífico, en Estados Unidos, Canadá y Asia fundamentalmente si bien excluyendo a China, la gran adversaria contemporánea de las potencias de occidente.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
09 Noviembre 2018 04:00:00
Ciclo de matanzas
En Sutherland Springs –un pueblecillo de apenas ochocientos habitantes, en Texas, un solo hombre, armado, entró al templo del lugar antes de iniciar los servicios religiosos a los que suelen acudir unas cincuenta personas, y comenzó a disparar, preso de una ira irracional, hasta asesinar a veintiséis personas que iniciaban sus acostumbrados rituales, entre ellos varios niños y una mujer embarazada –con ello los muertos suben a veintisiete; además, el reguero de sangre se extendió a 16 heridos más lo que significa que alcanzó a cuarenta y dos fieles. El dato estremece porque el sujeto, después abatido por la policía, tuvo tiempo bastante para acribillar a sus víctimas, casi todos los feligreses, durante varios minutos de horror; después, claro, llegó la policía. Siquiera.

Hace unos días, en una Sinagoga de Pittsburgh, otro tiroteo acabó con la vida de ocho personas mientras en México los ojos se fijaban en la caravana de migrantes y en la consulta de Andrés sobre el aeropuerto de l Ciudad de México.

El horror, una condición que anida en los mexicanos desde hace más de una década al grado de aprender a vivir con ella, nos hizo recordar, entre las tinieblas de la memoria, a un suceso igualmente bárbaro: La brutal masacre que cobró la vida de cuarenta y cinco tzotziles, entre ellos niños y mujeres embarazadas –bastante normal entre los más humildes que convierten a sus mujeres en incubadoras permanentes por ignorancia-, quienes oraban en el modesto templo de Chenalhó, en Chiapas, el 22 de diciembre de 1997, hace casi veinte años en las vísperas de la Navidad. La diferencia es que este hecho no tuvo conclusión alguna y se adujo las vendettas interraciales para justificarlo, en principio. No fue así: Los cartuchos encontrados en la zona no pudieron ser substraídos por el Ejército en su totalidad y algunos miembros de la sociedad civil encontraron algunos... propios de calibres exclusivos del Ejército mexicano.

Entonces, solo entonces, comenzó a mencionarse que todo se debió a una incursión de grupos paramilitares, al servicio de los caciques de la región, bien parapetados por las autoridades, desde el secretario de la Defensa, entonces Enrique Cervantes Aguirre, cuyos nexos con los cárteles más poderosos se evidenció con el tiempo al posibilitar reuniones entre los grandes “capos”, como el “muerto viviente” Amado Carrillo Flores, sinaloense en Ciudad Juárez, y los Hermanos Arellano Félix, enseñoreados de la plaza de Tijuana en donde manda, por cierto, Jorge Hank Rhon, heredero del célebre maestro de Santiago Tianquistenco, Carlos Hank González, fallecido en su rancho el 11 de agosto de 2001, cerca de donde nació, y uno de los grandes gurús de nuestra política. ¿Van atando cabos?

El hilo conductor obliga a realizar un repaso sobre la impunidad reinante. Nunca compareció el entonces gobernador de Guerrero, Julio César Ruiz Chávez, ni el mando del ejército mencionado, ni mucho menos el presidente en funciones, Ernesto Zedillo. Venció, como siempre, la impunidad y, peor aún, se persiguió a quienes dieron notoriedad a la noticia hasta relegarlos y marginarlos a partir de entonces. Una dictadura perfecta, no “casi” como refirió Vargas Llosa cuando todavía se atrevía a llamar a las cosas por su nombre, digamos hasta antes de obtener la ciudadanía española.

El terror siempre se queda y la justicia pasa cuando los polos de la perversidad se atraen sin remedio.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
08 Noviembre 2018 04:00:00
El barco hundido
Fue como una broma macabra cuando comenzaron a verificarse el monto de los sobornos y los sobreprecios de sus “servicios” a varias d las plantas de PEMEX con la intermediación del corrupto –rompe-madres, se dice-, Emilio Lozoya Austin, quien, con su cola y mañas de velocirraptor, puede sentirse orgulloso de ser continuador de grandes personajes del peñismo: La Gaviota, Luis Videgaray –beneficiarios de HIGA-, Virgilio Andrade “la cloaca”, Gerardo Ruiz Esparza “el socavón” y el propio titular del Ejecutivo quien asienta que la corrupción no es uno de los males mayores. Falta establecer desde el punto de vista de quién.

No son todos los cómplices, desde luego, ni los únicos beneficiarios de los sobornos de Marcelo Bahía Odebrecht, el brasileño convertido en el Luzbel de los empresarios para convencer a los jefes de Estado de casi todo el continente a beber sobre sus palmas, cuyas sumas son tan desiguales como el propio caso: Los periódicos oficiosos hablan de montos mayores a 400 millones de pesos; El País, de España, cita 41 millones y medio pero de dólares y “La Jornada” apunta que son 876 millones de pesos los “sobreprecios” pagados a la multinacional por instrucciones de muy arriba –los dos últimos cotidianos citados sí coinciden, a cambio de falacias mayores en los otros-, al tiempo que se citan las tremendas irregularidades cometidas en dos de las obras “emblemáticas” de un régimen amoral: el tren México-Toluca –rey de la tala inmoderada-, y el célebre paso Exprés.

Lo de Odebrecht ha sido, sin duda, un pedacito del enorme pastel de la corrupción horneado y confeccionado con las manos de Angélica Rivera Hurtado –sobrina, y es en serio, del expresidente Miguel de la Madrid Hurtado, ya agusanado-, en el corazón de Chapultepec, en Los Pinos, mientras esperan mudarse a algunas de sus casas blancas, no en la de la Ciudad de México sino en el extranjero, decididos a no quedarse en su país al término de una gestión repulsiva para 93 de cada cien mexicanos. Lo reitero, y me gusta hacerlo, para subrayar la ilegitimidad democrática de un mandato que resultó un fraude mayor.

Pero, ¿quiénes deben responder por los fraudes, sobornos y sobreprecios pagados a Odebrecht y distribuidos entre la cúpula gobernante? ¿Y la estafa maestra de Rosario Robles y sus alfiles de Hacienda? El primero, sin duda, el ahora aprendiz de canciller, Luis Videgaray Caso, el hombre de las transacciones sucias con olor nauseabundo; después, Emilio Lozoya Austin, uno de los junior que defienden su dinastía y le “rompen la madre”, según dijo, a los demás. Y por la misma senda colocamos al actual director de la paraestatal, José Antonio González Anaya, concuño nada menos de Carlos Salinas de Gortari –su esposa es Gabriela Gerard Rivero, hermana de Ana Paula, la consorte del genio del mal-. Un círculo diabólico, apabullante, que carcome al espíritu nacional.

Desde luego, quedan pendientes revisar los estados de cuenta –lo que se debe hacer ya con la debida autorización judicial-, de Enrique Peña, de su tío y mentor Arturo Montiel Rojas y, por supuesto, del Gran Gurú, Carlos Salinas. Entonces, sabremos la verdad porque, desde luego, la declaración de bienes de estos personajes ya la perdió el tiempo, remedio infalible de los corruptos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
07 Noviembre 2018 04:00:00
Términos confusos
Suelen, en nuestro México querido, confundirse todos los términos. Durante mi último viaje –el último, de verdad- a España nadie pudo explicarme porqué al sismo le llaman seísmo, ícono se transforma en icono –sin acento- y a los cacahuates les conocen como cacahuetes. Ahora mismo caigo en la cuenta que el corrector automático no subraya ninguna de las tres acepciones anteriores, es decir sendas se dan por válidas de acuerdo al Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. En la misma línea, en territorio otrora azteca, olmeca, maya y de tantas etnias oaxaqueñas y chiapanecas, suele cambiarse hasta el sentido de las denominaciones para convertirlas en lo contrario de lo postulado: Como si correr significara permanecer parado.

En política la cosa es todavía más grave. Solemos poner a la par, cuál si fuesen sinónimos, a la patria, el Estado y la Nación cuando son cuestiones muy diferentes y no hojas del mismo árbol. Patria es un concepto nacionalista, Estado el territorio soberano y nación, claro, la identidad física y social entre los oriundos de una misma tierra. Pudieran encontrarse parecidos pero no son similares uno del otro y no pueden utilizarse como si de lo mismo se tratara, a menos, claro, que los jilgueros demagogos pretendan manipular a la colectividad con argumentos falaces y evidentemente mentirosos.

