×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
05 Junio 2020 04:05:00
Pandemia y libertad de conciencia (primera parte)
Escuchar Nota
“El miedo es el virus más grave que puede afectar a los seres humanos. Hace que entremos en pánico y tomemos actitudes irracionales como discriminar a los demás, desarrollar una ansiedad grave y en algunos casos causar depresión y perder la habilidad para reinventar y responder inteligentemente en situaciones estresantes”, aseguró el siquiatra, investigador y escritor Augusto Cury.

En relación a la pandemia por la Covid-19, el mismo experto dijo: “Debemos tomar todas las medidas recomendadas para la prevención y además, trabajar en nuestras herramientas de gestión de emociones para prevenir que nuestra salud psíquica sea infectada por nuestros miedos, desesperaciones y ansiedades”.

Lo anterior viene al caso, dado que para muchos, la pandemia vigente no es otra cosa que una estrategia inventada por los mismos gobiernos, que buscan que con el miedo, la sociedad tenga una reacción de bloqueo hasta lograr naciones de individuos sometidos y atemorizados. Es decir, que la pandemia tiene como objetivo inducir al temor colectivo como modelo social que disgrega, paraliza y subyuga.

En ese mismo sentido, en México muchos ciudadanos han presentado actos de oposición contra las medidas de prevención decretadas por los gobiernos de los tres niveles, incluso en nuestro estado personas disconformes y hasta el mismo ombudsman procurador de los derechos humanos presentaron juicios diversos contra las citadas acciones cautelares, esto, por considerarlas represivas.

Por desgracia, estas reacciones tan discordantes por parte de la ciudadanía, creo yo, obedecen principalmente a la falta de certeza en la información que circula respecto al tema. Y es que en realidad nadie sabe a la fecha qué es exactamente el tal coronavirus, su origen, su grado de peligrosidad real, y mucho menos sobre el antídoto.

Así pues, y en esta dinámica de interpretaciones y posturas tan variadas, la semana pasada encontré por accidente una supuesta carta que dicen, fue firmada por los obispos de la Iglesia católica, la cual aseguran, fue redactada por cardenales, intelectuales, prelados, abogados y periodistas profesionales con la finalidad de hacer un llamado al episcopado, al clero, a los religiosos, al pueblo de Dios, y al Gobierno de los Estados Unidos.

En esta carta que supone la buena voluntad de la Iglesia católica se observa como texto de entrada y en perfecta dialéctica, una consigna que se traduce más o menos así: “Tenemos razones para creer con bases de datos oficiales, que hay gente o poderes interesados en crear pánico entre la población, con el único objetivo de imponer permanentemente formas inaceptables de limitación a todas las libertades, pero principalmente a la de adoración, a las religiosas.

“Así que, las medidas extremas tomadas en contra de la Covid-19 por este Gobierno (estadunidense), más pareciera que fueron dictadas para evitar la sana confrontación democrática y honesta, la cual es sin duda, el mejor antídoto contra el riesgo de nuevas formas sutiles de dictaduras”. Obviamente desde aquí, el escrito atrapó mi atención.

Siguen diciendo los escribientes: “Como pastores responsables del rebaño de Cristo, y de su Iglesia, exigimos firmemente nuestra propia autonomía en el Gobierno de la adoración y de la predicación, es decir, exigimos el derecho a decidir de manera autónoma sobre la celebración de la misa y de los sacramentos…”

Continuará.
Imprimir
COMENTARIOS