×
Aida Sifuentes
Aida Sifuentes
ver +
Es originaria de Sabinas, Coahuila. Egresó de la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Coahuila y actualmente estudia ingeniería civil en la misma universidad. Colaboró en el Centro Cultural Vito Alessio Robles como correctora de estilo, y se ha desempeñado como periodista cultural. Es ajedrecista profesional y lectora por vocación.

" Comentar Imprimir
01 Septiembre 2019 03:51:00
El jaguar convertido en dama
El impulso acumulador de libros es un germen que infecta a toda ávida lectora. Empiezas con un par de libros extras para leerlos después y se van acumulando en la lista de pendientes mientras no puedes parar de seguir comprando y comprando.

Los motivos sobran: leíste una reseña y quisiste tenerlo, es una novedad de alguna autora que te gusta, estaban en oferta y no pudiste resistirte. En fin.

Esta semana me encontré con Palmeras de la Brisa Rápida, de Juan Villoro. No sé desde hace cuánto estaba en mi casa entre los libros pendientes, que ya ni siquiera recordaba poseerlo. Así que la gratificación fue doble: por un lado disfrutar de unas crónicas de viaje impregnadas de sentido del humor, y por otro, la sorpresa de tener tal joya entre mis posesiones.

A través de las 207 páginas que componen el libro, (dividido en 7 capítulos, y cada uno de ellos en una estampa más corta), nos aventuramos junto a Villoro para conocer las diferentes aristas que componen la cultura e historia de la península de Yucatán.

El autor se apropia de todos los recursos para cubrir sus textos: habla desde la historia de la conquista, la bancarota de las compañías henequeras, los paisajes del camino, sus experiencias propias.

Una de estas estampas es dedicada al gran maestro Carlos Torre Repetto; celebridad meridiana por excelencia y uno de los genios más grandes que han existido en el país.

Llegó a codearse entre la élite mundial de ajedrez y venció con gran habilidad al entonces excampeón del mundo Emanuel Lasker. Luego perdió la cordura y pasó sus últimos días recluido en un hospital siquiátrico.

En toda la historia del ajedrez mexicano solo han existido cinco “grandes maestros” (equivalente a la cinta negra en karate); uno de ellos fue el campeón yucateco, así que era casi obligatorio hablar de este singular
personaje.

Cuando tomé Palmeras de Brisa Rápida, no sabía bien a bien de qué se trataba. La portada naranja con la silueta de un jaguar me pareció bonita, pero no contaba con la destreza artística de Editorial Almaadía (quien nunca deja de sorprenderme), pues al quitarle la camisa al ejemplar, encontramos que el rostro se convierte en el grabado de una dama de ajedrez y un penacho/palmera.

No desvestí el libro hasta cuando lo llevaba casi por la mitad, y me lamenté de no haberlo hecho antes porque no hubiera pospuesto tanto su lectura.

Es una pieza artística completa: desde el diseño de la portada, la edición y la narrativa de Villoro quien vuelve a demostrar que es un gran cronista. Bien vale cada peso. Pero ya ni recuerdo cuánto me costó.
18 Agosto 2019 03:00:00
La calma violenta
El ajedrez es uno de los deportes más violentos del mundo. No son pocos los ajedrecistas que han sufrido daños físicos y mentales debido al demandante esfuerzo que implica practicarlo de forma profesional: Bobby Fischer, Carlos Torre, Johannes Zukertort, entre otros.

Para el que no sea muy afecto al juego ciencia en su modalidad de competición, tal aseveración podría parecerle una locura; pero los jugadores y aficionados bien saben la capacidad destructiva que puede haber entre dos personas que están sentadas en silencio, durante horas, mientras se limitan a mover los trebejos, anotar las jugadas y pulsar el reloj.

La diferencia es que comúnmente asociamos la violencia con golpes, sangre, o vidrios y monumentos rotos, pero el violentómetro ofrece muy distintas formas en que podemos ser víctimas.

Dadas las protestas feministas de los últimos días, las autoridades y algunos medios de comunicación han encontrado formas muy ingeniosas de tachar de violentas a quienes exigen que sus derechos humanos sean respetados y que se garantice la justicia una vez que se han incumplido. Las opiniones al respecto pueden ser muy variadas y cada quien tiene la libertad de priorizar las pintas en una pared al cuerpo de una menor de edad violada en grupo, pero el sentido de este texto no es hacer la reflexión sobre qué pasaría si fuera tu mamá, tu hermana o tu hija.

Al igual que parece que no sucede nada entre dos ajedrecistas, lo mismo le sucede a las mujeres con el Estado que “en teoría” debería protegernos. No son sólo los violadores que andan por las calles, los proxenetas que manejan redes de trata, las páginas de porno con categorías dedicadas a violaciones públicas y multitudinarias… los causantes y promotores de la violencia en contra de las mujeres son las autoridades que hacen omisiones en sus investigaciones, las perspectivas misóginas al abordar los casos: la revictimización al momento de exponer a las afectadas a largas y repetidas jornadas de declaraciones para señalar “inconsistencias” a la hora de denunciar un delito, la corrupción que permite a violadores confesos ser eximidos de sus culpas, y más casos que no acabaríamos de
enlistar.

La carta de Claudia Sheibaum donde señala “no caerá en la provocación de utilizar la fuerza pública en una manifestación pues es lo que están buscando”, es de las respuestas más violentas que podríamos esperar. Nada se menciona respecto a resolver las demandas de las feministas que exigen justicia por los 7 feminicidios diarios, pero sí que no habrá impunidad para quienes se atrevieron a grafitear unas cuantas paredes.

Volvemos al inicio para demostrar que no se necesitan golpes para ser violentos. Una carta publicada en tuit puede ejercer mayores daños que un puñetazo. Pero, al igual que en el ajedrez, sólo quienes están expuestos a tal opresión son capaces de distinguir los muchos niveles de estragos que se pueden llegar a sufrir.

Una pena este gobierno que no sabe ni gobernarse a sí mismo.
04 Agosto 2019 03:21:00
La gran escuela soviética
La mayoría de las personas no tiene ningún reparo en asegurar que el mejor ajedrecista del mundo es un ruso. Hace años que esto ha cambiado pero la idea sobre la supremacía de la escuela soviética ha permanecido fija en el imaginario social.

No es sorpresa porque, en realidad, los rusos son muy buenos jugadores. Tienen todo un sistema estructurado para detectar jóvenes talentos y, actualmente, es el país con mayor número de GMs: 255. Más del doble que Estados Unidos, quien ocupa el segundo puesto con 101.

Fue el Zar Nicolás II de este país, quien durante el torneo de San Petesburgo en 1914, otorgó los primeros nombramientos de Gran Maestro a cinco celebridades ganadoras del encuentro: Lasker, Capablanca, Alekhine, Marshall y Tarrasch.

Fue así como el imperio soviético, 60 días antes que estallara la primera guerra mundial (del 21 de abril al 23 de mayo de 1914), ostentaba no sólo organizar uno de los mejores torneos del planeta, sino tener bajo su cobijo a los mejores ajedrecistas.

Pero estos desplantes de supremacía intelectual no se detuvieron allí. 10 años después, en 1924, se inició una campaña masiva para difundir el ajedrez en todos los rincones de Rusia. Comandada bajo las instrucciones de Nikolái Krilenko, enviaron a un numeroso grupo de profesionales dispuestos a evangelizar en nombre de Caissa.

Los resultados rindieron frutos. Según cifras de David Edmonds, John Eidinow (2003), Rusia pasó de tener mil jugadores registrados en 1923 a 150 mil en 1929. Para 1951 había 1 millón de ajedrecistas y en la década de los 70s ya eran 3 millones.

Luego tuvo sus grandes momentos de gloria y tensión en pos del trono mundial. Como el match del siglo disputado entre el ruso Spassky y el americano Bobby Fischer en 1972. O la mítica rivalidad entre Karpov y Kasparov 1985-1995.

El tiempo pasa y aunque ahora los rusos no tienen el dominio del título mundial, y el mejor clasificado se encuentra en el número 7, Ian Nepomniachtchi (2774), no podemos dudar que los fundamentos de la escuela soviética son muy sólidos y que han mantenido un gran legado en la historia del ajedrez.
14 Julio 2019 03:00:00
Un Mundial sin campeón
Luego de que el americano Bobby Fischer saliera de escena y que el ruso Garry Kásparov se retirara de los tableros, se vivió una época de larga paz en el mundo del ajedrez. Los campeonatos mundiales se sucedieron uno tras otro sin mayores contratiempos y los últimos dos rayaron casi en lo aburrido por las numerosas tablas vividas. El año pasado, en el match entre Magnus Carlsen y Fabiano Caruana, todas las partidas terminaron en empate y el título se definió en juegos rápidos.

Este año parece que la polémica resurge, luego de que Magnus Carlsen declarara que podría no presentarse a refrendar su título mundial si acaso prevalecían las intenciones de los organizadores del Altibox Norway Chess, de postular a su natal Noruega como sede para dicho evento.

El campeón argumentó acerca de la “presión inhumana” que se vive al jugar en casa. Sobre todo ahora, gracias a las innovaciones tecnológicas, donde cada partida es seguida por millones de aficionados en directo alrededor de todo el mundo. Las declaraciones del noruego hubieran pasado por un simple desplante de diva, si no fuera porque asuntos de política y patrocinios estaban involucrados.

Kindred Group, compañía de juego en línea que posee más de 11 marcas, ofreció un acuerdo por 50 millones de coronas noruegas (más de 100 mdp) para fomentar el ajedrez en aquel país.

La disputa surgió porque las leyes noruegas prohíben que empresas privadas patrocinen asuntos federales y debía someterse a votación si se aceptaba o no tal subvención. Para algunos esta medida era inconstitucional e incluso los organizadores del Altibox Norway anunciaron que retirarían su candidatura para ser sede del Mundial si se aceptaba esta petición.

 Magnus vio esta medida como una posibilidad de salirse con la suya y financió un club ficticio regalando mil plazas a los primeros en registrarse, y él mismo se haría cargo de pagar las tasas de afiliación a la FIDE (la política se juega la misma en todas partes del mundo). A pesar de estos “intentos priístas”, las medidas de Magnus no surtieron efecto y el congreso rechazó con 132 votos por 44 a favor, el patrocinio de la discordia.

Vale mencionar que el predecesor en el trono mundial fue Viswanathan Anand, hasta que fue derrotado en 2013 en el match disputado en India, su país de origen. ¿Serán uno de los motivos que le hacen creer a Magnus en la cábala de no jugar en su propia patria?
30 Junio 2019 03:00:00
El gran Capablanca
José Raúl Capablanca (noviembre 1988–marzo 1942) fue el tercer campeón mundial de ajedrez y una de las más grandes mentes que han existido en la historia del juego ciencia.

Fue reconocido mundialmente por su dominio de los trebejos y su carismática personalidad. En 1990 entró en el lugar 27 del ranking de los 200 extranjeros más reconocidas por la población rusa y se estimaba que de cada 250 millones de soviéticos, más de 95 millones sabían quién era Capablanca. 

En la actualidad los aficionados de ajedrez no sólo son adeptos a seguir las partidas de la élite y estar pendiente de los torneos y novedades teóricas que se ponen de moda, sino que también buscan seguir de cerca la vida personal de los grandes maestros.

Las nuevas tecnologías nos permiten conocer qué hacen en sus ratos libres, a dónde van de vacaciones o especular sobre su vida privada o su personalidad: ¿acaso Magnus Carlsen tiene nueva novia? O saber si Anish Giri ha tuiteado alguna broma últimamente.

Una pena que todas estas innovaciones no estuvieran vigentes en la época de Capablanca campeón. Para descubrir su personalidad sólo nos quedan los registros anecdóticos de los diarios y revistas de la época y los comentados en los libros de teoría y práctica del juego ciencia.

Sabemos que, como buen latino, disfrutaba de los bailes, la música y beber. Además que tenía buen éxito con las mujeres. Se imaginan el deleite que resultaría ver una entrevista post mortem del match Capablanca - Alekhine. O las historias de instagram del cubano en la fiesta antes de jugar una partida crucial en torneo.

Su genialidad era tal que predijo que el ajedrez enfrentaría dificultades mayores si continuaba la tendencia de que los jugadores de élite terminaran sus partidas en tablas. Para evitarlo sugirió una variación del esquema de juego, que fue llamado el “Ajedrez de Capablanca” y pretendía jugar en un tablero de 8x10. Suponiendo que cada jugador podría demostrar su superioridad debido al aumento de complejidad del juego.

En el Norway Chess, uno de los últimos supertorneos jugados, se instauró la novedad que después de cada partida que terminara en empate debía jugarse un Armagedón para dictaminar el resultado. Donde la modalidad dicta 10 minutos para blancas y 7 para negras y que blancas está obligada a ganar, porque si empatan la victoria se le otorga a su contrario. El espectáculo rompió récords de visualizaciones en vivo a través de internet desde todas partes del mundo.

¿Qué habría pensado Capablanca de semejante medida? Por su personalidad, a mí me gusta pensar que habría disfrutado del espectáculo. Lástima que estuvo adelantado a su época y nos perdimos de una gran cantidad de tuits, entrevistas en vivo e historias de Instagram.
16 Junio 2019 04:01:00
¿El ajedrez, inmutable?
Que una idea se haya repetido desde el inicio de la historia hasta la actualidad, no significa que sea correcta o que no existan otras formas posibles de realizarla.

La campaña #MoveForEquality impulsada por Magnus Carlsen, actual campeón del mundo, no fue del todo bien recibida por algunos ajedrecistas.

A través de esta iniciativa, el número 1 mundial, junto a Anish Giri, buscan fomentar la equidad sin distinción por el color de piel, para esto se dispusieron a romper una de las reglas primigenias del juego: blancas primero.

En el encuentro acordado por los grandes maestros en un bar de Oslo, por primera vez en la historia, empezaron las negras. La campaña no busca hacer una transformación en el reglamento oficial de la FIDE, sino permitir a los ajedrecistas ver el mundo desde diferentes perspectivas.

Algunos se atrevieron a señalar que la medida solo respondía a las necesidades de popularidad en la época de actuar sobre lo políticamente correcto, como si esta fuera la primera vez que el ajedrez sufre una transformación.

Si tratamos de rastrear el origen del juego es casi imposible saber a ciencia cierta de dónde llegó. Algunos historiadores asumen que el “chaturanga” en India fue el predecesor del ajedrez y que llegó a Europa entre el 700 y 900 con la invasión de los árabes, para después irse extendiendo por el mundo a base de las conquistas y cruzadas.

A través de todo este tiempo, el juego fue sufriendo pequeñas modificaciones hasta llegar a ser lo que es hoy en día. Primero se usaban dados para sortear cada movimiento (práctica que desapareció hasta los 1200).

En el año 1090 se introdujo la diferencia de casillas claras y obscuras. A finales del 1200 se introdujo la novedad de que el peón pudiera avanzar dos casillas en su primer movimiento. A finales de 1400 el “visir” se transforma en lo que hoy conocemos como la dama. En el año 1500 se introduce el enroque y fue hasta 1600 que fue aceptado como un sólo movimiento. A partir de entonces llegamos a lo que conocemos como el ajedrez moderno.

Es la capacidad de transformación del juego lo que le ha permitido mantenerse como uno de los favoritos de millones de personas alrededor del mundo. Incluso en la época moderna, el uso de relojes para realizar partidas rápidas o desempates como el armagedón, vistos en el Norway Chess la semana pasada, nos permiten seguir disfrutando de las nuevas posibilidades del juego.

Negarnos al cambio no solo es necio y sin sentido, sino que significa un desconocimiento absoluto de la historia. en el ajedrez y en todos los aspectos de la vida.
02 Junio 2019 03:50:00
¿Blancas primero?
Una de las primeras reglas que nos enseñan al jugar ajedrez es que las blancas mueven primero siempre. Lo que conlleva que quienes llevan blancas tienen una ligera ventaja sobre su adversario. En los muchos siglos de existencia del juego ciencia esta regla se ha repetido tanto que ya nadie la cuestiona.

En el día contra la discriminación racial, Magnus Carlsen (el actual campeón del mundo y número uno de ELO FIDE en la historia), y el gran maestro Anisgh Giri se reunieron para romper una de las reglas fundamentales del ajedrez: las blancas se mueven primero. A través de esta campaña titulada #MovementForEquality pretenden romper los paradigmas en torno al juego ciencia y el sentido de superioridad racial que presuponen que el tono de piel brinda una ventaja sobre otros individuos.

El juego de ajedrez es casi tan antiguo como la sociedad misma, e incluso Garry Kaspárov ha asegurado que la vida imita al ajedrez y no en sentido contrario. Los tiempos cambian y (querámoslo o no) la transformación de las ideas es inevitable. A lo largo de la historia las reglas del juego ciencia han ido cambiando adaptándose a las nuevas necesidades sociales: como la incorporación de la dama, la promoción o el enroque.  

“Esta regla no se trata de raza ni de política, pero vamos a romperla para enviar un mensaje a todos aquellos que piensan que el color significa una ventaja. En el ajedrez o en la vida”, señala Magnus en su encuentro promocional de la campaña.

La ideal de la superioridad racial se mantiene latente alrededor del mundo. En México, el caso de Yalitza Aparicio y su gran debut con la nominación al Oscar reveló de golpe los grandes estratos de discriminación por el color de piel.

De igual forma, esta semana los organizadores de Miss India se vieron envueltos en la polémica luego que todas las seleccionadas en el certamen de belleza fueran de piel clara.

Que el campeón del mundo se preste para ser el embajador de esta iniciativa sienta los precedentes que, sin duda, pondrán a todo el mundo a reconsiderar una de las reglas fundamentales del juego. Pueden sumarse a esta iniciativa con el hashtag #MovementForEquality y dar sus opiniones.

Anish Giri, número 4 del mundo en el ranking ELO, declaró al respecto “si somos capaces de transformar la concepción del juego, seremos capaces de entender de otra forma la vida diaria”. Y yo también lo creo.
26 Mayo 2019 04:01:00
La novedad y la creación
La teoría del ajedrez es tan basta que fácilmente podríamos llenar una biblioteca borgiana con los títulos que ahondan en el estudio de líneas de apertura, recursos tácticos y finales.

Los humanos comunes nos dedicamos a repasar estos tratados e intentar recordar lo que aprendimos para ir ajustando nuestras habilidades sobre el tablero.

Los grandes maestros son los verdaderos genios que van reinventando y poniendo a la moda determinadas variantes de aperturas. A estas innovaciones introducidas por jugadores de élite se les conoce como “novedad teórica”.

Recientemente, el uso de computadoras y módulos de análisis han permitido que el ajedrez se perfeccione a niveles de extrema finura. Los algoritmos de las máquinas son capaces de desentrañar posiciones complejísimas y en cuestión de segundos brindar el mejor movimiento.

Durante la primera jornada del Grand Prix de la FIDE, el GM Alexander Grischuk dio muestras de su genialidad.

No solo con las combinaciones espectaculares que ejecutó sobre el tablero (pueden consultar la partida contra Nakamura), también consiguió darnos otras de esas brillantes frases que bien podrían resumir todo el trabajo de los ajedrecistas.

“Hoy no sé qué es una novedad. Si una computadora muestra un movimiento, ¿es una novedad?”, señaló en una de las entrevistas post mortem sobre este choque entre el análisis de módulo y el de un jugador humano

Cuando Grischuk compara las “novedades” introducidas por las máquinas, se hace un cuestionamiento interesante.

Una novedad teórica es una idea que sorprende y rápidamente es replicada por los aficionados en sus propias partidas.

Pero ese proceso de creación es similar al de crear un poema o una pintura. Es hacer arte.

¿De qué sirve que la máquina señale la mejor jugada o lo más preciso si no siente nada durante el proceso de creación?

El arte no puede venir por medio de la progresión lógica de una máquina. Las máquinas no pueden crear porque no sienten. Solo encuentran lo que su programador les ha pedido buscar. Si reducimos el proceso creativo a una secuencia lógica de 1s y 0s, no necesitaremos esperar al 2050 para que el planeta se extinga. Ya estamos muertos por dentro.
19 Mayo 2019 03:45:00
El capítulo final
Hace algunos años encontré un video de la Lindsey Stirling, que hacía un cover en violín del opening de Game of Thrones. La atmósfera estaba ambientada con piezas de ajedrez. Imaginé que la serie trataba sobre algo relacionado y decidí empezarla.

Por supuesto no tenía nada que ver, mas que esa extraña metáfora de los planes y sacrificios que a muchos les gusta relacionar con el juego ciencia. Dió igual. En tres días terminé las dos primeras temporadas. Lo que no alcancé a vislumbrar es que un simple fin de semana se convertiría en casi toda una década de expectación.

Es difícil recordar que hace 8 años apenas me mudaba a Saltillo para estudiar la universidad. Pero es todavía más complejo imaginar qué haremos 8 años en el futuro.

Si lo consideramos con detenimiento, es mucho tiempo para un plan de largo alcance. La mayoría de nuestros proyectos tienden a ser más cortos: en 5 años termino la carrera, en 3 me caso, en 2 tendré un hijo, etc. ¿Pero alguien puede realmente imaginar qué hará dentro de una década?

Hoy será el último capítulo de GOT y es angustiante saber que no habrá algún desenlace decente. Nos sentimos decepcionados con el giro inesperado de algunos personajes, insipientes muertes y otras cosas sin mucha relación. Sin meter las manos al fuego por los guionistas, me atrevo a asegurar que parte de la decepción viene de las altas expectativas que imaginábamos para el final (con mucha razón, que tanto tiempo invertido no pasa en vano).

Si nuestro yo de hace 8 años nos encontrara ahora, ¿se sentiría defraudado al vernos? Éramos un personaje con tantas posibilidades. Qué hicimos con él. ¿Nos convertimos en ese sueño de éxito que vislumbrábamos, o nos queda la sensación que enloquecimos y perdimos el rumbo?

Lo difícil de la vida es que no hay spoiler, ni tráilers, ni anuncios sobre la temporada final. Vamos por allí a tientas sin saber que será la última vez que besaremos a nuestra pareja porque al día siguiente viene el rompimiento, o que perderemos el trabajo y quedaremos en banca rota. Arruinamos nuestro arco narrativo sin darnos cuenta y lo que podría haber sido un papel estelar termina en un alguien sin rumbo a media batalla sin hacer nada significativo ni valeroso.

Si hoy fuera el final de la serie de nuestra vida, ¿seríamos capaces de darle un final digno? ¿O tendríamos que firmar un change.orgpara volverlo a grabar?

