×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: silviagarzadiputada@gmail.com Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
23 Febrero 2020 04:01:00
Sororidad ante indiferencia contra la mujer
Escuchar Nota
Amigas y amigos, luego de los hechos de violencia de género que conmocionaron a nuestro país –solo equiparables a la falta de sensibilidad y empatía del Ejecutivo– rebasaron toda capacidad de asombro y hoy se encaminan a un “basta ya de violencia contra la Mujer”, en medio de una grave crisis de salud, que cobró y sigue cobrando vidas a causa del desabasto de medicamentos y la caótica implementación del Insabi aprobada por Morena. Ahora, a la desatención de pequeños con cáncer se suma el cierre de la Fundación de Cáncer de Mama (Fucam.

Fucam se dedicaba al apoyo integral y tratamiento –gratuito– completo para mujeres con cáncer, que no brindará más sus servicios, ya que con la desaparición del Seguro Popular dejaron de recibir recursos para mantenerse en operación y al ser una Asociación Civil, no cuentan con la posibilidad de establecer un convenio con el Insabi. Esto significa que las pacientes en tratamiento serán remitidas a unidades médicas del sector público.

Sí, esas unidades que hoy, no cuentan con reglas de operación, ni presupuesto para dar la atención que se requiere y que estarán listas hasta septiembre, según los dichos del Presidente.

No puedo dejar de señalar, que esta es la consecuencia directa de haber cargado la balanza a un solo partido, lo que en principio habría sido una ventaja para el Gobierno “de la 4ta”, ya que es parte de la vida y el quehacer democrático el derecho fundamental de ejercer el voto, libre, universal y secreto, lo que dio a Morena la mayoría en el Congreso y es lo que les ha permitido la toma de decisiones y la implementación de sus políticas públicas.

Sin embargo, es tiempo de valorar si fue un acierto o desacierto, haber olvidado que el contrapeso en el Congreso es lo que equilibra el control del poder que puede llegar a concentrar el Presidente, esto sin considerar la tentación a volver los pasos a nuestra tradición caudillista, lo que tampoco sería del todo lamentable, lo grave es cuando el caudillo se empodera y solo es capaz de incluir en su proyecto sus necesidades personales.

Casado con la idea de que su popularidad es la prioridad, antes y por encima de México, está convencido de que a un pueblo como este le basta con recibir becas –que, dicho sea de paso no llegan– y las “ayudas” para personas de la tercera edad –que tampoco son recibidas por todos sus beneficiarios–, y qué decir de la realidad en los campos.

Dinero en mano, a cambio de la vida de un ser querido que deja de recibir atención médica. Dinero en mano, a cambio de padres que ven a sus hijos quedarse sin medicamentos y tratamiento, del que depende su vida.

Dinero en mano, al menos para algunos –según dicen– porque tampoco hay certeza de que estos recursos estén realmente donde prometieron, a cambio de la oleada de violencia que azota al país; a cambio de una creciente violencia en contra de la mujer en México. Las cifras son brutales, 10 mujeres al día a las que se les arrebata la vida y con ello, se despedazan también familias enteras.

Bajo este contexto, México, no solo se suma a la convocatoria de los feminismos internacionales, México clama dignidad y respeto a los derechos humanos de sus mujeres, Clama un alto a la desigualdad, la inequidad, la discriminación y la violencia de género. México clama un alto ya a los feminicidios.

México clama ante los oídos sordos del Gobierno, ante la insensibilidad y la soberbia que busca en la salida fácil, echar la culpa a otros de lo que es su total y absoluta responsabilidad: ejercer el Gobierno. Ante el intento de denostar y demeritar a la vieja usanza los reclamos de la mujeres, con aquello de “que algunas sí siguen sus convicciones pero cuidado con las oportunistas”, surge como nunca la solidaridad fraterna de las mujeres mexicanas, espontánea y auténticamente, hoy estamos dejando atrás aquellas bromas de antes –“mujeres juntas, ni difuntas”– porque nos queremos vivas, para y con nuestras familias, en un nuevo tiempo en sororidad.

Les agradezco su lectura, nos volvemos a leer la próxima semana.


Imprimir
COMENTARIOS