Igualmente suelen aparejarse la presidencia de la República y la banda tricolor a la altura de los símbolos patrios: El Himno, la Bandera, la Campana de Dolores. Y no es así, desde luego, salvo el camuflaje oblicuo que llegó a la mayor de las cursilerías cuando calderón –minúscula- besó el Escudo Nacional sobre una banda que ya no le pertenecía, abusando de la distensión que él no tuvo por la vergüenza de unos comicios contaminados. No faltaron quienes me insistieron en escribir peña Nieto también obviando las mayúsculas. No lo había hecho con fox ni con el actual mandatario por una sencilla razón: Al primero, le reconozco por haber llevado adelante una cruzada contra el PRI corruptor y hondamente viciado aunque luego no cumpliera sus promesas medulares sobre el cambio; al segundo, lo aceptaba en principio –pese al dispendio oneroso que no fue exclusivo de sus operadores sino de todos los de los diversos partidos, incluyendo al acusador López Obrador quien, por ejemplo, en el Distrito Federal cooptó, desde hace más de seis años, a los más pobres, los ancianos y cuantos requerían de atenciones sociales mínimas; yo le llamaría justicia-, porque, primero, ganó los comicios con una ventaja, ésta sí, irreversible y, segundo, considerando que bastó un fin de semana para lograr lo en apariencia una proeza que levantó el optimismo y luego se convirtió en pesadilla: el Pacto por México con el consenso de los tres poderes de la Unión y los representantes de los tres partidos con mayor representatividad. Fue extraño, eso sí, segregar a los minoritarios, que también cuentan, y al líder con mayor capacidad de convocatoria callejera, Andrés Manuel López Obrador, quien hubiera su convocatoria si deja la mano presidencial tendida. Luego, el pacto murió por inanición.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
06 Noviembre 2018 04:00:00
Ladrón en huida
El mexiquense peña nieto es un ladrón, además de haber sido autor intelectual de las masacres humanas de Tanhuato, Tlatlaya, Apatzingán, Vallarta y la represión brutal contra los normalistas de Ayotzinapa, la imagen misma de la corrupción gubernamental por encima de otros mandatarios desvergonzados –casi todos sus predecesores-, y de cuanto hubiéramos podido imaginar. En otros tiempos también se robaba vía comisiones pero ahora las ganancias ilícitas, por el “boom” del narcotráfico y la infiltración de este en la esfera oficial, se suman por miles de millones de dólares.

solo por la estafa maestra, organizada por la rapaz experredista Rosario Robles Berlanga, la pizpireta seducida por Carlos Ahumada Kurtz, argentino de origen también dedicado a la minería –la explotación infrahumana más cercana al ejercicio de la esclavitud-, fueron desviados siete mil millones de pesos y la mujer en cuestión, con cinismo desbordante y creyéndose dueña de su destino bajo la impunidad, se presentó ante la Cámara baja vestida con un blanco absoluto –como un angelito sin alas-, para negar imputaciones ante la andanada de pruebas en su contra y la exhibición de sus complicidades con tres secretarios de Hacienda, Luis Videgaray, José Antonio Meade y José Antonio González Anaya, este último el concuño de oro de Carlos Salinas. ¡Cuántos sinvergüenzas con doctorados en el exterior!

Temo que estudiar en los templos del capitalismo, así sea a través de becas, es un severo golpe al nacionalismo y un vicio que se ha vuelto costumbre en casi todas las administraciones en las cuales se ha dejado de hablar en español, siquiera para honrar la soberanía, durante los encuentros entre mandatarios de nuestro país y USA. Este es, por desgracia, uno de los signos del coloniaje anglosajón silencioso que mantiene su dominio sobre nuestra economía y el futuro avasallador como pagadores eternos de acreedores con nexos con los peores y más altos capos.

Triste realidad que, desde luego, no comenzó con el sexenio en finiquito pero se desarrolló y elevó a la estratósfera con este. Nunca antes habías avizorado una corrupción tan grande, un nudo de complicidades tan apretado y una impunidad paralela a las sociedades soterradas del mandatario todavía en curso. Por ello, vuelvo a clamar, no puede dispensarse perdón ni olvido a cuantos integraron el gabinete y el ampliado –ninguno se salva- felices de pertenecer a los grupúsculos intocables que llenaron sus bolsillos como en ninguna otra época de la historia. Esta es la dolorosa verdad.

¿Cómo convencer al presidente electo para no canjear los chantajes soterrados –de Peña y sus falderillos- con la tristemente institucionalizada impunidad? Ha visto y sentido ya cómo defienden, como perros de caza, sus intereses económicos y jamás los sociales con la malhadada construcción del aeropuerto en Texcoco que fue siempre contra el sentido común para convertirse, como denunciamos hace cuatro años, en el mayor fraude del régimen peñista y así fue. No somos adivinos, simplemente analistas que no se dejan deducir por los dineros de la inmoralidad; y escribo en plural por decencia.

No debe haber salida para Peña que no sea la que lleva a la prisión. Se lo debe Andrés a sus treinta millones de votantes, también a todo México.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
05 Noviembre 2018 04:00:00
Mundo al revés
Con franqueza me quedé paralizado al escuchar, por las redes sociales dominantes, los gritos en Brasil tras la victoria de Jair Bolsonaro, del Partido Social Liberal, el ultraderechista que no ha tenido rubor para declararse a favor de la tortura, contra las mujeres en puestos públicos y los grupos minoritarios:

--¡Viva la Dictadura!

No hay precedentes de tal cosa en una nación en aparente paz. Quizá con Mussolini o con Hitler, y en México bajo la batuta de los efímeros e ilegales imperios de Iturbide y el enajenado barbudo de Miramar, pero siempre para acotar derechos a cambio de obras de relumbrón –digamos al etilo de la Puebla de Moreno Valle, podría concebirse este escenario que, equivocadamente, creímos superados y ahora nos salpica el rostro, todo el cuerpo, la vida. El mundo vota al revés, en cada una de las esfera conocidas, o se deja llevar por la manipulación mediática ahora, sobre todo, por Internet.

Lo que no cede es la diferencia de clases, ni bajo la autocracia ni elevando la fe democrática al estilo de quienes la ofrecen para luego instalarse en el poder por una eternidad. Esperemos que no sea el caso de México, a partir de diciembre próximo, porque no sé si aguantaría el tejido social un engaño de tan altas dimensiones. Las cuerdas están por romperse.

Por ejemplo, la consulta sobre dónde debe ubicarse el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México –yo voté por el de Santa Lucía en combinación con el actual para asestar con ello mi pequeño golpe a los ladrones empresarios confabulados-, no se dio en términos democráticos mínimos. La tinta sobre mi pulgar se esfumó en dos horas aunque, claro, por dignidad solo crucé una sola boleta y no cinco como presumieron algunos, los más infiltrados del viejo priísmo, en medio de una secuencia de curvas sinuosas, sin control, y con la pobre convocatoria de un millón 67 mil personas –sin que pueda precisarse a quienes se burlaron del proceso acudiendo dos o hasta cinco veces a las mesas-. Pobre, insisto, porque un ejercicio de esta naturaleza, a nivel nacional, no puede darse por válido con apenas el uno por cierto de concurrencia respecto al registro del Padrón Electoral que es de casi 90 millones de ciudadanos.

Mientras ello sucede, muere un migrante en la frontera entre México y Guatemala, se reducen espacios a los miembros de la célebre caravana y éstos son rescatados por los pobladores de los municipios más humildes, quienes siempre son más generosos, dotándoles de alimentos, mantas y zapatos. El ejemplo de hospitalidad de los mexicanos contrasta con los planes desiguales y denigrantes de los gobiernos atenidos a las instrucciones y deseos del “anaranjado” señor Trump, el más antimexicano de los mandatarios estadounidenses de la historia y el más ambicioso en cuanto a sus proyectos de expansión.

¿Qué va ser el inminente presidente de México ante esta crisis que lo saluda? ¿Consultar si los propuestos miembros de su gabinete, igualmente el ampliado, merecen o no la confianza pública, un asunto mayor al del aeropuerto? ¿O pedir la opinión del uno por cierto de los empadronados para decidir si deja al ejército patrullando las calles o si forma otra guardia nacional para suplir a la inútil, hasta hoy, gendarmería?

En buen lío estamos todos.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
04 Noviembre 2018 04:00:00
Librarse de Peña
Las organizaciones no gubernamentales suelen tomar mayor importancia cuando los vacíos de poder se ahondan y la credibilidad oficial ronda por los suelos. Es el caso del presente. Para desgracia nuestra, el presidente de la República y los miembros de su gabinete parecen dar mayor importancia a simular que luchan arduamente por atraer inversiones -cuando la falta de seriedad fue desnudada por los empresarios chinos que ahora reclaman una fuerte indemnización por los gastos “no recuperables” tras la adjudicación cancelada para la construcción del ferrocarril rápido entre la capital y Querétaro-, que a la galopante crispación social cuyos efectos pueden ser devastadores contra el régimen en curso.

Es un hecho, y lo repetimos, que buena parte de la sociedad mexicana quisiera librarse de Peña Nieto y mandarlo a las crujías; y que otro sector solicita, primero, resolver los entuertos creados por la administración actual, sobre todo los relacionados con la violencia desatada y los intolerables actos represivos, antes de retirarse por incapacidad... dentro de un mes; y unos más alegan que cuando llegue diciembre, Peña podrá retirarse, al fin y con sus males físicos a cuestas, a gozar de cuanto robó al erario durante su sexenio; y a la hora del divorcio, podría optar por Rosario Robles como tercera consorte... si se trata de que voltee la cara.

El caso es que únicamente un puñado de panegiristas estima, con una ceguera total, la prefabricación de sendas trampas “en contra del actual mandatario” en finiquito para convertirlo en protagonista de todos los dramas como “si fuera gendarme de Iguala”. Esta hipocresía podría exonerar, igualmente al repulsivo mandatario con licencia de Guerrero, Ángel Aguirre rRivero, al secretario de la Defensa Nacional e incluso a la llamada “pareja imperial” Abarca-Pineda Villa por ahora bajo la asfixia de la cárcel en tanto, lentamente, se cocinan sus nexos tratando de evitar que tales lleguen demasiado arriba entre las jerarquías políticas... del futuro inmediato.

En la misma línea, la de la impunidad, se dio la información sobre la socorrida casona de La Palma, en Sierra Gorda números 150 y 160, propiedad -se dice- de la primera dama como resultado de sus ahorros y créditos bonancibles, si bien una de ellas fue cedida por Televisa a los diez días de formalizarse el matrimonio del entonces gobernador Peña nieto y de la celebridad de las pantallas chicas, Angélica Rivera Hurtado. Por lo general, los mandatarios solían invertir en sus futuras casonas en el último año del sexenio so pretexto de encontrar un lugar donde vivir de acuerdo con la condición de expresidentes. ¿O acaso el señor peña nieto estaba pensando, en serio, en retirarse por esos días turbulentos de 2014? De ser así nos hubieran salido baratas las residencias.