Este domingo termina GOT. Por suerte a nosotros nos queda un poco más de tiempo (tal vez). 
14 Mayo 2019 03:35:00
Carreritas del domingo
Corro a mitad de la calle y agito los brazos al viento, como en uno de esos ejercicios de calistenia que les ponen a los infantes en el jardín de niños. No llevo ropa deportiva sino un vestido que debe verse cero glamuroso mientras voy a toda velocidad para que el autobús no me deje, pero nadie dijo que el periodismo cultural sería algo fashion.

Hoy el transporte no sale del Ateneo, sino de la escuela de Idiomas porque la Ruta Recreativa de los domingos se interpone en el trayecto. Pasé por alto ese pequeño detalle (que viene marcado en la cartelera) y hasta llegar a V. Carranza caí en cuenta de mi error. Al menos funcionó la carrera porque alcancé el camión de las 11:00 horas, rumbo a la Feria del Libro en Arteaga. De haberme dejado, tendría que esperar hasta las 14:00 horas que sale el siguiente.

Llegué dispuesta a pasarla bien. Mi primera parada la hice en el Foro Infantil. Parece que los encargados de los estands perdieron la carrera contra el camión, porque la mitad aún están cerrados. La idea me hace sentir tan victoriosa como la misma Ana Guevara. No todos somos tan veloces.

Los estands abiertos cumplen su cometido. Los infantes se entretienen junto a su familia. Algunos, sentados en sillas pequeñitas, juegan a armar legos y compiten entre ellos por la aprobación paternal. “¿Me quedó bonito?, papi. Sí, mucho. ¿Y el mío? También. Pero el mío más, ¿verdad?”.

Luego paso al estand de Artesanos, otra carpa montada a mitad del Foro Infantil y del Aula Magna de la UAdeC. Allí dentro se pueden encontrar todo tipo de curiosidades: pulseras tejidas, collares de cuarzo, un alfarero haciendo dinosaurios de barro, dulces de tamarindo, rebozos tejidos. Todas las sensaciones se agolpan mientras trato de ver que hay. Al final me enajeno entre tanto mercader y salgo sin comprar nada.

Afuera el “Hombre Electrónico” ameniza con su espectáculo. Toca al mismo tiempo su guitarra, las trompetas, la armónica. Estaría de más describir su show porque es todo un clásico saltillense, pero si alguno de nuestros lectores aún no lo ha visto puede darse una vuelta a la FIL el próximo fin de semana.

Adentro paseo por los estands de libros. Curioseo entre los títulos sin decidirme a comprar nada. Lo más prudente sería esperar unos días y no agotar todas mis reservas antes de la llegada de la quincena.

En el ala izquierda están los estands de las instituciones que también promueven más juegos y trivias. Japón, el país invitado, tiene toda la atención al centro. Podemos ver un kimono, arreglos ikebanescos, algunas chavas haciendo demostraciones de escritura japonesa. La destreza con la que mueven el pincel y la tinta se va adheriendo al papel, no puede ser menos que arte.

Hay mucho que ver, pero si me entretengo un poco más perderé el camión de las 3:30 y me quedaré atrapada aquí hasta las 7 de la tarde. La Feria seguirá durante toda la semana y clausura hasta el próximo domingo. Ya será después que consiga ver con más detalle. No se pierdan la experiencia, pero recuerden llevar zapatos cómodos por si necesitan correr para alcanzar su autobús.
12 Mayo 2019 03:55:00
Coahuila de oro y bronce
La semana pasada se celebró en Chetumal, Quintana Roo, la Olimpiada Nacional donde más de 18 mil niñas y adolescentes de todo el país se reunieron para medir sus habilidades deportivas. Este año, Coahuila demostró tener a la mejor ajedrecista de la categoría sub-14, Génesis Martínez, quien regresó al norte con laureles de gloria y dos medallas al cuello: una de oro y otra de bronce.

La proeza la conquistó en la modalidad blitz de 3+2. Lo que quiere decir que cada jugadora tiene 3 minutos para completar la partida y cada vez que realizan una jugada, en el reloj digital se le añaden dos segundos por movimiento.

A quien se le termine el tiempo, pierde. Jugar tan a tal ritmo requiere pensar más rápido y, por tanto, es más probable cometer errores; pero la velocidad no fue una dificultad para la joven saltillense, pues consiguió subir dos veces al pódium: con oro en la selección femenil y bronce en el mixto.

La Olimpiada Nacional de ajedrez se juega en tres modalidades: clásico, rápido (10+5) y relámpago (3+2). El clásico se separa en ramas: varonil y femenil. En las otras dos modalidades compiten juntos hombres y mujeres, para luego separar la clasificación mixta y por sexo. Así fue como Génesis consiguió su doble medalla: tercer lugar de la clasificación general y el primer puesto de las mujeres.

También es notable la actuación de Carol Lerma, de Castaños, y Alejandro Téllez, de Torreón, quienes lo dieron todo en el tablero, pero no siempre se puede ganar.

La Olimpiada Nacional ha sido el semillero de grandes atletas mexicanos, aun así, en febrero la presidenta de la Conade, Ana Gabriela Guevara declaró que están considerando terminar con este proyecto y reestructuras las condiciones deportivas del país.

Mientras los directivos federales se deciden si mantener o dar carpetazo a una competencia que ha visto crecer a generaciones de atletas desde 1996, en Coahuila tenemos motivos suficientes para festejar.
05 Mayo 2019 03:54:00
Endgame: la precisión
Estudiar finales es uno de los mayores dolores de cabeza para los ajedrecistas de nivel intermedio. En su mayor parte porque, comparado con los problemas de táctica o aprender líneas de apertura, requiere mínima emoción y sí mucha capacidad de retención y de memoria. Uno de los bestseller en literatura ajedrecística para estudiar el tema es “Los 100 finales que hay que saber” del GM Jesús de la Villa (que también se encuentra disponible en video serie en YouTube).

Endgame, o la fase final del juego, es el nombre de la última de las películas de los vengadores. En la penúltima, “Infinity War” (2018), el Dr. Strange dice, después de entregarle la gema del tiempo a Thanos y antes de desparecer: “llegamos al Endgame”, argumentando que vio 14 millones de futuros posibles y sólo en uno ganan.

Estudiar (y jugar) un final de ajedrez es una batalla casi aburrida. El principiante poco la soporta y muy pocos llegan a comprender bien a bien qué está sucediendo, si no es con ayuda de un módulo o de los comentaristas del torneo; poca idea nos damos de por qué el jugador mueve el rey a g5 y no a g6, etcétera.

Lo mismo sucede con las tres horas de Endgame, que seguramente los fanáticos de hueso colorado se quedaron con ganas de más, pero los que apenas logramos asomarnos al universo de Marvel de a ratos resultó cansada y larga.

“Juega la apertura como un libro, el medio juego como un mago y el final como una máquina”, dijo alguna vez el GM Rudolf Spielman y la frase mantiene su vigencia porque es absolutamente real.

¡Spoiler alert! En los 14 millones de futuros posibles, ¿Strange consideró a la rata que trae de regreso a Ant-Man? ¿La casi nula disponibilidad de los vengadores para regresar a la batalla? ¿El duelo entre Natasha y Clint Barton por la gema del alma? Endgame se resuelve, más por el azar y las emociones, que por un plan bien estructurado.

Tal vez resulte algo forzado, pero si Avengers fuera una partida de ajedrez: Strange fue el mago que hizo los sacrificios necesarios en el medio juego y Stark la máquina que ejecutó el final.

La diferencia entre una partida y los vengadores, es que en esta última no habrá una segunda oportunidad para aprender del error. Después de 11 años, la saga ha llegado a su fin. Descanse en paz Iron Man.
28 Abril 2019 03:00:00
El valor de lo desconocido
Hace justo un mes decidí emprender el negocio de una pequeña librería de viejo. Impulsada por mi necesidad de capitalizarme y con la ayuda de los vídeos de Marie Kondo, reorganicé mi biblioteca personal; separé los libros que no eran trascendentales para mí y los puse en venta a través de Facebook (comercial: pueden encontrarnos como Li-Brarius Sabinas).

Fue un proceso difícil saber de qué desprenderme, pero lo cierto es que ya tenía demasiados libros que probablemente jamás volvería a leer.

Hace tiempo, un conocido me regaló uno de Rubén Fine, La Psicología del Jugador de Ajedrez, me comentó que también lo encontró en una librería de viejo y que lo compró porque sabía que soy fanática de la lectura en la misma medida que lo soy del juego ciencia. Intenté leerlo, pero no conseguí conectar con el texto.

Fine fue uno de los mejores ajedrecistas del siglo y además un notable sicoanalista; desde su perspectiva freudiana relaciona el juego ciencia con ciertos aspectos fálicos: por qué no debemos tocar las piezas hasta el movimiento, la rivalidad con el padre representado en el oponente, etcétera.

Sin dudarlo, el libro terminó en la pila para vender. Resulta que el dichoso libro es un clásico y más de uno estuvo interesado en comprarlo. Se publicó por primera vez en 1956 y hoy en día es muy difícil conseguirlo en impreso.

Por desgracia, como yo desconocía su verdadero valor, lo rematé por 65 pesos. 

Al menos me dejó la reflexión sobre cómo lo que para unos es desconocido, para otros puede resultar un auténtico tesoro muy difícil de volver a encontrar. Una verdadera pena.



21 Abril 2019 03:55:00
El penúltimo error
Savielly Tartakower (Rusia,1887) fue uno de los mejores ajedrecistas de la historia.

Tal era el genio de este hombre que una de las variantes de la defensa danesa es llamada en su honor; también bautizó la apertura orangután, que arranca con 1.b4, luego de visitar un zoológico en Nueva York, durante un torneo de ajedrez en 1924.

No solo se dedicó al ajedrez, también contribuyó a la literatura escribiendo sobre cine y traduciendo poesía rusa al alemán y al francés.

Sus coberturas y artículos de torneos le valieron el título de “Campeón del mundo de los periodistas”.

Durante su trayectoria recopiló cientos de aforismos sobre el juego de ajedrez, que por su ingenio y variedad, comúnmente son llamados tartakoverismos.

Uno de los más famosos enuncia: “El ganador de la partida es el jugador que comete el penúltimo error”. Mejor no lo pudo haber expresado el doctor Tartakower, pues en ajedrez incluso quien gana debe volver a su partida y revisar los errores cometidos.

Muchos analistas deportivos tienden a hacer una separación entre el error y la derrota. El primero es del que se puede aprender y mejorar, el segundo es donde uno se rinde y no lo intenta más.

Tal separación no es del todo cierta en el ajedrez. Aquí se presentan una y otra vez y solo quien aprovecha el último traspié puede proclamarse vencedor.

Otros tartakoverismos famosos son:

“Es siempre mejor sacrificar las piezas de tu oponente”.

“Un peón aislado dispersa tristeza por todo el tablero”.

“Los errores están ahí en el tablero, listos para ser cometidos”.

“Quien asume riesgos puede perder; pero quien no los asume, pierde siempre”.

“El ajedrez subsiste por sus errores”.

“El enroque es el mejor camino a una vida ordenada”.

Tartakower sabía que las ventajas en ajedrez no solo se conseguían con mucho estudio, sino que había que aprovechar al máximo cada error sucedido en la partida.
09 Abril 2019 03:54:00
Documentar lo no importante
Decimos aborto y la palabra causa náuseas. Es un tema que muchas prefieren no tocar para no herir susceptibilidades, pero Marta Sanz en Daniela Astor y la Caja Negra (Anagrama, 2013) no se conforma con poner el dedo en la llaga y producir una pequeña incomodidad, ella está dispuesta a meter el puño entero en la herida y abrir el palmo en el interior. Que todo explote. Que el dolor sea tan grande que todas puedan verlo. Para mostrarnos las muchas caras del sufrimiento que implica elegir si tener un hijo o no.

La voz narrativa pertenece a Catalina, una niña de 12 años que no sólo debe lidiar con los conflictos clásicos de adolescente: compartir secretos con su mejor amiga, la precocidad, el despertar de su sexualidad, soñar con una vida de lujos y fama; sino que también se enfrenta el desmoronamiento de su familia sin que  sepa bien a bien qué es lo que sucedió.

Ella adora a su padre. Lo describe como un hombre guapo, trabajador, comprometido con las causas sociales: una vez salió a protestar por el aumento del pan, señala impresionada. No la lleva tan bien con su madre, una asistente de enfermera empeñada en seguir estudiando, algo quejumbrosa, enfermiza y regañona.

La historia la construimos a medias entre las fantasías donde se reinventa como Daniela Astor, una top model que vive de la farándula; y los murmullos que se cuelan por las paredes cada que los adultos hablan de un tema importante y la mandan a su habitación para que no pueda escuchar.

Poco a poco vamos descifrando la trama: su mamá parece tener una enfermedad crónica y otro bebé en camino. La familia se nubla entre reyertas y tristeza. Confusión. La decisión se toma y todo viene abajo. Su mamá termina en la cárcel. Su papá desaparece del mapa. Sin otra opción, termina acogida en casa de su mejor amiga. De pronto, su familia ya no existe.

Catalina se refugia en su álter ego para no tener que digerir la realidad. Se niega a preguntar qué sucedió o qué es lo que va a pasar. Prefiere convertirse en la guionista del documental sobre los lujos y excesos de Daniela Astor, sus viajes por el mundo, amoríos con famosos, los minuciosos y frívolos detalles de su vida que a nadie podrían interesarle.

A veces somos como una adolescente se esconde en una fantasía infantil antes que encarar los problemas. Dejamos a miles de mujeres morir, cargar con hijos que no pueden mantener, parir sin estar en buenas condiciones de salud, mentales, económicas. O si no, las enviamos a la cárcel sin derecho de réplica.

Emitimos un juicio con rudeza y luego volteamos nuestra mirada hacia otro lado: seguimos con apego un partido de futbol, las novedades de películas, los chismes de los famosos. Levantamos el dedo inquisidor, tan sólo para arrojarlas al fondo de esa caja negra para dejarlas sepultadas donde no las veamos y ni siquiera las pensemos. Las ocultamos ahí sin preguntar por qué, cómo, cuándo. A nadie le importa qué le pase a esas mujeres. Ni antes ni después del aborto.
07 Abril 2019 03:53:00
¿Jugar o no el abierto mexicano de ajedrez?
Cada año, en Semana Santa, se celebra el Abierto Mexicano de Ajedrez, la máxima fiesta del juego ciencia. En la edición LXV de este evento, la sede será Aguascalientes del 16 al 21 de abril, con una bolsa de más de un millón 400 mil pesos a repartir entre los ganadores de las 12 categorías posibles.

Jugadores de todo el país se dan cita durante una semana para medir sus habilidades en las diferentes categorías, además de recibir en la primera fuerza, o categoría internacional, a Grandes Maestros de distintas partes del mundo: España, Cuba, Estados Unidos, entre otros.

Coahuila tiene a su representante, Yazmani García Hernández, de la villa de Cloete, quien el año pasado se impuso como ganador de 2° Fuerza. Como reconocimiento a su trabajo, este año tiene derecho al hospedaje en hotel sede y la alimentación.

El mayor de los éxitos para él y para el resto de coahuilenses que se aventuren a participar.

La ventaja de que sea un torneo abierto es que cualquiera puede entrar. La desventaja es que México es un país que se caracteriza por la corrupción y los malos manejos del dinero público.

El nacional es un evento que ya se ha visto envuelto en toda clase de malos manejos y cuotas excesivas.

Para participar es necesario contar con la credencial de afiliación a la Federación Nacional de Ajedrez. Pero este trámite solo podía realizarse durante el primer trimestre del 2019 (en esta columna les advertimos de eso).

Si no se hizo a tiempo, para jugar el abierto es necesario adquirir una credencial de participación con valor de $400 pesos, que únicamente es válida para este torneo.

En redes sociales como Facebook o Twitter, varios ajedrecistas han manifestado su inconformidad con los términos de la competencia, pues en años anteriores ha habido casos de trampas o incumplimiento con los pagos de la premiación.

Algunos piden un sabotaje masivo para no asistir al torneo y así obligar a los organizadores a replantear los términos de un evento tan importante en el país.

¿La manifestación pacífica podrá funcionar o deberemos resignarnos a seguir como hasta ahora? ¿Será posible que un evento que recibe a más de 500 atletas pueda reestructurarse? ¿Las condiciones de competencias y premiaciones podrán mejorar? Tal vez debamos esperar a Semana Santa para ver cómo resulta todo y, si acaso, para 2020 tengamos un mejor panorama ajedrecístico.
31 Marzo 2019 03:35:00
La transformación del poder: segunda parte
La mayoría de los grandes genios en la historia del ajedrez comparten una peculiaridad: fueron autodidactas.

Murphy aprendió solo cuando niño, Capablanca decía que él únicamente estudiaba durante la partida, Fischer era popular por jugar contra sí mismo.

Para quienes no somos genios, la recomendación habitual para subir de nivel en ajedrez es regresar a las propias partidas. Así podemos revisar nuestros errores, enmendarlos y no volver a repetirlos.

Lo mismo sucede en la vida diaria. Si no somos capaces de hacer un alto para reflexionar en lo que hacemos mal y redireccionar el camino, seguiremos dando vueltas eternamente.

La semana pasada, luego del movimiento #MeetooEscritoresMexicanos, el hashtag se replicó extendiéndose a distintos ámbitos: música, cine o ciudades específicas. Fue impresionante (pero no sorpresivo) ver la cantidad de nombres que figuraron en los distintos círculos laborales.

Algunos agitaban la bandera de aliados feministas orgullosos del movimiento #meetoo, y tan sólo un par de horas después, salieron enjuiciados como acosadores. Luego se desmentían adjudicando problemas emocionales, estado de ebriedad o el mismo desconocimiento sobre que lo que hacían era violencia.

Otros más optaron por hacerse invisibles en redes y ni siquiera pronunciarse, no fuera que al agitar las aguas alguien los recordara también. 

Ahora que las mujeres han tomado la antorcha feminista y están dispuestas a incendiarlo todo, la pregunta es ¿qué vamos a construir después que el sistema patriarcal donde se reproducía la violencia sea reducido a cenizas?

Tenemos cientos de nombres, víctimas y centros laborales donde la violencia se replicaba sin que nadie interviniera.

¿Qué hacer con toda esa información? Supongamos que esto es una partida de ajedrez finalizada. Ya se hizo el primer cambio: no volver a quedarnos calladas después de ser acosadas o violentadas.

El señalamiento masivo fue difícil pero necesario. Así se tomará conciencia las actitudes que no son saludables y no habrá más pretextos “no sabía que era malo” ; también las víctimas aprenderán que no están solas. Nunca más.

Aún queda mucho camino por recorrer pero ya hemos dado el primer paso: el autoanálisis de nuestras relaciones sociales.

Sólo así podremos saltar a un mejor nivel de interacciones hasta que la violencia se reduzca a simples casos aislados y no a un patrón sistémico.
24 Marzo 2019 03:55:00
La transformación del poder
En los orígenes del juego de ajedrez no existía la dama, sino un visir que se colocaba junto al rey. Según una leyenda popular, la reina Isabel I de Castilla decidió transformar al consejero en reina, para darle un toque imperial y aumentar sus facultades en el juego. Algo similar ha pasado con la mujer en la historia de la humanidad.

Por años se consideró a la mujer como una versión de un hombre incompleto. A través de años de lucha feminista se han ido conquistando ciertos derechos que la han reposicionado en la sociedad; pero es una riña constante contra un sistema opresor donde lo natural es que los hombres lleven mano sobre los derechos, el poder y las decisiones.

El movimiento #MeToo nacido en redes sociales, es uno de las tendencias que más escabrosas resultan para el patriarcado. A través de la denuncia pública las mujeres han decidido señalar a sus agresores por acoso, hostigamiento y/o violencia física o sexual.

Este fin de semana en México cientos de escritoras tomaron la palabra en Twitter para hacer sus denuncias a través de mensaje privado a la cuenta @metooescritores o bien, utilizando el hashtag #MeTooEscritoresMexicanos.

La lista de acusados no es corta. La etiqueta llegó a ser número uno en tendencia nacional con todo tipo de opiniones encontradas. Algunos salieron a defenderse o a desmentir a las víctimas e incluso algunas editoriales y dependencias se han deslindado de seguir trabajando con perpetradores.

Mientras se aclara si son culpables o no, es curioso ver los muchos y diversos nombres de artistas que resultan señalados. Esperemos que la denuncia sea el primer paso en una transformación de la vida literaria del país y de la sociedad en general. Que las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto y que los organismos culturales reconsideren antes de extender sus invitaciones a quienes tienen denuncias penales por violencia. Sería una pena seguir viendo, por ejemplo, en la futura Feria del Libro de Coahuila a estos hombres que han sido acusados de violencia sexual o agresiones.

Este es sin duda un punto de quiebre en la literatura tradicional. Significa que las mujeres no están más dispuestas a quedarse calladas y sufrir acoso en silencio. Esta es la era en que la mujer ya no es acallada por el qué dirán y toma en sus manos el poder de elegir, decidir y denunciar. Enhorabuena por eso.
17 Marzo 2019 03:48:00
Los avances sorpresivos
En el ajedrez, el caballo es la pieza que más complicaciones da a las principiantes. Su desplazamiento en L es de entrada un choque contra el resto de las piezas que siguen trayectorias en líneas rectas y diagonales. Además de esto, el caballo tiene la facultad (emulando al animal que representa) de dar saltos y avanzar sin que nadie se interponga en su camino.

Cada trebejo del tablero representa una función específica de la guerra tradicional, pero las innovaciones tecnológicas han transformado la manera de pelear. Hoy en día, en lugar de caballería, las guerras tienen todo tipo de equipo especializado: jets, aviones de combate, panzers, vehículos todo terren, etc. Pero no solo basta tener en que moverse sino cómo hacerlo. De nada servirían las peculiaridades de movimiento del caballo si estuviera entorpecido por otras piezas, propias o enemigas.

La movilidad y capacidad de desplazarse a prisa es uno de los factores fundamentales que tienen que ver con la eficiencia de un ejército para vencer. De nada serviría tener a los soldados más capacitados y fuertes, si a mitad del enfrentamiento se quedan sin municiones o alimentos.

Para Hittler, aunque no fueron ideas propiamente suyas, la conexión entre ciudades era un principio fundamental para llevar la delantera sobre el ejército de los aliados. Parte de la propaganda nazi fue dedicada a elogiar las virtudes de la autopista y emprendió un proyecto para construir la red de carreteras de más alta velocidad en el viejo continente. La rápida conexión entre ciudades también propició que las guerras se extendieran. Por eso, durante la Segunda Guerra Mundial los enfrentamientos en Europa eran tan intensos y agotadores.

