×
Dan T
Dan T
ver +
lacomediapolitica@gmail.com

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2019 04:04:00
Manual antiAMLO
En México vivimos en un círculo de locura: el Presidente piensa que todos los que lo critican son sus enemigos y todos los que lo critican lo ven como un enemigo. El problema es que para ser enemigo de alguien tienes que tener, más o menos, el mismo nivel que tu adversario. Por mucho que yo deteste a Arjona, no puedo decir que es mi enemigo, porque no tengo ni la fama, ni el dinero, ni las amistades, ni las canciones tan estúpidas que tiene el guatemalteco. Así que cuando una persona común y corriente (yo soy más corriente que común) dice que el Presidente es su enemigo, en realidad se está haciendo fuera de la bacinica, pues no tiene manera de pelear con él. Y viceversa: cuando el Presidente habla de sus “adversarios” en realidad debería callarse el hocico porque es una irresponsabilidad de su parte declararle la guerra a alguien que no tiene el mismo poder que él.

¿Cómo saber cuando alguien es antiAMLO? Para empezar, todas las personas que están leyendo esta columna solo pueden ser dos cosas: 1) gente antiAMLO; o 2) chairos a los que les gusta hacer corajes leyendo el periódico. Más allá de eso, hay otras manera de reconocer a los auténticos odiadores del Peje. Para empezar son aquellos que todo lo que hace el Presidente, T O D O, les parece mal. Si camina sobre el agua, dicen que no sabe nadar. Si cura a un ciego, dicen que está quitándole la chamba a un médico. Si resucita al tercer día, dicen que es un fraude como muerto. Los antiAMLO están convencidos de que las cosas van mal, mal, muy requetemal. y se van a poner peor. Y lo que va bien, dicen, es porque están mintiendo.

Los antiAMLO son (¿debería decir somos?) aquellos que en cuanto se despiertan, apenas abren los ojos, lo primero que hacen es tomar el celular y abrirlo enojados diciendo: “Vamos a ver qué hizo ahora este animal”. Todavía ni saben qué ha dicho el amado líder cabecita de tampón, pero ya lo están criticando. Cuando alguien dice: “Si le va bien al Presidente, le va bien a México”, en el fondo de su corazón están pesando: “Prefiero que le vaya mal a México, con tal de que le vaya mal a este grey”, aunque eso implique que les vaya mal a ellos mismos. ¡Diablos! ¿Por qué no puedo poner emojis? Después de “ellos mismos” habría quedado perfecto un emoji haciendo gesto de “ni quién los entienda”. Para los antiAMLO solo dos cosas importan: la primera es que se acabe este maldito sexenio de quinta y la segunda es que AMLO intente reelegirse para poderle decir a los chairos: “¿¿¿Ya ven??? ¡¡¡Se los dije!!!”. En este punto hay que aclarar que el hecho de que uno sea paranoico, no significa que esté equivocado. Decir que López Obrador quiere convertirse en un dictador no es un insulto, sino una predicción.

Pero, bueno, volviendo al tema, un antiAMLO no sabe a quién odiar más: a Andrés Manuel, a Yeidckol, a Fernández Noroña o a la senadora Citlalli. Ellos cuatro son el póquer del horror. Sospecho que los antiAMLO, todos, son casados, pues solo quien tiene marido o esposa sabe perfectamente que el año más difícil del matrimonio es el que estás viviendo y que lo mismo pasa con el actual Gobierno: el año más difícil del sexenio es el que estés viviendo. Los antiAMLO no están preocupados porque ya se acabe el sexenio, simplemente saben que solo faltan 4 años, 11 meses y 15 días para que se acabe la pesadilla de este Gobierno. ¡Y empiece la segunda parte!

Para acabar pronto, los antiAMLO son aquellos que saben que cuando por fin se acabe este Gobierno. ya no tendrá importancia. No estoy llorando, se me metió un país quebrado en el ojo.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65