×
hace 1 mes
[Arte]

Delinean rumbo de fideicomiso fílmico mexicano

Se busca privilegiar filmes con muy bajos presupuestos que promuevan la inclusión

Imprimir
Delinean rumbo de fideicomiso fílmico mexicano
Foto: Zócalo | Agencias
Escuchar Nota


Ciudad de México.- Privilegiar películas que no tengan violencia de género y aquellas que tengan micropresupuestos, son algunas de las propuestas de operación para el nuevo fideicomiso de apoyo al cine mexicano.

Esto durante una mesa virtual organizada por el Instituto Mexicano de Cinematografía, en la que participaron cineastas y productores nacionales.

El encuentro formó parte de una serie de charlas que buscan adecuar las reglas de operación y la convocatoria de un nuevo Fideicomiso que comenzará a operar en 2021 y que juntará el Fidecine y Foprocine, responsables de apoyar cintas de corte comercial y de autor, respectivamente.

Luna Marán, integrante de la Comunidad de Exhibición Cinematográfica (Cedecine) y directora del documental Tío Yim, pidió tomar en cuenta a los apoyos a aquellas historias donde no haya tipo alguno de discriminación.

“Que no haya la perpetuación de violencia de género, la discriminación; la invitación es que podamos construir una convocatoria que pueda dar prioridad al cine que tiene una búsqueda de expresión artística, de impacto visual y quiera construir industria.


“Es ir construyendo películas con pensamiento crítico, que contruyan una conversación en las audiencias más críticas”, apuntó Marán durante su participación.

Marcelo Tobar, director de Oso Polar, cinta hecha en su totalidad con un teléfono móvil, propuso que se considera a películas de micropresupuestos para el apoyo, que no necesariamente son de baja calidad.

Actualmente una cinta promedio nacional supera los 20 millones de pesos, pero el realizador recordó casos como Los Bañistas, Las Marimbas del Infierno y Somo Mari Pepa, ganadores en festivales internacionales, cuyo presupuesto fue infinitamente menor.



“Cuando llegan carpetas (de proyectos) de dos millones de pesos, o un millón o 500 mil pesos (de costo) se les considera inviable, poco rigurosos, poco profesionales, más locales y de facto son excluidas”, comenta Tobar.

“Eso ayudaría a compañeros fuera de la Ciudad de México, como alguna productora de La Paz (Baja California) que tiene un proyecto de 700 mil pesos y lo consolida con especie, pero quiero meterle al Foprocine y de entrada no llegan, ese cine es un poco huérfano”, indicó el también integrante del Frente Unido de la Comunidad Cinematográfica.


Entre los participantes se encontraron los directores Natalia Beristáin, Emilio Portes y Amir Galván; los productores Leonardo Zimbrón y Rodrigo Herranz, así como Rodrigo de Pedro, director de Videocine y Tábata Vilar Villa, directora de la Cámara Nacional de la Industria Cinematográfica.

La próxima semana seguirán las mesas de trabajo con varias temáticas como el apoyo al cine de las comunidades y pueblos indígenas, cine para las infancias, de animación y distribución.


Imprimir
te puede interesar
{/exp:ce_cache:it}