Un caballo colocado en el centro es sumamente fuerte porque alcanza a cubrir un radio de ocho escaques: dos al frente, dos a su derecha, dos a su izquierda y dos en la retaguardia. Listo para hacer daño en cualquier dirección. Lo mismo pasa en el campo de batalla: la comunicación y posibilidades para llegar de un lado a otro es crucial en la victoria o derrota de un bando.

Este texto forma parte del proyecto que trabajo con el Programa de Estímulo y Creación al Desarrollo Artístico Coahuila 2018-2019, a quien agradezco el financiamiento para esta investigación.
10 Marzo 2019 03:34:00
Máquina vs máquina
El duelo de humanos contra máquinas es un hit de la ciencia ficción. La pesadilla de que la humanidad sea exterminada por una inteligencia artificial es un recurrente en la narrativa acerca del fin del mundo.

Pero en el ajedrez este es un asunto que ya fue superado hace tiempo, después de que Garry Kásparov, campeón mundial, perdiera contra Deep Blue en 1997.

Por sospechoso que fuera el triunfo, los humanos supimos que las máquinas, al menos en el juego ciencia, van muy por delante de nuestro entendimiento.

Al asumir que nuestras posibilidades humanas habían sido rebasadas, nació una nueva motivación: el duelo de máquina contra máquina.

Stockfish es el motor de análisis más poderoso del mundo y el favorito por principiantes y grandes maestros para apoyarse en sus entrenamientos.

Acaba de refrendar su título en la 14ª temporada del Top Chess Engine Championship, el mundial de jugadores artificiales de ajedrez, con la novedad que esta vez obtuvo la victoria con una muy mínima ventaja.

El año pasado, la comunidad ajedrecística y las amantes de la inteligencia artificial quedamos asombradas al ver la paliza que Alpha Zero (creado por DeepMind, filial de inteligencia artificial británica de Google) le proporcionó a Stockfish con 28 victorias, 72 empates y ninguna derrota, en un match extraoficial.

En esta ocasión, Leela Chess Zero puso a sudar la gota gorda a Stockfish, si acaso tuviera terminaciones nerviosas, porque muy apenas logró superarla en un reñido 50.5 a 49.5.

Leela es un programa de código abierto que sigue el mismo algoritmo de Montecarlo aplicado por Alpha Zero para autoentrenarse en una serie de partidas jugadas contra sí misma.

Para las interesadas, pueden seguir en Twitter a @LeelaChessZero, una cuenta no oficial que recopila noticias y novedades relativas a este programa de inteligencia artificial.

StockFish sigue siendo el campeón y favorito. Pero seguramente el año entrante deberá esforzarse un poco más para no ser superado definitivamente por estos programas basados en redes neuronales de autoaprendizaje.

¿Qué tan lejos podremos llegar? Al parecer, queda un buen trecho por recorrer antes de topar con la frontera que limite el autoaprendizaje de las máquinas, así que nos queda mucho tiempo para seguir maravillándonos con la velocidad en la que estos programas son capaces de autoentrenarse.
05 Marzo 2019 03:36:00
El estío y los malos sentimientos
En el norte de México estamos acostumbrados al calor seco, a la brisa ardiente y al sol incesante que nos golpea con rudeza. Inés Arredondo (1928-1989) como buena norteña, nacida en Culiacán, Sinaloa, toma ese “verano que no termina nunca” y lo usa como centro gravitacional de sus cuentos; pero ella no recurre al cliché de refugiarse en su ciudad natal para crear una atmósfera narrativa, sino que lo usa para hacer brotar en sus personajes los malos pensamientos y los deseos perversos que se ocultan en su corazón. Geney Beltrán recopila 16 de los relatos más escabrosos de Inés Arredondo en la antología Estío y Otros Cuentos (Océano, 2017).

La voz narrativa de Inés Arredondo es fuerte y poderosa, tanto que al leerla podemos sentir como algo dentro de nuestro ser se cimbra y entramos en un entredicho de conflictos morales y, a través de su prosa, nos lleva a la introspección de nuestros principios: ¿está bien desear la muerte de un familiar?, ¿es correcto sentir un orgasmo durante una violación?, ¿se puede tener atracción sexual por una menor de edad?

Inés no solo explora en profundidad los sentimientos y perversiones que guardamos en lo profundo de nuestra humanidad, ella también es capaz de llevarnos al límite de la maldad y desdicha humana al colocarnos en medio de situaciones en las que difícilmente podríamos imaginar por cuenta propia.

Las muchas voces de la autora se van intercalando a través de la diversidad de personajes que encontramos en la recopilación: desde la madre que desea a su propio hijo; el muchacho que siente repentina atracción por una niña; la jovencita que se casa con su tío en el lecho de muerte para heredarle, pero que no muere y ella debe asumir la responsabilidad marital con el anciano; la bebé que observa, sin poder hacer nada, a su padre muerto ser devorado por las ratas.

¿Tendrán los sentimientos un botón de on/off? Es decir, cómo es posible que un día estemos en la desolación por un desamor, llorando día y noche con ganas de morirnos y semanas después todo pasa y parece que hemos olvidado por completo aquella miseria que nos sepultaba. Pero no sólo hablo por los sentimientos comunes, ¿acaso los malos sentimientos también se pueden encender y apagar a discreción?

Queremos negarlos. Decir que a nosotras no nos pasa. Que no le desearíamos la muerte a alguien o que no seríamos capaces de despreciar a nuestro propio hermano con retraso mental. Pero la verdad es que a veces resulta imposible negarlo, esos malos sentimientos moran dentro de nosotros. Están dormidos, esperando un leve impulso para ponerse en marcha, y de pronto encontramos autoras como Inés, que con un par de líneas nos envían una descarga eléctrica que pone en marcha nuestra propia perversión.

Inés es capaz de ver en donde no queremos ver. Nos lleva en esta montaña rusa de sensaciones desagradables: sentimos la lujuria, la envidia, olemos la muerte. Y así cumple con la gran función de la literatura: iluminar donde no hay luz. Incluso si esa oscuridad se encuentra en el abismo de nuestra alma.
03 Marzo 2019 04:00:00
Ajedrez para uno
En un buque que parte de Nueva York a Argentina se encuentra un grupo de personajes: Mirko Czentovic, campeón mundial de ajedrez; McConnor, un ingeniero adinerado obsesionado con la victoria; el doctor B., un experimentado ajedrecista y aparte metiche que no puede evitar entrometerse en una partida ajena, y un austriaco, quien es el narrador principal, sin otro talento aparente más que la curiosidad. Esta es la trama que Stefan Zweig utiliza para escribir Novela de Ajedrez (1941), una de sus obras maestras y un clásico dentro de la narrativa del juego ciencia.

La historia parece sencilla: el austriaco y McConnor, junto a otros cuantos aficionados, retan a Czentovic, el joven campeón caprichoso y pedante, a una partida colectiva. Por supuesto, no tienen posibilidad alguna, pues Czentovic es uno de esos niños prodigios que aprendieron solos y que, gracias a refugiarse en su propia mente, alcanzaron un nivel de maestría meteórico con el que consiguen aplastar a cualquier oponente. Lo que no esperaban era encontrarse con el Dr. B, quien acude en su auxilio y los rescata de la derrota.

Con la ayuda de este misterioso y experimentado ajedrecista, consiguen entablar y despertar la curiosidad de Mirko para un nuevo reto.

Esta novela corta nos lleva, en menos de 100 páginas tamaño bolsillo, a internarnos en reflexiones sobre la burguesía, la locura y los efectos colaterales de la guerra.

El Dr. B., aparece sin nombre porque quién es él no importa en realidad, es uno de más de los miles de nombres olvidados durante la masacre nazi, que a pesar del fin de la guerra, su vida quedó trastocada sin poder regresar a la normalidad.

“Para el ajedrez, como para el amor, es indispensable un compañero”, declara el austriaco a comienzos de la novela, pero pronto el propio Zweig se refuta a sí mismo cuando el Dr. B. narra cómo, siendo prisionero de los nazis, recurre como única tabla de salvación a un libro de ajedrez robado y se pone a practicar en solitario.

Sweig también explora todas las posibilidades que brinda el ajedrez: el ser autodidacta, el proletario capaz de derrotar a la burguesía, el jugar en solitario, retar al intelecto, llevar a la mente al límite. Novela de ajedrez, corta y sustancial que no requiere más que un vuelo de Monterrey a Ciudad de México para leerse. Un breve placer que no hay que dejar pasar.

24 Febrero 2019 03:07:00
Luchar contra el fuego
El fuego es el símbolo del movimiento violento y cambiante. Al encontrar fuego necesitamos actuar de inmediato: Si nos quedamos allí, tan solo observando, seremos consumidos junto a todo lo que nos rodea.

Si huimos para salvarnos, de cualquier manera deberemos sacrificar lo que poseíamos. Ante el incendio no hay otra alternativa más que luchar contra él hasta mitigarlo.  

Alexei Shirov, sabedor de este principio, nos ha regalado a los ajedrecistas un par de libros que ya son todo un clásico en la literatura del juego ciencia Fuego en el Tablero (Editorial Tutor, 1998) y Fuego en el Tablero II (Editorial cheesy, 2004).

A través de una serie de partidas comentadas y de ejercicios tácticos, el gran maestro de Riga busca transmitirnos sus conocimientos sobre el juego de ataque.

Shirov no se sienta a esperar a que las cosas sucedan en la partida. Él decide tomar la iniciativa e incendiar el tablero, obligando a su oponente a actuar con prisa. Prefiere sacrificar una pieza con tal de ganar dinamismo y acorralar a su oponente.

Es importante internarnos en el estudio de este tipo de posiciones, porque aunque nuestro estilo de juego sea más posicional y sereno, no podemos saber si en algún torneo nos encontraremos con un piromaniaco dispuestos a quemarnos vivos.

En Coahuila estamos acostumbrados a lidiar con el fuego ya que la sierra de Múzquiz, Arteaga y Zapalinamé son propensas a sufrir caóticos incendios forestales. La humareda cubre los cielos y los ciudadanos se llenan de

pánico.

Corremos hacia todos lados y tratamos de mitigarlo, pidiendo ayuda a los estados vecinos, helicópteros prestados y recibiendo a batallones de infantería dispuestos a luchar con vehemencia.

Los bomberos y miembros de Protección Civil del estado no solo necesitan capacitación teórica, también son necesarios los recursos para combatirlo.

A inicios de febrero se anunció que los bomberos de Arteaga recibirían entrenamiento especial para atender incendios forestales, pero hay que recordar que una sierra en llamas no son 64 escaques sino que se aproximan a las 450 hectáreas (según datos de los últimos siniestros registrados en la región).

Desde el año pasado el Gobierno estatal ha considerado comprar un helicóptero contra incendios pero son planes que solo se quedan en el tintero. ¿Cuántas hectáreas más deberemos perder para dejar de pensarlo y pasar a la acción?
17 Febrero 2019 03:30:00
Staunton: el primer influencer ajedrecista
Los aficionados del ajedrez son fácilmente seducidos por tableros ornamentales muy costosos: los hay de maderas finas, de mármol, tallados a mano, de figuritas chinas o cosas extravagantes. Pueden ser una pieza bellísima para colocar en la sala, pero difícilmente podría dárseles una utilidad para jugar con los escaques muy pequeños y las piezas que no se distinguen adecuadamente. Un verdadero ajedrecista no se deja llevar por las apariencias y sabe bien cómo invertir su dinero en un tablero elegante y útil.

El ajedrez Staunton es el diseño de piezas seleccionado en 1924 por la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ser utilizado en todas las competiciones oficiales. Fue diseñado por Nathaniel Cook, que patentó sus diseños en el Registro de Patentes el 1 de Marzo de 1849 y debe su nombre al célebre jugador londinense Howard Staunton (1810-1874).

Según las medidas oficiales propuestas por la FIDE hay medidas estándar en las que podemos saber si las piezas de ajedrez que compramos son o no de uso profesional: la primera es el tamaño del rey, debe de medir 3.75" o 9.52 cm y el peón debe de medir lo mismo que un lado del escaque (lado de una casilla) 5.5 cm.

Staunton autografió los primeros 500 tableros vendidos, lo que ayudó a posicionar y brindarle reconocimiento entre los ajedrecistas europeos y recomendando él mismo su juego a través de su columna en la en New Court Gazette. Es considerado uno de los primeros modelos en el mundo en tener una marca con su nombre, tal como lo hacen los influencers de hoy en día, que crean su línea de cosméticos o ropa.

Los juegos Staunton son los más populares entre los ajedrecistas, aunque también hay otras marcas reconocidas como Zurich, Lardy, Ultimate, Lasker, Polgar, Basic Club o Marshall. Otra de las características que hay que valorar es el peso de las piezas, ya que los hay ligero (425 g), de doble peso (1000 g) y hasta triple peso de (1,538 g), lo que modifica la sensación de juego, por ejemplo: en las partidas rápidas, es más recomendable un tablero más pesado.

Los tableros oficiales pueden valer de entre mil a 10 mil pesos, dependiendo del modelo, materiales y peso. En un lugar de gastar ese dinero en un tablero de mármol que no dará mucho rendimiento, la recomendación de la casa es invertirlos en un ajedrez profesional. Les aseguro que jugar con piezas profesionales transformará la partida en toda una experiencia estética.
10 Febrero 2019 03:30:00
Olimpiada nacional; entre recortes y ampliaciones
La Olimpiada Nacional (ON) es uno de los eventos deportivos más importantes del país, si no es que el más, puesto que de ahí se extraen a las jóvenes promesas del deporte mexicano. Son 46 disciplinas (entre ellas el ajedrez) en las que niñas y adolescentes de todo el país se enfrentan para definir a lo mejor de lo mejor y, quienes llegan ahí, pueden empezar a soñar con ir a las grandes ligas y convertirse en medallistas olímpicos.

La ON es organizada por la Conade y sus respectivos organismos estatales, por tanto, al ser un evento que depende de la burocracia, se ve constantemente sometido a cambios y limitantes de presupuesto. Este año la Conade tiene aspiraciones de incrementar el número de categorías y ramas, so pena de eliminar las etapas previas al estatal.

En ajedrez, el selectivo coahuilense se jugará el fin de semana del 15 al 17 de febrero en las instalaciones del hotel Camino Real en Saltillo y podrán jugar todos los ajedrecistas que cumplan con el requisito de la edad y que puedan pagarlo.

Hagamos un presupuesto ficticio: si una niña viene de Piedras Negras a Saltillo gastará mil 840 pesos en autobús viaje redondo, 3 mil 680 con su acompañante, (porque ¡¿quién manda a una menor sola?!), mil 11.50 pesos para hospedarse en el hotel sede (habitación cuádruple, si consigue con quien compartir), mil 200 pesos en comidas para dos durante los tres días, 300 pesos de transporte en la ciudad, 200 pesos del costo de la credencial de afiliación. Un total de más de seis mil pesos. Una cifra que habrá de ser bien valorada por los padres de familia.

Las dos categorías oficiales son sub-16 varonil y femenil (nacidos en 2003-2004) y sub-14 varonil y femenil (nacidos entre 2005-2007). De manera extra oficial se ha convocado a categorías promocionales: sub-11, sub-18 y sub-20, varonil y femenil, quienes podrán presentarse al estatal pero su clasificación al regional aún no está definida hasta que la Conade se decida si ampliará las categorías o no.

Los participantes deberán presentar acta de nacimiento, Curp, dos fotografías, identificación oficial, cédula de inscripción y su carnet de afiliación a la Asociación de Ajedrez del Estado de Coahuila A.C. Para mayor información pueden contactar a Eduardo Aguilar al correo .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo).

Mientras tanto, Coahuila se prepara para llevar sus trabajos a la acción y ver quiénes son los mejores ajedrecistas del estado, o al menos, quiénes son los mejores ajedrecistas que pueden subsanar los gastos de un fin de semana completo. De cualquier forma: éxito a todos.
03 Febrero 2019 04:00:00
Los torneos piratas
Una niña acaba de descubrir el ajedrez. Juega en su escuela porque su maestro inició un club. Compite contra sus amigos y rápidamente su profesor descubre que tiene habilidades para calcular variables complejas.

Se enfrenta contra otros clubes. Gana en todos. Sigue entrenando, empieza a competir en torneos oficiales, consigue un rating respetable y una beca para la universidad.

La vida de la niña ha cambiado gracias al ajedrez. Esa debe ser la función principal del arte y el deporte.

La semana pasada circuló en redes un póster publicitario de la Federación Nacional de Ajedrez en México (Fenamac) donde aparecía un peón vestido con el clásico atuendo de pirata: un gorrito de calavera, parche y espada; la leyenda decía: “No pierdas tu tiempo en torneos piratas”. Intentando -tal vez- fomentar la participación en torneos avalados por la federación y que son los que otorgan rating.

El asunto es que para que un torneo sea avalado por la Fenamac es necesario que los organizadores paguen una cuota, que se contrate a un árbitro titulado y que los participantes cuenten con su credencial de afiliación (que vale aproximadamente 200 pesos).

Una suma algo elevada cuando se trata de principiantes que no saben bien a bien si se dedicarán al ajedrez de competición o si lo usarán como pasatiempo para los domingos por la tarde.

La publicación, en lugar de resultar efectiva, produjo el enojo entre la comunidad ajedrecística del país: cientos de entrenadores, dueños de clubes, maestros de escuelas y promotores culturales y deportivos, organizan torneos recreativos con el único fin de fomentar el juego ciencia y crear espacios de recreación saludable entre niños y jóvenes mostraron su inconformidad al ser acusados de piratería ajedrecística.

¿Cuál es el objeto de calificar como pirata un torneo tan sólo por no pagar la cuota correspondiente? ¿Cómo encontraremos nuevos talentos juveniles si se les pide una credencial de afiliación y una cuota antes de empezar a jugar?

¿Qué acción está más cerca de la piratería? Fomentar el deporte libre o prometer premios, becas y campamentos de entrenamiento sin cumplirlo. No son pocos los padres de Familia que han denunciado a través de Facebook y Twitter que la Fenamac ha incumplido con los pagos de becas o los ganadores de diferentes competencias: Olimpiada Nacional, Juegos Escolares, Nacional Abierto, entre otros. La asociación debería hacer una introspección de sus responsabilidades con los ajedrecistas del país y velar por atraer y fomentar el deporte en el país en lugar de enjuiciar a quienes les ayudan en su trabajo.


27 Enero 2019 03:51:00
El dilema de los niños prodigio
Un niño prodigio es la denominación que se le da a un infante que a muy corta edad (3 o 4 años) logra avances significativos en los campos de la ciencia o las artes. Sus habilidades sorprenden a los humanos comunes porque son capaces de hacer cálculos complejos o asombrosas creaciones, y casi siempre son autodidactas. A pesar de necesitar un coeficiente fuera de serie para calificar como prodigio, nunca falta el padre de familia traumado y empeñado en hacer pasar a su hijo por un genio cuando en realidad sólo se trata de un absurdo esfuerzo y múltiples horas de arduo entrenamiento (no recomendadas para un niño). 

Antonio Gude, en su libro Eso no Estaba en mi Libro de Historia del Ajedrez, señala que la disciplina donde se han desarrollado más niños prodigios es en el juego ciencia. Unos de los primeros que aparecieron en la historia fueron Paul Morphy (1837-1884) y José Raúl Capablanca (1888-1942), quienes también fundaron muchos de los principios teóricos que se mantienen vigentes a la fecha. 

Conforme ha avanzado el tiempo, la divulgación del conocimiento ha potencializado el surgimiento de nuevos genios: ahora, encontramos niños que llegan a la cúspide y se convierten en gran maestro a más corta edad, como el ruso Karjakin, a los 12, y ahora vemos el hervidero de jóvenes promesas indias (cuyos nombres resultan impronunciables en occidente), como Rameshbabu Praggnanandhaa; en contraste con el americano Bobby Fischer, que se convirtió en GM a los 33 años.

Si ponemos atención en el modo de juego de Praggnanandhaa, quien a los 12 años ya se codea en la élite y tiene un ELO superior a 2,500, podríamos demostrar fácilmente que un niño de su misma edad que vence en un torneo municipal está muy lejos de ser un prodigio. No obstante, vemos a cientos de padres que intentan defraudar a la comunidad y hacen pasar a sus hijos en los medios locales “como un genio del ajedrez”. Por supuesto que un niño que entrena más de 20 horas a la semana será capaz de vencer en una partida a un adulto, o incluso superar a su maestro, pero de eso a decir que es un prodigio hay un abismo de diferencia.

Lo recomendable para tales padres es ir a terapia, dejar sus traumas de lado y permitirles a sus hijos que disfruten de su infancia. Martirizarlos con un arduo entrenamiento no los llevará a ningún lugar más que a terminar aborreciendo el juego (o las matemáticas, las artes o cualquier área donde los padres se empeñen en forzarlos). No dudo que tengan buenas intenciones, porque ser un genio casi siempre implica un futuro brillante, pero les aseguro que el día que tengan un prodigio en casa, la sociedad se dará cuenta sin necesidad de alardear a la menor provocación.
20 Enero 2019 04:00:00
Afiliación 2019
Uno puede elegir jugar ajedrez en cualquier lugar: en la casa de los abuelos, en el parque, en el recreo de la escuela, a mitad de fiesta, no importa dónde estemos porque es un juego universal.

La complejidad llega cuando se desea darle alguna validez al trabajo del ajedrecista y entonces es necesario un organismo que regule y controle los torneos y enfrentamientos entre jugadores.

A gran escala la Fide (Federación Internacional de Ajedrez, por sus siglas en francés) es la encargada de esta faena, pero para hacer digerible el trabajo hay asociaciones nacionales en cada país afiliado. La Fenamac es la encargada en México y a su vez, esta se divide en asociaciones estatales, ¿pero cómo es posible recaudar fondos para realizar torneos y además llevar a cabo las labores administrativas de quienes dirigen cada asociación? Cobrando una cuota, por supuesto.

Hay muchos deportes y clubes que cobran a sus miembros, esta es una práctica muy común para solventar los gastos de cada organización. Lo que sucede es que no siempre estamos conscientes de a dónde va a parar ese dinero o por qué es que debemos pagarlo, sobre todo cuando el precio se acerca los 500 pesos por una credencial que sólo servirá una vez.

En Facebook circula un oficio de la Fenamac donde señala que este nuevo año hay un descuento en la credencial de afiliación anual y que durante el mes de enero sólo costará 200 pesos (50 para la Fenamac y 150 para la asociación estatal de cada ajedrecista), de febrero a mayo la credencial tendrá un valor de 250 pesos (50 para la Fenamac y 200 para la asociación estatal), pero... después de mayo sólo se podrá adquirir una credencial de participación para cada evento individual.