Más allá de frivolidades y notas para las revistas rosas -una de las malas ideas importadas de España en donde la aristocracia parece estar siempre en un escenario teatral para solaz de los plebeyos, es decir la “prole” en el vocabulario de Mónica Peña-, la realidad indica que si durante el oscuro sexenio de calderón las cifras de las mismas ONG situaron en cien mil el número de víctimas y en veintisiete mil el número de “desaparecidos” -por desgracia el transcurrir del tiempo es una paletada sobre los sepulcros, aunque tal no se acepte, explicablemente, por quienes sufren las ausencias expandiendo el rencor-, en cuanto va del sexenio peñista existen registros que demuestran que y se rebasó, con mucho, a la administración -funeraria- anterior, como consecuencia de la guerra intestina entre mafias más un número indeterminado de personas, miles de ellas, cuyas ausencias parecen inexplicables para la autoridad.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
01 Noviembre 2018 04:00:00
La ética perdida
En la ruta hacia la incertidumbre, se evidencia la pérdida sustantiva de toda condición ética. Se procede con absoluta impunidad y la justicia juega un rol marginal ante las consignas superiores y los distintos chantajes soterrados de las dirigencias partidistas. Por ejemplo, a Andrés, el presidente electo que quiere devorarse noviembre, le costó el Estado de México para pagar así su perfil de “no revoltoso” a cambio de dejar esparcidos más de un millón 800 mil sufragios carcomidos por la devoradora del sistema.

Y también en Coahuila el balance entre los intereses cupulares –no copulares, por favor-, fueron determinantes en 2017. Cuando menos tres veces fueron señalados los excesos financieros del priísta Miguel Ángel Riquelme para ser llevados y devueltos del INE al Tribunal Federal de Delitos Electorales en donde daban vuelco a las documentadas facturas de campaña pero, eso sí, sin tocar jamás otro punto medular para anulas las elecciones: la intervención ofensiva del todavía gobernador cuyo apellido ya es sinónimo de vileza en el país entero, Rubén Moreira Valdez, hermano de Humberto el enajenado que se cree impoluto tantas veces señalado por su propensión a ocultar fortunas mientras sus colaboradores –lo son todavía- son perseguidos o purgan condenas ya.

Mientras, en esos días de medir fuerzas, Ricardo Anaya Cortés salió bien del trance en el que lo envolvió un periódico y no el Ministerio Público, cada vez más insubstancial. Feliz, hasta ocurrente y con el semblante optimista, el dirigente panista refirió su hazaña de haber ganado, en juicio, la querella contra un periódico que detalló la manera como acrecentó el patrimonio familiar con la expectativa de vivir en los Estados Unidos al terminar con sus juegos políticos. Tiene mucha vida por delante el niño maravilla y, curiosamente, luego de haber sido exonerado de las acusaciones mediáticas logró tener el papelito para pasar por encima de “El Universal”, por ahora, porque el diario en cuestión asegura que apelará ante el juez.

Naturalmente, Anaya, muy cuidadoso de sus haberes y de cuanto dispone en su pequeño refugio hogareño de Atlanta, Georgia –tenemos la dirección exacta pero no la damos para no poner en el blanco a su esposa e hijos-, pretende realizar el sueño de buena parte de los mexicanos ricos que sólo abogan por su país sacado la mano a miles de kilómetros de su territorio, o cientos cuando menos. Al mismo tiempo, claro, optó por el silencio en cuanto a la controversia contra el tribunal electoral y el fraude cometido contra el panista Guillermo Anaya Llamas, dos veces candidato a la gubernatura de los Moreira, y vilmente apuñalado por fuera y por dentro.

Podríamos seguir la secuela con el caso Puebla en donde los votantes no parecen interesados en resolver la mancha electoral que cayó sobre ellos en julio pasado pese al efecto López Obrador. Más bien están cansados, demasiado, como si de verdad hubieran luchado contra regímenes tan retardatarios como el de Bartlett –hoy redimido porque le dio la gana a Andrés-, Mario Marín Torres o Rafael Moreno Valle y su hijastro político Tony Gali, además de su obtusa mujer que le cubre las espaldas más abajo del cinturón.

Con esta ética, muy al estilo del señor peña, caminamos hacia el finiquito... dentro de 30 días, sólo un mes. Y, por supuesto, la democracia, tan alejada y tan lenta, no podrá alcanzarnos en la ruta hacia la barranca de la ignominia. Sin ética el futuro se tuerce, como los árboles que se doblan desde su nacimiento, y la perspectiva se nos aparece oscura, tenebrosa... y, sobre todo, violenta.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
31 Octubre 2018 04:00:00
Dineros muertos
Cuando los clérigos y curas combaten al juarismo, desde el púlpito o a través de maestros religiosos que cuestionan al Benemérito bajo la teoría de que el Tratado MacLane-Ocampo fue un acto de traición y no una estrategia convenida para el final del genocida Maximiliano, el barbado enajenado de Miramar a quienes los traidores conservadores –cuya semilla germinada es azul-, le hicieron creer que el pueblo mexicano los vería con beneplácito y este solo lo hubo cuando se escucharon aquellos cánticos de ¡Adiós, Mamá Carlota!
Con un país devastado, sobre todo en cuanto a la falta de brazos y la ausencia de fondos, Juárez no tuvo opción sino la de las Leyes de Reforma en donde, entre otras cosas, expropió los llamados “bienes de manos muertas”, territorios extensos e improductivos en manos del clero que atesoraba gran parte del suelo patrio por “pura devoción” mariana. Esta, y no otra, significó la satanización del inmenso Indio de Guelatao, que perdura de manera ignominiosa en las aulas de los colegios “privados” –desde legionarios hasta maristas-, y que debiera causar vergüenza a quienes lo señalan porque, con ello, exhiben su falta de humanidad y la ambición ilimitada por lo material. No cuenta el espíritu individual del amor –social- ni la conciencia colectiva.

Así, ahora, en la misma línea conductora, los politicastros que conforman al régimen más corrupto de la historia, juegan con los dineros de manos muertas, aquellos que generan los mexicanos y duermen la larga pesadilla de la corrupción, como si fuesen ahorros de las prominentes familias y herencias para retirarse del mundanal ruido de las necesidades a afrontar cotidianamente y arrinconarse, especulando, con la única misión de exaltar a sus cómplices del gobierno; son quienes conforman el penoso siete por cierto que apoya al régimen peñista, no los burócratas ni el ejército como algunos explican torpemente.

Son esos mismos recursos los que sirven para administrar las campañas proselitistas, ya iniciadas de hecho, pese a la promesa de usar esos fondos –con un tope de 486 millones por partido-, para auxilio de los damnificados por los terremotos de septiembre pasado y la consiguiente reconstrucción de capillas, edificios y viviendas en regiones abandonadas a su suerte: En Jojutla, por ejemplo, un ventarrón derribó, hace unos días, la deficitaria estructura de las aulas “reconstruidas” –ya vimos que no- con materiales baratos y poco resistentes. Claro, ello llevará a volver a empezar con las consiguientes concesiones a los socios del peñismo, el más deplorable de la historia moderna, y cuya estructura resiste, por la inercia presidencial, los escándalos de Odebrecht, Higa, Norman Foster y socio –el yerno de Carlos Slim Helú-, y demás constructoras rebosantes de prestanombres-socios.

No puede negarse que el asco es tremendo y ya va a la par con el rencor. Y solo los pueblos masoquistas, como lo ha sido México en diversos momentos, pueden arrostrar el ignominioso signo de los dineros muertos en manos de los muy vivos hijos... de la política.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
30 Octubre 2018 04:00:00
» Elogios Podridos
¿Tiene autoridad moral Miguel Alemán Velasco para asegurar que Enrique Peña “respetó” las libertades durante su Administración? ¡Ninguna y hay que decirlo con fuerza! Miguelito es hijo de uno de los grandes prevaricadores de la nación, Miguel Alemán Valdés, expresidente de la Republica ostentó el mayor cargo ejecutivo entre 1946 y 1952-, y por la fuerza del nepotismo disfrazado alcanzó hasta el rango de gobernador de Veracruz que combinaba con la dirección de sus empresas y la venta de sus acciones de Televisa, acaso para disimular un poco. Es fama que en aquel entonces, entre 1998 y 2004, pasaba más tiempo en la capital del país que en la de su estado.

Recientemente, el junior más afortunado de México, con un capital considerable que, sin embargo, no aparece en el semanario Forbes, pretendió apropiarse de las candilejas, al estilo de Chaplin –autor de la bella melodía que lleva este nombre-, para lanzar a voz en cuello, cual si fuera un son jarocho, una letanía de elogios al señor Peña de entre los cuales destacó una sentencia asombrosa:
--El signo del gobierno de Peña es haber respetado las libertades.
Nadie supo a ciencia cierta a lo que se refería a no ser, claro, si se trataba de la manera cómo aplicó la impunidad al exgobernador de Chihuahua, César Duarte Jáquez, cuya libertad parece haber sido asegurada por la influencia del peñismo y contra la soberanía de esta entidad tan injustamente estigmatizada y mancillada. Y otro tanto puede aplicarse por la vehemencia judicial puesta en la reducción de la pena del oro Duarte, el veracruzano, que sientan precedentes para otros sujetos de su ralea: Yunes Linares, Graco Ramírez, Moreno Valle, Astudillo Flores, Quirino Ordaz Coppel, Alfredo del Mazo Maza, Ivonne Ortega Pacheco y su entenado Rolando Zapata Bello, Roberto Borge, Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas, Egidio Torre Cantú, Humberto y Rubén Moreira, Francisco Vega de Lamadrid, Claudia Pavlovich y una extensa lista que, por supuesto, no olvidamos.
Por aquí es por donde debe empezarse a combatir la corrupción, principal oferta del presidente electo, amén de llevar al debido proceso a Rosario Robles Berlanga, subcampeona de la corrupción, Gerardo Ruiz Esparza, Luis Videgaray Caso, los secretarios de Hacienda del sexenio con José Antonio González Anaya, concuño de Carlos Salinas en sitio preponderante, y a la cabeza de todos ellos, Enrique Peña Nieto.