El oficio está fechado a 28 de noviembre de 2018 y fue publicado por primera vez en la página Ajedrez Yucatán el 3 de enero, pero no pude localizar este mismo comunicado en alguna página de la Fenamac en Facebook (que vaya usted a saber cuál es la oficial de tantas que hay registradas) ni en el sitio web de la asociación, así que… o mis habilidades como novia psicópata son muy mediocres o las autoridades pertinentes tienen muy bien resguardada esta información.

De ser verídico sólo quedan cuatro meses para tramitar la credencial. Si tienen pretensiones de jugar un torneo oficial y reunir (o perder) algunos puntos de rating no hay que dormirse en los laureles y darse prisa para conseguirla, a menos que deseen pagar 500 pesos en cada torneo por el simple derecho a jugar.

Feliz 2019 y que la burocracia no los deje en jaque al
descubierto.

24 Diciembre 2018 04:02:00
El bendito medio juego
Planificar el futuro es una de las características esenciales del ser humano. Constantemente invertimos nuestro tiempo en imaginar cosas que aún no suceden. Apenas hemos recibido un guiño del hombre que nos gusta y ya imaginamos la boda de nuestros sueños, o ni siquiera hemos concluido la universidad pero ya empezamos a atormentarnos con la idea de conseguir un puesto de trabajo de nivel gerencial.

El inicio de un nuevo año es el detonante que hace estallar la crisis colectiva por la planificación en masa.Tomamos los comienzos como la oportunidad de resarcir el daño de todo lo que no hemos hecho y nos pactamos listas de propósitos para (ahora sí) a partir de enero echarle ganas y realizarlos aunque en el fondo de nuestro corazón sepamos que no va a suceder, ¿por qué siempre fallamos en cumplirlos?

La vida imita al ajedrez y, por tanto, hay muchas lecciones que podemos extraer del juego ciencia y traspasarlas a nuestro día a día; por ejemplo, la planificación correcta. Una partida de ajedrez se divide en apertura, medio juego y final. Entre mayor cantidad de conocimientos acumulemos se obtendrá una mayor ventaja. Así es como los grandes maestros consiguen vencer sin complicaciones a un novato: desde la apertura visualizan a qué tipo de final desean llegar (con alfiles de distinto color, de torres, algún peón aislado, etc.), pero el maestro Tarrasch nos iluminó con una frase certera: entre la apertura y el final, los dioses colocaron el medio juego.

De nada sirve tener un inicio pulcro y que apuntale un final ventajoso si a mitad de camino lo echaremos todo a perder con un error táctico que nos sepulte en el mate. Esa es la importancia del medio juego al que el excampeón mundial calificó como una porción enviada por los dioses. La motivación del nuevo año y hacer propósitos sirve para encaminarnos a una meta, pero si somos incapaces de tener consistencia y mantener durante el año el mismo entusiasmo para seguir trabajando por ese objetivo, seguramente saldremos derrotados antes de llegar al final de la partida.

Nuestros planes deben ir acompañados de acciones encaminadas a realizarlos. Tomemos esta reflexión para el año que viene y seamos conscientes que es necesario un trabajo integral para conseguir el éxito. Sun Tzu escribió en su libro El Arte de la Guerra: “la estrategia sin táctica es el más lento camino a la victoria. La táctica sin estrategia es el ruido antes de la derrota”.

Los dioses nos dieron el medio juego con infinitas posibilidades (ya sean de éxito o de pérdidas) aprovechémoslas lo mejor posible.
09 Diciembre 2018 04:04:00
La torre invertida
En ajedrez hay movimiento especial que se llama “promoción”, que es cuando un peón consigue llegar a la octava fila y, como recompensa por su audaz esfuerzo, se puede cambiar por cualquier otra pieza. La promoción también es llamada comúnmente “coronación” porque la mayoría de los ajedrecistas piden una dama, que es la pieza más valiosa del tablero (9 puntos). En la vida también llega a suceder lo mismo: que el más pequeño o insignificante llegue a transformarse en el más grande e imponer su poderío en cualquier dirección del tablero.

Una antigua usanza entre ajedrecistas de café era la de tomar una torre y colocarla de cabeza para asemejar una dama, puesto que cuando un jugador aún posee la suya, puede seguir coronando otras y hacerse con dos, tres o las que surjan durante la partida. La práctica de poner una torre invertida se popularizó tanto que los ajedrecistas llevaron esta maña a los torneos oficiales; aquí es donde todo se complica porque las leyes de FIDE (Federación Internacional de Ajedrez, por sus siglas en francés) no especifican si la torre debe estar sobre el tablero con la base hacia abajo, por lo que la promoción de una torre invertida no se considera ilegal, pero tampoco se asume como una dama. Si la torre toca la casilla de coronación, ya sea al derecho o al revés, se debe mantener como torre, lo que ha ocasionado cientos de roces y confusiones a la hora de la promoción.

En la historia tenemos de ejemplo a un joven alemán que atravesó por la misma crisis existencial de las torres invertidas. Adolf Hitler aspiraba a convertirse en artista pero sus limitantes técnicas le impidieron acceder a la escuela de Bellas Artes en Viena. Como no lo consiguió, eligió para su futuro ser el dictador que encabezara el acontecimiento que mayores muertes ha sumado en la historia: la Segunda Guerra Mundial (80 millones, según los cálculos más pesimistas).

He ahí el problema de un artista que se hace pasar por dictador. De una torre invertida que se mueve como dama. Miles de historiadores y estadistas se preguntan qué habría sido del mundo si Hitler hubiese sido aceptado e iniciado su carrera en las artes visuales. Ahora vemos que las consecuencias de pretender ser algo distinto a lo que en realidad somos pueden ser devastadoras.

Es indudable que si Hitler hubiera persistido en su carrera artística el mundo de hoy sería otro. Después de saber esto, ¿quién puede decir que el arte no salva vidas?

Este texto forma parte del proyecto que trabajo con el Programa de Estímulo y Creación al Desarrollo Artístico Coahuila 2018, a quien agradezco el financiamiento para esta investigación.



03 Diciembre 2018 04:00:00
La vida después de la derrota
Hay una misteriosa paz que se cierne sobre el océano antes de sufrir un cataclismo. Luego llega el caos que dura apenas unos minutos, pero se siente como una eternidad mientras observas sin poder hacer nada cómo la fuerza de la naturaleza te arrebata todo lo que construiste. Entonces termina.

Después de la tormenta llega la calma, dice el proverbio… pero es una paz amarga. ¿Cómo reintegrarse a la vida cotidiana después que todo se ha perdido?

Acaso serían 20 personas las que se reunieron en Missouri, EU, para darle la bienvenida a Fabiano Caruana tras su regreso de Londres, luego de haber perdido su enfrentamiento en el match por el título mundial frente a Magnus Carlsen.

Con una manta de “Bienvenido a casa, Fabiano”, el grupo de ajedrecistas recibió a su última esperanza de reconquistar el reinado de los 64 escaques. Diecinueve días de agonía duró la faena donde resistió al filo de la muerte y atinó a dar un par de zarpazos, pero ninguno de los enfrentamientos tuvo consecuencias mortales.

Doce tablas consecutivas hacían pensar que tal vez el italoamericano podría ser el nuevo ídolo nacional e imponerse sobre el noruego que no se animaba a arriesgarlo todo… pero todo fue una falsa alarma. No más que esa mística paz previa al caos.

El desempate programado para el 28 de noviembre constaba de 4 partidas a 25 minutos con 10 segundos de incremento por jugada. Mientras los ojos del mundo observaban con atención el tablero, la tormenta nórdica se desató y la furia de Odín golpeó con fuerza. Antes de poder reaccionar, llegó la ola que arrasó con todo a su paso. En menos de tres horas el match se había
consumado.

Una victoria fulminante de 3-0 se impuso y ni siquiera se jugó la última partida. Carlsen refrendaba su título y demostraba, de nueva cuenta, por qué es que es el número uno del mundo.

Para Magnus la victoria, los confetis y la celebración; mientras que Caruana volvió en silencio a casa. Si hubiera sido al revés, las 20 personas se habrían convertido en una multitud y su arribo a EU hubiera estallado en una celebración nacional.

Pero tampoco es el fin del mundo. Hay vida después de la tormenta, aunque sea más amarga, más difícil y más solitaria. Perderlo todo al menos sirve para saber quiénes estarán contigo sin importar las
circunstancias.
27 Noviembre 2018 04:03:00
Luz obscura
Luis Jorge Boone antologa la obra de Julián Herbert, con la editorial Atrasalante bajo el título de Oscura. A través de las 133 páginas que componen el libro, el poeta nos guía en un recorrido para conocer la evolución estilística, los temas y fijaciones recurrentes en la escritura de Julián.

La curiosidad es un vicio común que nos aqueja a todos, siempre vamos aquí y allá tratando de averiguar un poco más de lo que se muestra a simple vista. El lector no puede dejar de lado este instinto y, siempre, intenta desentrañar las manías o hábitos de sus escritores predilectos; así va uno saltando de entrevista en entrevista para descubrir que a García Márquez le gustaba la música de Shakira o que Ernest Hemingway escribía en libretas Moleskine.

Alguna vez Borges dijo que para ser un buen escritor hay que ser un buen lector. Y esa es una de las principales incógnitas que tratamos de desentrañar.   ¿A quiénes leen los escritores que leemos? Pero hay una cuestión más interesante, ¿cómo leen los escritores a quienes leemos?

Boone jamás ha sido un escritor flojo que se conforma a un sólo género literario o que se quede en la superficie de una idea, era evidente esperar en él, también, una lectura profunda y concienzuda. De tal forma que este libro no lleva un orden cronológico, sino que reclasifica la poesía escrita por Herbert y la agrupa en seis apartados (algunos de mayor extensión que otros).

En El cielo es el Naipe encontramos el tema de los viajes; en Sound System en Provenza, se recolectan los textos sobre el amor y sus variaciones  -no es una sorpresa descubrir que es la más amplio de las secciones-; en Destreza Pasajera agrupa vivencias familiares; This is Sparta es una mini selección de dos poemas sobre guerrilleros modernos y que nos permite disfrutar el lado humorístico de la poesía; Nadie Dice mi Nombre reúne las voces narrativas que gritan entre las páginas; y finalmente, Oscura reúne el tema de la escritura y la poesía.

Esa es la doble ventaja que nos otorgan las antologías. Son como las estampitas cromadas de los álbumes coleccionables, que si se agitan un poco podemos observar un movimiento sutil. No sólo tenemos a nuestra disposición el texto del interior, si prestamos suficiente atención podemos descubrir los mapas de pensamiento que se desarrollan en la cabeza del antologador.

En la portada de Oscura vemos la ilustración de un boxeador que hace sombra. Lucha sólo para entrenar. Si tomamos el libro y lo hacemos oscilar como estampita podremos ver, en primer plano, la poesía de Herbert y, en el segundo, la voz de Luis Jorge dándole un orden a todo.

Un dos por uno de lectura norteña que no tiene desperdicio.
19 Noviembre 2018 03:00:00
Un 100 perfecto para Ding Liren
La semana pasada se escribió en el mundo del ajedrez un nuevo récord mundial: la mayor cantidad de partidas consecutivas sin perder; proeza que estuvo a cargo del gran maestro chino Ding Liren, quien después de 29 triunfos y 71 tablas, cayó con la perfección  redondeada en el número 100.

Tuvieron que pasar 44 años para que alguien consiguiera batir el récord impuesto por Mikhail Tal, de 95 partidas sin conocer la derrota; racha que mantuvo del 23 de octubre de 1973 al 16 de octubre de 1974.

El récord es nada sencillo de conquistar, pues en el ajedrez de élite los grandes maestros juegan con una precisión envidiable. Además, no sólo compiten por la bolsa de dinero (generalmente bien dotada); también se juegan el prestigio y su reconocimiento mundial, pues en la actualidad los torneos se transmiten en directo y se pueden apreciar con comentarios en vivo, sin importar en qué parte del planeta se estén jugando.

Fue así como los ojos del mundo entero se posaron sobre Ding Liren y después de rebasar las 90 partidas todos parecían respirarle en la nuca para seguir de cerca cada uno de sus movimientos sobre el tablero.

¿Lo conseguirá? Se preguntaban los ajedrecistas de todas nacionalidades, mientras escrutaban con lupa y módulo cada una de las jugadas del asiático. La euforia creció cuando alcanzó las 94 partidas y al igualar a Tal todos estaban asombrados con el joven de 26 años que había conseguido colocar su nombre sobre una marca casi imposible.

Siguió la escala y se lanzó por la partida 96, 97, 98, 99 y 100. Por desgracia, el francés Maxime Vachier Lagrave terminó con aquella racha ganadora justo al llegar a la partida 101, el pasado 10 de noviembre, en el torneo de Shenzhen Chess




11 Noviembre 2018 04:00:00
El fantasma de Bobby Fischer
Uno de los muchos complejos que persiguen a los estadunidenses es el de no poder ostentar el dominio intelectual que representa el reinado sobre los 64 escaques del tablero de ajedrez. En toda la historia, sólo Bobby Fischer ha conseguido ser campeón mundial, pero su carrera fue tan resplandeciente y fugaz como el de un relámpago que surca el cielo.

En Busca de Bobby Fischer (1993) es un filme que refleja a todas luces la frustración de los entrenadores estadunidenses por intentar encontrar al nuevo genio americano capaz de restaurar el honor y prestigio ajedrecístico. 

Fischer es considerado por algunos como el mejor jugador de la historia. Sus excentricidades y estrambóticas sumas de dinero solicitadas eran equilibradas con su asombroso estilo de juego, agudo e imponente. Así consiguió hacerse con fama mundial y, después de conseguirlo todo, se retiró sin presentarse a defender su título.

Ahora los estadunidenses van aquí y allá buscando a un nuevo prodigio que sea capaz de satisfacer las altas expectativas que dejó tras sí Fischer. Incluso el multimillonario Rex Sinquefield ha invertido impresionantes sumas de dinero para tratar de impulsar al talento estadunidense.

Poco a poco la inversión ha dado retorno, en 2016 el equipo norteamericano se hizo con el oro en la Olimpiada Mundial de Ajedrez.

Ahora el sueño americano de retomar el reinado ajedrecístico parece no ser tan lejano, pues Fabiano Caruana podría ser el próximo campeón mundial si consigue derrotar a Magnus Carlsen en el match que se juega en Londres desde el 9 de noviembre y que se extenderá hasta el 28, aunque no es tan sencillo como suena.

Este es el cuarto enfrentamiento en el que Magnus Carlsen defenderá su título y en algún par de entrevistas señaló la presión que existe por la importancia del encuentro. ¿Fabiano Caruana será capaz de superar los nervios? 

Pero más importante, ¿conseguirá desembarazarse del fantasma de Fischer que persigue a todos los buenos ajedrecistas estadunidenses?, parece que no sólo le hace falta un equipo de entrenadores y patrocinadores, además necesitan un buen exorcista que los libere del recuerdo de Fischer y dejen de compararlo con todo lo que Bobby hizo, dijo o jugó.

Hasta ahora llevan jugadas dos de las 12 partidas programadas, ambas terminaron en empate. Ya veremos si Caruana es capaz de sepultar a Fischer y grabar en la historia su propio nombre.
05 Noviembre 2018 04:00:00
Afortunada en el juego y en el amor
“Afortunada en el juego y desafortunada en el amor” es un dicho popular que anuncia que aquellas que tienen buena suerte para las apuestas generalmente les va mal en los asuntos del corazón.

Por fortuna, el ajedrez no es juego donde intervenga el azar, sino un deporte de análisis y cálculo. Para demostrarlo, tenemos al matrimonio Radek Wojtaszek y Alina Kashlinskaya quienes hace un par de días ganaron en conjunto en el torneo de Isla de Man, uno de los torneos más fuertes del mundo.

La rusa Alina Kashlinskaya pasó su cumpleaños número 25 celebrando a lo grande en Isla de Man: no sólo obtuvo el primer premio femenino, junto a su esposo, quien ganó el primer premio general, además consiguió su primera norma de Gran Maestro, el máximo título ajedrecístico.

A las niñas de los 90 (y generaciones previas) se nos enseñó a desear ser princesas, buscar el amor en un príncipe que llegue a rescatarnos y resolver todos nuestros males.

Pero el arrojo de Alina nos demuestra que también se puede conseguir una vida de ensueño por sus propios medios y que el príncipe no debe ser un salvavidas sino un acompañante.

Qué sencillo sería sentarse a contemplar los triunfos del esposo. Ser un ama de casa abnegada y una porrista de primera fila.

Pero la vida de Kashlinskaya nos demuestra que todo se torna más interesante cuando nos lanzamos a la batalla y conquistamos por nosotras mismas la victoria. Y que la mayor de las dichas es compartir los reflectores junto a la persona que amas.

Esta no es la primera proeza que Alina y Radek comparten, en 2011 ya habían conseguido ganar ambos un importante torneo, el Memorial György Marx de Hungría.

Cuatro años más tarde contrajeron matrimonio. Al parecer, supieron interpretar bien las señales del destino que indicaban que juntos tendrían un futuro prometedor.

Qué afortunada Alina que parece tenerlo todo: la juventud, el amor, una carrera exitosa, y por supuesto, el dinero que acompaña las victorias.

Pero la verdadera fortuna es descubrir que el éxito profesional no es cosa de buena suerte, sino un mezcla de trabajo duro y entrega. Y que el amor no es una competencia excluyente, sino una compañía mutua. Tal vez, la clave para tener un matrimonio feliz sea encontrar cosas que apasionan a ambos y compartir esa entrega.

Felicidades para la futura GM Alina Kashlinskaya, por su cumpleaños, sus éxitos y por ser una fuente de
inspiración.
21 Octubre 2018 04:04:00
La migración sobre los 64 escaques
La caravana migrante que atraviesa el país ha desatado toda clase de debates políticos, demográficos y migratorios entre quienes buscan la empatía hacia otro ser humano y quienes rechazan al extranjero que sufre precariedad. No trataré de convencerlos respecto a nada porque cada quien habla según lo que guarda en su corazón: ya sea basura xenófoba o empatía humanitaria, pero sí me parece interesante señalar cómo la migración tiene dos caras: la del desvalido que debe saltar muros y la de la «fuga de cerebros» que entra por la puerta grande.

En ajedrez, como en muchas otras disciplinas, es común ver a los mejores genios cambiar de nacionalidad para buscar mejores oportunidades dónde desarrollar su carrera.

Empecemos por Estados Unidos: actualmente Fabiano Caruana es el retador al título mundial. Pero él es un italoamericano con doble nacionalidad, cuyos primeros pasos en su carrera ajedrecística los realizó bajo la bandera italiana y fue hasta 2015 que adoptó el cobijo de las barras y las estrellas. Si llegara a derrotar a Magnus Carlsen, USA no podría adjudicarse el título completo, porque una parte de la victoria también es italiana.

El año pasado, después de casi ocho décadas, los estadunidenses consiguieron coronarse campeones de la olimpiada mundial con un equipo conformado por Hiikaru Nakamura, nacido en Japón; Wesley So, filipino, y Caruana, de quien ya hemos hablado.

En México el panorama no es tan diferente: actualmente sólo tenemos tres grandes maestros, máximo título al que se puede aspirar: Manuel de León Hoyos, de origen yucateco, quien emigró a Europa con tal de hacer su carrera; Gilberto Hernández, originario de San Luis Potosí; y el actual rankeado número uno del país, Juan Carlos González Zamora, un cubano que se nacionalizó y ha contribuido notablemente al desarrollo de nuevos talentos en Mérida.

¿Cuál es la diferencia entre un profesionista con beca, un atleta de alto rendimiento, un renombrado científico y un inmigrante que llega de forma ilegal?

La respuesta es la de-sigualdad. No importa cuánto romanticemos el discurso de “el que quiere, puede” y “la superación está en uno mismo”. No podemos juzgar con el mismo rigor a quien no ha tenido las oportunidades óptimas de desarrollo: porque además de talento, a veces se requiere un poco de suerte.

Es lamentablela situación que nos llevó a convertirnos en esto: un cúmulo de fronteras invisibles, de etiquetas donde se decide quién puede entrar y quién no, donde algunos son recibidos como héroes y otros apaleados y rociados con gas lacrimógeno.

El ajedrez nos enseña que para mejorar la posición y ganar la partida a veces hay que sacrificarlo todo. Esperemos que los que avanzan en la caravana migrante encuentren lo que buscan y que su sacrificio haya valido la pena.
14 Octubre 2018 04:00:00
El laberinto emocional de la derrota
El ajedrez, siendo un deporte de gran demanda mental, nos demuestra que la paz interior es una necesidad básica. No son pocos los ajedrecistas que han desarrollado problemas psicológicos debido a la intensidad del deporte: Bobby Fischer, el gran genio estadounidense; o el mexicano Carlos Torre Repetto.

El 10 de octubre se conmemora el Día Mundial de la Salud Mental. Pese a los múltiples discursos de “sólo estás distraído”, la depresión es un problema serio: el Cesame de Torreón declaró que atienden dos intentos de suicidio diarios.

La historia de Carlos Torre está plagada de asombro y misticismo. Fue uno de los ajedrecistas mexicanos más prodigiosos del país pero se retiró de los tableros a los 24 años. Es lamentable que su carrera terminara de forma tan meteórica, en un abrupto cambio de la cúspide, derrotando a la élite del ajedrez como Lasker, a sufrir crisis psicóticas y vagar en solitario por las calles. Pasó los últimos días de su vida recluido en un sanatorio de Monterrey donde se dedicó al budismo. Al final sus restos regresaron a su natal Mérida. 

Recientemente el Centro de Alto Rendimiento de Madrid ha reconocido la importancia de incluir psicólogos en su equipo de entrenadores. En un artículo publicado recientemente en el diario El País, señalan la necesidad de incluir apoyo psicológico para los atletas, y cómo la estabilidad emocional cambia significativamente el resultado de los deportistas en las justas.

Pero por qué tuvimos que esperar tanto tiempo para darle la importancia merecida a la paz mental. Un atleta de alto rendimiento invierte grandes horas en perfeccionar su técnica y ganar condición física, pero una mínima parte la invierte en su salud mental.

El desgaste emocional es tan devastador como el agotamiento físico: encerrarse en una idea, darle vuelta mil veces, buscar dónde estuvo el error que ocasionó la derrota. Si no se cuenta con ayuda de un profesional los resultados, como hemos visto, pueden ser catastróficos y reducir una brillante carrera a la nada.

Hablar de nuestros problemas es un buen primer paso. Pero no hay que minimizar la situación y siempre es importante recurrir a un experto que brinde asesoría especializada.

La salud mental no es una broma.

La derrota puede encerrarnos en un laberinto emocional del que difícilmente se puede salir solo.
01 Octubre 2018 04:00:00
La Olimpiada Mundial de Ajedrez
Las olimpiadas son uno de los eventos deportivos más prestigiados del mundo donde los mejores atletas, en distintas categorías, se reúnen a medir sus habilidades; por desgracia, el ajedrez no es un deporte aceptado dentro del Comité Olímpico Internacional. 

De todas formas, sería imposible que no existiera una justa de este nivel –considerando el gran número de ajedrecistas que hay en el mundo–  así que la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) se encarga de organizar una propia olimpiada.

En el siglo 20 se organizó la primera edición de la olimpiada mundial, aunque sus comienzos fueron algo trastabillosos: en 1924 se declinó la propuesta para que el ajedrez fuera aceptado como un deporte olímpico oficial (y no ha sido la única ocasión en ser rechazado) y a la par de los Juegos Olímpicos de verano en París, se celebró, en la misma ciudad, la primera olimpiada no oficial.

La primera Olimpiada de Ajedrez, ya de forma establecida, se celebró en Londres en 1927, a partir de entonces, la historia del ajedrez ha buscado su curso, reuniendo jugadores de todo el mundo para ver quién es el mejor. Y aunque los rusos son quienes se suelen llevar la victoria, en la edición de 2016 en Bakú, los estadunidenses sorprendieron arrebatándoles el primer puesto.

Este año, el país anfitrión de la 43 Olimpiada Mundial de Ajedrez es Batumi, Georgia, en donde 189 países se han dado cita para ver quién será el vencedor, y se estará jugando del 23 de septiembre hasta el 6 de octubre.

Por su parte, los mexicanos ya están listos para hacer su mejor papel. La ventaja es que este año llegaron a tiempo, no como en Bakú, donde el equipo varonil arribó con una ronda de retraso debido a problemas con el presupuesto asignado por la Conade y sus itinerarios de vuelo. Ya es un buen inicio (aunque no debería ser motivo de festejo que alguien haga su trabajo en los tiempos indicados), resta una semana para ver qué tal les va a nuestros compatriotas.

Página oficial para seguir el evento: batumi2018.fide.com
23 Septiembre 2018 04:00:00
Los triángulos de Delétang
Juan José Arreola fue uno de los uno de los escritores más talentosos de México y, como muchos otros, también fue un gran aficionado al juego-ciencia. El 21 de septiembre celebramos el centenario de su natalicio, a lo largo del país se hicieron conmemoraciones con círculos de lectura, charlas y mesas de debate sobre su obra.

Arreola plasmó en sus textos la gran pasión que los 64 escaques causaban en él. En su cuento El Rey Negro, el autor habla sobre la fase final de la partida, donde el rey termina acorralado por el alfil y caballo enemigo. Aquí un fragmento del mismo:

La situación ha cambiado. Aparece en el tablero el triángulo de Delétang y yo pierdo la cuenta de las movidas. Los triángulos se suceden uno tras otro, hasta que me veo acorralado en el último. […] Ahora tres figuras me acometen: rey, alfil y caballo. Ya no soy vértice alguno. Soy un punto muerto en el triángulo final.

Pero el lector que no sabe sobre ajedrez y teoría de finales se preguntará, ¿qué diantres son los triángulos de Delétang? Aquí va la sencilla (en cuanto sea posible) explicación: El juego de ajedrez se divide en tres partes: apertura, medio juego y final. Un dicho común para el principiante reza: “juega la apertura como un libro, el medio juego como un mago y el final como una máquina”.

El embrollo  resulta cuando la teoría va siendo tan basta que las cosas que hay que memorizar son muchas. El mate de alfil y caballo es uno de los más complejos de ejecutar, porque para lograrlo hay que dejar de ver el tablero en función de filas, columnas y diagonales, y empezar a verlo como triángulos: los triángulos de Delétang, que suceden de un triángulo mayor a menor, hasta llegar al más pequeño donde se dará el mate.

Para conseguirlo, el vértice de dichos triángulos debe partir desde una esquina que sea del mismo color de nuestro alfil (es decir, si tenemos alfil de casillas blancas, el mate deberá darse en una casilla blanca), y tratar de ir acorralando al rey, acotando el área de los triángulos hasta que se quede sin espacio y lleguemos al final de la partida.

Hay que jugar el final como una máquina en cuanto a la precisión. Cualquier movimiento mal calculado y el rey se escapará del triángulo y deberemos reiniciar el acecho. Además, que en ajedrez hay otra ley que dicta que si no se consigue dar mate en 50 jugadas, a partir de la reclamación del contrincante, el juego terminará en empate. Así que no podemos perder la noche entera por allí persiguiendo a un rey incauto.

Dominar esta técnica requiere práctica. El maestro Arreola, en su fantástica prosa de El Rey Negro resumió este procedimiento así: “El mate de alfil y caballo es más fácil cuando uno no sabe darlo y lo consigue por instinto, por una implacable voluntad de matar”. Que así sea.
16 Septiembre 2018 04:00:00
El gran éxito del ajedrez en 960
La atracción que  genera un deporte no sólo se trata de las habilidades de los jugadores para ganar o perder un enfrentamiento, también es necesario el drama. Seguir el conteo de la cantidad de juegos ganados o perdidos, o las rivalidades míticas entre uno y otro contendiente. Si de eso hablamos, el ajedrez tiene mucha tela de donde cortar. Por si no fuera poco, siempre habrá unos cuantos aventureros dispuestos a dar un buen show con tal de deleitar a los aficionados.

Esta semana se vivió en Estados Unidos uno de los enfrentamientos que mayor atracción ha brindado para los fanáticos del ajedrez: súper estrellas como Topalov, Wesley So, Maxime Vachier-Lagrave y el, ya no tan retirado de los tableros, Garry Kásparov, aceptaron pasar de largo del ajedrez tradicional y dejar en casa sus preparaciones teóricas, para deleitar al público jugando en la modalidad 960.

Partiendo de combinaciones aleatorias donde la posición inicial de las piezas es distinta a la tradicional, los genios se aventuraron en osados ataques tácticos que desde la apertura resultaron sorprendentes.

Uno de los duelos más esperados del Champion Showdown organizado por el Saint Louis Chess Club de Missouri fue el de Kásparov-Topalov, justo con el que se inauguró la jornada. A pesar de que Kásparov es considerado uno de los mejores jugadores en la historia del ajedrez, pudimos comprobar que todos comentemos errores, sobre todo cuando salimos del modo al que estamos acostumbrados a pensar.

Sin duda esperamos más exhibiciones en esta modalidad, pues siempre es un deleite ver a los mejores del mundo, probar su capacidad creativa y táctica. Sobre todo, para aquellos ingenuos que se atrevan a pensar que el ajedrez es una cosa aburrida: ¡basta ver un par de partidas del Champion Showdown para darse cuenta de que no hay nada más alejado de la realidad!

Para quien desee conocer un poco más de esta modalidad de juego o ver la retransmisiones de las partidas, les recomiendo seguir el canal de Chess24 en español de YouTube, que incluye comentarios y análisis en español.
09 Septiembre 2018 04:00:00
Ajedrez Fischer-Random: el espectáculo
Estados Unidos podrá ser el país más poderoso del mundo, pero su poderío sobre los 64 escaques deja mucho que desear. En la historia de los campeones del mundo oficiales, sólo se han coronado una vez con Bobby Fischer en 1974.

Eso sí: la genialidad de Fischer emanó una luz tan potente, que a la fecha seguimos maravillados con sus partidas e ideas. Incluso ideó un nuevo modo de juego para el ajedrez donde, más que la memorización y estudio de líneas, prevaleciera el talento y la creatividad: el ajedrez 960, también conocido como Fischer-Random.

Se estima que en ajedrez existen más movimientos posibles que la cantidad de átomos que hay en el universo. Imaginen todas las posibilidades a las que se abre una partida. Por fortuna, los ajedrecistas profesionales no van confiando en el azar, sino en una serie de estudios de jugadas preanalizadas y agrupadas en “aperturas” y “defensas”.

El ajedrez Fischer-Random supone colocar las piezas de manera aleatoria e iniciar el juego según sean elegidas. Por ejemplo: en lugar de poner las torres en las orillas, después los caballos, luego alfiles y al centro los reyes, con la modalidad Fischer los peones se mantienen en la segunda fila, pero las piezas pueden colocarse en cualquier dirección, respetando la misma alineación parta blancas como para
negras.

La próxima semana en St. Louis, Missouri, Estados Unidos, se vivirá un duelo de primer nivel entre grandes super estrellas como Nakamura, Wesley So, Shankland, Aronian, Svidler, Giri, Vachier-Lagrave, Leinier Domínguez, además de los invitados de lujo: Gary Kasparov y Veselin Topalov, excampeones mundiales.

Para aumentar la emoción del encuentro, los participantes aceptaron ir más allá de sus líneas estudiadas y enfrentarse en un duelo de ajedrez Fischer-Random. Qué mejor homenaje que seguir las ideas de un gran genio
estadounidense.

Del 11 al 14 de septiembre podremos disfrutar un duelo lleno táctica y estilo, donde podremos deleitarnos del genio creativo de estos monstruos del tablero. Sin duda no hay que perdérselo.
02 Septiembre 2018 04:00:00
Una partida de ajedrez en el mercado
Sentada sobre un montón de cartones de huevo vacíos y atados con mecates, una niña de cabello largo y negro reta a su amigo a un duelo de ajedrez. Aquel, imitando al famoso pensador, sostiene su cabeza sobre la palma de su mano, mientras observa, con calma, la posición sobre el tablero… lleva la ventaja, parece que no resta mucho para que el juego termine.

A su lado, tres amigos se entretienen con el idilio de las jugadas. Sonríen felices, al parecer, entretenidos con la inminente muerte de la niña. Tal vez esperan su turno para retar, sentados sobre una silla vieja u otro cúmulo de cartones de desecho… otro, de pie, disfrutando la panorámica de la muerte.

Estos cinco infantes pasan por alto el lente de la cámara que congela su felicidad. Y también hacen caso omiso al escenario que los rodea: hules viejos en el piso, señoras con mandiles, letreros que anuncian al transeúnte “Aproveche 16.00 el tomate”, “15 el plátano”, “Pura calidad”.

La imagen de estos niños jugando al ajedrez en un mercado de la Ciudad de México se viralizó durante la semana. ¿Qué hay de sorprendente en ver a cinco infantes jugar?

Estamos tan mal acostumbrados a ver que un hecho simple parece magnífico. Lo tradicional es encontrar niños pegados a un celular o tableta. O jugando cosas más sencillas como futbol, donde la necesidad de pensar sea casi insignificante. Pero sobre todo: no estamos acostumbrados a ver a los niños pobres.

Terminamos romantizando la idea de “un niño que trabaja para salir adelante”, “una niña que ayuda a su mamá en el mercado”, la pobreza y la cultura del esfuerzo porque somos incapaces de ver la desigualdad: de cuestionarnos qué hacen esos niños, sentados sobre cartones y apoyando su tablerito de madera sobre un cajón de plástico.

El ajedrez es un juego tan noble que se abre con las mismas posibilidades para ricos, pobres, niños, adultos y ancianos. No hay distinción de género o clase social. Si escarbamos en las noticias ajedrecísticas nos encontraremos con la grata sorpresa de niñas y niños marginados que consiguieron una mejor posibilidad de vida gracias a sus aptitudes ajedrecísticas.

Ojalá estos pequeños tengan las mismas posibilidades para explotar su talento y que pronto los veamos conquistando campeonatos y sonriendo desde lo alto del pódium… pero para que eso suceda, primero hay que accionar la maquinaria que les permita tener educación de calidad, oportunidades para desarrollar su talento y entrenadores que les ayuden a potenciar sus habilidades.

El camino para reducir la desigualdad es a través del deporte, la educación y la cultura. Estos niños ya dieron el primer paso, ¿cómo les responderá la sociedad?.
19 Agosto 2018 04:00:00
Novedades del Grand Chess Tour
Dentro del mundo del ajedrez el Grand Chess Tour (GCT) es una de las celebraciones más esperadas por los aficionados, un equivalente a los circuitos de Fórmula 1, donde los mejores del mundo compiten en una serie de cinco torneos para medir sus habilidades, compitiendo por una bolsa total de más de un millón de dólares.

Este año, la edición cuenta con grandes jugadores de élite, entre ellos Magnus Carslen, actual campeón del mundo; Fabiano Caruana, retador al título mundial el próximo noviembre; Hikaru Nakamura, Levon Aronian, Sergey Karjakin entre otras superestrellas.

El calendario de juegos que incluye el GCT es el siguiente: Your Next Move GCT (rápidas y blitz), del 10 al 17 de junio en Bruselas-Lovaina, Bélgica; París GCT (rápidas y blitz) del 17 al 26 de junio 2018 en París, Francia; el San Luis (rápidas y blitz) del 9 al 16 agosto 2018 en San Luis, Misouri, EU y, por último, la Sinquefield Cup (clásico) que se juega ahora, del 16 al 29 Agosto 2018 en San Luis, Misouri, Estados Unidos. Los cuatro mejores clasificados de este circuito serán acreedores a participar en el London Chess Classic el próximo diciembre.

Los ganadores del torneo Your Next Move fueron Wesley So, Sergey Karjakin y Maxime Vachier-Lagrave. En París, los vencedores fueron Hikaru Nakamura, Sergey Karjakin y Wesley So. En las rápidas de St. Louis los victoriosos resultaron Nakamura, Vachier-Lagrave y Shakhriyar Mamedyarov.

Actualmente se juega la Sinquefield cup en St. Luis, donde Magnus Carlsen se medirá contra Nakamura, quien busca su tercera victoria del circuito; además participan Caruana, Grischuk, Aronian, MVL, Mamedyarov, Karjakin, So y Anand.

Habrá que mantenerse expectantes para ver quiénes serán los mejores que llegarán a la Final en Londres. Los cuatro mejor clasificados son quienes tendrán derecho a jugar la Final, en diciembre, del Grand Chess Tour 2018.
12 Agosto 2018 04:00:00
Mirar a través de las ideas
El ajedrez es uno de los deportes más incluyentes que existen: no impone diferencias por sexo, raza, condición social o edad. Tampoco establece limitantes físicas. Incluso los ciegos pueden jugar, con tablero ligeramente modificado que deja abiertas todas las posibilidades de análisis, cálculo y estrategia, sin reparar en los obstáculos visuales.

El ajedrez braille está diseñado para que personas con discapacidad visual disfruten del juego ciencia sin complicaciones: a través del tacto y de las ideas. El tablero tiene orificios sobre cada escaque y las piezas poseen un ancla que ayuda a fijarlas y que el jugador  pueda pasar las manos sobre ellas sin temor a derribarlas. Para diferenciar entre un bando y otro, las piezas negras tienen un clavo de metal en la cabeza.

Este método de juego se ha popularizado, que incluso existen olimpiadas mundiales organizadas por la International Braille Chess Association (IBCA), que se encarga de emitir la convocatoria donde participan equipos de ajedrecistas débiles visuales de todo el mundo.

Del 20 al 31 de julio pasado, se disputó en Sofia, Bulgaria el campeonato mundial que reunió a 16 países. Los ganadores fueron Rusia, en primer puesto, Polonia, en segundo, y Ucrania en tercero.

La selección de Venezuela, único país latinoamericano en asistir a la justa, obtuvo el sexto lugar. El equipo estuvo conformado por Víctor Abiad, Édgar Rivas, Harlen Otero, Aarón Muñoz y el IM Aníbal Gamboa, quienes lograron superar a potencias como la India, séptimo puesto, España, noveno y Gran Bretaña, treceavo.

Pero no es la primera vez que los venezolanos conquistan los primeros lugares; apenas el año pasado terminaron en noveno lugar de entre 27 contendientes en el mundial por equipos celebrado en Macedonia; y en 2009, Daniel Pulvett –también venezolano–, se coronó Campeón Mundial Juvenil de ajedrez para ciegos y débiles visuales, en el torneo de Estocolmo, Suecia.

Si la cuarta transformación nos convertirá en Venezuela, ya hay buen lugar por donde podíamos empezar: a través la inclusión, del deporte y el apoyo necesario para que los atletas logren destacar en la escala mundial.
07 Agosto 2018 04:00:00
La lectura nos hará libres
¿Alguien recuerda la primera palabra que leyó? ¿O el sentimiento de poder que experimentó la primera vez que logró descifrar el mensaje oculto tras los garabatos del lenguaje? Esa primera palabra fue el inicio de una aventura para relacionarnos con el mundo, aunque muchas veces ni siquiera recordamos cómo fue que ocurrió. Pero Alberto Manguel sí lo recuerda y toma como punto de partida su experiencia personal para recorrer, a través de la historia, la manera en que los seres humanos nos relacionamos a través de la lectura.

Historia de la Lectura es un ensayo que explora cómo es que evolucionó la forma de leer, de estudiar, de entender el alfabeto. Leer es una de nuestras necesidades básicas para comunicarnos, Manguel entiende la importancia de este acto que parece tan sencillo, pero que a la vez es gratificante y aleccionador.

La historia de la lectura es cuestión de temperamento y no de enseñanza. No se trata de qué está bien o mal leer, sino de lo que nos gusta o disgusta. Todos somos lectores: leemos para otros y para nosotros mismos. Cada autor es a su vez un lector, es necesario que sea un aprendiz antes de lanzarse a inventar algo diferente.

Historia de la lectura es un libro voluminoso, pero no pesado, las 578 páginas de las que está compuesto son un estudio concienzudo respaldado de anécdotas personales, datos duros, y aspectos históricos; además está ilustrado con imágenes de lectores a través de la historia: desde Aristóteles en la antigua Grecia, hasta vírgenes y monjes, estudiantes de diferentes épocas.

El autor estudia cómo ha cambiado la lectura a través de los tiempos y la forma en que la sociedad se relaciona con ella. Las lecturas prohibidas: porque brindar a los esclavos la enseñanza de la lectura significaría darles las armas suficientes para generar ideas incendiarias. “La lectura es una fuerza que requiere apenas unas pocas palabras para resultar aplastante”, escribe Manguel mientras reflexiona sobre la necesidad de la época esclavista para prohibir la lectura.

También aborda temas como robar libros, las formas del libro, lecturas privadas y lectores silenciosos, donde retrata las diferentes facetas que los lectores hemos atravesado alguna vez.

Con este libro Alberto Manguel se reafirma como ensayista. Otros de sus títulos publicados son “la ciudad de las palabras” (2007), “Leyendo imágenes” (2002), “Breve tratado de la pasión” (2007), “Una historia natural de la curiosidad” (2015). Ninguno tiene desperdicio.

La obra de Alberto Manguel es un recorrido por la cultura del libro, la historia de la lectura y las memorias de un erudito contemporáneo.

Alberto Manguel. Historia de la Lectura. (2005). Editorial Almadía. 578 páginas.
05 Agosto 2018 04:00:00
La aniquilación del otro
El ajedrez es como la vida: una partida refleja en sí el desarrollo de planes para alcanzar una meta, el cálculo de posibilidades, afrontar un error, tratar de resolverlo, buscar la forma de vencer. El ajedrez se parece a la vida, y por tanto se parece al amor. Hay tantos procesos mentales que se ejecutan durante la partida, que es natural que sea tomado por intelectuales como punto de partida para sus reflexiones. Rosario Castellanos es una de las tantas que fue seducida por los 64 escaques y plasmó la magia del tablero en su obra.

Rosario Castellanos es considerada una de las escritoras mexicanas más importantes de la historia, su obra se expandió a través de todos los géneros: trabajó el ensayo, la novela, el cuento, el teatro y  la poesía. Falleció un 7 de agosto de 1974 a causa de una descarga eléctrica en su hogar.

Rosario vivió con intensidad y lo reflejó en sus textos. Las preocupaciones por la causa feminista y por sus raíces indígenas fueron eje central de su obra. A través de eso buscó la forma de interpretar la realidad. Además afrontó múltiples problemas maritales con Ricardo Guerra, de quien finalmente se divorció tras 13 años de matrimonio. También fue una gran aficionada del ajedrez y lo practicó con regularidad.

Les compartimos el poema al que la autora tituló Ajedrez: Porque éramos amigos y a ratos, nos amábamos; / quizá para añadir otro interés / a los muchos que ya nos obligaban/ decidimos jugar juegos de inteligencia. / Pusimos un tablero enfrente / equitativo en piezas, en valores, / en posibilidad de movimientos. / Aprendimos las reglas, les juramos respeto / y empezó la partida. / Henos aquí hace un siglo, sentados, / meditando encarnizadamente / como dar el zarpazo último que aniquile / de modo inapelable y, para siempre, al otro.

A final de cuentas, el amor es igual a una partida de ajedrez: sentarse y jugar, alternadamente, en una batalla interminable hasta que al final, uno aniquile al otro. El amor y la vida entera. Tal como ella lo describió.

Aniquilar o ser aniquilados. Vaya dilema.
29 Julio 2018 04:00:00
La tormenta y el ímpetu en el ajedrez
“La tormenta y el ímpetu” (sturn and drang) fue un movimiento artístico nacido en Alemania principalmente sobre la literatura, pero también tocó la música, las artes visuales y otras áreas creativas. Este movimiento repudiaba las ideas clasicistas o toda regla que obstaculizara a la expresión de sus pasiones, la libertad en los sentimientos y en el arte (teoría del genio).  Como el ajedrez es también un arte, y muchos de sus principales exponentes son alemanes, era evidente que el juego ciencia también se vería tocado por esta corriente artística.

A través de la composición de problemas, el alemán Kasparian (a quien no hay que confundir con Kasparov, otro de los grandes genios ajedrecísticos) hizo grandes aportaciones al juego con sus estudios de finales, donde a través de la composición fuerza al jugador a encontrar las combinaciones más espectaculares que pudo haber imaginado.

Un problema de ajedrez es el diagrama de un tablero donde se colocan algunas piezas y se busca conseguir ventaja, la victoria o una posición de tablas (empate). Es un aperitivo mental similar al sudoku o un crucigrama. La resolución de problemas para el ajedrecista será un pilar fundamental para mejorar su nivel de juego.

Kasparian es uno de los artistas más impresionantes de la historia. Sus habilidades como compositor de finales de ajedrez son dignas de aparecer en los museos más prestigiados del mundo.  “Yo […] me esfuerzo por expresar la idea de una forma acabada. Por ello, en la mayoría de mis finales hago que la idea figure en primer plano y trato de subordinar a ella el material”, declaró el maestro en alguna ocasión.