La corrupción va ligada estrechamente al nepotismo como el que se pretendió instalar en Puebla, a costa de ventas de boletas, robos de urnas, tiroteos –un muerto lo que acrecienta la fama de Moreno Valle como asesino-, y sobornos pretensos al Congreso local denunciados por los nuevos legisladores de Morena y el Partido del Trabajo, quienes sitiaron al cacique y exmandatario convertido en senador y con deseos de seguir saqueando a su entidad bajo las faldas de su esposa, Érika Martha Alonso Hidalgo. Pero, ¿será su mujer o solo lo simula?
La aristocracia llegó con peña a los más altos estándares. Toca al presidente electo, si de verdad quiere cumplir con los mexicanos, poner a trabajar a la escoba de la justicia. ¡Queremos una República, no un simulacro con reyezuelos al frente!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
29 Octubre 2018 04:00:00
» Nuestras carcajadas
Es de carcajada. Los señores Fox, sobre todo él durante su campaña, asumieron que encabezarían un cambio estructural y no hicieron otra cosa que proclamar el continuismo arguyendo ignorancia sobre los avances logrados por el zedillismo, la era de la mayor simulación de cuantas recordemos, y elevado al señor Ernesto a la posición de adalid de la democracia por haber prohijado, con sus acciones empobrecedoras, el clamor contra el estado de cosas y luego procediendo con los consejos de la Casa Blanca para llevar adelante una transición sin sobresaltos; y esto, como sabemos, fue su mayor aportación.

Y, desde entonces, el continuismo, antítesis del cambio, se convirtió en el único proyecto de una derecha cortada a la medida del sistema, esto es del engendro priísta que impide las transformaciones sociales y decide cuanto le viene en gana contrariando, de esta manera y muchas otras, la soberanía popular.

Esto es, aunque se nieguen a aceptarlo, la clase política le ha dado a los mexicanos un golpe de Estado técnico con innumerables consecuencias, entre ellas la fusión ignominiosa de dos males que han carcomido a la estructura política nacional: el presidencialismo, mal antiguo, y la partidocracia, desenlace de la fútil pluralidad pretendida para fines de exhibición con vista hacia el exterior; por dentro bien sabemos que extender el número de curules y escaños en el Congreso sólo ha servido para vulgares acuerdos de las dirigencias con sabor profundo a chantajes.

Por todo ello es inadmisible que el señor Peña Nieto insista en lavarse las manos, diciendo que sus cifras son halagüeñas, encumbrado ya como el peor mandatario de la posrevolución acaso sólo detrás del “chacal” Victoriano Huerta Márquez, si bien éste alcohólico célebre sólo duró poco más de un año en el ejercicio del poder –con invasión estadounidense de por medio-, lo que extiende el efecto dañino de la administración federal a punto de terminar, insensible y penosamente antinacionalista.

¿Unidad para alcanzar el cambio, como dijo alguna vez enrique? Tenemos a una nación brutalmente lastimada por la reiteración de las ofertas incumplidas y la irreverencia contra un colectivo mancillado por la demagogia, siempre al alza, que pretende hacernos creer, una vez más, en la solidez nacional para “concretar los cambios” cuando ya está el señor peña por terminar su deplorable sexenio y no es capaz de demostrar resultado alguno salvo la cada vez mayor descomposición del tejido social y político. Su política bamboleante con la caravana de migrantes es otra guinda a su pastel podrido.

Sobre este punto no hay engaño. Están a la vista sus derrapes y sus reacciones viscerales que nos han llevado al abismo de un triunvirato oculto –Cienfuegos, Videgaray y Osorio-, asido al presidencialismo autoritario pero con el mandatario rehén de quienes lo resuelven todo a sus espaldas mientras el personaje central camina como los caballos de los picadores: Con los ojos vendados ante el peligro para no huir de ellos. Cada vez se mueve menos y habla de más, sin considerar que la sociedad toma sus palabras en sentido contrario, incluyendo los pomposos anuncios de sus obras magnas, como el escandaloso proyecto para el aeropuerto capitalino tasado en casi doscientos mil millones de pesos y cuyo avance apenas es del veinte por ciento en más de un año de dimes y diretes; eso sí, las comisiones ya fueron dadas por adelantado y llegaron a las manos cómplices.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
28 Octubre 2018 04:00:00
» Morelos, corroído
Son, sí, unos farsantes que esconden los rostros y agitan las manos en pro de sus propias fortunas, obtenidas de mala ley y con la sospecha sobre vínculos inconfesables que siempre eluden a la hora de rendir finiquito salvo en contadas excepciones. Se tiene a ocho exgobernadores detrás de las rejas y percibimos que no existe justicia pese a ello porque quienes se salvan son mucho más –acaso los peores- y solo los diferencia el grado de complicidad con los perentorios huéspedes de Los Pinos. Nunca, eso sí, se habían alcanzado los niveles de amoralidad en la Presidencia como en la administración federal en curso y en los gobernadores imitadores.

Con peña han tenido lugar los abusos más descarados, como el caso de Jabnel Carmona Bueno, una joven madre de 32 años, quien fue abusada sexualmente desde que tenía diez años y fue llevada por su padrastro a Alemania en donde la violó por vez primera. El sujeto, un rico empresario y propietario de un rancho donde cría caballos además de haber erigido un cortijo donde celebra corridas de toros, Leonardo Domínguez Adame, convirtió a la chica en objeto de sus bajezas, la peor de ellas hacerla madre, teniendo dos hijas con ella cuando apenas tenía catorce y dieciséis años, bajo el fútil argumento de que solo la usaría como incubadora porque su esposa, la madre de la víctima, ya no tenía posibilidad de procrear.

El monstruoso, desgarrador argumento, permitió a Leonardo registrar a las niñas como hijas suyas y de su mujer, esto es como medias hermanas de Jabnel, en un caso antológico de barbarie sexual. Y así, atemorizada por no querer sola a su progenitora, la niña toleró abusos incalificables, un día sí y otro también, durante casi dos décadas. Sumisa, callada, recibía regalitos supuestamente compensatorios como un “mapache” en condición de mascota y compañía. Hasta que tuvo el valor de salir, o pretenderlo, salir de su infierno.

Dos veces lo intentó. En 2013, cuando acabó en un siquiátrico costeado por Leonardo; y en este 2017, cansada ya de bajezas y ante el horror de que el sujeto, siempre armado y con una cáfila de maleantes alrededor, decidió llevar a vivir en sendas cabañas de su rancho a Jabnel, su madre y a otra chica, para saciar sus deplorables apetencias. Y fue la otra chica, con quien también tuvo hijos, la que intentó huir encontrándose en un laberinto interminable de pistolas y tiros. Entonces, Jabnel sacó su valor y se interpuso, subió a sus hijas y a su madre a la camioneta donde huía su compañera de desgracias y abandonó el rancho de marras.

Me llamó y le impulsé a denunciar los hechos, desde hace casi tres meses. Intenté que el fiscal, un pobre diablo llamado Javier Pérez Durón, y su auxiliar, Eduardo Mancera, se interesaran en el caso y prometieran celeridad. Nada hicieron, claro, porque el fulano este, Leonardo Domínguez, acudió a instancias superiores con las talegas de la corrupción y se pastorea delante de la casa en donde se apiñaron sus víctimas, con insolencia inaudita y sin que actúen las “autoridades”.

Tal es el dibujo, una negra pincelada, de la entidad que gobernaba Graco Ramírez cuando denunciamos los abusos. ¿Ahora entienden por qué fueron capaces de robarse hasta la ayuda a los damnificados de los terremotos de septiembre pasado? No ha sido, ni mucho menos, lo peor de estos infames.

¡Cárcel para ellos!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
26 Octubre 2018 04:00:00
» Las risas de Peña
No son frutos del nerviosismo ni de una patología ante las masas al sentirse centro de las miradas; las risas de Peña denotan la ansiedad por los últimos días de poder, acaso la nostalgia que vive en soledad en Los Pinos o con el artificio de las compañías de catálogo –los de las televisoras son muy extensos-, o posiblemente el disimulo ante los catastróficos resultados de su administración.

Hace unos días, con motivo del 75 aniversario de la Secretaría de Salud –parece ser que todas las dependencias tendrán cumpleaños festivos en ausencia de acciones-, el señor Peña estuvo bastante jocoso y risueño; se carcajeaba de todo cuanto le decía el inútil titular del ramo, José Narro Robles, exrector de la UNAM para vergüenza de los universitarios, y aquel festín risueño dio lugar a la superficial sentencia: “En materia sanitaria tuvimos un sexenio de cien”. Acaso se refería a una graduación por miles porque, de otra manera, si cien es el total sólo sería confluencia de un cinismo enorme, una de las guindas del fin de la administración más deplorable en materia de justicia social, de economía, de política, de todo. ¿Alguien se anima a realizar la escultura de Peña para los jardines de Los Pinos? ¡Qué oprobio!

En nuestro país, por si lo ignora el aún titular del Ejecutivo, una de las mayores desigualdades se da, precisamente, en el sector salud. No sólo me refiero al desabasto extremo de medicinas sino a la escasa atención a los derechohabientes del Seguro Social, el ISSSTE o el Seguro Popular que se quedó en pañales mientras se abandonaba a decenas de hospitales sin que siquiera se procediera contra los mandatarios que dejaron morir decenas de niños, por ejemplo en Comitán, Chiapas, cuna de la alevosa Elba Esther Gordillo, en donde Pablo Salazar, ahora escudero de Andrés, no rescató a varias decenas de criaturas abandonadas, enfermas, en un sanatorio inconcluso. O en Veracruz en donde se dispuso agua como tratamiento contra el cáncer hasta que los infantes, decenas de ellos, murieron.

¿No habrá justicia para las víctimas? ¿Ni procesos para los responsables? Habrá quienes piensen que tales no deben figurar en el “100” de efectividad dictado por peña y sus adalides ignorantes y negligentes, ni alterarlo para seguir mintiendo hasta que el nuevo régimen, a partir de diciembre, lo tolere. ¿O los vamos a perdonar también, Andrés, aunque no olvidemos? Esto no sería razonable ni democrático.