La habilidad creativa de Kasparian era tal, que sus problemas están diseñados con condiciones iniciales donde podemos constatar que “la idea ya está acabada”, es cuestión de buscar jugadas forzadas, de oprimir al enemigo, de buscar, hasta en el más mínimo detalle, el impulso perfecto que nos lleve a la victoria.

El lector puede buscar cualquier libro de Kasparian sobre finales o simplemente colocar en el buscador “finales de Kasparian” y retar sus habilidades ajedrecísticas.
22 Julio 2018 04:00:00
Día del Ajedrez: entre la celebración y la incertidumbre
El mundo está lleno de fiestas porque es bueno buscar algún pretexto para celebrar; existen desde las más tradicionales como las patrias, las solemnes como el Día de la Madre, del Médico o del Maestro y hasta las inesperadas como el Día del Taco o hasta del emoji. Por supuesto, también hay un día del ajedrez, que se celebra mundialmente cada 20 de julio.

Un estudio publicado en 2012 por la compañía YuGov demostró que al menos 70% de la población ha interactuado con el juego ciencia alguna vez en su vida. A pesar de ser un juego de origen bélico, el ajedrez deja profundas enseñanzas para quienes lo practican: fortalece la memoria y habilidades lógico matemáticas, ayuda en la toma de decisiones, ejercita ambos hemisferios cerebrales, además de la disciplina y valores que aporta cuando se practica como un deporte.

El Día del Ajedrez conmemora el mismo día en que la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE por sus siglas en francés) fuera fundada un 20 de julio de 1924 en París, Francia; quien tiene 188 federaciones alrededor del mundo, siendo la encargada de dar validez de los torneos y llevar un control de los ajedrecistas.

Actualmente la FIDE se encuentra en proceso de elecciones para su nuevo presidente. Los candidatos son el gran maestro inglés Nigel Short; el maestro internacional griego Georgios Makropoulos, y el diputado ruso Arkady Dvorkovich. Quienes tenían hasta el 3 de julio para postularse a través de alguna federación que los respaldara.

La FIDE sólo ha tenido 6 presidentes durante sus 94 años de existencia. Alexander Rueb (1924 – 1949); Folke Rogard (1949 – 1970); Max Euwe (1970 – 1978); Fridrik Olafsson (1978 – 1982); Florencio Campomanes (1982 – 1995) y el actual presidente desde 1995 Kirsan Ilyumzhinov, que ha estado rodeado de conflictos por supuestas colaboraciones con el régimen sirio de Bachar al Asad.

Alguna vez leí en el twitter de Roberto Gomez Bolaños (Chespirito, no el escritor) que la política es tan fea que si a una palabra bonita como “madre” le añades “política” te queda “suegra”. Es tan cierto que ni el ajedrez se salva.

Veremos si después de 23 años del mandato de Ilyumzhinov este sea un nuevo comienzo y brinde nuevas posibilidades para festejar con una federación verdaderamente interesada por los ajedrecistas. Las elecciones serán el próximo octubre.

Mientras tanto, celebremos jugando el Día del Ajedrez.
15 Julio 2018 04:00:00
La ilusión de la derrota
El ajedrez es un deporte de precisión que se juega con la mente. Aunque a veces la mente sea quien juegue con uno. El magistral de León nos da nueva prueba de ello, luego de una dramática partida entre Francisco Vallejo, número 1 de España, y Jaime Santos, quien, en una posición ganadora, se rindió pensando que no tenía más posibilidades.

En una ilusión de superioridad, donde Vallejo le lleva 131 puntos ELO de ventaja a Jaime,  hizo pensar a ambos que la combinación de 68. Th8+ era ganadora, cuando en realidad, Vallejo perdía el alfil y con ello la partida.

Jaime abandona, convencido de la inminente pérdida y Vallejo acepta la derrota, también pensando que su combinación ganaba. Cegados por la velocidad, la adrenalina y la diferencia de ELO, ambos se retiraron y hasta ver los análisis cayeron en cuenta de la tragedia que acababa de ocurrir.

Un suceso que no siempre se ve en los torneos de este nivel, pero nos recuerda que al final todos somos humanos y cometemos errores. Hasta los grandes maestros se rinden en posiciones ganadas.

Aquí la partida
completa:

Vallejo, P. - Santos, J (2018). 1.d4 Cf6 2.c4 e6 3.Cc3 Ab4 4.Dc2 d5 5.cxd5 Dxd5 6.e3 c5 7.Ad2 Axc3 8.bxc3 0-0 9.f3 Dd6 10.Ce2 Cc6 11.Cf4 b6 12.Ae2 Td8 13.Td1 Ab7 14.0-0 Tac8 15.Db2 Ca5 16.Ae1 Cd5 17.Cxd5 Axd5 18.Ah4 Tf8 19.Ag3 De7 20.Tfe1 cxd4 21.cxd4 Cc4 22.Axc4 Axc4 23.e4 Db7 24.h4 b5 25.a3 a5 26.Dd2 Db6 27.Af2 b4 28.d5 Dd6 29.axb4 axb4 30.dxe6 Dxe6 31.Dxb4 Tfd8 32.Rh2 h6 33.Ag3 Ad3 34.Td2 Aa6 35.Ted1 Txd2 36.Txd2 Ac4 37.Db2 De7 38.Dd4 Ae6 39.Tb2 Dc5 40.Ae5 Dxd4 41.Axd4 Td8 42.Tb4 Td7 43.h5 f5 44.e5 Af7 45.Tb8+ Rh7 46.Ac5 Axh5 47.e6 Td2 48.e7 Te2 49.Rg1 Te5 50.Ab4 f4 51.Tf8 g5 52.Rh2 Te6 53.g4 fxg3+ 54.Rxg3 Te3 55.Ac5 Te5 56.Ad6 Te6 57.Ab4 Te2 58.Ad6 Te6 59.Ac5 Te5 60.Tc8 Te6 61.f4 gxf4+ 62.Rxf4 Rg7 63.Tf8 Rh7 64.Rf5 Te1 65.Ad4 Ag6+ 66.Rf6 Te4 67.Ae5 Te2 68.Th8+??
09 Julio 2018 04:00:00
Whisky y ajedrez
El ajedrez es también conocido como el juego ciencia, así que lo usual sería creer que un deporte intelectual donde la victoria se consigue, no con fuerza ni con velocidad, sino con la habilidad para resolver problemas a través de las ideas, está lleno de nerds que la viven entre bibliotecas y jamás salen de fiesta. La verdad es otra, pues a través de la historia encontramos a grandes jugadores que, además de sus espectaculares partidas, eran grandes aficionados de la bebida.

Joseph Henry Blackburne (1841-1924) es uno de los ajedrecistas que nos deja asombrados con sus partidas y su habilidad para jugar a la ciega: es decir, sólo con las coordenadas del tablero, sin necesidad de ver las piezas. Además de todo, le encantaba beber whisky y atribuía a la bebida la claridad de sus ideas.  

“Me parece que el whisky es un estímulo útil para la actividad mental, sobre todo cuando uno está ocupado en una lucha dura y prolongada. A mí el alcohol me aclara las ideas, y siempre me tomo un vaso o dos cuando juego”, declaró alguna vez para la American Chess Magazine.

Blackburne fue realmente talentoso. A lo largo de su vida se estima que jugó más de 200 mil partidas. Un récord difícil de alcanzar. Ni siquiera la edad le restó talento. A sus 72 años siguió dando muestras de sus habilidades, manteniendo su juego de ataque. ¿Sería gracias al whisky?

Les dejamos la partida para que la disfruten:

Blackburne - Nimzowitsch,(San Petersburgo, 1914): 1.e3 d6 2.f4 e5 3.fxe5 dxe5 4.Cc3 Ad6 5.e4 Ae6 6.Cf3 f6 7.d3 Ce7 8.Ae3 c5 9.Dd2 Cbc6 10.Ae2 Cd4 11.0–0 0–0 12.Cd1 Cec6 13.c3 Cxe2+ 14.Dxe2 Te8 15.Ch4 Af8 16.Cf5 Rh8 17.g4 Dd7 18.Cf2 a5 19.a3 b5 20.Tad1 Tab8 21.Td2 b4 22.axb4 axb4 23.c4 Ta8 24.Df3 Ta2 25.g5 g6 26.Cg4 gxf5 27.Cxf6 Cd4 28.Df2 Dc6 29.Cxe8 Dxe8 30.Axd4 exd4 31.exf5 Ad7 32.Te1 Df7 33.Dh4 Ta8 34.Tf2 Ac6 35.Dg4 Te8 36.Txe8 Dxe8 37.Te2 Dd7 38.Te6 Aa8 39.g6 hxg6 40.Txg6 Dh7 41.Dg3 Dh5 42.Tg4 1–0.
01 Julio 2018 04:00:00
¡Nos vamos al Mundial!
La adrenalina mundialista por la clasificación de la Selección de futbol a Octavos de Final ha contagiado de júbilo y alegría a los mexicanos. Rodeados de esta atmósfera de triunfo, es inevitable no ver hacia los otros deportes y sentirnos satisfechos por los éxitos de nuestros atletas mexicanos. En ajedrez podemos celebrar que ya contamos con la selección que irá a representar al país en el próximo Mundial de Batumi, Georgia.

Los seleccionados en la categoría varonil son el GM Juan Carlos Gonzales, MF Cofre, MF Julián Rojas, Isaac Tello y Juan Almaguer; y en la femenil competirán la WFM Yessica Méndez, WIM Diana Real, WIM Alejandra Guerrero, WIM Lilia Fuentes y WIM Ivette García; quienes obtuvieron sus lugares luego de vencer en el Campeonato Nacional Varonil y Femenil Absoluto 2018, celebrado en la Ciudad de México del 13 al 17 de junio.

Este año se consiguió hacer historia ya que la ajedrecista Ivette García Morales, de Chihuahua, consiguió por cuarta vez su clasificación a un mundial de ajedrez, siendo la primera ajedrecista en poder participar tal número de veces en una competencia de este nivel.

Estambul, Turquía 2012; Tromso, Noruega 2014; Baku, Azerbaiyán 2016, son las ediciones mundialistas donde Ivette García ha participado, sumados al próximo evento en Batumi, Georgia 2018.

“Este torneo me dejó como aprendizaje que nuca hay que rendirse, siempre hay que levantarse y seguir luchando por tus sueños”, declaró la ajedrecista Ivette, luego de su histórico resultado.

Inundándonos del sentimiento nacionalista de que todo es posible siempre que imaginemos cosas grandes (ustedes ya saben cómo va el meme), esperamos que nuestros seleccionados mexicanos hagan un gran papel en Georgia y sean capaces de conquistar los primeros puestos.

Un sueño no tan descabellado, pues en 2012 el equipo femenil se hizo con la medalla de plata por equipos en categoría C, conformado por Ivette, WIM Alejandra Guerrero, WIM Lorena Mendoza, WIM Diana Real y WIM Janet Vazquez Flores.

No tenemos que imaginar nada nuevo, hay que repetirlo.

¡Viva México!

¡Nos vamos al Mundial!
24 Junio 2018 03:00:00
Zugzwang político
El clima político de país está al rojo vivo, a una semana de las elecciones presidenciales y parece que tenemos muy pocas posibilidades para encontrar una buena elección.

En ajedrez existe un concepto llamado zugzwang que significa “jugada obligada”, esto significa que el jugador lleva el turno de mover, pero que no importa qué elija, de cualquier forma va a empeorar su posición.

El zugzwang  no es igual que el jaque, porque no es un ataque directo, es sólo una jugada coercitiva que es como el preámbulo a la derrota.

En una partida común pocas veces se llega a una posición de zugzwang, esto suele presentarse en los finales, donde las posibilidades son más reducidas.

Luego del tercer debate presidencial sucedió que “El Bronco empezó a tomar fuerza política y de pronto, entre la risa y el meme, pasó a ser el centro de atención de los votantes indecisos.

Algunos por broma y otros por convicción se manifestaron a través de redes sociales por el candidato independiente, a tal grado que los militantes de los partidos tradicionales no pudieron contener sus ánimos para caer en la misma guerra de desacreditación en contra del norteño.

No es sorprendente que en una sociedad que tiende a viralizarlo todo y tomarse nada en serio, de pronto mostrara su afinidad por el candidato que más gracioso resulta (aunque históricamente pasó lo mismo con Fox y Peña Nieto); lo intrigante es que militantes de AMLO, Anaya y hasta del PRI, invirtieran su tiempo y publicaciones en tratar de “concientizar al pueblo”.

Que si su pasado priista, que si falsificó firmas, que si sus aliados empresarios. En fin, el mismo motivo que tendríamos para no votar por cualquiera de los otros tres
candidatos.

Parece que las elecciones jamás serán guiadas por propuestas firmes y análisis concienzudo, sino por un mero capricho de encontrar al menos peor. Una verdadera lástima.

Queda una semana para reflexionar entre memes, chairos, conservadores y guerra sucia. Pero eso sí no podemos dejar de lado nuestra primera obligación democrática: salir a votar.

Zugzwang. Juega México y pierde.
17 Junio 2018 03:00:00
¡Oro nacional para Coahuila!
Buenas nuevas para el deporte coahuilense se vivieron estas semanas durante las competencias de los Juegos Deportivos Nacionales de Educación Básica, donde los alumnos del instituto Inmagusa de Castaños se hicieron con el oro en una dura competencia en la categoría de Equipos en secundaria 2004-2005 celebrada en Nuevo Vallarta, Nayarit.

El equipo conformado por Luis Alejandro Guajardo, Gael Armando Castañeda, Carol Yohana Lerma y Carlos Emiliano Sepulveda estuvo bajo la instrucción del maestro Eliseo Maldonado. Quedaron por delante de Nuevo León y Baja California, que obtuvieron el segundo y tercer lugar, respectivamente.

Esta no es la primera vez que el instituto Inmagusa se corona con el oro, hace tres años, en los Juegos Deportivos Nacionales de Guadalajara, también lograron el primer puesto.

Pasado el mal trago del recorte al presupuesto de las competencias escolares, ahora en Coahuila tenemos suficientes motivos para celebrar. Pero cada victoria implica un nuevo reto y entre más talentosos sean los niños de nuestro estado, mayor será el compromiso que gobernantes y legisladores deberán hacer para mantener la racha ganadora.

Detrás de cada medalla hay miles de horas de entrenamiento, esfuerzo y dedicación. Apoyos para subsidiar sus gastos escolares, de transporte y para entrenamientos son fundamentales para que estas jóvenes promesas exploten su máximo potencial.

En épocas electorales el discurso de “el cambio está en uno mismo” sobre si eres honesto, trabajas, etc., es algo común de oír en todos lados. Una buena parte de la población asegura que los problemas del país nacen dentro de la comunidad que no se compromete a seguir las reglas y no específicamente en los políticos corruptos. ¿Será posible ese cambio utópico y orgánico?

Estos niños ya hicieron su parte, veamos si el Gobierno corresponde al esfuerzo para juntos crear el país que todos anhelamos.

Ojalá tengamos menos noticias sobre desvío de dinero público, desaparición del presupuesto del deporte (como lo hicieron con la categoría 2008-2009 de este nacional), lavado de dinero y tanta corrupciones de funcionarios públicos y nos plaguemos de más noticias sobre jóvenes exitosos que reciben el apoyo que
merecen.

10 Junio 2018 04:00:00
El futbol vs el ajedrez Vol. I
El Mundial de futbol está a punto de iniciar y con ello la discordia entre los millones de seguidores del Tricolor y aquellos presuntos intelectuales, en una legendaria batalla de egos para tratar de ver cuál preferencia es la mejor. Porque en México parece no haber cabida a las medias tintas y hay que elegir un bando: ser de los que apoyan a la Selección sin importar nada, o los que se jactan de ser los informados y de no formar parte del vulgo.

¿Será que todas las personas de ciencia, intelectuales y vanguardistas deben denostar el futbol para legitimar su estatus? La mayoría de los que apoyan este punto de vista se fundamentan en una de las famosas frases de Borges “El futbol es popular porque la estupidez es popular” (algo rudo para leer un domingo por la mañana).

Si buscamos un contrapeso para sustituir al futbol, bien podríamos acogernos bajo los 64 escaques del ajedrez, que no por nada es llamado “el juego ciencia” y además también es un deporte que tiene una selección mexicana y copas mundiales.

Alguna vez el Che Guevara declaró que si bien el ajedrez era un juego, los países que iban a la cabeza en el ajedrez también eran potencias mundiales (bajo esa premisa fundó el torneo Capablanca In Memoriam para recordar al único latinoamericano campeón mundial, en la historia).

Entonces, si el ajedrez es el deporte de la mente y el futbol el de los estúpidos, podríamos pensar que hay que elegir un bando y atrincherarse a como dé lugar. Pero en la vida real no funciona así.

Magnus Carlsen es el actual campeón mundial de ajedrez y el número uno, según la valoración ELO (2843), además es un gran fanático del futbol y comparte sin temor sus preferencias por el Real Madrid. Incluso ha sido invitado especial a algunos partidos del equipo europeo. Sobra mencionar que para ser “gran maestro” de ajedrez hay que estudiar muchísima teoría y jugar torneos de bastante nivel. No es un título que se consiga con facilidad. 

Aclaremos esto: sus preferencias de cualquier tipo no definen su estatus intelectual.

Basta ya de amargarse y tratar de convertirse en “evangelizador” para que todos opinen lo mismo que usted. Viva y deje vivir. Sea con ajedrez, futbol, Crash Royale, o cualquiera que sea su entretenimiento. Dedíquese a ser feliz y verá como todo fluye.
03 Junio 2018 04:00:00
Sol, carbón y ajedrez
Una de las múltiples ventajas del ajedrez es que tiene muy pocas limitantes para quienes lo practican: da lo mismo el género, la edad, condición social o condiciones climáticas. Para muestra basta el torneo de ajedrez celebrado la semana pasada en Sabinas, Coahuila, donde, sin importar los 42°C y el inhóspito sol, más de 100 jugadores de todas las edades y de diferentes partes del norte del país se dieron cita, dispuestos a mover los trebejos.

Provenientes de Monclova, Piedras Negras, Acuña, Saltillo y hasta de Nuevo Laredo, Tamaulipas, los ajedrecistas arribaron a la Región Carbonífera para participar en el torneo organizado por el Municipio de Sabinas.

Los ganadores de la categoría libre fueron Édgar García de Acuña, Eduardo Barrón de Monclova y Jonathan Vazquez de Tamaulipas, quienes recibieron dinero en efectivo. En las categorías infantiles se otorgaron medallas y trofeos.

Los ganadores infantiles fueron (del primero al tercer lugar): en la categoría sub 22: Raúl Llanas, Rodrigo Mata y Casar Garza. En la categoría sub 14: Ángel Garza, Dulce Ríos y Evelin Guajardo. Y en la categoría sub 8: Rosbel Garza, Mariana Sarapura y Jesús Meza.

Dada la gran respuesta que tuvo este primer certamen, los organizadores pretenden seguir impulsando el juego ciencia en la Región Carbonífera. Se tiene planeado otro encuentro para septiembre, en el aniversario de Sabinas, según señaló el profesor Guillermo Betancourt, organizador del evento.

Este tipo de torneos sirve para que los campeones regionales y estatales sean capaces de medir sus fuerzas y seguirse preparando para sus competencias oficiales. El torneo contó con la presencia de grandes ajedrecistas, como Yazmani García, de Cloete, campeón nacional de 2ª fuerza; Camila García, de Monclova, quien próximamente irá al Norteamericano de la Juventud, los alumnos del instituto Inmagusa, de Castaños, quienes asistirán al nacional de los juegos escolares.

Es estimulante ver en el estado el talento de tantos jóvenes coahuilenses. Entre más espacios tengan para entrenar y competir cerca de casa, serán mejores sus resultados en las grandes competencias. Enhorabuena. Por el talento y por las instituciones comprometidas con su desarrollo.

27 Mayo 2018 04:00:00
Entrena con el campeón mundial
El campeón mundial de ajedrez, Magnus Carlsen, no sólo es el mejor ajedrecista según la valoración ELO, sino que ha decidido expandir las fronteras diseñando un par de aplicaciones para celular: Play Magnus y Magnus trainer, que permiten a los fanáticos del mundo probar sus habilidades retándolo y tomando clases directamente con él.

La app Magnus Trainer está dividida en niveles con cuatro grados de dificultad: básico, fácil, medio y difícil. Al descargarla te hace una especie de pequeño examen para dictaminar tu nivel de juego y saber a partir de qué nivel iniciar. Cada nivel tiene 3 o 4 apartados que hay que superar que incluyen clases sobre un tema específico: actividad de las piezas, alfiles malos, etc., basados en las partidas del propio Magnus.

Lo más entretenido de la aplicación es que posee muchos minijuegos que ayudan mejorar algunos aspectos que a veces, los principiantes, pasamos por alto: aprender los nombres de las casillas del tablero mediante aviones que debemos aterrizar en su casilla correspondiente: a5, c7, f6, etc; o visualizar “a ciegas” los saltos de las piezas para imaginar su recorrido por el tablero, además de aprender los motivos tácticos y patrones de mate más comunes.

Muy recomendable, sobre todo para niños. Es una manera entretenida de aprender ajedrez simplemente jugando. Conforme avanzas de nivel los ejercicios se van complicando. Una pequeña desventaja es que sólo está disponible en inglés, aunque los ejercicios son muy intuitivos y basta saber lo básico para agarrarles el hilo.

En la versión gratuita sólo hay disponibles 5 vidas, que se pierden conforme fallas los niveles y se recargan cada 20 minutos. Además que las clases no están completas. Para ver el contenido completo hay que suscribirse por vale de 57 pesos por mes. ¿Valdría la pena pagarlos?

En un mundo donde tenemos acceso a todas las preguntas, lo interesante es saber hacer las preguntas correctas, señala Garry Kasparov respecto del uso de la tecnología para el aprendizaje.  Tenemos acceso a tanto contenido: libros, plataformas, aplicaciones, videos y un sinfín de recursos, que navegar en este mar de conocimientos puede resultar abrumador. 

Lo principal para un aprendizaje óptimo es desarrollar una estrategia eficiente y no dejarse ir a la deriva. Magnus Trainer es sin duda una opción sencilla y divertida de acercar el ajedrez a las personas (además de estar avalada por el mejor del mundo), pero habría que pensársela en serio antes de cargarle toda la responsabilidad de nuestra instrucción.
20 Mayo 2018 04:00:00
La amenaza de la derrota
Una de mis frases favoritas del ajedrez es la que se le atribuye al gran maestro ruso Anatoli Karpov, que dice: “la amenaza de la derrota es más terrible que la derrota misma”.