Ya son demasiados los señalamientos contra Peña y su gobierno; el del sector salud, me consta, es apabullante por las historias de terror que me han llegado desde ellos. Sin medicinas, ni camas, ni médicos dispuestos a llegar a lugares “lejanos” –de sus domicilios se entiende-, ni incentivos ni la mínima atención. Agua para el cáncer, podría resumir la sentencia. Y el presidente saliente se carcajea y habla de un 100 por ciento de efectividad. ¿Dónde ha estado el miserable todos estos años? No es posible perdonarlo.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
25 Octubre 2018 04:00:00
» Basta de demagogia
La consulta sobre el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, misma que comandará Claudia Sheinbaum Pardo –por curiosidad, ¿alguien sabe quién es el padre biológico de su hijo?; algún día les cuento la historia con ribetes políticos, se ha convertido en una suerte de malos augurios sin definir aún el resultado; de cualquier manera, perdemos, además del malestar evidente de la Fuerza Aérea, bastante relegada por cierto, por estar en cauce de combinar sus maniobras militares con los vuelos comerciales incluso internacionales. (Por cierto la reducción de vuelos y aeronaves de Aeroméxico pinta un mal escenario para el futuro inmediato en este sector).

Por otra parte, la caravana de emigrantes centroamericanos puso al presidente electo en el trance de evitar un enfrentamiento con el “pato” Donald Trump, del norte, encendiendo un fervoroso canto de solidaridad al anunciar la creación de miles de visas de trabajo –serán millones en poco tiempo-, para los centroamericanos inmigrantes y así evitarles el trance terrible de cruzar las líneas con os Estados Unidos. Para Andrés, según parece, es mejor que se queden en nuestro país mientras medio millón de compatriotas, cada año, no tienen otro remedio que hacinarse en tráileres para ser llevados a través del desierto y dejados a mitad de este como carnada para los buitres de la Border Patrol o, de plano, para los carroñeros de verdad.

Esto es: no puede hacerse lecturas simples cuando globalmente confrontamos un volumen de injusticias y desigualdades locales tan inmenso. Porque, precisamente, una manera de combatir las persecuciones de los llamados indocumentados, decenas de los cuales mueren en la terrible aventura de la preservación porque en su patria ya lo perdieron todo hasta la posibilidad de vivir, es dotándoles de trabajos dignos, aunque no tengas visas por ser nacionales, para poder solventar sus dramas financieros. Un banco popular no sería una mala idea considerando que los humildes son los más responsables pagadores.

El altruismo oficial debe comenzar en casa aun cuando se tenga una mentalidad humanista que pudiera abrazar a los hermanos del sur; pero es absurdo abrir la puerta del sur cuando no podemos hacer lo mismo con la del norte, en donde para colmo se consolida el muro de la ignominia que infama la falsa “amistad” de nuestro país con el poderoso e impresentable vecino. Yo no sé si a los hermanos centroamericanos, a cambio de sus vías de trabajo sugeridas por Andrés se les entregará, al mismo tiempo, sus influyentes credenciales del INE con la vista puesta en el futuro de la “cuarta transformación”. Cuidado con este pensamiento hondamente demagógico.

Por cierto, ya que hablamos de bancos, la especulación está en su apogeo con la siembra de incertidumbre y de falsas esperanzas. ¡Cómo se benefician los financieros de España y los Estados Unidos, expertos en lavar dinero del narcotráfico, cada vez que hay crisis en México! Es hora, señor presidente electo, de ponerles un alto antes de que nos devoren hasta las entrañas.



E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Búsquenos en FACEBOOK con VIDEOS y MENSAJES cada día
24 Octubre 2018 04:00:00
Gobierno paralizado
Un gobierno sin pilares se derrumba, salvo en México en donde, como lo atestiguamos hace treinta y tres años tras los terremotos que colapsaron varias sedes oficiales, las acciones corren por inercia y nada sucede cuando llegan los movimientos telúricos de la política. No hace mucho lo observamos con la salida hace un año, pero semanas atrás concertada, de Raúl Cervantes Andrade de la Procuraduría General, el tercero de lo que va del sexenio peñista, cuando tiró su renuncia, en una comparecencia en el Senado con tintes de rabieta –“no quiero prensa, es una reunión privada”, argumento inadmisible cuando se daba en el recinto de la Cámara Alta y el personaje era funcionario público-, por considerar que su figura -¡qué importancia se dio!-, detenías las iniciativas de los operadores de Los Pinos.

Se fue Cervantes Andrade –el segundo apellido es necesario, no sea que Aurelio Nuño lo confunda con “el manco de Lepanto”-, sin sutilezas ni sorpresas acaso como él pretendía, en los prolegómenos de los inefables “destapes” de candidatos y con la Procuraduría General convertida en un espejismo irrelevante, por donde pasan los criminales que el sistema lincha y son más fuertes las ausencias de quienes ejecutan y siembran el terror por todo el país.

Los otros procuradores “peñistas” fueron Jesús Murillo Karam, integrante del grupo hidalguense cuya salida –por enfermedad, dijeron-, redujo la operatividad de su coterráneo, Miguel Ángel Osorio Chong y acaso lo hundió en las redes de complicidades tejidas por el primero; luego siguió la abogada “televisa”, Arely Gómez González-Blanco a quien recibieron con la peliculesca fuga de Joaquín “El Chapo” Guzmán por aquel túnel en donde hasta sus pantuflas dejó. Si le sirve a este de consuelo yo podría devolvérselas, previa gestión con un amigo mío. ¿Cómo es que no se han inventado una serie como la de la “Fiscal de Hierro”, en donde se pinta, de cuerpo entero y con bastante acierto, al nauseabundo proceder judicial en México? Sería un éxito si se da cuenta de los encuentros del célebre “capo” con algunos miembros del gabinete peñista y de otros infiltrados en la oposición como, digamos, Emilio Gamboa y Manuel Bartlett. Si quieren más nombres no cabrían en este espacio.

Y luego, Cervantes. ¿Alguna de las graves afrentas contra los mexicanos fue atendida? Ni siquiera los palpables casos de corrupción –Higa, Odebrecht y Norman Foster con su aeropuerto empantanado-, ni las masacres humanas cometidas en Tanhuato, Tlatlaya, Allende –en tiempos de calderón-, Apatzingán ni las cientos de desapariciones forzadas, entre ellas las de los normalistas de Ayotzinapa que pusieron a esta población de Iguala, Guerrero, en el mapa de los horrores y la barbarie. ¡Y ya hasta hubo alternancia en esta entidad... a favor de un priísmo igualmente matón y repulsivo! Nunca sale ganando la sociedad.

México, traicionado y ofendido, reclama justicia y se encuentra con sitios vacíos... dicen que hasta el primero de diciembre con la cola de Rosario Robles por prenda.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
23 Octubre 2018 04:00:00
» Gobierno muerto
La administración de peña está muerta; sin embargo, al espíritu chocarrero, el mismo que nos engañó y depauperó bajo el supuesto de “Mover a México”, revolotea por Los Pinos escarneciendo a los mexicanos, privatizando el agua, dejando a buena parte de la Ciudad de México y del Estado circundante sin abasto del líquido indispensable. A todos les tocó por igual, a pobres y ricos, en una espiral de rencores encontrados entre un gobierno rapaz y un pueblo que decidió, el primero de julio, sacudirse a las ratas que carcomían nuestras entrañas; aunque, debemos apuntarlo, aún esperamos JUSTICIA y no perdón ni olvido ni amnistías.

El legado de peña no puede ser más atroz. Si se calculaba en 130 mil los muertos durante la magra gestión del miserable Calderón, en el lapso actual, próximo a concluir, la cifra se elevó a trescientos veinte mil, cuando menos, además de más de 30 mil desaparecidos de acuerdo a los recuentos oficiales mentirosos como los de las víctimas de la masacre de Tlatelolco en 1968: Hablaron de 28 fallecidos, nada más, cuando había cientos de familias en busca de sus hijos, hermanos, esposos y de jovencitas valientes, excepcionales, que hubieran podido sacar al país de la bancarrota de valores en vez de la ladrona Rosario Robles Berlanga, la primera de la lista cuando se decidan a iniciar el combate a la corrupción; ¿cuándo? ¿el primero de diciembre?

Ya hemos dicho que, en trece años, de 2001 al 2014, ciento cincuenta mil personas perecieron en Afganistán como fruto de la invasión estadounidense que luego proseguiría a Irak y a Siria en donde, en este momento, el duelo entre dos fanatismos –el del Islam y el de Trump-, van en concordancia con los peores momentos de la historia, desde los horrores del Holocausto y, en general, de la Segunda Guerra Mundial. En nuestra tierra, la de Mesoamérica, igualmente se vivió el genocidio brutal que algunos petulantes insolentes llaman “conquista”. Y así por el estilo.

Bien sabe el presidente electo, a poco más de un mes de su asunción al timón del ejecutivo federal, que nada podrá avanzar, si de verdad busca acabar con la amoralidad pública, si no remueve en el pasado los orígenes de todos los males del presente que contaminan, ya desde ahora, el futuro. ¿Por qué insiste en colocar a su gabinete a remedos del viejo régimen? ¿Por qué su apoyo soterrado a dirigentes tan despreciables como Elba Esther o “Napito”, aunque este se haya convertido en una suerte de “adalid” de los trabajadores para justificar la toma del fuero constitucional? Solo le falta incorporar a Carlos Romero Deschamps –otro fuerte candidato para ir a prisión-, y el anciano Víctor Flores Morales, líder unos ferrocarrileros sin trenes y repulsivo maltratador de periodistas. No olvido, pelafustán de las rieles.