Es una aseveración de tal impacto que no sólo hace referencia al tablero, si lo traspolamos a cualquier situación, tiene el mismo devastador efecto.

Karpov, experto en explotar las pequeñas ventajas, tiene bien dominada esta idea. Contrario a los románticos fanáticos de los sacrificios espectaculares, el estilo de Karpov es más mesurado y discreto. Le basta con que al rival le quede una estructura de peones decadentes o en una posición inactiva para lanzarse cual boa constrictor al ataque. Toma esa ligera ventaja y aprieta y aprieta a sus contrincantes hasta dar el golpe mortal.

Imagina la tortura sicológica de pasar dos horas sentado, sabiendo que estás en una posición inferior, jugando contra Karpov, excampeón del mundo. Que tu partida está perdida y no habrá manera de rescatarla. Pero no te puedes rendir, hay que seguir intentando. El resultado ya no importa. Ganes o pierdas, has pasado dos horas en agonía.

Igual que en cualquier situación de la vida: pensar que perderemos el trabajo, que un ser querido está en peligro, que nuestra relación amorosa está a punto de colapsar es más terrible que cuando el mismo hecho ocurre de forma inesperada. La idea de imaginar un futuro devastador es suficiente para llevarnos al borde de la locura.

La diferencia entre el ajedrez y la vida es que en la vida no estamos solos. Ante el tablero estamos en soledad. Nosotros y nuestras ideas. Sin que el entrenador, algún amigo, o quien sea pueda dar una opinión o brindar un consejo. Pero en la vida no es así. Acá siempre habrá alguien dispuesto a escucharnos, a brindar ayuda o hacernos compañía.

Las cifras de suicidios son escalofriantes. Y responden justo a eso, a la amenaza de la derrota. A sentir que ya no hay salida. Pero no es así. Siempre hay alguien que puede ayudarte
06 Mayo 2018 03:00:00
La sicología en el ajedrez
Aunque el ajedrez es conocido como “el juego ciencia”, no podemos deslindarnos de los aspectos sicológicos que infieren en el resultado de una partida. El estado de ánimo, la rivalidad con cierto jugador o los problemas personales pueden afectar significativamente nuestro nivel de juego.

El doctor Emanuel Lasker, conocido como el último romántico, fue uno de los principales precursores de desarrollar una teoría sicológica relacionada al ajedrez; para estudiar cómo todos esos factores influían en la calidad de juego.

Hace justo un año terminé el peor torneo de mi vida: hice 0 puntos. Ni siquiera las partidas donde salí con ventaja de la apertura conseguí imponerme. Fue una gran sorpresa para todos. Yo misma me desconocía.

Cómo podía ser capaz de echar por la borda todo un rudo entrenamiento y preparación. Las derrotas venían una tras otra. Nadie se lo explicaba.  Sucedió que en ese entonces acababa de terminar con un tipo con el que salía y no importó cuánto traté, la situación se impuso sobre mí y no fui capaz de concentrarme en el tablero. Puede sonar algo tonto ahora, pero visto a la distancia comprendo que una decepción amorosa y un torneo de ajedrez no son buena combinación.

El ajedrecista requiere una gran capacidad de abstracción para ignorar lo que sucede a su alrededor y enfocarse sólo en lo que sucede con los trebejos. Lasker comprendió esto y su estilo de juego es uno de los más variados que encontramos. Dependiendo de su contrincante efectuaba determinadas jugadas para incomodarlo y orillarlo a sentirse fuera de su zona de confort.

En uno de sus análisis comentó “Esta jugada es muy fuerte contra Tarrasch, pero sería un grosero error contra Janowsky”. Lasker no sólo conocía bien a sus rivales, sino que se conocía bien a sí mismo. Hasta dónde podían llegar sus fuerzas y cuáles eran sus propios
límites.

Lasker es el campeón mundial que logró retener el título durante mayor tiempo, desde que se lo arrebató a Steinitz en 1894 y hasta que lo perdió en 1921 contra Capablanca; 27 años como campeón del mundo. Las pruebas demuestran que no hay que demeritar la sicología en el ajedrez.



17 Abril 2018 04:00:00
Dos aviones en el corazón
“Si esto fuera otro tipo de historia, te hablaría del mar […] pero eso sería otro tipo de historia y ya tengo bastante dificultad con esta”.

Junot Diaz a, través de los nueve relatos que componen su segundo libro de cuentos Así es Como la Pierdes, nos lleva en una desoladora travesía donde sus personajes –dominicanos residentes en Estados Unidos– no sufren a causa de la discriminación, las carencias económicas o la enfermedad (aunque son  aspectos que también se ven dibujados) sino que su principal preocupación es el desamor.

Junot Díaz nació en Santo Domingo, República Dominicana, en 1968 y desde los 8 años se mudó con su familia a Nueva Jersey. En 1996 publicó su primer libro Los Boys y en 2008 ganó el premio Pulitzer con la novela La Maravillosa Vida de Oscar Wao.

Cada uno de los personajes tiene un motivo distinto, pero todos sufren. El que está enamorado de la novia de su hermano. Al que atrapan en la infidelidad por haberla escrito en su diario, y se excusa inventando que es el manuscrito de su próxima novela. La mujer que sabe que es la amante y que la esposa se quedó en la isla, muy lejos del hombre que ambas aman. Aquella relación que se catapulta hacia el vacío y que no hay manera de salvar. El escritor reconocido que perdió al amor de su vida y sobrevive a la depresión.

Se nos ha dicho que el amor es un sentimiento universal, pero eso es falso. Cada quien ama de una forma particular. Lo que es universal es el dolor. Eso es lo que nos conecta y nos hace iguales.

Es fácil identificarse con los personajes de este libro, porque todos (al menos una vez) hemos sido quien se lamenta por echar a perder una relación, por un engaño o por el deseo de algo que no será posible nunca.

La maestría de Junot para narrar permite que sus cuentos estén cargados de una atmósfera donde las descripciones de los personajes, lugares y olores formen parte vital del relato:

“Ella se pinta los labios; siempre he creído que el universo inventó el color rojo exclusivamente para las mujeres latinas.

“Estoy bien, les dices, pero con cada semana que pasa la depresión empeora. Tratas de describirla. Es como si alguien hubiera estrellado un avión en tu alma. Es como si alguien hubiera estrellado dos aviones en tu alma”.

Los cuentos de este libro tienen una voz narrativa masculina donde los personajes van describiendo los atributos físicos de sus parejas, la manera en la que la relación se derrumba o de cómo viven el duelo luego de perder al gran amor de su vida.

Sólo en Otra vida, Otra Vez, el narrador es una mujer que intenta construir una vida junto a un hombre que sabe, no le pertenece por completo. Este giro en la estructura del libro sirve como indicador de que, desde todas las perspectivas, todos sufrimos.  

El adolescente, el joven pobre, la mujer trabajadora, el escritor reconocido. Al final, no hay nadie que pueda escapar del avionazo que se estrella en tu alma y te parte el corazón.

Así es Como la Pierdes. Junot Díaz. Editorial Mondadori.208 páginas. Traducción de Achy Obejas. México. 2013.
15 Abril 2018 04:00:00
Garry Kaspárov: la leyenda en vida
En muchas ocasiones, personas que no son seguidores del ajedrez me han preguntado “¿y quién es el mejor ajedrecista del mundo?”. Mi respuesta es: el noruego Magnus Carlsen, actual campeón mundial y el número 1 en ELO. Entonces, mi interlocutor, con tono de desconfianza vuelve a preguntar “¿qué no era un ruso?”. Por supuesto se refiere a Garry Kaspárov.

A pesar de estar retirado desde el 2005 de las competencias oficiales, Kaspárov es de los ajedrecistas más populares en el planeta.

En parte es por el interminable match vs Karpov y otra por el aclamado duelo “Hombre vs máquina”, en su enfrentamiento contra deep blue donde, por primera vez, un programa de ajedrez derrotó al mejor del mundo.

En 1985 consiguió ser el campeón mundial más joven de la historia con tan sólo 22 años, luego de un intenso duelo contra su compatriota Karpov; además de mantener durante dos décadas el récord de ser número 1 en valoración de ELO (hasta la llegada del ya citado Magnus Carlsen).

Después de abandonar el ajedrez se dedicó a la política, promulgándose como uno de los principales opositores del régimen de Vladimir Putin. Se ha dedicado a escribir libros, dar Ted Talks sobre liderazgo y exhibiciones de ajedrez rápido con el St. Luis Club de Misssouri, en Estados Unidos.

Además, la fundación Kaspárov tiene programas educativos en África, Asia, Europa e Iberoamérica, donde el ajedrez es utilizado como herramienta para fomentar el pensamiento lógico en niños de todo el mundo.

Las enseñanzas que Kaspárov nos ha dado son múltiples: no sólo en las combinaciones sobre el tablero con partidas espectaculares que lo inmortalizarán, sino también en materia de liderazgo, derechos humanos y autoanálisis para resolver problemas. El viernes 13, Kaspárov cumplió 55 años, siendo una de las más grandes leyendas del ajedrez.
08 Abril 2018 04:00:00
Los campeones coahuilenses
La semana pasada se celebró en la ciudad de Aguascalientes el Abierto Mexicano de Ajedrez, el máximo evento donde se enfrentan los jugadores de todo el país e invitados internacionales de Cuba, Estados Unidos, Barbados, Francia, entre otros. Es destacable la gran actuación de los coahuilenses: asistieron desde el norte 36 competidores y obtuvieron cinco puestos en el pódium, en un torneo que convocó a más de mil 300 ajedrecistas.

Yazmani García (1831 ELO), de Cloete, se coronó campeón nacional de segunda fuerza, midiéndose contra ajedrecistas de entre 1700 y 1900 de ELO. Resulta inspirador que desde un pueblo tan pequeño y con apoyos tan limitados para entrar y prepararse, consiga el primer puesto, sin perder una sola partida, en un torneo tan rudo. Por su parte, Génesis Martínez, de Saltillo, tampoco perdió una sola de sus partidas y terminó en el primer puesto de la categoría Sub 14 femenil.

Los otros laureados fueron Dante Long, segundo lugar Sub 12 varonil; Janzel Lerma, segundo lugar Sub 8 femenil; Camila García, tercer lugar en Sub 8 femenil.

A pesar de que Coahuila es un estado de amplia extensión territorial, es gratificante ver cómo en todos los puntos cardinales tenemos campeones: desde la frontera de Piedras Negras, las pequeñas poblaciones como Cloete en el centro, o las principales ciudades como Torreón o Saltillo. A donde quiera que miremos hay un campeón sobre el pódium o alguien a punto de subir.

Al finalizar el torneo, Coahuila se posicionó en el lugar número cinco a nivel nacional de las categorías infantiles. Sólo después de potencias como Yucatán, Veracruz, Ciudad de México y Oaxaca. Este es un pequeño paso de lo que se puede lograr con trabajo y dedicación. Esperemos que las instituciones correspondientes pongan atención en las jóvenes promesas y reciban el apoyo merecido para seguir cosechando triunfos.
04 Marzo 2018 04:00:00
Ajedrez a la ciega
Las exhibiciones de «ajedrez a la ciega» suelen ser muy populares y atractivas para los aficionados. 

Cada vez, los maestros de ajedrez intentan demostrar sus habilidades de maneras más sorprendentes: de las partidas simultáneas (uno sólo jugando contra x número de tableros al mismo tiempo), luego las simultáneas multitudinarias: 50 o 100 tableros a la vez, a partidas a la ciega y, ahora, son comunes las simultáneas a la ciega.

Un gran maestro se venda los ojos y compite contra 10 ajedrecistas a la vez. Siguiendo el sistema de coordenadas para leer las partidas, el genio sigue el trazo de cada partida en su mente y es capaz de vencerlos a todos. 

Jugar a la ciega requiere -más que habilidades especiales- un gran nivel de entrenamiento para familiarizarse con las posibles posiciones del tablero.

A pesar que el número de movimientos posibles en una partida de ajedrez supera el número de átomos en el espacio, no es necesario preocuparse por memorizarlos todos, porque la teoría del juego ya se ha encargado de demostrar cuáles son las jugadas óptimas para sacar la ventaja.

Alfred Binet (famoso por establecer el factor de coeficiente intelectual) fue un estudioso que dedicó gran parte de su trabajo a comprender el ajedrez a la ciega y su relación con los campos de memoria del cerebro. 

Binet descubrió, mediante un estudio realizado en 1983, que los ajedrecistas que juegan a la ciega no memorizan el tablero como una fotografía, sino la interrelación de las piezas: qué casillas custodian los peones, qué trebejos atacan al rey, posibles saltos del caballo, etc. De tal modo que reconstruyen el tablero como una red. 

Los mismos aficionados podrán darse cuenta de esto, al tratar de narrar la posición de una partida recién jugada «tenía mi peón de c a punto de coronar, pero la torre estaba atacada por el alfil y cuando la moví a f3 me dio un doblete con el caballo y perdí».

Entre mayor sea el nivel de juego del ajedrecista, será capaz de recordar mayores posiciones porque el cerebro las guarda en forma de «patrón», donde las posiciones se repiten recurrentemente con pequeñas variaciones. 

Aunque jugar a la ciega no es válido para rating o torneos oficiales, siempre es entretenido ver una partida de este tipo y también ayuda a mejorar en las partidas tradicionales, por el esfuerzo que representa recordar los patrones.


25 Febrero 2018 04:00:00
Los feminicidios y el ajedrez
AIDA SIFUENTES I Saltillo.- En el ajedrez hay muchos aspectos que se pueden abordar desde el feminismo: la eficiencia de títulos diferentes en las ramas varonil y femenil, el abismo numeral entre hombres y mujeres en cada competencia o la diferencia de categorías por género. Curiosamente, ninguno de estos temas fue el debate que circuló por redes esta semana, porque los opinólogos de Twitter decidieron enfocar sus argumentos sobre una broma sin sentido.

“Las feministas exigimos cambiar las reglas del juego y detener el fomento al feminicidio del ajedrez #NiUnaMenos”, se leía en el tuit publicado como broma el 17 de febrero, que desató el debate y las burlas.

La imagen con la que se acompañó el mensaje es real pero del 2015, pertenece a la Liga Femenina de Ajedrez de Argentina; en ese momento, las ajedrecistas decidieron unirse a la lucha feminista y el reclamo de “Ni una menos” en relación a la violencia de género.

Quien pueda creer que la demanda es real y concebir el feminicidio de la dama sobre el tablero, sólo demuestra sus nulas capacidades de análisis, el poco sentido del humor (si acaso a alguien pudiera parecerle graciosa esa tontería) y el desconocimiento absoluto del juego.

La dama es la pieza más poderosa del juego (9 puntos), sólo después del rey, cuyo valor es absoluto. En los orígenes del juego no existía  dama, sino un visir o consejero que se colocaba junto al rey. Fue hasta que el ajedrez se popularizó en Europa que se decidió transformar al consejero en reina, para darle un toque imperial. A partir de entonces, el juego fue adoptado por la realeza.

Una leyenda popular narra que, cuando la reina Isabel I de Castilla conoció el juego, le molestó que la dama tuviera movimientos tan limitados y decidió cambiar las reglas para que pudiera moverse en todas direcciones y ser más fuerte.

La historia no está confirmada, pero parece una gran coincidencia que en 1495 se restablecieran las reglas del ajedrez moderno, misma época en que la reina Isabel I fuera una de las mujeres más poderosas del mundo.

El sacrificio de la dama no responde a ninguna cuestión misógina sino a una demostración de capacidad táctica y dominio del juego. Es tan difícil de lograr una victoria sin dama que aquella época romántica de los sacrificios espectaculares fue desplazada por el estudio concienzudo y el  equilibrio posicional.

La única preocupación de las ajedrecistas feministas es atraer a más mujeres al juego ciencia, no derrocar el patriarcado monárquico. Dejemos de perder el tiempo en tonterías y explicaciones burdas.

Nota adicional: en español, lo correcto es llamar a la reina “Dama” para no confundir la notación de “R” de “Rey” con “R” de “Reina”; en inglés no hay problema, porque se escribe la inicial “K” de “King” y “Q” de “Queen”. 

11 Febrero 2018 04:00:00
La época romántica del ajedrez
El ajedrez, al igual que el resto de las artes, ha estado marcado por diferentes vanguardias, aquí llamadas escuelas de pensamiento. Antes de llegar al juego posicional que vemos ahora en los torneos de élite, en la época de 1800 las cosas eran muy distintas. Entonces prevalecía la idea romántica del juego, donde la belleza de una partida radicaba en la fuerza de la combinación táctica y el sacrificio de material.

Entrelos principales precursores de la escuela romántica se encuentran De Labourdonnais, el Greco (no el pintor) y Anderssen, de quien ya habíamos comentado una de sus partidas: La Siempre Viva, considerada como una de las más hermosas de la historia.

El juego dereyes continuó evolucionando y las ideas románticas fueron desplazadas hacia un estilo más clásico donde el equilibrio se mantenía hasta la fase final de la partida. Luego la escuela soviética ahondó en el estudio de las lineas de apertura, fortaleciendo el juego posicional.

Apesar deque la época romántica no regresará, el espiritu sigue vivo y todavía de vez en cuando y con un poco de suerte podemos disfrutar de un gran maestro deleitándonos con una partida que nos recuerda la época más hermosa del juego de reyes.

La siguientepartida fue disputada entre Kásparov y Anand en el Tal Memorial, ambos jugadores de élite y campeones del mundo. Kasparov en la época de 1985 - 2000, y Anand entre 2007 - 2009.

Kasparov - Anand (Riga, 1995) 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ac4 Ac5 4.b4 Axb4 5.c3 Ae7 6.d4 Ca5 7.Ae2 exd4 8.Axd4 Cf6 9.e5 Cc6 10.Rh4 Cd5 11.Dg3 g6 12.O-O Cb6 13.c4 d6 14.Td1 Cd7 15.Ah6 15…Ccxe5 16.Cxe5 Cxe5 17.Cc3 f6 18.c5 Cf7 19.cxd6 cxd6 20.De3 Cxh6 21.Dxh6 Af8 22.De3+ y negras se rinden.
04 Febrero 2018 03:00:00
Pía Cramling: una mujer a quien seguir
Justo por estas fechas pero del año pasado escribí en Twitter: en un mundo de Kardashians, sé una Pia Craming, referente a la importancia de no sólo velar por el aspecto físico o la popularidad, sino en trabajar por la producción intelectual.

Esta semana Pía nos ha recordado que cuando se trabaja con dedicación y constancia todo es posible, al declararse a los 54 años ganadora femenil de la edición XVI del torneo Tradewise Gibraltar, que es el abierto de ajedrez más fuerte del mundo, donde cualquier jugador puede enlistarse para retar a la élite.

La sueca concluyó el torneo sin perder una sola partida ¡y con un performance de 2, 656 puntos! -el performance quiere decir, la fuerza de juego promediada con el ELO de los oponentes-. Además, se llevó a casa la bolsa de 15 mil libras esterlinas, poco menos de 400 mil pesos mexicanos.

Esta victoria nos hace reflexionar sobre la importancia de trabajar constantemente y de luchar para superarnos a nosotros mismos. A pesar de que en el ajedrez la edad no sea un tabulador indispensable para vencer, hay pocos ajedrecistas de élite que tengan más de 45 años: Vasili Ivanchuck de 48, o Nigel Short con 52, son algunos de los contados ejemplos.

La proeza realizada por Pía nos enseña que jamás hay que rendirnos cuando se trata de algo que amamos, durante toda su vida su carrera ha estado plagada de éxitos los cuales no aminoran a pesar del tiempo.

En febrero de 2017, Pía logró llegar a los octavos de final del mundial femenino realizado en Teherán, donde se enfrentó a las jugadoras más formidables del planeta.

La ajedrecista sueca es un ejemplo de vida y debería convertirse en el ídolo femenino: no sólo posee una belleza admirable, es inteligente, tenaz y con una sencillez que la corona. Sigamos a las personas que vale la pena imitar.

Por: Aida Sifuentes
08 Enero 2018 04:00:00
El juego ciencia
Por: Aída Sifuentes

Con milenios de antigüedad, el ajedrez ha conseguido posicionarse como un símbolo de estatus intelectual alrededor del mundo, sin embargo, algunas personas lo enlistan, erróneamente, entre los juegos de azar.

El año pasado trascendió en internet cómo la WGM Carla Heredia fue expulsada de un centro comercial en su natal Quito, Ecuador, por jugar ajedrez en el área de comida del recinto. Afortunadamente todo terminó con una disculpa pública por parte de los encargados del lugar y hasta organizaron una exhibición de simultáneas para resarcir el daño.

Otro ejemplo son los guardias de la Infoteca Central de Arteaga de la UAdeC, que tampoco consideran propicio que se juegue al ajedrez en las mesas de estudio y cada intento resulta fallido contra las impasibles reglas que resguardan el orden de la biblioteca.

¿Cómo es posible que después de siglos de existencia el ajedrez, esté en el mismo nivel que un juego de azar como las cartas o los dados? Esta confusión no es culpa de nadie, tan sólo de la ignorancia.

Resulta interesante que a pesar de que el ajedrez es un juego, las posibilidades de los 64 escaques son tan bastas que también se presenta como un deporte, una ciencia y un arte. Los que tienen poca cercanía al juego se asombran al ver que existen libros y manuales donde el jugador puede estudiar aperturas, refinar su mirada táctica o aprender finales.

Al igual que un gimnasta que repite la misma pirueta cientos de veces hasta que la domina con precisión, el ajedrecista que se prepara para un torneo invierte largas horas en estudiar posiciones con algún libro o un programa de computadora.

Enfrentarse a una partida a nivel profesional es como presentar el examen final de una materia universitaria. Un examen práctico que se va dificultando a medida que avanza el juego.

Pero no sólo en la competencia el ajedrez ha demostrado sus dotes científicos, el misticismo que envuelve el tablero ha despertado la curiosidad y admiración de cientos de genios e intelectuales aficionados al ajedrez, como Gauss, Euler, Shannon (por mencionar algunos).

Euler diseñó un problema matemático donde el caballo hace un recorrido por los 64 escaques sin repetir alguno. Claude Shannon, padre de la teoría de la información, descifró la complejidad de los posibles movimientos de ajedrez, con el número de Shannon (que es iguala 10 elevado a la 120 potencia; se estima que el número de átomos en el universo es 4x10 elevado a la 78 potencia).

Está demostrado que incentivar el pensamiento analítico despierta la creatividad para resolver problemas. Fomentemos las prácticas que nos guíen a la reflexión, al aprendizaje y la superación. Fomentemos el ajedrez, que no por nada es llamado el juego ciencia.
31 Diciembre 2017 04:00:00
El autoanálisis para mejorar
Los comienzos siempre son el pretexto justo para fijar metas y establecer propósitos. El Año Nuevo propone consigo la motivación para idealizar una versión mejorada de nosotros mismos: ir al gimnasio, empezar la dieta, salir de viaje, lo que sea. Ningún plan es pequeño cuando se trata de hacernos sentir bien. Por desgracia, hacer metas es sencillo pero realizarlas no tanto. Y muchas veces, todo se debe a la falta de planes.

El ajedrez nos enseña que tener un mal plan es mejor que no tener plan: perder el rumbo del plan significará perder la partida. Aun así, cada derrota es un nuevo comienzo y no aquel caótico punto final que se extiende sepultándolo todo. De cada juego (ganado o perdido) podemos aprender algo. El análisis de las propias partidas es una herramienta fundamental para detectar nuestros errores y subir de nivel.

Existe un sistema de notación específico para los jugadores de ajedrez, donde el tablero funge como un plano cartesiano de coordenadas en letras (x) y números (y) para ubicar cada pieza. Anotar las partidas sirve para su estudio posterior.

Volver sobre nuestro y analizar jugada a jugada sirve para identificar nuestros puntos débiles, además, –una vez que el nervio y tensión de la partida ha pasado– es más sencillo ver el error cometido y procurar no repetirlo la siguiente vez.

Una de las más gloriosas virtudes del ajedrez es que nos confronta de inmediato con nuestros errores o aciertos. No hay manera de culpar a nadie más que a nosotros mismos del resultado que hemos obtenido (por eso es fundamental enseñar a los niños desde pequeños a jugar ajedrez).

Cada año se repite la misma historia: los propósitos que se quedan en una lista y para marzo ya han sido olvidados. ¿Cuál es la falla de este plan?

Garry Kásparov propone que la vida imita al ajedrez, y que los conocimientos que aplicamos sobre el tablero deberíamos traspasarlos al día a día. Siendo así, tal vez fracasamos en los propósitos de Año Nuevo porque son metas que parten desde fuera y no desde el autoanálisis.

Una manera más efectiva de establecer metas realizables, puede ser, revisar qué cosas hicimos en 2017 que no quisiéramos repetir en 2018, y qué cosas nos gustaron y podríamos mejorar. Cualquier pequeño cambio será significativo, lo importante es no rendirse.

¡Feliz 2018! Y sigamos intentando.
03 Diciembre 2017 04:00:00
Final y apertura
Estamos en la recta final de 2017, pero eso no significa que los tableros entren en reposo. Estos últimos días del año la élite mundial no deja de sorprender y la FIDE nos mantiene a todos al borde del asiento luego de publicar nuevos detalles sobre el campeonato mundial que se jugará el próximo año. Para no abrumarnos en el mar de noticias, presentamos lo más relevante que está sucediendo sobre los 64 escaques:

Será en Londres del 9 al 28 de noviembre, Magnus Carlsen defenderá el título que ostenta desde 2013 al derrotar al entonces campeón del mundo Viswanathan Anand. Esta será la cuarta ocasión que se compita en el match mundial, luego de defenderlo en 2014 contra el mismo Anand, y en 2016 al enfrentarse al ruso Sergey Karjakin.

El nombre del retador aún no lo conocemos, pues antes de poder enfrentarse al noruego Carlsen: ocho contendientes deberán competir en el Torneo de Candidatos que se jugará en Berlín el próximo marzo.

Los primeros seis aspirantes los descubrimos a lo largo de estos meses: Levon Aronian (Armenia), Ding Liren (China), Fabiano Caruana y Wesley So (ambos de Estados Unidos), y Sergey Karjakin y Vladimir Kramnik (ambos de Rusia).

Los últimos dos en ganar su lugar fueron Shakhriyar Mamedyarov (Azerbaiyán) y Alexander Grischuk (Rusia), quienes acumularon más puntos en el Grand Prix de la FIDE, evento que reúne a 24 participantes en un circuito de cuatro torneos a lo largo del año: Sharjah (Emiratos Árabes Unidos), del 17 al 28 de febrero, Moscú (Rusia), del 11 al 22 de mayo, Ginebra (Suiza), del 5 al 16 de julio y el último, disputado esta semana, en Palma de Mallorca (España), del 15 al 26 de noviembre.

Sin duda 2018 será un gran año para el ajedrez internacional, donde los aficionados de todo el mundo se mantendrán expectantes para saber si habrá un nuevo rey sobre los 64 escaques o si Magnus Carlsen refrendará su reinado.

Pero el año aún no termina y el ajedrez nunca descansa: del 1 al 11 de diciembre la superélite dará un espectáculo imperdible en el London Chess Classic: Magnus Carlsen, Levon Aronian, Fabiano Caruana, Maxime Vachier Lagrave, Sergey Karjakin, Nepomniachtchi y Michael Adams demostrarán sus habilidades con los trebejos compitiendo por una bolsa de 300 mil dólares en premios.

El London Chess Classic es uno de los eventos más importantes del año, pero esta vez vale la pena despertar a las 8:00 am (GMT-6) para ver la transmisión en vivo a través de Chess24.com, pues los comentarios en español correrán por cuenta del gran maestro costarricense Alejandro Ramírez y la maestra internacional Ivette García ¡de Chihuahua, México!, así que el placer será doble al ver las jugadas de los más grandes genios del ajedrez contemporáneo comentadas por una compatriota.
26 Noviembre 2017 04:00:00
La importancia de no ganar siempre
El ajedrez visto como deporte de competición brinda múltiples beneficios a quienes lo practican: fortalece los hábitos de disciplina y estudio, ayuda a hacerse responsable de los actos y a entender que cada decisión repercutirá en una consecuencia. Por desgracia, muchos jóvenes deportistas ven melladas estas virtudes del juego a causa del estrés al que lo someten sus padres, urgidos por la victoria constante.

En más de 10 años que llevo relacionada con el mundo del ajedrez he conocido a todo tipo de padres frustrados que descargan en sus hijos la ansiedad de lo que ellos no pudieron lograr de jóvenes: los que protegen las líneas de apertura de sus retoños como si fueran secreto de estado y tachan de traidor a todo aquel que imaginan las ha compartido con el contrario, los que le aplican la ley del hielo a los miembros de algún club antagónico, o los que queman en Facebook al organizador de un torneo en el que los desempates no los favorecieron.

Todas estas actitudes, lejos de alentar y favorecer el desempeño de los niños, sólo consiguen angustiarlos y frustrarlos. El deporte debe ser una plataforma para que niños y jóvenes potencialicen su talento y divertirse mientras lo practican, no la pesada carga de un grillete con el que deben lidiar a causa de las ambiciones de sus padres (ahora hablamos del ajedrez pero, por desgracia, este patrón se repite en múltiples disciplinas).

Es claro que estas actitudes no van cargadas de mala voluntad: el éxito deportivo se traduce en becas universitarias y qué padre no desearía que su hijo pueda estudiar en las mejores instituciones del país. El riesgo radica en perder el norte y obsesionarse con los resultados por encima de disfrutar el juego.

Ganar siempre no es una obligación. Es importante recordar que el ajedrez es un deporte, un arte y una ciencia, pero sobre todo, es un juego. Si no dejamos a los niños que se diviertan, entonces todo el esfuerzo pierde sentido. La alegría de los niños no debería verse opacada por ninguna medalla, trofeo o reconocimiento en el mundo.  

Cada persona debe elegir cómo construir su futuro: si habrá de ser ajedrecista, basquetbolista, pintor, músico, lo que sea que lo haga feliz. El deber de los padres es ser una guía para orientarlos por el camino, pero dejarlos libres para andar su propio tramo. En la medida que podamos recordar esto, habremos triunfado: tal vez no sobre el pódium, pero sí en la realización personal.
12 Noviembre 2017 04:00:00
La otra Segunda Guerra Mundial
En la Argentina de 1939 se vivió otra Segunda Guerra Mundial que involucró argentinos, cubanos, polacos y –por supuesto– alemanes, pero está batalla no se libró con rifles y cañonazos, sino con caballos y alfiles sobre los 64 escaques de un tablero de ajedrez.

El Campeonato Mundial de Ajedrez de Buenos Aires es el punto de partida para la novela de Ariel Magnus: El que Mueve las Piezas. A través de los supuestos diarios de Heinz Magnus (abuelo del escritor) seguimos la conspiración para tratar de sabotear el torneo y evitar a toda costa la victoria del equipo alemán.

Heinz Magnus, aficionado al ajedrez, Sonja Graf, una excéntrica ajedrecista alemana y Yanofsky, un periodista deportivo que es obligado (contra su voluntad, pues no considera al ajedrez como un deporte) a cubrir las noticias del Campeonato Mundial, son los protagonistas que van tejiendo la historia y lo mismo se entrevistan y conversan con celebridades del ajedrez como Tartakower, Keres, y Capablanca, hasta con personajes ficticios como Mirko Czentovic, inventado por Stefan Sweig para “La novela de ajedrez”.

A través de las 275 páginas, los personajes plantean los debates a los que todo ajedrecista se ha enfrentado al menos una vez: ¿puede llamarse deporte al ajedrez?, ¿la inteligencia artificial nos rebasará algún día?, ¿vale la pena fomentar los aspectos bélicos del juego?, ¿podrá algún día la humanidad superar la guerra y establecer una nueva forma de solución de conflictos a través del pensamiento?

Con saltos desde lo histórico a lo fantástico la narrativa rompe las propias fronteras del libro, estableciendo por igual diálogos entre los personajes, entre el escritor y el lector y entre el escritor y su abuelo. 

Como un laberinto borgiano el libro recorre las ideas, pasiones y aflicciones políticas de los personajes: ante la incertidumbre de la guerra y del panorama internacional, los ajedrecistas viven una doble batalla: la primera expuesta sobre el tablero y la segunda ante el desconcierto por su futuro y su patria.

“Dios mueve al jugador y este la pieza. / ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza / de polvo y tiempo y sueño y agonías?”, escribió el poeta Borges y con esta idea flotando en la atmósfera de la historia, también nos preguntamos ¿de quién es la mano que escribe esta novela?... la de Ariel a través de los diarios de su abuelo, o la de Heinz a través de la mano de su nieto. 
29 Octubre 2017 04:08:00
El arte de pensar
En silencio frente al tablero el ajedrecista puede pasar largos minutos inamovible. Observa, calcula: piensa. ¿Qué es aquello que busca con tanta paciencia?: La victoria.

Para los ajenos a la pasión del ajedrez les resulta sumamente extraño cómo alguien puede pasar largos minutos contemplando una posición en el tablero de ajedrez. Lo que esas personas no saben, es que el ajedrecista no ve los trebejos que tiene delante, sino que inventa una nueva posición.

Tal como el escultor que se posa frente al cubo de mármol y trata de imaginar sobre él algo que no existe para después plasmarlo, el ajedrecista se enfrenta ante el tablero y busca inyectar de vida a las piececillas de madera a través de la fuerza de una idea.

¿Podría alguien detenerse a contemplar La piedad de Miguel Ángel y no sentir pena por la madre que sostiene entre sus brazos a su hijo muerto?, y al ver la delicadeza del manto que cae sobre la Virgen, ¿no se olvida casi que se trata de una piedra y tiene la impresión que se trata de auténtica tela?

Al ver el producto final de uno de los más grandes artistas de la historia, quedamos cautivados por la belleza de su trabajo; pero alguien se ha puesto a meditar cuánto tiempo le llevó al maestro italiano obtener tal resultado. Un sólo desliz al tallar sobre el mármol hubiera causado que la obra perdiera calidad e, incluso, podría haberla arruinado por completo.

Lo mismo pasa en ajedrez, el arte de creación debe ser tan preciso, que un pequeño error puede arruinar la partida entera. Por tanto, el jugador no lleva prisa. Prefiere invertir tiempo en asegurar el cálculo, que precipitarse sobre la partida y quedar perdido.

Mientras está frente a las piezas, imagina las posiciones que pueden resultar después de determinada jugada: se conoce como “árbol de variantes” a las posibles líneas de juego que pueden surgir luego de cada movimiento; por otro lado, la “profundidad” es la capacidad del ajedrecista para calcular “n” movimientos adelante: “si muevo el caballo a g5, el pondrá su dama en e7, entonces mi peón avanza a f4, etcétera”. A mayor profundidad de análisis, el ajedrecista tendrá una ventaja sobre su contrincante: en el ajedrez (como en la vida), a veces algo que parece bueno en primera instancia, cinco tiempos más adelante se transformará en una calamidad.

Pero el jugador tampoco analiza a profundidad todas las variantes de todas las líneas, una vez que ha encontrado que la posición no resulta favorable, la jugada se de-secha y se prosigue al análisis de otra línea.

Entre todo este embrollo sobre la profundidad y las variantes, ¿qué es lo que hace tan atractivo al ajedrez para millones de personas? La respuesta es: la posibilidad del error. Eso transforma el arte de pensar en un juego. Analizar la partida a posteriori y descubrir la falla, la sensación de haber cometido un error previsible, de haber podido evitar todo el caos, todo eso se convierte en un reto a vencer en la próxima ocasión. No tropezar dos veces con la misma piedra, como dice el refrán. Seguir intentándolo… no rendirse nunca.

Nota: una réplica exacta, realizada en cobre, de la La Piedad de Miguel Ángel se encuentra en el lobby del Museo Soumaya de la Ciudad de México; el original está en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano. 
22 Octubre 2017 04:00:00
El ranking ELO
El ser humano tiene una necesidad imperiosa de hacer listas y enumerar cualidades. Desde que aprendió a contar ha idealizado la enumeración como uno de sus métodos favoritos para organizarse. El ajedrez no podría ser la excepción y aquí también existe un método para enlistar y medir la fuerza de los jugadores: la lista de ranking ELO.

El cálculo ELO lleva este nombre gracias a Arpad Elo, quien fue un matemático húngaro-estadunidense aficionado al ajedrez y quien decidió darse a la tarea de computar, mediante una fórmula matemática, el nivel de fuerza de los jugadores.

Desde 1959 este sistema se usa como medida para estandarizar las categorías de los jugadores: aficionados – menor a 1500; avanzados –menos a 1700; experto– menor a 1900; y primera fuerza – superior a 1900. Quienes superan los 2700 son la élite mundial.

Un ajedrecista gana o pierde ELO cada que participa en un torneo válido para rating, y se pondera en una fórmula a través del cálculo de la fuerza de sus oponentes y los resultados obtenidos en cada partida. Muchas veces, el sistema de clasificación no refleja a exactitud el nivel de juego: aunque un ajedrecista invierta largas horas de preparación, si no participa en torneos oficiales su clasificación será baja: algunos debutan en categoría de Aficionados porque no han sido rankeados nunca, pero en realidad su fuerza de juego supera los 1500 puntos. Esto genera un desfase entre la fuerza real y la fuerza aparente en ELO de un ajedrecista.

El noreste de México vivió rezagado a causa de la poca oferta de torneos válidos para rating nacional (y ni siquiera mencionaremos el internacional); el desfase de fuerzas existentes entre los ajedrecistas del norte del país y los del centro era notorio: mientras que el ajedrecista norteño apenas puede asistir a dos o tres torneos nacionales válidos para acumular puntos, en el centro y sur computan más de 10 torneos por año.

Poco a poco la brecha se ha ido acortando y es en gran medida la popularización del trabajo de árbitro de ajedrez; aunque ser árbitro parezca una tarea sencilla, no lo es tanto: hace falta un profundo conocimiento del reglamento actualizado, un buen criterio para discernir situaciones difíciles dentro de los torneos y estar certificado por la asociación para que la competencia sea válida para rating.

Los árbitros Eduardo Aguilar, Fernando Broca y Tizoc Haro (junto a otro gran equipo de colaboradores) han puesto gran empeño en realizar torneos avalados por la Fenamac y la Fide en el norte del país, de este modo la fuerza representada por la puntuación ELO se acercará un poco más a la realidad del nivel que representa cada uno.

Los número 1 según ELO:

Mundo: Magnus Carlsen  - 2826 (Noruega) 

México: Juan Carlos González Zamora - 2533 (Yucatán, nacido en Cuba y nacionalizado mexicano).

Coahuila: David Rodríguiez Quintana - 2282

(Torreón).
01 Octubre 2017 04:00:00
Yifan vs las mujeres
Con apenas un siglo de existencia, el ajedrez femenino se abre camino a paso firme y constante. Considerando que los varones nos llevan 16 siglos de ventaja, es notable el gran número de mujeres que han decidido enfilarse hacia la práctica de este deporte en tan poco tiempo; pese a esto, las estadísticas siguen 10 a 1 a favor de ellos.

Una de las jugadoras más fuertes de la historia es Hou Yifan (junto a las hermanas Polgar y Alexandra Kosteniuk) y de las pocas mujeres en poseer el título de Gran Maestro. Sí: Gran Maestro, porque aquí las diferencias entre maestro y maestra se recalcan con la “W” de woman, frente a cada título obtenido.

Así, el National Master(NM) es Women National Master (WNM), el International Master es Women Internacional Master (WIM), etcétera. Ese asunto de las normas femeninas es un debate que lleva años entre si son o no favorables para las mujeres, pero ese no es el tema que nos ocupa ahora.

La carrera de Yifan, además de sus éxitos sobre el tablero, ha estado rodeada de polémica por sus múltiples reclamos en pro del ajedrez femenino: en el mundial femenil de 2016, renunció así al título de campeona mundial, por incomparecencia, como protesta por realizarse en Irán, y donde las participantes estaban obligadas a jugar cubriéndose el cabello con un velo.

Una vez más, la china está bajo el foco de los reflectores, pues en el torneo de Chess.com Isle of Man, luego de que le tocaran sus primeras 4 rondas contra 4 mujeres, ¿tiene esto algo de extraño? Para Hou sí: a inicios de este año decidió abandonar el torneo Tradewise Gibraltar Masters –uno de los más importantes del mundo– tras asegurar que los organizadores y árbitros estaban amañando los pareos para que enfrentarla en 7 de 10 rondas contra mujeres. A manera de protesta, se rindió en pocos minutos. La partida, contra el indio Lalith Babu, se desarrolló así: 1. g4 d5 2. f3 e5 3. d3 Dh4+ 4. Rd2 h5 5. h3 hxg4 0 -1.

En un torneo donde menos del 10% son mujeres el reclamo de Yifan parecía tener sentido, pero en aquel entonces, árbitros, expertos y el mismo Heinz Herzog, creador del Swiss Manager, programa que hace los emparejamientos, se deslindaron de la posibilidad de que alguien hubiera intervenido para perjudicarla.

Por irónico que parezca, esta semana se ha enfrentado de nuevo a los fantasmas femeninos que la acosan, jugando las tres primeras rondas sólo contra mujeres, ¿pueden ser posibles tantas coincidencias? Parece que las probabilidades y la suerte no están de su parte.

En otros temas, la semana pasada finalizó la Copa Mundial de Ajedrez en Tiflis, Georgia, donde el armenio Levón Aronian venció embolsándose 120 mil dólares, por delante del chino Ding Liren. Con esto, ambos jugadores han ganado un pase para el Torneo de Candidatos a realizarse en Berlín en marzo de 2018, junto a Karjakin y otros 5 lugares que están por definirse. El vencedor de dicho torneo, tendrá la posibilidad de disputarse en noviembre, el trono de “Campeón del Mundo” contra el noruego Magnus Carlsen, actual regente.

19 Septiembre 2017 04:00:00
Ajedrez y poesía
Tal vez no todos los poetas sean ajedrecistas, pero sí es verdad que todos los ajedrecistas brillantes son, a su vez, poetas.

Aunque no lo parezca, el ajedrez y la poesía guardan profundas similitudes: ambos son un arte donde la belleza no sólo radica en lo que se muestra a simple vista, sino en la fuerza de la idea que cada movimiento, o que cada palabra guarda tras sí.

Hace días llegó a mis manos el poemario en el que se consagra la máxima de esta idea: Fábulas e Historias de Estrategas, de Renato Tinajero, ganador del premio Bellas Artes de Poesía Aguascalientes 2017. En esta obra se traduce a palabras la belleza, la intensidad y la agonía que se vive durante una partida de ajedrez. Desde la apertura hasta el final del juego, los trebejos son dotados de voz y juicio para expresar sus sentimientos en medio de la cruenta batalla.

Para ilustrar sus versos, el poeta tamaulipeco rescata una joya considerada como una de las partidas más hermosas de la historia: La Siempreviva, de Anderssen – Dufresne (Berlín, 1852). 

Dicho juego se desarrolló así: 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ac4 Ac5 4.b4 Axb4 5.c3 Aa5 6.d4 exd4 7.0–0 d3 8.Db3 Df6 9.e5 Dg6 10.Te1 Cge7 11.Aa3 b5 12.Dxb5 Tb8 13.Da4 Ab6 14.Cbd2 Ab7 15.Ce4 Df5 16.Axd3 Dh5 17.Cf6+ gxf6 18.exf6 Tg8 19.Tad1 Dxf3 20.Txe7+ Cxe7 21.Dxd7+ Rxd7 22.Af5+ Re8 23.Ad7+ Rf8 24.Axe7++ 1–0

Tinajero consigue narrar en sus poemas, con asombrosa precisión y maestría, la fuerza y el ímpetu del sacrificio ejecutado por Anderssen, y la desesperación del Rey Negro, que ve llegar, irremediablemente, el final de sus días:

“Pienso en las cosas / sin gravedad ni peso. Las cosas sin su franca persistencia. / El ángulo del musgo, la textura apacible / de lo húmedo. Lo fijo. Las cosas sostenidas por un hilo sin color. / Pienso así en las cosas, /sostenidas por un hilo a la existencia”.

La combinación de Anderssen es hermosa: la valentía con la que decide desprenderse de su Torre y su Dama para crear una combinación ganadora, enmarcan un mensaje profundo y aleccionador: hay que soltar y dejar ir; es necesario desprenderse de lo material para conquistar la verdadera victoria.

La Siempreviva es un poema en sí misma por la belleza de la idea que representa. El proceso de transcreación de Tinajero dio como resultado una nueva obra de arte: un poemario con estructura y ritmo envidiables. Desde la apertura hasta el mate, el lector queda cautivado para conocer qué es lo que guardan en su alma los peones, los diálogos de las damas, las sensaciones que experimentan los caballos al galopar por los 64 escaques.

La lectura la puede disfrutar por igual un aficionado al ajedrez que un aficionado a la poesía; la experiencia estética se abre en tantas direcciones que desde cualquier trinchera resulta sublime.

" Comentar Imprimir
columnistas