López Obrador no heredará un país en bancarrota, sino un cadáver al que intentaremos resucitar con la energía de todos, no la de un solo hombre. Nadie está por encima de la soberanía popular y esta delinea correctivos ahora, antes de que sea demasiado tarde. En sus manos está, presidente electo, con el aval del 46 por ciento de los mexicanos, ya no de la mayoría absoluta porque en esta no se consideró, en julio pasado, al 30 por ciento de quienes no acudieron a votar y a cuantos lo hicieron anulando sus boletas y despreciando a todas las opciones.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
22 Octubre 2018 04:00:00
» Los días por llegar
Para muchos todavía será una larga espera bajo el peso de la incertidumbre; otros, en cambio, hacen hasta novenarios rendidos ante la esperanza que alumbra a partir del ya muy próximo primero de diciembre. Por un rincón, se invoca al diablo para ver si el camino se tuerce hacia el inframundo; más allá, el pueblo sonríe, porque ahora sí, le llegó la hora final a los infames y habrá de iniciarse una nueva era en donde la corrupción sea extirpada porque así lo dijo el presidente electo. Nunca, eso sí, había sido tanta la expectación.

Un mes y nueve días más. Menos de cuarenta como los que destinó Jesús, de acuerdo con la Biblia, a su retiro en el desierto donde repelió las tentaciones de Satanás encarnado en México por la clase política siniestra, capaz de convertir a un santo en un mero recaudador de botines arrancados a la comunidad nacional, despojada hasta de su soberanía, en plena rapiña contra el país y su futuro. La privatización del agua es el fin, al parecer, de la opereta peñista, asfixiante e indecorosa. Y, sin embargo, pese a tantas matanzas y tantos peculados por él solapados y hasta alentados, lo soportamos ya casi seis años.

Dentro de un sexenio exacto, Andrés Manuel habrá cesado en sus funciones –el 30 de septiembre de 2024-, si la fuerza y la salud endeble le acompañan, y entonces no habrá viraje alguno que le permita retomar la ruta de la historia. Por ello, claro, nadie espera que, de verdad, deje pasar la oportunidad de cortar de raíz los cimientos podridos del pasado para construir el andamiaje de la nueva República, como él dice, o el de la cuarta transformación de una patria que es más vulnerable, depauperada y ausente de moral en la cúpula del poder, el del peñismo como remate de la derecha, como nunca lo había estado. Redimir lo bueno, en tales términos, es desafío para titanes.

Durante cuatro meses, Andrés no ha soltado la cola al tigre ni se ha permitido respiro. Si la suelta, la bestia engendrada en la inmundicia de la corrupción le encajará sus garras; y si para tomar aire en el último tramo de la carrera agotadora dejará a sus seguidores “con el Jesús en la boca”, esto es entre la desesperanza y el rencor profundo. De allí el imperativo de que el próximo jefe de Estado, quien lo será durante cinco años y diez meses, cuide al máximo su salud y su seguridad. Los malvados ya saben que va sin escoltas; los perros del mal están tan listos como los miembros de una ayudantía silente y de cuestionable capacidad de maniobra.

Treinta y nueve días para asegurar y asegurarse contra las tentaciones de Lucifer –Alfonso Romo, Manuel Bartlett, Esteban Moctezuma, Alfonso Durazo, “Napito” y un largo etcétera-, para que entre a sus respectivos aros. Romo ya lo paseó por sus heredades de Chiapas desde donde arrancará el Tren Maya –un proyecto loable y necesario-, que no debe caer en las garras del tigre de la ambición ni dormitar en las cuevas de los cómplices.
México es muy grande; pro NO soportaría una decepción más y mucho menos del tamaño de la gracia concedida a Andrés.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
19 Octubre 2018 04:00:00
» ¡Calma, fanáticos!
Al presidente es menester cuestionarlo con el rigor al que obligan sus constantes desaciertos. Recordemos que son dos las grandes defensas de la sociedad mexicana contra el autoritarismo y los propósitos de ganar la eternidad por parte de quienes portan la banda tricolor y se creen semidioses dignos de la veneración popular –aunque viajen en líneas comerciales y espere a que le acerquen la nave a los túneles en vez de bajar de un avión con un paraguas-, libres del escrutinio público. Lo más grave es que la fanaticada los sigue y aprueba cada paso aunque no sepan cuál es la dirección del mismo.

Tales incondicionales, puestos de rodillas como sin adoraran a un santo o al dios encarnado, aseveran que nadie debe interrumpir sus esperanzas y cuantos lo hacen es menester enviarlos al infierno donde ya retozan varios expresidentes malditos en medio de las torturas eternas; a cambio de ello, no faltan mujeres, y no pocos hombres también, cuya defensa de su “cabecita blanca”, como llaman a Andrés, cae en lo grotesco al aludir lo indefendible e intentar convertirlo en una nota falsa solo porque ellos lo dicen y bajo el alegato superficial de que solo se busca desacreditar al ícono intocable. Y con tal apoyo, no de todos los mexicanos –treinta millones votaron por él, veinticuatro no, y treinta millones más registrados en el padrón no acudieron a las urnas-, pero sí de las mayorías camarales y de la “cargada” de gobernadores y ansiosos de huesos, el mandatario futuro, el que deberá obedecer, va convirtiéndose en mandante, quien ordena y decide todo.

Cuidado. El presidente de la República no pude darse el lujo de ofender, fustigar o perseguir a un sector de mexicanos, salvo si son parte de la delincuencia feroz y deben ser reducidos a prisión, como tantos políticos que han hecho más mal que los peores sicarios –Salinas, Calderón, Fox, Peña, Gamboa, Beltrones, etcétera-; los demás, aunque sean reaccionarios, persignados o simplemente contrarios al gobierno, por convicción o conveniencia –hay de todo-, tienen el derecho, en democracia, de ser respetado. Por ello, es menester devolverle, quienes se sintieron aludidos –no es mi caso-, con el despectivo calificativo de “fifi”.

Ya en campaña, Andrés, a mes y medio de la jornada electoral, destazó a su seguidor más cercano –si pudo considerarse así a treinta puntos abajo-, con un solo apodo: “Ricky Riquín Canallín”. El sobrenombre fue tan brutal que significó un golpe bajo cinturón, sin intervención del árbitro de la contienda, que le sacó el aire y no posibilitó su recuperación pese a sus extensos discursos y su desesperada reacción por enfrentar al desbocado jamelgo ganador. Ninguna sanción, por cierto, se impuso al aspirante agresor a pesar de que el apodito era, como lo es, injurioso y venal.

Esta no puede ser la manera de gobernar. Se votó por un mandatario –quien obedece a la soberanía popular-, y no por un mandante, quien ordena, que impone sus reglas en contra de la condición más elevada de la democracia: La discusión, el debate, el derecho a cuestionar. Sin esta nos acercaremos al totalitarismo y no al gobierno popular por el que pugna quien no quiere custodios militares alrededor sin percatarse de los riesgos por correr cuando los desechados miembros del Estado Mayor Presidencial, conocedores de los recovecos presidenciales, pretendan desquitarse, como lo han hecho tantos militares convertidos en sicarios.
Cuidado, Andrés, que la historia apenas comienza.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
18 Octubre 2018 04:00:00
» Tapaderas oficiales
¿Cuándo va a responder peña Nieto, en esta su fase de finiquito, por las desviaciones inmensas del erario, la estafa maestra entre ellas, los contratos lesivos a favor de sus cómplices, como Juan Armando Hinojosa del Grupo Higa, y las evidencias sobre las malas construcciones de las obras públicas con el aval del siniestro Gerardo Ruiz Esparza –el “Gerardo” de este sexenio, recordando al del anterior, García Luna-, quien ya fue exonerado por su colega de gabinete y exprocuradora general, Arely Gómez González Blanco, hermana del vicepresidente de noticias de Televisa, Leopoldo, conductor además del programa “Tercer Grado” que concita las parciales opiniones de los hijos de Televisa.

En el colmo de la temeridad judicial y política, la señora Gómez, de rumboso y fracasado paso por la PGR desde donde observó la peliculesca fuga de “El Chapo” Guzmán Loera por un túnel construido en las narices de sus custodios desde un penal supuestamente de alta seguridad hasta una choza distante a kilómetro y medio del perímetro carcelario, optó por considerar como “caso cerrado” la negligencia criminal del secretario de Comunicaciones y Transportes, Ruiz Esparza, en cuanto al ya famoso socavón del paso exprés por Cuernavaca, “deslumbrante” estructura que solo sirvió para agigantar la petulancia de los funcionarios pese a la evidente construcción defectuosa –para ahorrar y ampliar los dineros a repartir por los corruptos inmersos-, que provocó la muerte de un padre y su hijo en plena oscuridad. Dos crímenes por donde quiera verse.

Por supuesto, no puede soslayarse el peso de la tapadera mayor, Rosario Robles Berlanga, cuyo paso por la Sedesol, primero, y la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), se caracterizaron por utilizar el método “Rosario” –bautizado en su honor-, para desviar fondos públicos hacia empresas fantasmas pasando por universidades “patitos”. Bastaría este episodio para formalizar debido proceso contra ella y sus socios, los respectivos secretarios de Hacienda: Luis Videgaray Caso, José Antonio Meade Kuribreña y José Antonio González, el concuño de oro –de Carlos Salinas-, y el patrón de los mismos, el de la banda tricolor que entregará hecha pedazos el ya muy próximo primero de diciembre.

¿Y qué decir de los malandrines empresarios de minas o cuidadores de estas, como prestanombres, que se atreven a negar el paso, armas en ristre, a los representantes del presidente electo y ya señalados para ocupar la Secretaría de Comunicaciones, la SEDATU y la del Medio Ambiente. Los tres funcionarios en cierne llegaron a la mina Tezoyo, en Tezoyuca, y fueron interceptados con violencia por los empleados de Martínez y Villegas SA de CV, cruzándose amenazas. Es obvio que, en un Estado de Derecho, la minera deberá responder al próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, así como al de Energía, dado que del sitio, de manera ilegal y sin límites, se extrae la tierra para la construcción del discutible nuevo aeropuerto de la CDMX.

Solitos, los mineros y los falsarios se han metido en el cuello de botella que lleva a la prisión. ¡Basta ya de concesiones inmorales! El subsuelo, de acuerdo a la Constitución, pertenece a los mexicanos y no a unos insolentes que rumian por las células de la ambición.

Este es uno de los primeros desafíos del presidente electo. ¿Perdonarlos o aplicarles la justicia en su nivel más alto? No olvidaremos.
E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
17 Octubre 2018 04:00:00
Robar, la institución
La secretaría de la corrupción debe considerarse el súper ministerio del presente y el futuro aunque no tenga tal condición legal ni, en apariencia, forme parte del organigrama institucional. Pero pesa más que ninguno y, desde luego, tiene titular y cabeza con más influencias que cualquiera otro (a) miembro del gabinete peñista tan empeñado en que nadie le sustraiga el privilegio de haber encabezado, hasta ahora, la peor administración federal de la historia a un siglo de la malhadada usurpación de Victoriano Huerta Márquez, el chacal.

Fíjense, desde el régimen de carlos salinas hasta el actual hemos observado a quiénes, de verdad, son quienes se encargan de regir, modular y distribuir la corrupción con una eficacia muy superior a cualquier parodia de trasparencia. Durante los años del salinismo empobrecedor –los superávits fueron producto de las ventas de paraestatales y de los precios del crudo al alza, hasta 200 millones de dólares por barril, cuyos remanentes fueron dilapidados sin medida-, sin duda, fue Raúl, el hermano incómodo, el gran patriarca del sexenio, dominador de cuentas y transferencias, así como de las alianzas turbias como la que realizó con el mafioso Ricardo Salinas Pliego quien “ganó” la subasta por Canal 13 con todas las irregularidades necesarias, entre ellas la admisión del fraterno presidencial como socio. No lo olvidemos.

Con zedillo, el hombre de las negociaciones y consejero principal en materia de inversiones favorables al clan fue, sin duda, Herminio Blanco Mendoza, quien permaneció en la secretaria de Comercio y Fomento Industria buscando nuevos tratados internacionales, que no se lograron a cambio de entrecruzar intereses personales. Y así dio cauce a la alternancia en la que maniobró, sin moral alguna y desatada para suceder a su marido en un plan reeleccionista disfrazado, fue la señora de las muchas faldas, Martita Sahagún, quien mantiene al jamelgo Fox en su rancho para ser visitado hace un año, en helicóptero oficial, por el entonces secretario de Hacienda y presidenciable, José Antonio Meade Kuribreña. Hilos conductores.

Y, desde luego, nadie puede negar a la rufiana Alejandra Sota Mirafuente, el papel de represora, distribuidora de millonarias prebendas y alcantarilla de las cloacas de calderón, en rivalidad permanente con la Margarita de las estrellitas que quiere bajar para contarlas en sus manos como las conchitas de María bonita. Fue Sota la que comenzó la rufianesca tarea de perseguir y acorralar a los periodistas, inventando historias y fabricando montajes, en medio del escándalo.

Desde luego, la corrupción creció con peña hasta niveles inimaginables, guiados por sus tíos, sobre todo el intocable Arturo Montiel pero también Alfredo del Mazo González, para satisfacer las estrategias de Carlos Salinas quien parece tener todas las barajas en la mano para hundirnos en 2018 con o sin terremotos de por medio. Ahora no se señala a nadie en especial porque el conjunto mismo es la corrupción. Nadie se salva porque todos son cómplices y en estas circunstancias apostaban, incrédulo, a la pulverización de las oposiciones para que el PRI de los miserables continuara en el poder con porcentajes mínimos de electores; por eso triunfó la apuesta de Andrés, el señor de los anillos que convierte a los mafiosos de ayer en blancas palomitas buscadoras del frijol... con gorgojo.

¡No lo permita, señor presidente electo!

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
16 Octubre 2018 04:00:00
» ¿Qué nos queda?
México es increíble. Nos han saqueado desde la época de la bárbara invasión española y sus tres siglos de degradación, y no han podido agotar las minas de oro y plata pese a que, en muchas catedrales europeas, brillan los metales preciosos provenientes de estas tierras y que ahora se distribuyen, todavía, canadienses, estadounidenses y chinos en proporción del 93 por cierto con la anuencia de los grandes millonarios mexicanos que se quedan con el 7 por ciento y sirven de prestanombres a las empresas multinacionales: Slim-Larrea-Baillères, el triángulo del poder económico.

Por si fuera poco, nuestra azúcar, por obra y gracias de los arreglos llamados USMCAN, en español debiera ser EUMCAN –suena mejor y menos enredado-, nuestra azúcar será vendida a nuestro “altruista” vecino del norte en 42 centavos de dólar el kilo, la mitad de lo que nos cuesta a los mexicanos –entre dieciséis y diecisiete pesos lo que equivale a unos 84 centavos de dólar al tipo de cambio actual-, como resultado de una avasallante negociación llena de turbulencias y de la que resultó el héroe el “pato” Donald Trump, ahora una especie de aliado del presidente electo de México a quien llena de elogios que ruborizan.

Con las plataformas de petróleo subastadas a políticos de tan buena ley como Carlos Salinas y Emilio Gamboa, entre otros cómplices del peñismo, y una ausencia real de definiciones sobre lo que hará al respecto el presidente electo, no quedan grandes fuentes de ingresos para la futura administración. Este es el signo mayor de la depauperación del país para beneficiar a los cómplices más sobresalientes del sistema. Y, para colmo, será el capital privado, como anunció ya Andrés, el que financie al nuevo aeropuerto a falta –dijo López Obrador- de fondos públicos para ello.

Interpretando lo anterior queda claro que el gobierno heredado al tabasqueño enfermo –cardiopatías amén de quema de tres nervios del cuello que ponen en peligro su movilidad física-, es menos rico en recursos pecuniarios que las grandes fortunas de los cien mayores multimillonarios de México por lo que cabría preguntar si valdría la pena entregar la Secretaría de Hacienda al capital privado para que, con sus ilimitadas fortunas, pudieran apostar al desarrollo a costa de la depauperación colectiva legada por el atroz neoliberalismo. Quienes tienen el dinero ya no son los mexicanos en su conjunto con todo y la esperanza en el futuro.

Pese a todo, Andrés mantiene el lenguaje propio de un candidato a pesar de sus múltiples incongruencias. Solo se salvan dos promesas: No subirse al avión presidencial –que ya falló dos veces en el último mes-, y abolir la reforma educativa y sustituirla por otra dirigida a elevar la educación de calidad de quienes serán y construirán el futuro del país. En todo lo demás ha existido un estira y afloja dentro de la conciencia del icono a quien no se puede cuestionar sin la reacción beligerante de parte de sus incondicionales.

Nada de arrepentimientos, ni de perdones ni olvidos.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
15 Octubre 2018 04:00:00
Tuertos al rescate
Algunos confundidos y otros panegiristas de la administración peñista –todavía los hay porque es mucho el botín a repartir-, insisten en que perseguir, reprimir, disparar contra varias decenas de jóvenes por haber secuestrado un par de autobuses y amagar con llevarse una “pipa” en apariencia llena de combustible, en la zona del genocidio de Iguala, está justificado y es proporcional: Esto es, un autobús tomado en rebeldía vale más que la demanda de justicia y las vidas de los muchachos cansados del mal gobierno. Una paradoja, sin duda.

Por supuesto, el plan de seguridad ordenado para varias entidades del país fue una reiteración del concepto fascista para reprimir y matar ya instalado desde el deplorable sexenio de Calderón cuya esposa, Margarita Zavala, quiso ocupar la silla presidencial sin poder deslindarse de las concesiones a favor de la guardería ABC de Hermosillo. Lo subrayo porque, a estas alturas, lo que no se vale es suponerse ignorante para solo apreciar el rostro amable sin adentrarse en las culpas graves del pasado. Si bajo este criterio funcionara la justicia, ¿cuál sería la balanza para determinar quiénes deben estar encerrados si los autores intelectuales de asesinatos, desde magnicidios hasta genocidios, están jugando a ser legisladores para negociar con la Administración federal?

La confusión sembrada por el gobierno en torno a los estudiantes perseguidos y baleados, hace cuatro años ya, para señalarlos como meros delincuentes, fue una estrategia bastante simple para JUSTIFICAR la matanza de aquel jueves 26 de septiembre de 2014 y tratar de desviar la atención mundial confundiendo las cosas: También los “43” –debiera hablarse mejor de los “42” porque uno de los desaparecidos era un soldado en activo y su presencia en la zona de la represión no tiene justificación alguna, ni la ha dado el mando supremo-, secuestraron camiones antes de ser brutalmente silenciados. Y hace dos años dos normalistas más de Ayotzinapa fueron acribillados en la carretera de Chilpancingo a Tuxtla, para reiterar y hacer crecer el genocidio con el cínico pretexto de dejar ver quiénes mandan.

Tal es el meollo del asunto en la cúspide de la manipulación colectiva. Aprovechar situaciones similares dándoles una interpretación sesgada y animando a muchos para que modifiquen sus criterios, dejándose llevar por las publicaciones inducidas por la oficialidad, respecto a uno de los mayores actos de represión desde la matanza de Tlatelolco en 1968. Pero de ello ni se acuerdan cuantos obedecen órdenes “superiores” y soslayan los precedentes.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
14 Octubre 2018 04:00:00
» Fracasos callados
Confieso a los amables lectores que cada vez me resulta más difícil traducir el empalagoso idioma gubernamental. A cambio de ello, las intenciones no pueden ocultarse. Reparé en ello varios días después de la caída del avión en el que viajaban Juan Camilo Mouriño y José Luis Santiago Vasconcelos, amén de otros funcionarios y la tripulación, y que empeñosamente los voceros de la oficialidad, y hasta los opinantes gratuitos ligados al establishment, consideran un accidente aun cuando no encontraran explicaciones convincentes para certificarlo. Ya pasaron casi diez años desde aquel trágico 4 de noviembre de 2008, el día en el cual Barack Obama proclamó su victoria en los Estados Unidos. Dijeron que quizá once meses después sabríamos algo. Lamentablemente, la amnesia colectiva consumió el interés por el suceso. Como siempre.

Este columnista ya ha pasado por ello. En febrero de 1986 escribí que temía más al silencio de mis colegas y al consiguiente vacío en los medios informativos que a cualquiera otra reacción por parte de quienes ejercían entonces el gobierno. Lo expresé, obviamente dolido, al percibir que casi me había quedado solo en mi insistencia por descorrer los “puntos oscuros” sobre el supuesto “accidente”, todo un montaje siniestro, en el que perdió la vida Carlos Loret de Mola Mediz precisamente cuando, con su prestigio político como único escudo, intentaba convencer a algunos personajes claves sobre el imperativo de solicitar al entonces presidente, Miguel de la Madrid, su dimisión, más bien su “licencia por causas graves” de acuerdo a como señala la Carta Magna. Poco después mi voz fue la única que siguió escuchándose. Hasta ahora, treinta años después.
Los eruditos afirman que averiguar los crímenes desde el poder lleva mucho tiempo. Fíjense: Kennedy fue asesinado en noviembre de 1963, tres décadas más adelante, en 1993, una célebre película, “JFK”, dirigida por Oliver Stone espléndidamente, exaltó la cruzada del fiscal Jim Garrison, de Nueva Orleáns, con tremendas, determinantes conclusiones que tres lustros más adelante desde entonces y cincuenta y tres años después del magnicidio no han sido siquiera tomadas en cuenta. Y son tan serias y contundentes que ni siquiera dan lugar a réplica: fueron siete los disparos, desde distintos ángulos, y no tres provenientes del mismo sitio como se asentó en los informes oficiales para descartar, burdamente, la teoría de una conjura.

¿Y qué decir del asesinato de Luis Donaldo Colosio? En 2002, en Mexicali, a donde acudí a dialogar con un nutrido grupo de empresarios, se me acercó uno de los cuñados del candidato sacrificado para decirme:
--“Sólo he venido a verle para decirle que la familia estima mucho que usted no haya cerrado el expediente y siga manteniendo la firmeza de sus acusaciones.”
Fue todo y para mí fue bastante. Pese a la alternancia y la supuesta disposición oficial para resolver “los crímenes del pasado”, ni siquiera se dio lugar a la indispensable revisión histórica que permitiera construir un hilo conductor sólido colocando a los personajes centrales en su verdadera dimensión, siquiera para que criminales y víctimas no reposaran en los mismos mausoleos. Pero ni siquiera es se hizo; más bien se centró el morbo en la torpe e inútil persecución a Luis Echeverría, a quien su ancianidad salvó a pesar de su ya debilitado estado físico -96 años-, como si la única afrenta –y no digo que no fuera trascendente-, se centrara en el amargo episodio de Tlatelolco, hace medio siglo, del cual quedan ya muy pocos supervivientes en las esferas del poder. ¿Y todo lo demás, digamos los homicidios de periodistas y líderes de opinión en la deplorable década de los ochenta? Tampoco se avanzó nada sobre los magnicidios de 1993 y 1994 cuyos autores intelectuales se mantienen semiocultos o huidos con la bendición del sistema.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
12 Octubre 2018 04:00:00
» Raza o hispanidad
Mal día para celebrar cualquier nexo con España, a la que tanto cariño le tenía hasta observar cuán equivocado estaba en mi percepción sobre el quijotismo y la fuerza de espíritu en los hispanos de hoy tan cerrados y obtusos, en medio de la batahola llamada Catalunya –en catalán así se escribe y es mi deseo nombrarla en su idioma natural-, y la absurda posición de una monarquía que no parece autocrática salvo cuando el gobierno parlamentario así lo exige.

España está rota desde su columna vertebral hasta las células neuronales; lo está desde los brutales años del franquismo cuando millones estaban aterrorizados ante la grotesca figura de un “caudillo” chaparrito, más cercano a lo chapulinesco que a los grandes personajes de la historia, quien mandó durante 36 años y prolongó la agonía de los republicanos quienes, todavía hoy, no ocultan su tremendo rencor y buscan cadáveres en las laderas y en los viejos límites territoriales de cada pueblo ensangrentado. Y el trauma no se superó ni con la muerte de Franco porque fue él quien legó, por capricho y sin ninguna resistencia, una nueva monarquía de Borbones, afrancesados y tremendamente ostentosos como sus egos encendidos por las cortes aduladoras... igual que en México bajo el rufianesco comportamiento de la élite del poder.

En estas condiciones nuestro “día de la Raza”, cuando las antorchas brillan y los tamborileos ensordecen en algunos sitios específicos; para algunos la efeméride debía desaparecer por la mantenida esclavitud, pocas veces disfrazada, de las etnias, salvo en aquellas donde se han convertido en folclor para el turismo, regalando, o casi, sus excelentes productos manuales. ¡Y todavía los amorales los regatean... lo que jamás harían en un almacén de lujo como “el palacio de los palacios” de Alberto Bailléres, en donde no hay descuento ni se solicita por estatus!

En Madrid, ya no en toda la península convulsionada con los aires de escisión en el país vasco, la autonomía que persigue también su soberanía, se da el nombre de “día de la hispanidad” a la conmemoración de hoy. De ser por recuerdo de la colonia y la mal llamada “conquista” que no fue sino una invasión contra las bases indígenas asentadas en el territorio que hoy es México, la esdrújula sin par, entonces las festividades tendrían que ser sangrientas sobre una inmensa piedra de los sacrificios. Quizá como la sorda violencia contra los catalanes, el primero de octubre de 2017, por parte de la Guardia Civil y la Policía Nacional de España que rompieron lo que quedaba de corazón ibérico a los catalanes. Luego vinieron otras afrentas.

No debiera haber celebración, por tanto, ni en México, donde el término raza parece ser una indigna diferencia entre los criollos, los mestizos y los indígenas; ni en España en donde no fueron capaces de evolucionar, tras la muerte cómoda del dictador en su cama, bien apapachado hasta por el brazo de Santa Teresa guardado al lado del lecho, y mantuvieron la figura absurda de la monarquía parlamentaria con una bifurcación insana que produjo los brotes de rebeldía que hoy huelen a una fragmentación inevitable de una nación sin himno, con pobres identidades y una fractura entre conservadores y liberales que el tiempo no podrá curar.

E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
11 Octubre 2018 04:00:00
» Versiones tardías
Coincidí con Roberto Madrazo Pintado, hijo del célebre tabasqueño que modernizó a Tabasco, Don Carlos Madrazo Becerra, en el Centro Universitario México. Allí pude medirlo por la forma en que, manipulado y traicionando, vendió al grupo que, junto con otros compañeros había formado yo, para exigir una representación de los alumnos dentro del consejo de la preparatoria. Era 1968, claro.

Madrazo, haciendo mancuerna con Mario Palma Rojo –su incondicional y esbirro entonces-, socavó a quienes luchábamos por tener voz en una escuela de hermanos maristas con mentalidad bastante cerrada –lo que no es óbice para recordar a algunos con enorme respeto y cariño, y se colocó al frente de otro grupúsculo, sometido a la dirección del plantel, para tirar y frenar a nuestra propuesta vigorosa que marchaba, por cierto, al ritmo de los tiempos. Ganó así las palmadas de los mentores y el repudio de los estudiantes en unos días de fragua, protesta y violencia por las calles de la ciudad de México y las capitales de casi todas las entidades del país. Así le conocí y, desde entonces, supe que nadie podía confiar en él.

No es extraño que Madrazo Pintada haya esperado doce años para fustigar a Díaz Ordaz –a quien sirvió su progenitor-, y a Echeverría, a quien se le señala por la matanza del 2 de octubre en Tlatelolco pero poco se habla de la del Jueves de Corpus de 1971 cuando los “halcones”, financiados por él, golpearon, reprimieron, ejecutaron y remataron a los heridos juveniles en los hospitales.

No quisieron dejar ni una célula digna y rebelde para que, bajo el liderazgo de la sangre nueva, erigiera un país distinto a que nos heredaron los graduados de Oxford y Harvard, niños bien con pretensiones de grandeza y un profundo desprecio por los mexicanos a quienes han visto, desde siempre, como sus sirvientes.

Ahora, Madrazo levanta su apagada voz para ahondar en sus cicatrices: siempre consideró a Díaz Ordaz, el responsable del terrible avionazo que causó la muerte de sus madres sobre el Cerro del Obispo en Monterrey. Pero, además, declara que, aunque no fue asunto suyo, en las actas de escrutinio que reunió en 2006, como candidato presidencial del PRI, siempre se mantuvo arriba Andrés Manuel López Obrador. Pero no dijo nada, prefirió el silencio y causar escándalos en algunos maratones en el exterior donde acortó caminos para ser eliminado. Siempre tramposo y bocón.

Lo mismo hizo Alfonso Durazo Montaño, designado para ocupar la Secretaría de Seguridad Pública en la nueva administración lópezobradorista –no propuesto porque Andrés jamás rectificó pese al clamor general en algunos casos-, quien tardó diez años en dar su acotada versión sobre el magnicidio de Lomas Taurinas, en donde cayeron Luis Donaldo Colosio y el proyecto que defendía para sanear lo podrido de los regímenes de Miguel de la Madrid y Carlos Salinas. Y ahora, después de ser secretario de Colosio y otro tanto con Vicente Fox en Los Pinos, se perfila para el gabinete de Andrés. ¡Chuza!.

Las hipótesis tardías suelen estar contaminadas por cobardía o por intereses del momento, muchas veces ajenos a los sucesos que describen. Por eso, señor presidente electo, es necesario, como prioridad, una revisión seria de la historia para acabar con mitos, leyendas y refugios de reaccionarios.


E-Mail: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)

" Comentar Imprimir
columnistas